A Clin­ton le es­tán ha­cien­do lo que a Go­re

El Diario de El Paso - - Portada - • Paul Krug­man

Nue­va York— Los es­ta­dou­ni­den­ses de cier­ta edad que si­guen muy de cer­ca la po­lí­ti­ca y las po­lí­ti­cas pú­bli­cas to­da­vía tie­nen re­cuer­dos ví­vi­dos de las elec­cio­nes del 2000 –ma­los re­cuer­dos y no só­lo por­que, de al­gu­na for­ma, el hom­bre que per­dió la vo­ta­ción po­pu­lar ter­mi­nó en el car­go. La cam­pa­ña elec­to­ral que lle­vó a ese fi­nal del jue­go tam­bién fue es­pe­luz­nan­te.

Co­mo ven, un can­di­da­to, Geor­ge W. Bush, era des­ho­nes­to en una for­ma que no te­nía pre­ce­den­tes en la po­lí­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos. Más no­ta­ble­men­te, pro­pu­so enor­mes exen­cio­nes fis­ca­les pa­ra los ri­cos, mien­tras que in­sis­tía, en una ne­ga­ción bur­da de la arit­mé­ti­ca, que iban di­ri­gi­das hacia la cla­se me­dia. Es­tas men­ti­ras de cam­pa­ña pre­sa­gia­ban lo que pa­sa­ría du­ran­te su Go­bierno: el que –no se nos ol­vi­de–, lle­vó a Es­ta­dos Uni­dos a la gue­rra con de­cla­ra­cio­nes fal­sas.

No obs­tan­te, du­ran­te to­da la cam­pa­ña, la ma­yor par­te de la co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca dio la im­pre­sión de que Bush era un ti­po fran­co y di­rec­to, mien­tras que se des­cri­bía a Al Go­re –cu­yas pro­pues­tas pa­ra las po­lí­ti­cas pú­bli­cas eran con­gruen­tes y las crí­ti­cas al plan de Bush eran to­tal­men­te pre­ci­sas– co­mo al­guien des­ho­nes­to y es­cu­rri­di­zo. Su­pues­ta­men­te, se pro­bó la men­da­ci­dad de Go­re con anéc­do­tas tri­via­les, pa­ra na­da sig­ni­fi­ca­ti­vas, y al­gu­nas, sim­ple­men­te, fal­sas. No, nun­ca di­jo ha­ber in­ven­ta­do In­ter­net. Sin em­bar­go, la ima­gen se que­dó.

Y, en es­te mo­men­to, mu­chos otros y yo mis­mo te­ne­mos la sen­sa­ción zo­zo­bran­te y de har­taz­go de que es­tá vol­vien­do a su­ce­der.

Cier­to, no exis­ten mu­chos es­fuer­zos pa­ra fin­gir que Do­nald Trump es un pa­ran­gón de la ho­nes­ti­dad. Sin em­bar­go, es di­fí­cil es­ca­par­se de la im­pre­sión de que lo es­tán ca­li­fi­can­do con ba­se en una cur­va. Si lo­gra leer de un apun­ta­dor sin sa­lir­se del guión, es­tá sien­do pre­si­den­cial. Si pa­re­ce in­di­car que no per­se­gui­ría y re­uni­ría a to­dos los 11 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos de in­me­dia­to, se es­tá mo­vien­do hacia la co­rrien­te do­mi­nan­te. Y es asom­bro­so que mu­chos de sus múl­ti­ples es­cán­da­los, co­mo los que cla­ra­men­te pa­re­cen ser so­bor­nos a los fis­ca­les ge­ne­ra­les de al­gu­nos es­ta­dos pa­ra que de­ja­ran de in­ves­ti­gar a la Uni­ver­si­dad Trump, con­si­guen po­ca aten­ción.

En­tre tan­to, te­ne­mos la su­po­si­ción de que cual­quier co­sa que ha­ce Hi­llary Clin­ton de­be ser co­rrup­to, más es­pe­cial­men­te la co­ber­tu­ra ca­da vez más ex­tra­ña que se ha­ce de la Fun­da­ción Clin­ton.

Re­tro­ce­da­mos por un mo­men­to, pien­so en qué ha­ce esa Fun­da­ción. Cuan­do Bill Clin­ton de­jó el car­go, era un per­so­na­je po­pu­lar al que se res­pe­ta­ba en to­do el mun­do. ¿Qué de­bió ha­ber he­cho con esa repu­tación? Re­cau­dar gran­des su­mas pa­ra una be­ne­fi­cen­cia que sal­va la vi­da de ni­ños po­bres sue­na co­mo un curso de ac­ción bas­tan­te ra­zo­na­ble y vir­tuo­so. Y la Fun­da­ción Clin­ton es, se­gún to­dos los tes­ti­gos, una fuer­za enor­me por el bien en to­do el mun­do. Por ejem­plo, Cha­rity Watch, un or­ga­nis­mo in­de­pen­dien­te de vi­gi­lan­cia, le da una ca­li­fi­ca­ción de A, me­jor que a la Cruz Ro­ja es­ta­dou­ni­den­se.

Aho­ra, cual­quier ope­ra­ción que sur­ge y gas­ta mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res ge­ne­ra el po­ten­cial pa­ra que ha­ya con­flic­tos de in­te­rés. Se po­dría ima­gi­nar a los Clin­ton uti­li­zan­do a la fun­da­ción co­mo un fon­do em­plea­do pa­ra fi­nes ile­ga­les, pa­ra re­com­pen­sar a sus amis­ta­des o, en for­ma al­ter­na, que Hi­llary Clin­ton uti­li­za­ra sus car­gos pú­bli­cos pa­ra re­com­pen­sar a los do­na­do­res. Así es que es­tu­vo bien y fue apro­pia­do que se in­ves­ti­ga­ran las ope­ra­cio­nes de la Fun­da­ción pa­ra ver si ha­bía al­gún to­ma y da­ca inapro­pia­do. Co­mo les gus­ta de­cir a los re­por­te­ros, el so­lo ta­ma­ño de la Fun­da­ción ‘plan­tea pre­gun­tas’.

Sin em­bar­go, na­die pa­re­ce dis­pues­to a acep­tar las res­pues­tas a esas in­te­rro­gan­tes, que son, muy cla­ra­men­te: ‘no’.

Hay que con­si­de­rar el gran re­por­ta­je de Pren­sa Aso­cia­da en el que su­gie­re que las reunio­nes de Hi­llary Clin­ton con los do­na­do­res de la Fun­da­ción cuan­do ella era la se­cre­ta­ria de Estado in­di­can ‘sus po­si­bles re­tos éti­cos si se la eli­ge pre­si­den­ta’. Da­do el tono del ar­tícu­lo, se po­dría ha­ber es­pe­ra­do leer so­bre las reunio­nes con, por de­cir al­go, bru­ta­les dic­ta­do­res ex­tran­je­ros o con pe­ces gor­dos cor­po­ra­ti­vos que se en­fren­tan a pro­ce­sos ju­di­cia­les, se­gui­dos de ac­cio­nes cues­tio­na­bles co­me­ti­das en su nom­bre.

Sin em­bar­go, el ejem­plo prin­ci­pal que dio, de he­cho, la AP fue de una reunión de Hi­llary Clin­ton con Muha­mad Yu­nus, un ga­na­dor del Pre­mio No­bel de la Paz que re­sul­tó que tam­bién es un ami­go per­so­nal de tiem­po atrás. Si eso fue lo me­jor que se pu­do en­con­trar con la in­ves­ti­ga­ción, no hay na­da por ahí.

Así es que yo ex­hor­ta­ría a los pe­rio­dis­tas a que se pre­gun­ta­ran si es­tán re­por­tean­do he­chos o, sim­ple­men­te, par­ti­ci­pan­do de in­si­nua­cio­nes, así co­mo a la po­bla­ción a leer con un ojo crí­ti­co. Si en los ar­tícu­los so­bre un can­di­da­to se ha­bla de có­mo al­go ‘plan­tea in­te­rro­gan­tes’, crea ‘som­bras’ o cual­quier co­sa pa­re­ci­da, hay que es­tar cons­cien­tes de que, con de­ma­sia­da fre­cuen­cia, se tra­ta de pa­la­bras en­ga­ño­sas uti­li­za­da pa­ra crear la im­pre­sión de que, de la na­da, se co­me­tió un de­li­to.

Un con­se­jo pro­fe­sio­nal: las me­jo­res for­mas de juz­gar el ca­rác­ter de un can­di­da­to son ana­li­zar lo que real­men­te ha he­cho, y cuá­les son las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que es­tá pro­po­nien­do. Los an­te­ce­den­tes de Trump de es­ta­far a los es­tu­dian­tes, en­ga­ñar a los con­tra­tis­tas y más son un buen in­di­ca­dor de có­mo ac­tua­ría al ser pre­si­den­te; el es­ti­lo de ha­blar de Hi­llary Clin­ton y su len­gua­je cor­po­ral no lo son. Las men­ti­ras de Geor­ge W. Bush so­bre sus po­lí­ti­cas pú­bli­cas me die­ron una me­jor vi­sión so­bre quién era él, que to­do el re­por­teo per­so­nal y muy de cer­ca en el 2000, y el con­tras­te en­tre las in­cohe­ren­cias po­lí­ti­cas de Trump y el cui­da­do de Hi­llary Clin­ton di­ce mu­chí­si­mas cosas hoy en día.

En otras pa­la­bras, hay que con­cen­trar­se en los he­chos. Es­ta­dos Uni­dos y el mun­do no pue­den dar­se el lu­jo de te­ner otras elec­cio­nes a las que in­cli­nen los ru­mo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.