Trump y la re­tó­ri­ca so­cia­li­za­da de los li­ber­ta­rios

El Diario de El Paso - - Opinión - Matt­hew Sheffield Matt­hew Sheffield es edi­tor de Pra­xis, una pu­bli­ca­ción por in­ter­net so­bre po­lí­ti­ca, tec­no­lo­gía y me­dios. Es­te ar­tícu­lo se pu­bli­có en The Was­hing­ton Post.

Was­hing­ton— Hi­llary Clin­ton y su equi­po de cam­pa­ña han es­ta­do sa­lién­do­se de lo pre­vis­to pa­ra pre­sen­tar un sor­pren­den­te ar­gu­men­to acer­ca de Do­nald Trump: no es real­men­te re­pu­bli­cano. En la con­ven­ción de­mó­cra­ta, va­rios po­nen­tes di­je­ron que Trump re­pre­sen­ta­ba un to­tal rom­pi­mien­to con las tra­di­cio­nes con­ser­va­do­ras del Par­ti­do Re­pu­bli­cano. El mes pa­sa­do, Clin­ton dio un men­sa­je si­mi­lar du­ran­te el dis­cur­so en el que vin­cu­ló a Trump con el mo­vi­mien­to po­lí­ti­co de na­cio­na­lis­mo blan­co co­no­ci­do co­mo ‘la de­re­cha al­ter­na­ti­va’.

‘Es­to no es el con­ser­va­du­ris­mo que he­mos co­no­ci­do’, apun­tó la can­di­da­ta.

De acuer­do con Clin­ton –y con nu­me­ro­sos in­te­lec­tua­les con­ser­va­do­res que se opo­nen a Trump–, la cam­pa­ña cons­pi­ra­to­ria que co­que­tea con los ra­cis­tas que él ha es­ta­do rea­li­zan­do re­pre­sen­ta una no­vel des­via­ción de la po­lí­ti­ca re­pu­bli­ca­na.

El es­ti­lo y las pos­tu­ras de Trump –ava­lan­do a es­cép­ti­cos del 9/11 y aso­cián­do­se con ellos, pro­mo­vien­do a ra­cis­tas de In­ter­net, usan­do es­ta­dís­ti­cas fal­sas– em­plean una ac­tual­men­te po­co co­mún es­tra­te­gia po­lí­ti­ca de­no­mi­na­da ‘pa­leo­li­ber­ta­ris­mo’, que al­gu­na vez go­zó de mu­cha po­pu­la­ri­dad en­tre al­gu­nos re­pu­bli­ca­nos, es­pe­cial­men­te el ex can­di­da­to pre­si­den­cial Ron Paul.

No hay du­da de que el as­pec­to pa­ra­noi­de y se­mi­rra­cial que con fre­cuen­cia adopta Trump se ori­gi­na en los pan­ta­nos en­fe­bre­ci­dos en los que du­ran­te de­ce­nios se mo­vió Paul. La ma­yo­ría de las per­so­nas que res­pal­dan a Trump no lo ha­cen por ra­zo­nes ra­cis­tas, pe­ro re­sul­ta in­creí­ble el número de los mis­mos na­cio­na­lis­tas blan­cos y teó­ri­cos de cons­pi­ra­cio­nes a los cua­les al­gu­na vez se di­ri­gió Ron Paul que aho­ra son ar­dien­tes se­gui­do­res de Trump. Se de­be a que Trump y Paul ha­blan el mis­mo idio­ma.

La prin­ci­pal co­rrien­te de li­ber­ta­rios lle­va cier­to tiem­po ator­men­tán­do­se por su le­ga­do en­tre ellos mis­mos, con la es­pe­ran­za de que el Paul gran­de o el chi­co de­nun­cien de­fi­ni­ti­va­men­te el pa­sa­do ra­cia­li­za­do del mo­vi­mien­to, sin que se ha­ya da­do tal dis­cur­so. En vez de ello, ha­ce de­ce­nios la es­tra­te­gia pa­leo­li­ber­ta­ria fra­gua­da co­mo me­dio de im­pul­sar un go­bierno mí­ni­mo ame­na­za con su­plan­tar al li­be­ra­lis­mo li­ber­ta­rio de de­re­cha con el na­cio­na­lis­mo blan­co.

La fi­gu­ra cu­yas ideas unen a los li­ber­ta­rios de Paul y a los se­gui­do­res ac­tua­les de Trump es el fa­lle­ci­do Mu­rray Roth­bard, el eco­no­mis­ta co­fun­da­dor del Ins­ti­tu­to Ca­to que es am­plia­men­te con­si­de­ra­do el crea­dor del li­ber­ta­ris­mo.

Hoy en día, nu­me­ro­sos li­ber­ta­rios gus­tan de pre­sen­tar su ideo­lo­gía co­mo una que de al­gu­na ma­ne­ra tras­cien­de la di­vi­sión en­tre de­re­cha e iz­quier­da, pe­ro pa­ra Roth­bard lo an­te­rior no te­nía sen­ti­do. El li­ber­ta­ris­mo, ar­gu­men­ta­ba, no era más que un re­plan­tea­mien­to de las creen­cias de la ëan­ti­gua de­re­chaí, que a prin­ci­pios del si­glo XX se opu­so re­suel­ta­men­te al ëNew Dea­lí y a cual­quier ti­po de in­ter­ven­ción ex­tran­je­ra. Mu­chos de sus se­gui­do­res, co­mo el en­sa­yis­ta H.L. Menc­ken, tam­bién adop­ta­ron pos­tu­ras ra­cis­tas.

Mien­tras en los años 50 y 60 en el in­te­rior del Par­ti­do Re­pu­bli­cano au­men­ta­ba la in­fluen­cia de re­pu­bli­ca­nos mo­de­ra­dos co­mo Dwight Ei­sen­ho­wer y con­ser­va­do­res cris­tia­nos de la ‘nue­va de­re­cha’ co­mo Wi­lliam F. Buc­kley, los fu­tu­ros crea­do­res del li­be­ra­lis­mo li­ber­ta­rio se acer­ca­ban a la obra de pen­sa­do­res an­ti­co­mu­nis­tas se­cu­la­res co­mo el eco­no­mis­ta Lud­wig von Mi­ses y la no­ve­lis­ta Ayn Rand.

En­tre los li­ber­ta­rios, siem­pre ha ha­bi­do cier­ta sim­pa­tía ha­cia el ra­cis­mo y el an­ti­se­mi­tis­mo ñen 1976 la re­vis­ta del mo­vi­mien­to, Rea­son, de­di­có una edi­ción en­te­ra al ‘re­vi­sio­nis­mo his­tó­ri­co’, in­clu­yen­do el re­vi­sio­nis­mo so­bre el Ho­lo­caus­to. Re­pe­ti­da­men­te pu­bli­có asi­mis­mo ar­tícu­los en de­fen­sa del go­bierno en­ton­ces se­gre­ga­cio­nis­ta de Su­dá­fri­ca. Pe­ro fue cuan­do en 1982 Roth­bard fun­dó el Ins­ti­tu­to Lud­wig von Mi­ses que se per­mi­tió al na­cien­te mo­vi­mien­to po­lí­ti­co es­ta­ble­cer su afi­ni­dad con el mo­vi­mien­to de la Cau­sa Per­di­da Neo­con­fe­de­ra­da.

Ca­si in­me­dia­ta­men­te des­pués de crea­do, el Ins­ti­tu­to Mi­ses em­pe­zó a pu­bli­car crí­ti­cas a la ‘in­te­gra­ción obli­ga­to­ria’, ata­ques con­tra Abraham Lin­coln y apo­lo­gías de los lí­de­res con­ser­va­do­res. Los es­tu­dio­sos del ins­ti­tu­to tam­bién han ha­bla­do an­te gru­pos ra­cis­tas co­mo la Li­ga del Sur. Roth­bard pu­bli­có in­clu­so en su li­bro ‘La éti­ca de la li­ber­tad’ un ca­pí­tu­lo en el cual se­ña­ló que ‘la so­cie­dad con li­ber­tad pu­ra ten­drá un flo­re­cien­te mer­ca­do li­bre de ni­ños’, aun­que no es­pe­ci­fi­có las ra­zas de los me­no­res que po­drían ven­der­se.

És­tas y nu­me­ro­sas otras po­lé­mi­cas pos­tu­ras por las cua­les abo­ga­ban los es­cri­to­res del Mi­ses tie­nen sen­ti­do des­de un pun­to de vis­ta li­ber­ta­rio fa­ná­ti­co. Pe­ro se ori­gi­nan asi­mis­mo en un cálcu­lo po­lí­ti­co que Roth­bard re­ve­ló en un en­sa­yo de 1993 en el cual la­men­ta­ba la de­rro­ta del na­cio­na­lis­ta blan­co re­pu­bli­cano y ex lí­der del Ku Klux Klan Da­vid Du­ke du­ran­te la con­tien­da de 1991 por la gu­ber­na­tu­ra de Loui­sia­na, ga­na­da por una coa­li­ción bi­par­ti­dis­ta.

Pe­ro de­bi­do a que la doc­tri­na del mo­vi­mien­to era el go­bierno de po­co con­trol, Roth­bard ar­gu­men­tó que los li­ber­ta­rios ne­ce­si­ta­ban aliar­se con per­so­nas que qui­zá no les agra­da­ran mu­cho a fin de au­men­tar sus fi­las. Ha­cía fal­ta un ‘acer­ca­mien­to con los Red­necks’ (los blan­cos po­bres de zo­nas ru­ra­les) a efec­to de ha­cer cau­sa co­mún con los con­ser­va­do­res cris­tia­nos de ex­tre­ma de­re­cha que abo­rre­cían al go­bierno fe­de­ral, sen­tían aver­sión a las dro­gas y que­rían me­di­das se­ve­ras con­tra la de­lin­cuen­cia.

To­das es­tas pos­tu­ras pe­leo­li­ber­ta­rias se ofre­cie­ron du­ran­te la cam­pa­ña de 1990 al Se­na­do y la cam­pa­ña por la gu­ber­na­tu­ra de 1991 que hi­zo Du­ke. Pe­ro tam­bién las ofre­ce­ría otro po­lí­ti­co a quien Roth­bard ad­mi­ra­ba: Ron Paul, el can­di­da­to pre­si­den­cial del Par­ti­do Li­ber­ta­rio en 1988.

Lle­wellyn Rock­well, un edi­tor y re­cau­da­dor de fon­dos pa­ra cau­sas li­ber­ta­rias ami­go de Roth­bard, fue ade­más edi­tor de una se­rie de pu­bli­ca­cio­nes de Paul que se hi­cie­ron fa­mo­sas du­ran­te sus pre­cam­pa­ñas pre­si­den­cia­les re­pu­bli­ca­nas.

Ven­di­dos con va­rios tí­tu­los, con fre­cuen­cia los lu­cra­ti­vos bo­le­ti­nes fo­men­ta­ban te­mo­res ra­cia­les, al­go si­mi­lar a lo que Trump ha es­ta­do ha­cien­do el pre­sen­te año, aun­que iban más allá ñen uno se acon­se­ja­ba in­clu­so usar una pis­to­la sin re­gis­tro pa­ra dis­pa­rar a los ‘jó­ve­nes ur­ba­nos’. En otra edi­ción se ha­cía bur­la de los es­ta­dou­ni­den­ses afro­des­cen­dien­tes pro­po­nien­do pa­ra la ciu­dad de Nue­va York otros nom­bres co­mo ‘Zoo­vi­lla’ y ‘Vio­la­lan­dia’, al tiem­po que se ex­hor­ta­ba a los ma­ni­fes­tan­tes afro­ame­ri­ca­nos a rea­li­zar sus pro­tes­tas ‘en una ofi­ci­na de es­tam­pi­llas pa­ra co­mi­da o en un pi­ca­de­ro’.

En las pu­bli­ca­cio­nes tam­bién de pro­mo­vía re­pe­ti­da­men­te la obra de Ja­red Tay­lor, un es­cri­tor y edi­tor na­cio­na­lis­ta blan­co que ac­tual­men­te es uno de los se­gui­do­res de Trump más pro­mi­nen­tes en­tre la de­re­cha al­ter­na­ti­va. En los ar­tícu­los se pre­sen­ta­ban asi­mis­mo teo­rías cons­pi­ra­do­ras an­ti­se­mí­ti­cas y fre­cuen­tes dia­tri­bas con­tra los ho­mo­se­xua­les.

Más tar­de Paul se­ña­ló no ha­ber es­cri­to los bo­le­ti­nes. Pe­ro in­de­pen­dien­te­men­te del au­tor, la ima­gen que crea­ban lo vol­vían a él atrac­ti­vo an­te los na­cio­na­lis­tas blan­cos. Sin em­bar­go, di­chos se­gui­do­res no eran lo bas­tan­te nu­me­ro­sos co­mo pa­ra que Paul con­si­guie­ra la can­di­da­tu­ra re­pu­bli­ca­na y el pa­leo­li­ber­ta­ris­mo em­pe­zó a apa­gar­se.

En los úl­ti­mos años, no obs­tan­te, ha vuel­to a na­cer co­mo la de­re­cha al­ter­na­ti­va, al des­cu­brir una nue­va ge­ne­ra­ción de li­ber­ta­rios su le­ga­do ocul­to y em­pe­zar a adop­tar el ra­cis­mo y las teo­rías so­bre cons­pi­ra­cio­nes. El lla­ma­do de Roth­bard a ‘na­cio­nes so­be­ra­nas ba­sa­das en la ra­za y el ori­gen ét­ni­co’ es muy si­mi­lar a las creen­cias que en la ac­tua­li­dad ex­pre­san los se­gui­do­res de la de­re­cha al­ter­na­ti­va de Trump.

En el 2016, mu­chos, si no to­dos, los ex­tre­mis­tas que an­te­rior­men­te apo­ya­ban a Paul se han pues­to del la­do de Trump. En el 2007, Paul con­si­guió el apo­yo y el do­na­ti­vo de 500 dó­la­res por par­te de Don Black, el due­ño de Storm­front, un fo­ro de in­ter­net au­to­des­cri­to co­mo de ‘or­gu­llo blan­co’. A pe­sar de la ola de crí­ti­cas, Paul rehu­só de­vol­ver el di­ne­ro. Es­te mar­zo, Black ani­mó a sus ra­dio­es­cu­chas a vo­tar por Trump, aun si no es per­fec­to.

El con­duc­tor na­cio­na­lis­ta de ra­dio con se­de en Memp­his Ja­mes Ed­wards res­pal­dó a Paul y tam­bién apo­ya a Trump.

Du­ke, quien es­tá con­ten­dien­do de nue­vo por el Se­na­do, ha ma­ni­fes­ta­do asi­mis­mo en re­pe­ti­das oca­sio­nes su ad­mi­ra­ción por am­bos hom­bres. Aun­que Trump ca­si siem­pre ha re­ne­ga­do de Du­ke, en uno de sus bo­le­ti­nes Paul di­jo que las pos­tu­ras po­lí­ti­cas de és­te te­nían ‘pu­ro buen sen­ti­do– a pe­sar del ba­ga­je’ de la ex par­ti­ci­pa­ción de Du­ke en el Klan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.