Se­xo, am­bi­ción y fi­de­li­dad en la som­bra de Hi­llary

El Diario de El Paso - - Panorama - Sil­via Ayu­so/EL País as­hing­ton—

WHu­ma Abe­din to­mó la de­ci­sión de se­pa­rar­se de­fi­ni­ti­va­men­te de su ma­ri­do, el ex con­gre­sis­ta de­mó­cra­ta Ant­hony Wei­ner, po­co an­tes o des­pués –o qui­zás du­ran­te– un ac­to de re­cau­da­ción de fon­dos pa­ra Hi­llary Clin­ton. Ha­bría si­do di­fí­cil en­con­trar­la en otro lu­gar, le­jos de la que ha si­do su men­to­ra, ami­ga y con­fi­den­te.

Su úl­ti­mo cum­plea­ños lo ha­bía ce­le­bra­do tam­bién jun­to a Clin­ton, en Fi­la­del­fia, don­de ese 28 de ju­lio es­ta cum­plía el sue­ño de su vi­da al ser no­mi­na­da can­di­da­ta de­mó­cra­ta a la Ca­sa Blan­ca.

Abe­din es­tá acos­tum­bra­da a es­tar a la som­bra de Clin­ton, aun­que nun­ca de­ma­sia­do le­jos. Esa ha si­do la dis­cre­ta pe­ro im­pres­cin­di­ble po­si­ción que ha ocu­pa­do la mi­tad de su vi­da, siem­pre fiel a quien as­pi­ra a ser la pri­me­ra pre­si­den­ta de EU

La hi­ja de un intelectual mu­sul­mán in­dio y una aca­dé­mi­ca pa­kis­ta­ní se crio des­de los dos años en Ye­da, Ara­bia Sau­dí.

Hu­ma só­lo re­gre­só a su EU na­tal a los 18 años, pa­ra es­tu­diar en la Uni­ver­si­dad Geor­ge Was­hing­ton.

En 1996, en­tró con una be­ca en la Ca­sa Blan­ca. Su ob­je­ti­vo era tra­ba­jar pa­ra el se­cre­ta­rio de pren­sa del en­ton­ces pre­si­den­te, Bill Clin­ton, pe­ro aca­bó en la ofi­ci­na de la pri­me­ra da­ma.

Nun­ca más se se­pa­ra­ría de Hi­llary Clin­ton. Cuan­do es­ta se pre­sen­tó al Se­na­do, en 2000, Abe­din ya era su asis­ten­te per­so­nal. Abe­din co­no­ció a su to­da­vía ma­ri­do, Wei­ner, du­ran­te un en­cuen­tro de­mó­cra­ta en 2001.

El ex pre­si­den­te Bill Clin­ton los ca­só nue­ve años más tar­de.

El mun­do de la mo­da es su se­gun­da pa­sión y a lo que di­ce que se ha­bría de­di­ca­do de no cru­zar­se en su ca­mino Hi­llary Clin­ton.

Des­de su ac­tual pues­to co­mo vi­ce­pre­si­den­ta de la cam­pa­ña de Clin­ton, Hu­ma Abe­din via­ja allí don­de va­ya la can­di­da­ta, de­ci­de mu­chas co­sas con ella o has­ta por ella y to­do el mun­do la des­cri­be co­mo la per­so­na a con­tac­tar si se quie­re lle­gar a Clin­ton, pa­ra quien es co­mo una se­gun­da hi­ja.

“A lo lar­go de los años, he­mos com­par­ti­do más al­muer­zos de los que pue­do con­tar, he­mos ce­le­bra­do jun­tas y nos he­mos con­so­la­do jun­tas”, con­ta­ba, qui­zás pro­fé­ti­ca­men­te, la pro­pia Abe­din en el nú­me­ro de agos­to de Vo­gue, que sa­lió po­cos días an­tes de que se rompiera de­fi­ni­ti­va­men­te su ma­tri­mo­nio.

Eso su­ce­dió el 28 de agos­to, cuan­do The New York Post pu­bli­có la úl­ti­ma tan­da de fo­tos de con­te­ni­do se­xual que Wei­ner ha­bía en­via­do a otra mu­jer, re­in­ci­dien­do en un com­por­ta­mien­to que ya le cos­tó su pro­me­te­do­ra ca­rre­ra po­lí­ti­ca en Was­hing­ton en 2011 y, dos años más tar­de, su in­ten­to de pos­tu­lar­se a la al­cal­día de Nue­va York.

Du­ran­te to­dos es­tos es­cán­da­los, Abe­din per­ma­ne­ció a su la­do, al­go in­com­pren­si­ble pa­ra mu­chos de los que ala­ban la in­te­li­gen­cia e ins­tin­to po­lí­ti­co de la mano de­re­cha de Hi­llary Clin­ton.

Hu­ma abe­din es vi­ce­pre­si­den­ta de la cam­pa­ña de la can­di­da­ta de­mó­cra­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.