Es do­na­ción de plas­ma in­dus­tria mul­ti­mi­llo­na­ria

El Diario de El Paso - - Portada - Die­go Mur­cia/El Dia­rio de El Pa­so

La in­dus­tria de la do­na­ción de plas­ma ge­ne­ra mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res al año en Es­ta­dos Uni­dos. En El Pa­so exis­ten seis su­cur­sa­les de Ta­le­cris Plas­ma Re­sour­ces, un cen­tro de re­co­lec­ción de plas­ma en el cual un 85 por cien­to de los do­na­do­res cru­zan des­de Ciu­dad Juá­rez. Ta­le­cris es una sub­si­dia­ria de Gri­fols, una em­pre­sa es­pa­ño­la de pro­duc­tos de la san­gre, que es el ter­cer ma­yor pro­vee­dor de pro­duc­tos de plas­ma en el mun­do y tie­ne más de 147 cen­tros en Es­ta­dos Uni­dos. En con­jun­to, es­tos cen­tros le per­mi­ten ob­te­ner 6.5 mi­llo­nes de li­tros de plas­ma al año.

Tan só­lo en 2015, en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá, la com­pa­ñía es­pa­ño­la ge­ne­ró 2.5 bi­llo­nes de dó­la­res.

En es­ta fron­te­ra, estudiantes pa­se­ños y jua­ren­ses ne­ce­si­ta­dos de un in­gre­so ex­tra es­tán en­tre los prin­ci­pa­les do­nan­tes.

Em­pre­sas ob­tie­nen gran­des di­vi­den­dos al pro­ce­sar de­ri­va­dos de la san­gre ad­qui­ri­dos en la fron­te­ra

Ven­den por ne­ce­si­dad

Pau­la Mon­te­ro, es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­ria de Jus­ti­cia Cri­mi­nal, do­nó por pri­me­ra vez tras ver un anun­cio de Ta­le­cris ase­gu­ran­do que los nue­vos do­nan­tes “ga­nan has­ta 175 dó­la­res en dos se­ma­nas”.

Le di­je­ron que ex­trae­rían de su cuer­po en­tre 500 y 800 mi­li­li­tros de plas­ma san­guí­neo, lo cual no le trae pro­ble­mas in­me­dia­tos, úni­ca­men­te ma­reos oca­sio­na­les. Pa­ra Pau­la, eso es lo de me­nos, lo im­por­tan­te es que el di­ne­ro que ga­ne, lo usa­rá pa­ra com­prar li­bros pa­ra sus es­tu­dios.

De acuer­do con un re­por­te de The New York Ti­mes, esa pin­ta de san­gre en­te­ra que le ex­trae­rán tie­ne un va­lor cer­cano a los 100 dó­la­res, pe­ro di­vi­di­da en va­rios com­po­nen­tes, po­dría lle­gar a ven­der­se has­ta por 190, de­pen­dien­do de la re­gión en la que se ven­de.

Los la­bo­ra­to­rios se­pa­ran del plas­ma, pa­ra su re­ven­ta, de­ri­va­dos co­mo la al­bú­mi­na (que sir­ve pa­ra tra­tar, por ejem­plo, cier­tas pa­to­lo­gías del hí­ga­do y shocks trau­má­ti­cos), fac­to­res de la coa­gu­la­ción (el más co­no­ci­do es el tra­ta­mien­to de pa­cien­tes con he­mo­fi­lia que su­fren he­mo­rra­gias fre­cuen­tes) y las in­mu­no­glo­bu­li­nas (que se em­plean en su­je­tos in­mu­no­de­pri­mi­dos que su­fren in­fec­cio­nes fre­cuen­tes).

Vio­lan con­di­cio­nes de visa

Mu­chos cru­zan to­dos los días, a ries­go de que les qui­ten sus vi­sas de vi­si­tan­te, con el ob­je­ti­vo de ven­der plas­ma a al­gu­na de los cin­co cen­tros de re­co­lec­ción que hay en El Pa­so.

De acuer­do con Ru­bén Jáuregui, por­ta­voz de la Ofi­ci­na de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za (CBP), a dia­rio al­gu­nos jua­ren­ses pier­den sus vi­sas por tra­tar de sa­car ven­ta­ja y per­ma­ne­cer más tiem­po de lo per­mi­ti­do en Es­ta­dos Uni­dos o por ser des­cu­bier­tos tra­ba­jan­do sin per­mi­so. Eso in­clu­ye ve­nir a ven­der plas­ma.

“Es una si­tua­ción que ve­mos a dia­rio, to­dos los días se les re­co­ge la visa a las per­so­nas que se les descubre co­me­tien­do una fal­ta y se pro­ce­san ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te y se re­gre­san a Mé­xi­co”, di­jo. La pe­na por es­ta ac­ti­vi­dad pue­de ser de has­ta cin­co años sin de­re­cho a re­no­va­ción y se tie­ne que rea­li­zar el pro­ce­so de un per­dón.

Jáuregui di­jo que no tie­nen una ci­fra so­bre cuán­tas vi­sas se les qui­tan a los fron­te­ri­zos, pe­ro re­cal­có que es al­go que ocu­rre a dia­rio.

Éti­ca vs la ley

So­bre es­ta for­ma de co­mer­cio hay di­ver­sas opi­nio­nes en­tre las au­to­ri­da­des y los in­tere­sa­dos.

Gri­fols le lla­ma do­na­ción y en sus si­tio web ase­gu­ra que lo se le da a los do­na­do­res no es un pa­go sino una “com­pen­sa­ción” mo­ne­ta­ria por el tiem­po in­ver­ti­do en dar la san­gre a sus cen­tros de re­co­lec­ción. Ade­más, ase­gu­ra que úni­ca­men­te pue­den do­nar los lla­ma­dos ‘do­nan­tes cua­li­fi­ca­dos’, que son ca­li­fi­ca­dos, se su­po­ne, por per­so­nal de la Agen­cia de Dro­gas y Ali­men­tos (FDA).

En­tre otras co­sas, se es­ta­ble­ce que los do­na­do­res no pue­dan ha­cer­lo más de dos ve­ces en un in­ter­va­lo de sie­te días, y con al me­nos dos días de es­pe­ra en­tre ca­da do­na­ción. Por ca­da plas­ma­fé­re­sis (de la que se ob­tie­nen unos 850 mi­li­li­tros) re­ci­ben en­tre 25-30 dó­la­res, una vez que se es un do­nan­te re­gu­lar.

En el ra­zo­nar del Ser­vi­cio de Im­pues­tos In­ter­nos (IRS), cuan­do un do­na­dor recibe di­ne­ro me­dian­te el ejer­ci­cio de una ac­ti­vi­dad, eso de­be ser con­si­de­ra­do co­mo un in­gre­so por ser­vi­cios per­so­na­les de un ex­tran­je­ro no re­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos.

Por lo tan­to, es­te in­gre­so de­be­ría ser su­je­to a re­ten­ción del 30 por cien­to de im­pues­tos, si se re­ba­sa la ci­fra de 3 mil 400 dó­la­res al año. Los do­nan­tes cu­yo in­gre­so re­ba­se esa can­ti­dad de­ben ob­te­ner un número de iden­ti­fi­ca­ción de pa­go de im­pues­tos (ITIN) y pre­sen­tar su de­cla­ra­ción anual, se­gún or­de­na el IRS.

El có­di­go de éti­ca de la Aso­cia­ción de Te­ra­pia de Plas­ma Pro­teí­na (PPTA), en sus ar­tícu­los 6,7 y 8, prohí­be a las em­pre­sas co­mo Ta­le­cris la ob­ten­ción de plas­ma de paí­ses no in­dus­tria­li­za­dos, don­de no ha­ya au­to­ri­da­des que im­pi­dan prác­ti­cas que da­ñen o ex­plo­ten a los do­nan­tes.

Da­do que el plas­ma que do­nan es­tas per­so­nas se va a em­plear co­mo ma­te­ria pri­ma pa­ra fa­bri­car he­mo­de­ri­va­dos (una es­pe­cie de me­di­ca­men­tos san­guí­neos), cual­quie­ra no pue­de ser ‘do­nan­te cua­li­fi­ca­do’, sino que es la pro­pia FDA la que acre­di­ta a es­tas per­so­nas y es­ta­ble­ce los cri­te­rios.

Al es­tar ubi­ca­das a una o dos mi­llas de la fron­te­ra, los cen­tros re­ci­ben do­nan­tes de Mé­xi­co, cu­ya ali­men­ta­ción y buen es­ta­do fí­si­co no pue­de es­tar ase­gu­ra­do por las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses.

To­do es­te ma­te­rial san­guí­neo se re­mi­te des­de los ban­cos de san­gre has­ta los hos­pi­ta­les, don­de se em­plean en trans­fu­sio­nes y di­fe­ren­tes tra­ta­mien­tos. El plas­ma ‘so­bran­te’ que no se re­mi­te a los hos­pi­ta­les se en­vía a la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, que uti­li­za sus com­po­nen­tes.

El pro­ce­so

Do­nar plas­ma no es na­da com­pli­ca­do. Los do­nan­tes son re­cos­ta­dos en ca­mi­llas es­pe­cia­les, y a tra­vés de unos apa­ra­tos el plas­ma es ex­traí­do y la san­gre re­gre­sa al cuer­po. El pro­ce­so du­ra de 20 mi­nu­tos a dos ho­ras, de­pen­dien­do de las con­di­cio­nes fí­si­cas de la per­so­na.

A pe­sar que en­tre los re­qui­si­tos que se fir­man pre­vio a la do­na­ción se en­cuen­tra el de ser ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se, pe­ro quie­nes acu­den a es­tos cen­tros ase­gu­ran que no se les cues­tio­na su es­ta­tus mi­gra­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.