Ins­pi­ró la Ma­dre Te­re­sa nom­bre a Ca­sa Anun­cia­ción

Re­ve­la director de al­ber­gue pa­ra mi­gran­tes in­ter­cam­bio de cartas con la hoy san­ta

El Diario de El Paso - - Portada - Ro­ber­to Ca­rri­llo / El Dia­rio de El Pa­so

La co­rres­pon­den­cia per­so­nal que Ru­bén Gar­cía tu­vo con San­ta Te­re­sa de Cal­cu­ta dio pie in­clu­so pa­ra dar­le nom­bre a Ca­sa Anun­cia­ción, que des­de 1978 asis­te a mi­gran­tes de es­ca­sos re­cur­sos.

“Ella es­cri­bía mu­cho, aun­que más ade­lan­te las her­ma­nas to­ma­ban el dic­ta­do y ella fir­ma­ba las cartas”, di­jo Gar­cía al mos­trar las mi­si­vas que San­ta Te­re­sa le en­vió, y que aho­ra son do­cu­men­tos his­tó­ri­cos.

En 1976, Ru­bén Gar­cía, director fun­da­dor de Ca­sa Anun­cia­ción, tra­ba­ja­ba al fren­te del Mi­nis­te­rio de Jó­ve­nes y Adul­tos por par­te de la Dió­ce­sis de El Pa­so, ba­jo las ór­de­nes del obis­po Sid­ney M. Metz­ger.

El en­tu­sias­mo de Gar­cía fue esen­cial pa­ra que San­ta Te­re­sa vi­si­ta­ra El Pa­so, en un even­to que des­bor­dó en­tu­sias­mo en el Ci­vic Cen­ter que reunió en­ton­ces a 5 mil per­so­nas.

“Sé que ha­bía otras ciu­da­des que que­rían que la Ma­dre Te­re­sa es­tu­vie­ra con ellos, en oca­sión del bi­cen­te­na­rio de la In­de­pen­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro cuan­do ha­blé a Cat­ho­lic Re­lief Ser­vi­ces en Nue­va York, que ma­ne­ja­ba en­ton­ces sus asun­tos en los Es­ta­dos Uni­dos, en reali­dad no me die­ron mu­chas es­pe­ran­zas”, sos­tu­vo Gar­cía al re­cor­dar có­mo pu­do es­ta­ble­cer con­tac­to con la san­ta de Cal­cu­ta.

“No me de­tu­ve ahí y de­ci­dí bus­car y lla­mar a la se­de de las Mi­sio­ne­ras de la Ca­ri­dad, y des­pués de que en el pri­mer in­ten­to me di­je­ron que es­ta­ba re­zan­do, vol­ví a lla­mar y fue ella quien me con­tes­tó el te­lé­fono”, re­cuer­da Gar­cía.

La Ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta re­ci­bió en 1979 el Pre­mio No­bel de la Paz por los tra­ba­jos de la or­den que for­mó, des­pués de de­jar a las Her­ma­nas de Lo­re­to, y fun­dar a las Her­ma­nas de la Ca­ri­dad.

La por­ta­da de la Re­vis­ta Ti­me del 29 de di­ciem­bre de 1975 fue ilus­tra­da con la ima­gen de San­ta Te­re­sa, que de ma­ne­ra pre­mo­ni­to­ria fue ti­tu­la­da co­mo “San­tos Vi­vien­tes. Men­sa­je­ros de Amor y Es­pe­ran­za”.

La vi­si­ta de la Ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta a El Pa­so fue un im­pul­so de­fi­ni­ti­vo pa­ra quie­nes re­ci­bie­ron su men­sa­je, ya que la dis­tin­ción que re­ci­bió es­ta ciu­dad in­clu­so opa­có los es­fuer­zos que ha­bían he­cho otras ciu­da­des co­mo Hous­ton y San An­to­nio.

“Es­tas cartas que la Ma­dre Te­re­sa nos es­cri­bió nos lle­na­ron de ale­gría y es­pe­ran­za, tan­to al acep­tar ve­nir a El Pa­so, co­mo las que se­gui­mos re­ci­bien­do tiem­po des­pués”, sos­tu­vo Gar­cía.

Ca­sa Anun­cia­ción

Aun­que el director de Ca­sa Anun­cia­ción de El Pa­so sos­tie­ne que la la­bor que rea­li­zan en la ins­ti­tu­ción que fun­dó en 1978 no es­tá re­la­cio­na­da con la la­bor de las Mi­sio­ne­ras de la Ca­ri­dad, sí afir­ma que el nom­bre fue to­ma­do de una mi­si­va que San­ta Te­re­sa le en­vió.

Mu­cha gen­te pien­sa que Ca­sa Anun­cia­ción lle­va di­cho nom­bre por la anun­cia­ción del ar­cán­gel a la Vir­gen por el na­ci­mien­to de Je­sús, pe­ro en reali­dad lo to­ma­mos de una lí­nea que nos di­ri­gió en­ton­ces la Ma­dre Te­re­sa”, sos­tie­ne Gar­cía al mos­trar la car­ta de don­de se ori­gi­nó el nom­bra­mien­to.

“…na­da pue­de se­pa­rar­te del amor a Cris­to, el res­to dé­ja­lo que él lo ha­ga con María, siem­pre con María, ve en bús­que­da de la Ca­sa de la Anun­cia­ción”, se lee en la car­ta es­cri­ta de for­ma ma­nus­cri­ta por San­ta Te­re­sa.

La Ca­sa Anun­cia­ción ha si­do de gran ayu­da pa­ra mi­les de in­mi­gran­tes de es­ca­sos re­cur­sos que lle­gan a es­ta fron­te­ra, su es­fuer­zo es re­co­no­ci­do des­de El Pa­so a ni­vel mundial.

Una Mi­Si­Va en­via­da por san­ta te­re­sa de cal­cu­ta a ru­bén Gar­cía

La por­ta­da de la re­vis­ta, en 1975

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.