Reos ‘tra­fi­can’ co­mi­da en cárceles, por ca­ren­cias

El Diario de El Paso - - Portada - Kar­la Val­dez/El Dia­rio de El Pa­so

Cosas tan sim­ples co­mo un ci­ga­rri­llo, un chi­cle o una so­pa ins­tan­tá­nea son la “mo­ne­da” de los reos an­te las li­mi­tan­tes de ar­tícu­los per­so­na­les y el re­cha­zo a la co­mi­da de los pe­na­les.

Es­to es lo que afir­man al­gu­nos pre­sos pa­se­ños y el re­cien­te es­tu­dio de un so­ció­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na que ha ana­li­za­do el fe­nó­meno del true­que in­for­mal que exis­te en las cárceles es­ta­dou­ni­den­ses.

“En la cár­cel el que tie­ne unos ci­ga­rros, co­mi­da o dul­ces tie­ne po­der so­bre los de­más, ya sea pa­ra cam­biar­lo por una cha­ma­ra, un pa­pel de ba­ño o sim­ple­men­te pa­ra te­ner con­tro­la­da a la gen­te”, di­jo Tony, quien es­tu­vo sie­te años pre­so en la Cár­cel del Con­da­do de El Pa­so y otras pri­sio­nes de Te­xas.

Ha­cer­se de un ci­ga­rri­llo den­tro de los pe­na­les siem­pre ha si­do un lu­jo, pe­ro a me­di­da que se ha es­tan­da­ri­za­do el me­nú car­ce­la­rio –que Tony y otros des­cri­ben co­mo in­sí­pi­do e in­su­fi­cien­te– un pa­que­te de so­pa ins­tan­tá­nea traí­do por al­gu­na vi­si­ta es co­di­cia­do por to­da la po­bla­ción car­ce­la­ria.

“No to­da la co­mi­da es­tá bue­na, y apar­te te que­das con ham­bre por­que es muy po­qui­to lo que sir­ven. En­ton­ces, si tie­nes una so­pi­ta pues ya ma­tas el ham­bre”, co­men­tó el ex pre­si­dia­rio, quien pi­dió no se die­ra a co­no­cer su nom­bre com­ple­to.

Can­jean so­pa ins­tan­tá­nea y chi­cles por ro­pa y pa­pel sa­ni­ta­rio

Ale­jan­dro Val­di­vie­zo, que pa­só cua­tro años y me­dio pre­so en El Pa­so y otros pe­na­les te­xa­nos, coin­ci­dió en que mu­chos reos pa­san ham­bru­na.

“El ham­bre es una reali­dad cons­tan­te en pri­sión por­que las por­cio­nes que nos da­ban eran muy pe­que­ñas, y pues la ca­li­dad ob­via­men­te es mala por­que te dan pas­tas de ba­ja ca­li­dad e in­ven­tos que ha­cen” con lo que tie­nen, abun­dó.

Les­lie An­tú­nez, vo­ce­ra del De­par­ta­men­to del She­riff, que es­tá a car­go de las cárceles de El Pa­so, afir­mó que las cárceles del Con­da­do cum­plen las nor­mas ali­men­ti­cias dic­ta­das por el Estado de Te­xas. Es­to in­clu­ye dar a ca­da pre­so ali­men­to equi­va­len­te a 2 mil 200 ca­lo­rías dia­rias.

“La Co­mi­sión de Es­tán­da­res Car­ce­la­rios de Te­xas nos exi­ge dar­les las 2 mil 200 ca­lo­rías di­vi­di­das en tres co­mi­das dia­rias. No po­de­mos dar­les más”, di­jo An­tú­nez.

Su­fren ham­bru­na

El so­ció­lo­go Mi­chael Gib­son-Light, que es­tu­dió las con­di­cio­nes car­ce­la­rias del Su­r­oes­te es­ta­dou­ni­den­se du­ran­te un año, ase­gu­ró que pa­ra mu­chos pre­sos la die­ta car­ce­la­ria re­sul­ta in­su­fi­cien­te. Ade­más, en al­gu­nas pri­sio­nes la co­mi­da de­be ser li­mi­ta­da de­bi­do a re­cor­tes pre­su­pues­ta­les.

El Bu­ró Fe­de­ral de Pri­sio­nes re­por­ta que el gas­to en las cárceles del país ha caí­do en un 5.6 por cien­to des­de el 2009 –a con­se­cuen­cia de los re­cor­tes pre­su­pues­ta­les pro­vo­ca­dos por la re­ce­sión– y que los es­ta­dos de­di­ca­ron un má­xi­mo del 2.9 por cien­to de su pre­su­pues­to en los pe­na­les en el 2010, com­pa­ra­do con 3.3 por cien­to en el 2003.

Mu­chas pri­sio­nes tie­nen co­mi­sa­rías don­de se ex­pen­de ali­men­to ex­tra a los reos, pe­ro la ma­yo­ría no tie­ne el di­ne­ro ne­ce­sa­rio pa­ra ad­qui­rir­lo. Los que tie­nen los me­dios, o de al­gu­na ma­ne­ra re­ci­ben al­go de sus fa­mi­lia­res, tie­nen un ac­ti­vo que les pue­de abrir puer­tas en el sis­te­ma in­for­mal de true­que car­ce­la­rio, ase­gu­ró.

Se­gún da­tos re­ca­ba­dos por Gib­son Light da­dos a co­no­cer a fi­na­les de agos­to, los ‘fi­deos’, apar­te de ser fá­ci­les de con­se­guir, se pue­den con­ver­tir en un ali­men­to ca­lien­te pre­cia­do en pe­na­les don­de los sánd­wi­ches fríos se han vuel­to la nor­ma de­bi­do al ba­jo cos­to de sus in­gre­dien­tes y su fá­cil pre­pa­ra­ción.

La so­pa ins­tan­tá­nea Ra­men, en par­ti­cu­lar, que se pue­de ad­qui­rir en 25 cen­ta­vos afue­ra de las pri­sio­nes y en unos 50 cen­ta­vos en las co­mi­sa­rías in­tra­mu­ros, tie­ne sa­bor, ca­lo­rías y se sir­ve ca­lien­te, por lo que es la “mo­ne­da” in­for­mal que im­pe­ra en las cárceles, di­jo en su in­ves­ti­ga­ción.

Gib­son-Light ci­tó en su es­tu­dio a un reo no iden­ti­fi­ca­do que le re­su­mió en po­cas pa­la­bras por qué los reos in­ter­cam­bian un ro­llo de pa­pel hi­gié­ni­co o una ca­mi­se­ta in­te­rior por pa­que­tes de Ra­men: “Es que la gen­te aquí es­tá ham­brien­ta”.

Más va­lor que el di­ne­ro

Tony y Val­di­vie­zo ase­gu­ran que es­tos ar­tícu­los son “oro pu­ro” ya que no to­dos los que es­tán ahí tie­nen fa­mi­lia­res que les de­po­si­ten di­ne­ro en las cuen­tas del pe­nal pa­ra cos­tear sus ne­ce­si­da­des.

“A al­gu­nos gra­cias a Dios nos ayu­dan nues­tras fa­mi­lias, pe­ro hay mu­chos que son de otros paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca y no tie­nen a na­die que los ayu­de. Ellos la su­fren más”, ex­pre­só Tony.

Tony di­jo que vio a mu­chos reos “a la bue­na de Dios” por su in­di­gen­cia, y tie­nen que con­ver­tir­se en “sir­vien­tes” de los pre­sos que tie­nen el di­ne­ro o el po­der pa­ra ayu­dar­los.

“Hay cha­vos que se ofre­cen a lim­piar tu cel­da o a la­var­te la ro­pa con tal de que les des un ci­ga­rro, un cho­co­la­te o pa­ra que les pres­tes la tar­je­ta te­le­fó­ni­ca”, di­jo.

Pe­ro así co­mo exis­ten reos que quie­ren huir de sus la­bo­res, hay otros que só­lo bus­can sa­car di­ne­ro me­dian­te el nue­vo “mer­ca­do ne­gro”.

“Yo en una oca­sión me mo­ría por un chi­cle y com­pré uno por 5 dó­la­res. Ha si­do el chi­cle más ca­ro de mi vi­da. Lo cui­dé co­mo no tie­nes una idea, tan­to que lo par­tí en cin­co y du­ré con ca­da ca­chi­to va­rios días”, re­cor­dó Tony.

Aun­que los pre­sos ven es­ta ac­ti­vi­dad co­mo “trá­fi­co”, au­to­ri­da­des pa­se­ñas pre­ci­san que no ne­ce­sa­ria­men­te es al­go ile­gal.

“Si los reos no quie­ren co­mer la co­mi­da de la ca­fe­te­ría, pue­den com­prar co­mi­da en la co­mi­sa­ría, y no es ra­ro que in­ter­cam­bien cosas en­tre ellos”, ma­ni­fes­tó.

loS ali­MEn­ToS que re­ci­ben los pre­sos son des­cri­tos co­mo in­sí­pi­dos e in­su­fi­cien­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.