Cal­cu­ta, don­de San­ta Te­re­sa de­jó una hue­lla

El Diario de El Paso - - Portada - • Ellen Barry

Cal­cu­ta, In­dia— Cuan­do se lle­vó a ca­bo la ca­no­ni­za­ción de la Ma­dre Te­re­sa el do­min­go, se ha­bía reuni­do una au­dien­cia con as­pec­to mal­tra­ta­do, reuni­da fren­te a una pan­ta­lla, a unas 4 mil 500 mi­llas al Es­te de la Pla­za de San Pe­dro: hom­bres con el pe­cho hun­di­do, lla­gas su­pu­ran­tes cu­bier­tas por ga­zas, que les fal­ta­ba al­gu­na ex­tre­mi­dad, pier­nas tan del­ga­das que se las po­día ro­dear con el pul­gar y al­gún otro de­do de la mano.

Se ha­bían col­ga­do glo­bos fes­ti­vos de las vi­gas en el Ho­gar Nir­mnal Hri­day pa­ra los In­di­gen­tes Mo­ri­bun­dos y re­bo­ta­ban ale­gre­men­te de­bi­do a los ven­ti­la­do­res en el te­cho, mien­tras las mon­jas can­ta­ban him­nos con vo­ces ati­pla­das. Es un es­pa­cio so­brio, en­ca­la­do, que no ha cam­bia­do mu­cho des­de 1952, cuan­do la Ma­dre Te­re­sa re­ci­bió al pri­mer pa­cien­te del hos­pi­cio, un hom­bre al que se en­con­tró a pun­to de mo­rir en la ca­lle.

El Ho­gar pa­ra los In­di­gen­tes Mo­ri­bun­dos se con­vir­tió en una par­te cen­tral de su le­yen­da y la pe­que­ña ce­le­bra­ción do­mi­ni­cal te­nía el ai­re de al­go pa­ten­ta­do. Los vo­lun­ta­rios co­men­za­ron a lle­gar a las 8 a.m. y uno, quien só­lo di­jo lla­mar­se Pa­blo, en­tre­gó un so­bre que di­jo con­te­nía 3 mil 500 dó­la­res en efec­ti­vo. Hom­bres del ba­rrio di­je­ron que ha­bían cre­ci­do vien­do a las mon­jas me­ter car­gan­do a pa­cien­tes de­ses­pe­ra­dos.

‘Es­ta­ban en la úl­ti­ma eta­pa de la vi­da’, co­men­tó Apu Sil, de 47 años. ‘Les es­ta­ría sa­lien­do san­gre por un cos­ta­do del cuer­po. Al­gu­nos te­nían lom­bri­ces en el cuer­po. Al­guien los car­ga con sus bra­zos pa­ra po­der­los lle­var aden­tro’.

Los ni­ños so­lían ver a las mon­jas lim­piar las he­ri­das de los pa­cien­tes, qui­tán­do­les con cui­da­do los gu­sa­nos y su re­pul­sión fue des­apa­re­cien­do gra­dual­men­te, con­tó Sil.

‘Al prin­ci­pio, es­tá­ba­mos asus­ta­dos, y lue­go, des­pués de ver có­mo los aten­dían, pen­sa­mos: Es­tos son dio­ses en cuer­pos hu­ma­nos’, con­tó. ‘Si ellas pue­den ha­cer­lo, yo tam­bién’.

Cal­cu­ta es una ciu­dad in­te­lec­tual, de de­ba­tes, y, al pa­so de los años, vo­ces de de­re­cha e iz­quier­da han ex­pre­sa­do am­bi­va­len­cias so­bre el tra­ba­jo de la Ma­dre Te­re­sa.

Or­ga­ni­za­cio­nes hin­dúes, in­clui­da la po­de­ro­sa Rash­tri­ya Swa­yam­se­vak Sangh, han sos­te­ni­do des­de ha­ce mu­cho que la ver­da­de­ra agen­da de la Ma­dre Te­re­sa era con­ver­tir a los in­dios al cris­tia­nis­mo.

Dis­tin­tos ti­pos de que­jas sur­gie­ron de otros círcu­los. El edi­tor de Lan­cet, una re­vis­ta mé­di­ca bri­tá­ni­ca, acu­só, en 1994, que los cui­da­do­res en los ho­ga­res no se es­for­za­ban pa­ra na­da en diag­nos­ti­car las en­fer­me­da­des tra­ta­bles. Y el no­ve­lis­ta Amit Chaud­hu­ri se que­jó de que el cen­tro de la aten­ción oc­ci­den­tal en la Ma­dre Te­re­sa ha­bía re­du­ci­do a Cal­cu­ta, en la ima­gi­na­ción de los fue­re­ños, a ‘un agu­je­ro ne­gro’ po­bla­do por los po­bres si­len­cio­sos.

‘Es­ta ca­no­ni­za­ción, no sé de qué se tra­ta to­do eso’, di­jo el do­min­go. ‘No voy a de­cir na­da mal­edu­ca­do en es­te mo­men­to. Pe­ro ella no es­tá en la lí­nea de los san­tos, ni de los per­so­na­jes cris­tia­nos im­por­tan­tes que son di­si­den­tes. En ese sen­ti­do, se apro­pió un po­co. Es­ta­ba en tér­mi­nos pa­cí­fi­cos con to­dos’.

Du­ran­te los úl­ti­mos días, no obs­tan­te, los crí­ti­cos han pa­sa­do, en gran me­di­da, a se­gun­do plano.

El al­ber­gue ma­dre o cuar­tel ge­ne­ral de las Mi­sio­ne­ras de Cris­to, es­ta­lló en gri­tos cuan­do el Pa­pa Francisco la de­cla­ró san­ta. Mu­je­res con sa­ris, em­pa­pa­das en su­dor, en la tar­de hú­me­da y ca­lien­te, se pu­sie­ron de ro­di­llas y pre­sio­na­ron la fren­te con­tra la tum­ba de mármol.

Den­tro del Ho­gar pa­ra los In­di­gen­tes Mo­ri­bun­dos, fi­las de es­tre­chos ca­tres se ha­bían co­lo­ca­do en diagonal pa­ra que los hom­bres en ellos pu­die­ran ver la trans­mi­sión en vi­deo des­de el Va­ti­cano. Vo­lun­ta­rios car­ga­ron a sus ca­mas a los hom­bres que no po­dían ca­mi­nar.

En­tre ellos es­ta­ba Cham­pa Minj, quien adi­vi­na­ba que te­nía 35 años de edad. Des­pués de su­frir un re­vés fi­nan­cie­ro es­te año, ha­bía em­pe­za­do a be­ber mu­chí­si­mo, a dor­mir en si­tios pú­bli­cos, don­de la gen­te lo pi­sa­ba.

‘Fue el fin del mun­do pa­ra mí’, di­jo Minj. ‘Na­die te pre­gun­ta có­mo es­tás. Na­die pre­gun­ta por ti. Só­lo si­gues ten­di­do ahí’.

Pa­ra cuan­do lo tra­je­ron, con­tó, te­nía la ca­ra hin­cha­da, se le ha­bían en­co­gi­do las ex­tre­mi­da­des y te­nía dis­ten­di­do el es­tó­ma­go. Aho­ra, Minj lle­va pues­to un cru­ci­fi­jo y em­pie­za su día con una ora­ción a la vir­gen María, a quien po­si­cio­na jun­to a la dio­sa hin­dú, Ka­li. Él di­ce que dis­fru­ta par­ti­cu­lar­men­te las afei­ta­das a ras que le ha­ce un sa­cer­do­te.

‘Aquí me die­ron amor y cui­da­do’, di­jo. ‘Lo que ha­ya si­do en ese en­ton­ces, lo de­jé. Creo en es­ta co­mu­ni­dad y en es­tas per­so­nas’.

En la ca­lle, los fie­les hin­dúes se di­ri­gían al tem­plo Ka­lig­hat. Ab­hi­man­ya Chat­ter­jee, quien ad­mi­nis­tra una ofi­ci­na en el com­ple­jo del tem­plo, di­jo que la Ma­dre Te­re­sa ha­bía de­ja­do una hue­lla en to­dos los del ba­rrio. ‘Una chi­ca so­li­ta­ria’, di­jo. ‘¿De dón­de vino? Ella es­co­gió sue­lo indio. De­jó a to­do el mun­do, enor­me, y es­co­gió a la In­dia’. Sa­cu­dió la ca­be­za.

‘Den­tro de cien años, cuan­do la gen­te oi­ga ha­blar de ella, es­ta­rá to­tal­men­te asom­bra­da de que si­quie­ra ha­ya exis­ti­do’, di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.