Ma­tan a po­li­cía a ti­ros; ata­can­te pier­de la vi­da

El Diario de El Paso - - Portada - Mary Hu­detz/As­so­cia­ted Press lbu­quer­que, NM—

AUn ofi­cial de la Po­li­cía de Ala­mo­gor­do, de quien las au­to­ri­da­des di­cen que in­ten­tó per­se­guir a un hom­bre de 38 años que te­nía tres ór­de­nes de arres­to ac­ti­vas, fue fa­tal­men­te ba­lea­do por el sos­pe­cho­so el vier­nes tras ha­ber in­ter­cam­bia­do dis­pa­ros en el po­bla­do ubi­ca­do al Sur de Nue­vo Mé­xi­co, a 90 mi­llas (145 ki­ló­me­tros) de El Pa­so, Texas.

El sos­pe­cho­so, Jo­seph Mo­reno, tam­bién mu­rió en el ti­ro­teo ocu­rri­do en la ma­ña­na cer­ca de un par­que pa­ra ca­sas de re­mol­que en Ala­mo­gor­do, se­gún di­jo la Po­li­cía en una con­fe­ren­cia de pren­sa. El de­sér­ti­co po­bla­do, de unos 31 mil ha­bi­tan­tes, es el ho­gar del Mo­nu­men­to Na­cio­nal Whi­te Sands y de la Ba­se Ho­llo­man de la Fuer­za Aé­rea.

La Po­li­cía iden­ti­fi­có al ofi­cial caí­do co­mo Clint Cor­vi­nus, un ve­te­rano con cua­tro años de ca­rre­ra que se gra­duó de la pre­pa­ra­to­ria en Ala­mo­gor­do. Las au­to­ri­da­des di­je­ron que le so­bre­vi­ven sus pa­dres, su no­via y una hi­ja de ocho años.

“Es­toy nue­va­men­te muy tris­te… de ver a otro va­le­ro­so ofi­cial de la Po­li­cía que mue­re en el cum­pli­mien­to del de­ber”, di­jo la go­ber­na­do­ra Su­sa­na Mar­tí­nez en un co­mu­ni­ca­do.

Es el se­gun­do ase­si­na­to de un agen­te en NM en me­nos de un mes

“La vio­len­cia en con­tra de nues­tros ofi­cia­les de la Po­li­cía tie­ne que ter­mi­nar, y de­be­mos ha­cer to­do lo que nos sea po­si­ble pa­ra dar apo­yo a aque­llos que po­nen sus vi­das en ries­go to­dos los días pa­ra pro­te­ger­nos”, agre­gó Mar­tí­nez.

La muer­te de Cor­vi­nus mar­ca el se­gun­do ti­ro­teo fa­tal de un ofi­cial de la Po­li­cía en un área ru­ral del es­ta­do en me­nos de un mes. Ha­ce tres se­ma­nas, las au­to­ri­da­des di­je­ron que un fu­gi­ti­vo de Ohio le dis­pa­ró al ofi­cial Jo­sé Chá­vez du­ran­te una de­ten­ción de trá­fi­co en Hatch, un po­bla­do ubi­ca­do unas 100 mi­llas (160 ki­ló­me­tros) al Oes­te de Ala­mo­gor­do que es co­no­ci­do por su co­se­cha del chi­le ver­de.

El sos­pe­cho­so en di­cho ti­ro­teo, Jes­se Ha­nes, fue pues­to ba­jo cus­to­dia tras una dra­má­ti­ca per­se­cu­ción, el ro­bo de un vehícu­lo y dis­pa­ros a un hom­bre cu­yo au­to fue ro­ba­do por Ha­nes, se­gún la Po­li­cía.

El ca­so y otros even­tos re­cien­tes han con­lle­va­do a que Mar­tí­nez, una re­pu­bli­ca­na y ex fis­cal, re­nue­ve sus ar­gu­men­tos a fa­vor de re­ins­tau­rar la pe­na de muer­te en Nue­vo Mé­xi­co. Los le­gis­la­do­res la de­ro­ga­ron en el 2009, an­tes de que Mar­tí­nez asu­mie­ra la gu­ber­na­tu­ra.

La go­ber­na­do­ra di­jo que apo­ya­rá la le­gis­la­ción de la pe­na ca­pi­tal cuan­do el Le­gis­la­ti­vo se reúna en enero.

En la pa­sa­da se­sión le­gis­la­ti­va, an­te­rior a los ata­ques con­tra la Po­li­cía –in­clu­yen­do los ti­ro­teos fa­ta­les ocu­rri­dos en ma­yo y oc­tu­bre del 2015 de ofi­cia­les en Al­bu­quer­que y el su­bur­bio de Río Ran­cho– se gal­va­ni­zó sin éxi­to al­guno una ini­cia­ti­va de los re­pu­bli­ca­nos en la Le­gis­la­tu­ra es­ta­tal a fa­vor de una le­gis­la­ción pa­ra im­po­ner san­cio­nes más se­ve­ras en con­tra de la de­lin­cuen­cia.

A só­lo ho­ras del ti­ro­teo del vier­nes, el re­pre­sen­tan­te Na­te Gentry, un re­pu­bli­cano de Al­bu­quer­que y el lí­der ma­yo­ri­ta­rio de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes del es­ta­do, emi­tió una de­cla­ra­ción abo­gan­do a fa­vor de le­yes que “pon­gan –y man­ten­gan– tras las re­jas a los cri­mi­na­les vio­len­tos que ate­rro­ri­zan nues­tras co­mu­ni­da­des”.

Las ban­de­ras on­dea­ron a me­dia as­ta en el De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Ala­mo­gor­do tras el ti­ro­teo y los do­lien­tes de­ja­ron flo­res afue­ra del edi­fi­cio mien­tras po­li­cías y miem­bros de la de­le­ga­ción del Con­gre­so es­ta­tal emi­tían de­cla­ra­cio­nes en apo­yo a los co­le­gas y fa­mi­lia­res del ofi­cial caí­do.

Cor­vi­nus es­ta­ba con otro agen­te en un pa­tru­lla­je el vier­nes por la ma­ña­na fun­gien­do co­mo ofi­cial de en­tre­na­mien­to, cuan­do se en­con­tra­ron con Mo­reno, e ini­cia­ron una per­se­cu­ción a pie an­tes de que se sus­ci­ta­ran los dis­pa­ros, se­gún las au­to­ri­da­des.

Mo­reno fue de­cla­ra­do muer­to en el lu­gar de los he­chos. Cor­vi­nus, de 33 años, fue lle­va­do a un hos­pi­tal don­de fue de­cla­ra­do muer­to a las 9:18 a.m., se­gún la Po­li­cía.

La Po­li­cía di­jo que Mo­reno te­nía un lar­go his­to­rial de­lic­ti­vo, y los ar­chi­vos de la Corte en lí­nea mos­tra­ban que es­ta­ba pro­gra­ma­do pa­ra ser en­jui­cia­do en di­ciem­bre por car­gos de nar­co­trá­fi­co.

Una fo­to de fi­cha­je de la ciu­dad de Ala­mo­gor­do mos­tra­ba a Mo­reno con dra­má­ti­cos ta­tua­jes en la ca­ra, in­clu­yen­do una cruz que cru­za­ba por su qui­ja­da se­me­jan­do los dien­tes de un es­que­le­to.

LU­TO Y CON­MO­CIóN

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.