Reo en pa­be­llón de la muer­te pu­do ha­ber fin­gi­do de­men­cia

El Diario de El Paso - - Frontera - Mi­chael Graczyk / As­so­cia­ted Press

Hous­ton— Un reo de Te­xas, en el pa­be­llón de la muer­te, pu­do ha­ber fin­gi­do que pa­de­cía una en­fer­me­dad men­tal pa­ra evi­tar ser eje­cu­ta­do por el ti­ro­teo fa­tal de su ex no­via y su hi­ja ha­ce 23 años en Hous­ton, se­gún una Cor­te fe­de­ral de ape­la­cio­nes.

La Cor­te Fe­de­ral de Ape­la­cio­nes del 5to. Cir­cui­to de­ter­mi­nó el lu­nes es­tar de acuer­do con el fa­llo emi­ti­do por una Cor­te me­nor y co­lo­có a Ge­rald El­drid­ge, de 52 años, a un pa­so más cer­ca de su eje­cu­ción, a pe­sar de ha­ber ar­gu­men­ta­do es­tar men­tal­men­te en­fer­mo.

La Su­pre­ma Cor­te de Es­ta­dos Uni­dos di­jo que las per­so­nas men­tal­men­te en­fer­mas pue­den ser eje­cu­ta­das si tie­nen un en­ten­di­mien­to fac­tual y ra­zo­na­ble de por qué es­tán sien­do cas­ti­ga­das.

El­drid­ge fue en­con­tra­do cul­pa­ble de los ase­si­na­tos de su ex no­via, Cynt­hia Bo­gany, de 28 años, y de su hi­ja de nue­ve años, Chi­ris­sa, ocu­rri­dos en enero de 1993.

En el ti­ro­teo tam­bién re­sul­ta­ron le­sio­na­dos el hi­jo de sie­te años que El­drid­ge tu­vo con Bo­gany, Te­rrell, y el no­vio de la mu­jer en ese en­ton­ces, Way­ne Dot­son.

En el 2009, El­dridd­ge es­ta­ba a me­nos de dos ho­ras de re­ci­bir la in­yec­ción le­tal en Hun­ts­vi­lle, cuan­do el juez fe­de­ral de dis­tri­to, Lee Ro­sent­hal, de­tu­vo la eje­cu­ción.

Sus abo­ga­dos ha­bían ar­gu­men­ta­do que El­drid­ge es­ta­ba muy tras­tor­na­do men­tal­men­te pa­ra ser eje­cu­ta­do, y Ro­sent­hal di­jo que tal ase­ve­ra­ción de­bía ser exa­mi­na­da.

En una au­dien­cia en el 2013, Ro­sent­hal es­cu­chó el tes­ti­mo­nio de cua­tro ex­per­tos en sa­lud men­tal –dos pre­sen­ta­dos por los abo­ga­dos de Al­drid­ge y dos pre­sen­ta­dos por el es­ta­do– y de­ter­mi­nó que aun­que ha­bía evi­den­cia de un tras­torno men­tal, ha­bía tam­bién evi­den­cia in­con­sis­ten­te con las ase­ve­ra­cio­nes de in­com­pe­ten­cia, evi­den­cia que par­ti­cu­lar­men­te apun­ta­ba a que El­drid­ge ha­bía fin­gi­do los sín­to­mas de tras­torno.

Los abo­ga­dos aho­ra pue­den pre­sen­tar su ape­la­ción an­te la Su­pre­ma Cor­te de Es­ta­dos Uni­dos.

El abo­ga­do prin­ci­pal de El­drid­ge, Lee Wil­son, no res­pon­dió a los men­sa­jes en­via­dos el mar­tes por la As­so­cia­ted Press.

En el 2009, Wil­son des­cri­bió a El­drid­ge co­mo un in­di­vi­duo “com­ple­ta­men­te des­co­nec­ta­do de la reali­dad”.

Te­rrell Bo­gany, rin­dió tes­ti­mo­nio en el jui­cio de El­drid­ge en 1994, des­cri­bien­do có­mo su pa­dre pa­teó la puer­ta del apar­ta­men­to y le dis­pa­ró, y có­mo Chi­ris­sa, su me­dia her­ma­na, quien es­ta­ba dor­mi­da en el so­fá, re­ci­bió un ti­ro en la fren­te.

El ni­ño tam­bién des­cri­bió cuan­do Dot­son fue ba­lea­do y ha­ber vis­to a su ma­dre co­rrer del apar­ta­men­to sien­do per­se­gui­da por El­drid­ge.

La evi­den­cia mues­tra que Cynt­hia Bo­gany fue ba­lea­da afue­ra de la vi­vien­da mien­tras in­ten­ta­ba huir ha­cia el apar­ta­men­to de un ve­cino.

Mó­vil de abo­ga­dos no fun­cio­na; acu­sa­do de ase­si­nar a su ex no­via, y una hi­ja de ella, es­tá más cer­ca de ser eje­cu­ta­do

Re­ci­bió otra sen­ten­cia por ti­ro­teo en 1985

Los ar­chi­vos mues­tran que El­drid­ge fue sen­ten­cia­do en 1985 a pa­sar ocho años en pri­sión por un ti­ro­teo pre­vio, en el que tres hom­bres re­sul­ta­ron he­ri­dos.

Ge­rald el­drid­Ge, de 52 años

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.