¿Una nue­va épo­ca de es­ca­sez de mano de obra?

El Diario de El Paso - - Opinión - Ro­bert J. Sa­muel­son

Was­hing­ton— Ol­vi­de­mos la ‘eco­no­mía de los tra­ba­ji­tos’ (gig eco­nomy) –al me­nos por aho­ra. En 2016, es­ta­mos en me­dio de una trans­for­ma­ción his­tó­ri­ca del mer­ca­do la­bo­ral es­ta­dou­ni­den­se. La aten­ción po­pu­lar se cen­tra en Uber y en re­des si­mi­la­res con ba­se en In­ter­net, que co­nec­tan a com­pra­do­res y ven­de­do­res. ‘Tas­kRab­bit’, por ejem­plo, crea una pla­ta­for­ma pa­ra los que ne­ce­si­tan un ser­vi­cio (com­pra de co­mes­ti­bles, plo­me­ría) y los que es­tán dis­pues­tos a brin­dar­lo, por di­ne­ro. La me­jor ex­pre­sión del li­bre mer­ca­do, di­cen sus de­fen­so­res. No es cier­to, di­cen los crí­ti­cos. Eso crea una ga­lo­pan­te in­se­gu­ri­dad de in­gre­sos y de tra­ba­jo.

De cual­quier ma­ne­ra, la eco­no­mía de los tra­ba­ji­tos es­tá so­bre­va­lua­da. No es la prin­ci­pal má­qui­na de cam­bio. Da cuen­ta de só­lo el 0.5 por cien­to de los em­pleos, se­gún un nue­vo es­tu­dio de los eco­no­mis­tas Law­ren­ce Katz, de Har­vard, y Alan Krue­ger, de Prin­ce­ton. Eso es la mi­tad del 1 por cien­to de to­dos los pues­tos de tra­ba­jo, o al­re­de­dor de 750 mil de 150 mi­llo­nes. El cam­bio mu­cho ma­yor, con­clu­yó el es­tu­dio, se re­fie­re al re­em­pla­zo de pues­tos tra­di­cio­na­les de jor­na­les y sa­la­rios con lo que Krue­ger y Katz de­no­mi­na­ron ‘arre­glos la­bo­ra­les al­ter­na­ti­vos’.

En 2015, esos pues­tos no con­ven­cio­na­les re­pre­sen­ta­ron un 15.8 por cien­to del to­tal de los pues­tos de Es­ta­dos Uni­dos. Eso es ca­si uno de ca­da seis. Y ade­más, los ‘arre­glos la­bo­ra­les al­ter­na­ti­vos’ es­tán cre­cien­do rá­pi­da­men­te; en 2005, re­pre­sen­ta­ron só­lo el 10.7 por cien­to de to­dos los pues­tos de tra­ba­jo. Al­gu­nas in­dus­trias des­can­san, des­de ha­ce mu­cho, en la sub­con­tra­ta­ción (cons­truc­ción, trans­por­te en ca­mio­nes) o en el tra­ba­jo tem­po­ral (ven­ta al por me­nor) en lu­gar de los pa­tro­nes de em­pleo tra­di­cio­na­les. Pe­ro aho­ra, los pues­tos de ese ti­po se es­tán pro­pa­gan­do a la asis­ten­cia mé­di­ca y a las cien­cias de la compu­tación. So­bre­pa­san por mu­cho, más de 30-1, a los ‘tra­ba­ji­tos’. (Los ‘tra­ba­ji­tos’ se de­fi­nie­ron co­mo aque­llos que uti­li­zan In­ter­net pa­ra co­nec­tar a com­pra­do­res y ven­de­do­res de ser­vi­cios; los no tra­ba­ji­tos uti­li­zan mé­to­dos con­ven­cio­na­les).

Los ‘arre­glos al­ter­na­ti­vos de tra­ba­jo’ caen en dos ca­te­go­rías: (1) con­tra­tis­tas in­de­pen­dien­tes y free­lan­cers, ge­ne­ral­men­te tra­ba­jan in­de­pen­dien­te­men­te, des­de es­cri­to­res a in­ge­nie­ros de soft­wa­re; (2) tra­ba­ja­do­res de guar­dia, que tie­nen mo­men­tos de­sig­na­dos en que pue­den ser lla­ma­dos (o no) a tra­ba­jar –una prác­ti­ca co­mún en la co­mi­da al pa­so: (3) tra­ba­ja­do­res de agen­cias de tra­ba­jo tem­po­ra­les; (4) tra­ba­ja­do­res pro­por­cio­na­dos por em­pre­sas ba­jo con­tra­to– co­mo por ejem­plo, los ser­vi­cios de ca­fe­te­rías y de se­gu­ri­dad. ¿Qué con­clu­sio­nes sa­car de to­do es­to? Has­ta cier­to pun­to, es­tos pues­tos de tra­ba­jo re­fle­jan la tan ca­carea­da fle­xi­bi­li­dad de Es­ta­dos Uni­dos. Al­gu­nos ayu­dan a los tra­ba­ja­do­res ma­yo­res a pre­pa­rar­se pa­ra la ju­bi­la­ción –o pa­ra tra­ba­jar des­pués de ‘ju­bi­lar­se’. Ca­si un cuar­to de los tra­ba­ja­do­res de en­tre 55 y 74 años ‘es­ta­ban em­plea­dos en arre­glos la­bo­ra­les al­ter­na­ti­vos’, in­for­man Katz y Krue­ger. Pa­ra al­gu­nas fa­mi­lias es una ma­ne­ra más fá­cil de ba­lan­cear el tra­ba­jo y la fa­mi­lia; las mu­je­res ocu­pan más de la mi­tad de los pues­tos ‘al­ter­na­ti­vos’. Mien­tras tan­to, las em­pre­sas su­pues­ta­men­te aho­rran di­ne­ro adap­tan­do me­jor su fuer­za la­bo­ral a las ne­ce­si­da­des de la em­pre­sa. Es­to las ha­ce más efi­cien­tes, ren­ta­bles y com­pe­ti­ti­vas.

Pe­ro si se lle­va de­ma­sia­do le­jos –y na­die sa­be dón­de es­tá la lí­nea di­vi­so­ria– la pro­li­fe­ra­ción de los ‘arre­glos la­bo­ra­les al­ter­na­ti­vos’ ame­na­za con di­vi­dir el mer­ca­do la­bo­ral en for­ma in­de­sea­ble en­tre ‘los de aden­tro’ y ‘los de afue­ra’. Los de aden­tro cuen­tan con pues­tos ra­zo­na­ble­men­te es­ta­bles con ge­ne­ro­sos be­ne­fi­cios; los de afue­ra vi­ven más pre­ca­ria­men­te con tra­ba­jo pe­rió­di­co y be­ne­fi­cios es­ca­sos o inexis­ten­tes. Su in­se­gu­ri­dad se ex­tien­de por el es­pec­tro eco­nó­mi­co. Al­gu­nos tra­ba­ja­do­res ba­jo con­tra­to (con­sul­to­res, in­ge­nie­ros) tie­nen in­gre­sos ma­yo­res; los tra­ba­ja­do­res de guar­dia, me­no­res.

La eco­no­mía de ‘tra­ba­ji­tos’ ha si­do exa­ge­ra­da. Se pre­sen­ta co­mo la nue­va reali­dad del mer­ca­do la­bo­ral. No lo es. La nue­va reali­dad es la ma­ne­ra en que la vie­ja reali­dad se reha­ce. No sa­be­mos en ver­dad por qué ocu­rrió es­to. Una ex­pli­ca­ción plau­si­ble es que la mul­ti­pli­ca­ción de los ‘arre­glos la­bo­ra­les al­ter­na­ti­vos’ fue una con­se­cuen­cia de la Gran Re­ce­sión, que creó des­em­pleo ma­si­vo y vi­ró el po­der de ne­go­cia­ción a ma­nos de las em­pre­sas. Los que es­tán de­ses­pe­ra­dos por tra­ba­jar no pue­den ser me­lin­dro­sos con sus op­cio­nes. Los em­plea­do­res apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad pa­ra re­cor­tar cos­tos.

Lo que se ne­ce­si­ta es ve­ri­fi­car el po­ten­cial abu­so de los em­plea­do­res. La bue­na no­ti­cia es que los tra­ba­ja­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos po­drían es­tar re­cu­pe­ran­do par­te del po­der de ne­go­cia­ción per­di­do. La di­ná­mi­ca de ofer­ta y de­man­da pa­ra la mano de obra pa­re­ce más fa­vo­ra­ble. A me­di­da que la re­cu­pe­ra­ción pro­si­guió su cur­so, la re­ser­va de des­em­plea­dos se re­du­jo. En agos­to, la ta­sa de des­em­pleo fue del 4,9 por cien­to, mien­tras que en su mo­men­to pi­co al­can­zó el 10 por cien­to. Ade­más, la ju­bi­la­ción de los baby boo­mers re­fuer­za la com­pe­ti­ción por los bue­nos tra­ba­ja­do­res, ejer­cien­do una pre­sión as­cen­den­te so­bre los jor­na­les y brin­dan­do a los tra­ba­ja­do­res más po­si­bi­li­da­des.

Otras fuer­zas pre­sio­nan en la mis­ma di­rec­ción. Es pro­ba­ble que la in­mi­gra­ción se apla­que; el enor­me in­flu­jo de las mu­je­res en el mer­ca­do la­bo­ral pa­re­ce ha­ber lle­ga­do a su ci­ma. To­do ello tras­la­da el po­der de ne­go­cia­ción a los tra­ba­ja­do­res. Es im­pro­ba­ble que se con­tra­rres­te con el ad­ve­ni­mien­to de más ro­bots, otra ten­den­cia que fue exa­ge­ra­da.

Ya es­ta­mos vien­do prue­bas de un mer­ca­do la­bo­ral más equi­li­bra­do. Los au­men­tos de sa­la­rios y jor­na­les pro­me­dian aho­ra un 3,5 por cien­to anual, mien­tras que a fi­nes de 2013 fue­ron de un 2 por cien­to anual, in­for­ma la Re­ser­va Fe­de­ral de Atlan­ta. Es­to po­dría ser el pró­lo­go. En 2016, la gran es­pe­ran­za pa­ra los tra­ba­ja­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos es que en­tre­mos ca­lla­da­men­te en una épo­ca de es­ca­sez de la mano de obra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.