El úl­ti­mo es­cán­da­lo del pre­si­den­te me­xi­cano

El Diario de El Paso - - Portada - • An­drés Op­pen­hei­mer

Mia­mi– La no­ti­cia de que el pre­si­den­te me­xi­cano En­ri­que Pe­ña Nieto ha­bría pla­gia­do ca­si el 29 por cien­to de su te­sis de gra­do en la es­cue­la de le­yes no pu­do ha­ber lle­ga­do en peor mo­men­to: de­bi­li­ta­rá aún más a un pre­si­den­te cu­ya repu­tación ya es­tá sal­pi­ca­da por es­cán­da­los de co­rrup­ción, en mo­men­tos en que su ma­yor lo­gro –la re­for­ma edu­ca­ti­va– es­tá se­ria­men­te ame­na­za­da.

An­tes de en­trar en de­ta­lles, acla­re­mos que no es­toy de acuer­do con al­gu­nos ana­lis­tas me­xi­ca­nos que han mi­ni­mi­za­do el pla­gio de Pe­ña Nieto des­cri­bién­do­lo co­mo un pe­ca­di­llo ju­ve­nil, o han cri­ti­ca­do a la pe­rio­dis­ta me­xi­ca­na Car­men Aris­te­gui por su­pues­ta­men­te ha­ber so­bre­di­men­sio­na­do el te­ma.

Aris­te­gui y su equi­po in­ves­ti­ga­ti­vo hi­cie­ron lo que de­ben ha­cer los pe­rio­dis­tas: ex­po­ner lo que los po­lí­ti­cos quie­ren ocul­tar.

Se­gún el re­por­te, Pe­ña Nieto plagió 197 de los 682 pá­rra­fos de su te­sis con la que se gra­duó de abo­ga­do en la Uni­ver­si­dad Pan­ame­ri­ca­na en 1991, cuan­do te­nía 25 años.

Al­gu­nos pe­rió­di­cos me­xi­ca­nos han se­ña­la­do que al­tos fun­cio­na­rios de otros paí­ses –en­tre ellos el ex pre­si­den­te hún­ga­ro Pal Sch­mitt, el ex pri­mer mi­nis­tro ru­mano Vic­tor Pon­ta y tres re­cien­tes mi­nis­tros del Ga­bi­ne­te ale­mán– re­nun­cia­ron tras ser­les des­cu­bier­tos pla­gios si­mi­la­res. (La ex­cep­ción a la re­gla es el pre­si­den­te ru­so Vla­di­mir Pu­tin, quien se­gún se re­por­tó plagió gran par­te de su te­sis doc­to­ral, sin con­se­cuen­cia po­lí­ti­ca al­gu­na.)

To­do es­to tie­ne lu­gar des­pués de otros es­cán­da­los, in­clu­yen­do una du­do­sa li­ci­ta­ción de 3 mil 700 mi­llo­nes –lue­go anu­la­da– pa­ra la cons­truc­ción de un tren ba­la, la com­pra de una ca­sa de 7 mi­llo­nes a un con­tra­tis­ta del go­bierno por par­te de la pri­me­ra da­ma de Mé­xi­co, y –el más re­cien­te – los con­tro­ver­ti­dos pa­gos de la hi­po­te­ca del apar­ta­men­to de Mia­mi de la pri­me­ra da­ma por par­te de un em­pre­sa­rio.

De­sa­for­tu­na­da­men­te pa­ra Mé­xi­co, el gol­pe más re­cien­te a la repu­tación de Pe­ña Nieto le ha­rá más di­fí­cil sal­va­guar­dar lo que que­da de su lo­gro más im­por­tan­te: la re­for­ma edu­ca­ti­va pa­ra eva­luar a los 1.2 mi­llo­nes de maes­tros de edu­ca­ción bá­si­ca.

La re­for­ma se pro­po­ne po­ner fin a la prác­ti­ca tra­di­cio­nal en Mé­xi­co de que los maes­tros ven­dan sus pla­zas vi­ta­li­cias –a ve­ces por has­ta 10 mil pe­sos– o que se las pa­sen a sus hi­jos co­mo he­ren­cia, o que las con­si­gan por leal­ta­des po­lí­ti­cas, sin im­por­tar sus ca­li­fi­ca­cio­nes aca­dé­mi­cas o ha­bi­li­da­des pe­da­gó­gi­cas.

Ba­jo la re­for­ma, ya han si­do eva­lua­dos 150 mil maes­tros me­xi­ca­nos, en un pro­ce­so gra­dual que de­be­ría du­rar al­re­de­dor de seis años.

Va­rios es­tu­dios han de­mos­tra­do que una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes del mediocre cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Mé­xi­co ha si­do su de­fi­cien­te sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Y una de las ra­zo­nes de es­ta de­fi­cien­cia han si­do las cú­pu­las de los sin­di­ca­tos de maes­tros, co­mo la Coor­di­na­do­ra Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción (CNTE), que es­tán blo­quean­do las re­for­mas a la edu­ca­ción.

Dias atrás, el CNTE de­cla­ró una huel­ga na­cio­nal de maes­tros, que hi­zo ce­rrar ca­si la mi­tad de las es­cue­las en Oa­xa­ca y Chia­pas, dos de los es­ta­dos más po­bres de Mé­xi­co.

Me­xi­ca­nos Pri­me­ro, un in­flu­yen­te gru­po no gu­ber­na­men­tal que lu­cha por la ca­li­dad edu­ca­ti­va, ha he­cho un lla­ma­do a Pe­ña Nieto a que can­ce­le sus sub­si­dios fi­nan­cie­ros a la CNTE. Me­xi­ca­nos Pri­me­ro afir­ma –y con ra­zón– que la CNTE es­tá sa­bo­tean­do el de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal de los jó­ve­nes me­xi­ca­nos a re­ci­bir una bue­na edu­ca­ción.

Pe­ro Pe­ña Nieto, gol­pea­do por es­cán­da­los an­te­rio­res, ya ha­bía he­cho sig­ni­fi­ca­ti­vas con­ce­sio­nes a los lí­de­res de la CNTE.

Y es pro­ba­ble que es­te nue­vo es­cán­da­lo so­bre su apa­ren­te pla­gio lo ha­ga aún más te­me­ro­so a en­fren­tar­se al CNTE, por mie­do a que sus pro­tes­tas ca­lle­je­ras le pa­ra­li­cen el país.

Mi opi­nión: si el re­por­te so­bre el pla­gio de Pe­ña Nieto es co­rrec­to, la Uni­ver­si­dad Pan­ame­ri­ca­na de­be­ría in­va­li­dar su tí­tu­lo de abo­ga­do. Pe­ro los me­xi­ca­nos de­be­rían se­pa­rar las me­ti­das de pa­ta de Pe­ña Nieto de la ur­gen­te ne­ce­si­dad de que Mé­xi­co im­ple­men­te la re­for­ma edu­ca­ti­va y eva­lúe a los maes­tros.

La pre­si­den­cia de Pe­ña Nieto se aca­ba­rá en dos años, pe­ro mi­llo­nes de ni­ños me­xi­ca­nos co­rren el ries­go de re­ci­bir una edu­ca­ción de­fi­cien­te que los con­de­na­rá a la po­bre­za de por vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.