De­jó San­ta Te­re­sa de Cal­cu­ta pro­fun­da hue­lla en El Pa­so

El Diario de El Paso - - Portada - Ara­cely Laz­cano/Ro­ber­to Ca­rri­llo/El Dia­rio de El Pa­so

An­tes de que fue­ra ga­lar­do­na­da con el Pre­mio No­bel de la Paz, y mu­cho an­tes que de que ayer fue­ra ca­no­ni­za­da por el Pa­pa Fran­cis­co, la Ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta –hoy san­ta Te­re­sa–, de­jó una pro­fun­da hue­lla al vi­si­tar El Pa­so. Co­rría el año de 1976, cuan­do la re­li­gio­sa na­ci­da en Al­ba­nia vino a la fron­te­ra in­vi­ta­da por Ru­bén Gar­cía, quien en­ton­ces tra­ba­ja­ba pa­ra la Dió­ce­sis ca­tó­li­ca de El Pa­so.

“Es­te es el año de la Mi­se­ri­cor­dia, y el Pa­pa Fran­cis­co di­jo muy acer­ta­da­men­te que la Ma­dre Te­re­sa era el ros­tro de la mi­se­ri­cor­dia”, di­jo Ru­bén Gar­cía, di­rec­tor de Ca­sa Anun­cia­ción de El Pa­so, que asis­te a mi­gran­tes de es­ca­sos re­cur­sos des­de 1978.

Gar­cía re­cor­dó la vi­si­ta de la Ma­dre Te­re­sa a El Pa­so en ma­yo de 1976, la co­rres­pon­den­cia que man­tu­vo con la re­li­gio­sa, y la tras­cen­den­cia de su obra al­re­de­dor del mun­do.

“Hay 65 mi­llo­nes de mi­gran­tes en el mun­do, en una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria só­lo com­pa­ra­ble con lo acon­te­ci­do en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, por ello es tan im­por­tan­te re­cor­dar la obra de las Mi­sio­ne­ras de la Ca­ri­dad, y el lla­ma­do que ha­ce el Pa­pa Fran­cis­co a to­do el mun­do pa­ra asis­tir al ne­ce­si­ta­do”, sub­ra­yó Gar­cía.

La re­li­gio­sa, ca­no­ni­za­da ayer por el Pa­pa Fran­cis­co, vi­si­tó la ciu­dad en 1976

Pe­re­gri­nos fron­te­ri­zos

En tan­to el pa­dre Ma­riano Ló­pez, rec­tor del Se­mi­na­rio San Car­los de El Pa­so, es­tu­vo pre­sen­te en el Va­ti­cano, en la mi­sa don­de el Pa­pa Fran­cis­co ca­no­ni­zó a la Ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta.

“Al ca­no­ni­zar a la Ma­dre Te­re­sa, la Igle­sia re­co­no­ce que ella cum­plió su mi­sión en la vi­da y que no­so­tros tam­bién po­de­mos cum­plir­la”, di­jo el pa­dre Ma­riano, quien acom­pa­ñó a otros pe­re­gri­nos fron­te­ri­zos a la Pla­za de San Pe­dro.

El gru­po de pa­se­ños y jua­ren­ses que via­ja­ron a la San­ta Se­de se apos­tó en su lu­gar des­de las 5 de la ma­ña­na, pa­ra no per­der­se la eu­ca­ris­tía que dio ini­cio a la 1 de la tar­de.

“Fue una ex­pe­rien­cia in­creí­ble. Es­te día fue un gran re­ga­lo pa­ra el mun­do por­que se nos in­vi­ta a to­dos a re­co­no­cer que es­tá bien te­ner re­tos y di­fi­cul­ta­des. Es acep­ta­ble vi­vir la no­che os­cu­ra co­mo lo hi­zo San­ta Te­re­sa, pe­ro tam­bién es im­por­tan­te re­co­no­cer cuál es el pro­pó­si­to de nues­tra vi­da y es­for­zar­nos sin cesar pa­ra rea­li­zar­lo”, afir­mó el sa­cer­do­te.

El pa­dre Ma­riano lle­vó con­si­go las in­ten­cio­nes y pe­ti­cio­nes de otros fe­li­gre­ses ca­tó­li­cos de El Pa­so, y re­cor­dó que el ejem­plo de la vi­da y mi­sión de la nue­va san­ta “es un im­pul­so pa­ra bus­car una fe que no sea ba­sa­da en sen­ti­men­ta­lis­mos o ra­cio­na­lis­mos, más bien en un com­pro­mi­so cons­tan­te y en­tre­ga­do”, sos­tu­vo.

En el gru­po de pe­re­gri­nos fron­te­ri­zos tam­bién se en­con­tra­ba el pa­dre Tri­ni Ló­pez, rec­tor de la Ca­te­dral de San Pa­tri­cio, y cin­co pe­re­gri­nos de las pa­rro­quias Ma­dre de Ca­bri­ni, San Lu­cas y San Pío.

En­tre las pe­ti­cio­nes de los fie­les de la re­gión fron­te­ri­za se en­lis­tan las vo­ca­cio­nes mi­nis­te­ria­les y de sa­cer­do­cio, la pro­tec­ción de las viu­das, huér­fa­nos y des­am­pa­ra­dos, así co­mo por la unión fa­mi­liar, com­par­tió el sa­cer­do­te.

Du­ran­te la mi­sa de ca­no­ni­za­ción el Pa­pa Fran­cis­co com­par­tió un men­sa­je so­bre có­mo “San­ta Te­re­sa bus­có la vo­lun­tad de Dios y ex­pli­có que ha­cer la vo­lun­tad de Dios es ser dis­pen­sa­do­res de la mi­se­ri­cor­dia”, re­cor­dó el pa­dre Ma­riano.

Ade­más de los pe­re­gri­nos de El Pa­so, los rec­to­res lo­ca­les tam­bién se unie­ron a 25 fe­li­gre­ses de Was­hing­ton, DC, Flo­ri­da y Pennsyl­va­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.