Des­es­ti­man fis­ca­les ma­yor nú­me­ro de de­li­tos por po­se­sión de ma­ri­gua­na

El Diario de El Paso - - Texas - As­so­cia­ted Press

Aus­tin — En años recientes, los fis­ca­les en las áreas más po­bla­das de Te­xas han des­es­ti­ma­do un ma­yor nú­me­ro de de­li­tos por po­se­sión de pe­que­ñas can­ti­da­des de ma­ri­gua­na, de acuer­do con el aná­li­sis de un pe­rió­di­co.

En los cin­co con­da­dos más po­bla­dos —Be­xar, Da­llas, Ha­rris, Ta­rrant y Tra­vis— el ín­di­ce de ca­sos des­es­ti­ma­dos ha es­ta­do en au­men­to des­de el 2011, de acuer­do con el es­tu­dio del Aus­tin Ame­ri­can-Sta­tes­man.

Los da­tos que tie­ne la Ofi­ci­na de Ad­mi­nis­tra­ción de la Cor­te de Te­xas mues­tran que las exo­ne­ra­cio­nes de es­te ti­po de ca­sos se han in­cre­men­ta­do con ma­yor ra­pi­dez en el nor­te de Te­xas. Tan só­lo nue­ve por cien­to de los ca­sos fue­ron des­es­ti­ma­dos en el con­da­do de Ta­rrant ha­ce cin­co años, pe­ro el año pa­sa­do, al­re­de­dor de un cuar­to de es­tos fue­ron des­car­ta­dos. En el con­da­do de Da­llas, el por­cen­ta­je de las exo­ne­ra­cio­nes subió de un 18 por cien­to a un 41 por cien­to en el trans­cur­so del mis­mo pe­rio­do.

Las es­ta­dís­ti­cas mues­tran que al pa­re­cer hay una ten­den­cia si­mi­lar en to­do el es­ta­do.

Pe­ro di­cha ten­den­cia no ne­ce­sa­ria­men­te re­fle­ja una re­la­ja­ción en la im­po­si­ción de la ley; el nú­me­ro de nue­vos ca­sos por el de­li­to me­nor de po­se­sión de ma­ri­gua­na que fue­ron pre­sen­ta­dos a ni­vel es­ta­tal se ha man­te­ni­do en gran par­te igual.

Las au­to­ri­da­des en el con­da­do de Tra­vis di­cen que han de­ci­di­do dar prio­ri­dad a los de­li­tos más se­rios en lu­gar de uti­li­zar re­cur­sos pa­ra pro­ce­sar ca­sos de ba­jo ni­vel por po­se­sión de ma­ri­gua­na.

“Los miem­bros de los ju­ra­dos nos mi­ra­rán y pen­sa­rán que es­ta­mos lo­cos”, di­jo el fis­cal del con­da­do de Tra­vis, Dan Ham­re, al pe­rió­di­co. “¿Aca­so es­tán des­per­di­cian­do su tiem­po y el nues­tro en la cor­te li­dian­do con ca­sos de po­se­sión de ma­ri­gua­na pa­ra uso per­so­nal?”

Los fun­cio­na­rios en va­rias par­tes del es­ta­do di­cen que una de las ra­zo­nes de que el nú­me­ro de des­es­ti­ma­cio­nes es­té au­men­tan­do son los pro­gra­mas si­mi­la­res al que fue im­ple­men­ta­do en el con­da­do de Ha­rris, en el que los ca­sos se re­suel­ven sin un pro­ce­sa­mien­to si los acu­sa­dos ter­mi­nan los cur­sos de in­for­ma­ción con­tra las dro­gas.

“Na­die pa­sa tres años en la es­cue­la de de­re­cho y se con­vier­te en fis­cal pa­ra cas­ti­gar a al­guien por fu­mar­se un po­rro”, di­jo Shan­non Ed­monds, quien es­tá a car­go de las re­la­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les en el Dis­tri­to de Te­xas y de la Aso­cia­ción de Pro­cu­ra­do­res de Con­da­do. “Es­to no es lo que nos atrae de la pro­fe­sión o nos emo­cio­na so­bre lo que es ha­cer jus­ti­cia”.

El cambio de pers­pec­ti­va pa­re­ce ha­ber atraí­do al­gu­nas críticas. Los le­gis­la­do­res es­tán de acuer­do en que las au­to­ri­da­des de­ben de­ci­dir có­mo ad­mi­nis­trar la car­ga de trabajo.

“Cual­quier ti­po de ca­so del que es­te­mos ha­blan­do, no­so­tros es­pe­ra­mos que la Po­li­cía y los fis­ca­les ha­gan uso de la dis­cre­ción y ad­mi­nis­tren los re­cur­sos de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble”, se­gún di­jo el re­pre­sen­tan­te es­ta­tal re­pu­bli­cano Br­yan Hug­hes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.