Ex­po­nen plan­tas a más calor pa­ra ver qué les de­pa­ra el fu­tu­ro

Ex­pe­ri­men­to que lle­va 17 años se ‘ade­lan­ta’ al 2050; re­sul­ta­dos no son agra­da­bles

El Diario de El Paso - - Clima - Seth Bo­rens­tein, Ali­cia Chang /As­so­cia­ted Press

Los An­ge­les— En el trans­cur­so de un ex­pe­ri­men­to que ha du­ra­do 17 años en más de 1 mi­llón de plan­tas, los cien­tí­fi­cos co­lo­ca­ron el fu­tu­ro ca­len­ta­mien­to glo­bal co­mo una prue­ba mundial real, plan­tan­do flo­res en Ca­li­for­nia y pas­ti­za­les con calor adi­cio­nal, dió­xi­do de car­bono y ni­tró­geno pa­ra tra­tar de imi­tar un fu­tu­ro más ca­lien­te, lo cual no es­tá tan dis­tan­te.

Los re­sul­ta­dos, que si­mu­lan un mun­do des­pués del 2050, no son agra­da­bles.

Y con­tra­di­cen a aque­llos que in­sis­ten que de­bi­do a que a las plan­tas les gus­ta el dió­xi­do de car­bono –que es el gas prin­ci­pal que atra­pa el calor que des­pi­den los com­bus­ti­bles fó­si­les al que­mar­se– el cam­bio cli­má­ti­co no es tan ma­lo, y da­rá co­mo re­sul­ta­do una Tie­rra más eco­ló­gi­ca.

Por lo me­nos en el eco­sis­te­ma de Ca­li­for­nia, las plan­tas que re­ci­bie­ron dió­xi­do de car­bono adi­cio­nal, así co­mo tam­bién las que tu­vie­ron más calor, no cre­cie­ron más ni fue­ron más ver­des.

Tam­po­co re­mo­vie­ron la po­lu­ción y la al­ma­ce­na­ron más en el sue­lo, di­jo Ch­ris Field, au­tor del es­tu­dio y director del Ins­ti­tu­to Stan­ford Woods pa­ra el Me­dio Am­bien­te.

El cre­ci­mien­to de las plan­tas ten­dió a dis­mi­nuir con el in­cre­men­to en las tem­pe­ra­tu­ras.

“Es­te ex­pe­ri­men­to real­men­te da por ter­mi­na­da la hi­pó­te­sis más eco­ló­gi­ca en don­de los eco­sis­te­mas nos aho­rra­rían de las im­pli­ca­cio­nes del cam­bio cli­má­ti­co in­du­ci­do por hu­ma­nos”, di­jo Field.

A prin­ci­pios de es­te año, un equi­po de cien­tí­fi­cos in­ter­na­cio­na­les dio a co­no­cer un es­tu­dio que ob­ser­vó la Tie­rra de 1982 al 2009 y en­con­tró que es­ta­ba sien­do más eco­ló­gi­ca, de un cuar­to a la mi­tad del planeta pro­du­cien­do un in­cre­men­to en la tem­po­ra­da de cul­ti­vo.

Field co­men­tó que un es­tu­dio an­te­rior tra­ta de las ten­den­cias que el planeta ya ha­bía vis­to, pe­ro no di­jo mu­cho acer­ca del fu­tu­ro.

“Pu­di­mos usar los tra­ta­mien­tos ex­pe­ri­men­ta­les pa­ra pro­du­cir una ‘má­qui­na del tiem­po’ que nos per­mi­tie­ra ver las con­di­cio­nes que po­drían en­con­trar en la se­gun­da mi­tad del si­glo 21”, di­jo Field.

En el sue­lo afue­ra del cam­pus de Stan­ford, los cien­tí­fi­cos co­lo­ca­ron 132 par­ce­las di­fe­ren­tes de flo­res y pas­to, ca­da una con mi­les de plan­tas.

Al­gu­nas de ellas re­ci­bie­ron 275 par­tes adi­cio­na­les por mi­llón de dió­xi­do de car­bono a lo que es­ta­ba en el ai­re, que fue de apro­xi­ma­da­men­te 370 par­tes por mi­llón cuan­do em­pe­zó el ex­pe­ri­men­to y ac­tual­men­te es de más de 400.

Otros re­ci­bie­ron 3.6 gra­dos de calor adi­cio­na­les, o sean 2 gra­dos Cel­sius, o más agua o más ni­tró­geno.

En Ca­li­for­nia quie­ren ver los es­tra­gos que pue­de pro­vo­car el ca­len­ta­mien­to glo­bal

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.