Hi­llary te­nía ra­zón so­bre la cons­pi­ra­ción de de­re­cha

El Diario de El Paso - - Clima - Ka­ren Tu­multy / The Was­hing­ton Post

Was­hing­ton – Las épi­cas ba­ta­llas en­tre los Clin­ton y sus tor­tu­ra­do­res de de­re­cha lle­van ca­si 25 años in­ci­dien­do en la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se.

Pe­ro du­ran­te el pri­mer año de la pre­si­den­cia de Bill Clin­ton hu­bo un mo­men­to cuan­do pu­do ha­ber­se cam­bia­do el tó­xi­co cur­so de esa his­to­ria, de no ha­ber si­do por los im­pul­sos de Hi­llary Clin­to ha­cia el her­me­tis­mo.

El 11 de di­ciem­bre de 1993 hu­bo una jun­ta ur­gen­te pa­ra ha­blar so­bre la so­li­ci­tud del Was­hing­ton Post de do­cu­men­tos so­bre Whi­te­wa­ter De­ve­lop­ment, la fa­lli­da in­ver­sión de bie­nes raí­ces de los Clin­ton en Ar­kan­sas que se ha­bía to­ca­do du­ran­te la cam­pa­ña pre­si­den­cial.

Los ase­so­res pre­si­den­cia­les Geor­ge Step­ha­no­pou­los y Da­vid Ger­gen abo­ga­ban por di­vul­gar to­do el ex­pe­dien­te. Tras unos cuan­tos días de du­ra co­ber­tu­ra pe­rio­dís­ti­ca, pro­nos­ti­ca­ban, el te­ma se ol­vi­da­ría cuan­do se des­cu­brie­ra no ha­ber na­da si­nies­tro.

El Pre­si­den­te no ce­dió —y los dos co­no­cían la ra­zón.

“Hi­llary Clin­ton no ve el mun­do de la mis­ma ma­ne­ra que lo ven otros en lo re­fe­ren­te a trans­pa­ren­cia y ren­di­ción de cuen­tas”, di­jo Ger­den en en­tre­vis­ta re­cien­te.

Ella no se en­con­tra­ba en la ha­bi­ta­ción, pe­ro los co­la­bo­ra­do­res sen­tían su pre­sen­cia.

“Ger­gen y yo no sa­bía­mos qué ha­bía en los do­cu­men­tos de Whi­te­wa­ter, pe­ro, fue­ra lo que fue­ra, Hi­llary no que­ría que se su­pie­ra —y lo ve­tó”, es­cri­bió Step­ha­no­pou­los en sus me­mo­rias “De­ma­sia­do hu­mano”.

Las con­se­cuen­cias de la de­ci­sión de ne­gar la in­for­ma­ción se­rían enor­mes. Cre­ció la pre­sión pa­ra que se nom­bra­ra un fis­cal, que ter­mi­nó sien­do Ken­neth Starr.

En las ex­ten­sas in­da­ga­to­rias de Starr se des­cu­brió la aven­tu­ra de Bill Clin­ton y Mó­ni­ca Le­winsky, lo cual con­du­jo a un jui­cio po­lí­ti­co por ju­rar en fal­so y obs­truir la jus­ti­cia.

Mien­tras tan­to, Hi­llary Clin­ton se­ría la úni­ca pri­me­ra da­ma en la his­to­ria en com­pa­re­cer an­te un ju­ra­do fe­de­ral.

Ger­gen, Step­ha­no­pou­los y otros co­la­bo­ra­do­res de pri­mer ni­vel de aque­lla épo­ca sos­tie­nen que na­da de es­to hu­bie­ra ocu­rri­do si Hi­llary Clin­ton hu­bie­ra si­do más fran­ca al prin­ci­pio.

Al ob­ser­var las con­tro­ver­sias que han ase­dia­do a la ac­tual cam­pa­ña pre­si­den­cial de la can­di­da­ta, so­bre to­do la re­fe­ren­te a sus emails pri­va­dos, Ger­gen se ha sor­pren­di­do an­te los pa­ra­le­los con aquel cru­cial mo­men­to de 1993.

“Hi­llary se ha pues­to una ca­pa pro­tec­to­ra”, opi­nó Ger­gen. “Su pri­me­ra res­pues­ta es, cuan­do la gen­te me per­si­ga voy a aco­ra­zar­me y sos­pe­char de sus mo­ti­vos”.

Clin­ton sa­có la lec­ción opues­ta de aque­llas tem­pra­nas ex­pe­rien­cias so­bre Whi­te­wa­ter —una que in­flu­ye en la for­ma en la cual ac­túa hoy en día. Su pos­tu­ra era que de­bió ha­ber pues­to más re­sis­ten­cia.

El 11 de enero de 1994, Geor­ge y Step­ha­no­pou­los con­ven­cie­ron a los Clin­ton de que de­bie­ron ha­ber so­li­ci­ta­do una in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te a fin de aca­llar el cre­cien­te fu­ror me­diá­ti­co.

El ver­da­de­ro pro­ble­ma, ar­gu­men­tó Clin­ton, era que “nos es­ta­ban arras­tran­do en lo que el ana­lis­ta po­lí­ti­co Jef­frey Too­bin pos­te­rior­men­te des­cri­bió co­mo la po­li­ti­za­ción del sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal y la pe­na­li­za­ción del sis­te­ma po­lí­ti­co”.

A par­tir de en­ton­ces ha cre­ci­do to­da una in­dus­tria en torno a los es­cán­da­los, seu­do­es­cán­da­los y teo­rías cons­pi­ra­to­rias de Clin­ton.

Se han re­ca­ba­do y gas­ta­do in­con­ta­bles mi­llo­nes de dó­la­res, tan­to por par­te de ad­ver­sa­rios co­mo de quie­nes la de­fien­den. Se han ini­cia­do in­ves­ti­ga­cio­nes con­gre­sis­tas en­ca­be­za­das por los re­pu­bli­ca­nos, mien­tras que gru­pos ob­ser­va­do­res con­ser­va­do­res han pre­sen­ta­do de­man­das. Los dos ban­dos li­bran una gue­rra cons­tan­te vía in­ter­net, pro­gra­mas de ra­dio y ca­na­les in­for­ma­ti­vos de ca­ble. En Ama­zon.com pue­den en­con­trar­se más de 40 li­bros con­tra Hi­llary. Tres de los 10 bes­tse­llers en­cua­der­na­dos de The New York Ti­mes son obras don­de se arre­me­te con­tra los Clin­ton.

Hi­llary Clin­ton te­nía ra­zón cuan­do hi­zo su fa­mo­sa de­cla­ra­ción de que ha­bía una “vas­ta cons­pi­ra­ción de de­re­cha” con­tra ella y su es­po­so. La opo­si­ción era y es apa­sio­na­da. Es­tá bien fi­nan­cia­da. Ve mo­ti­vos ocul­tos —a ve­ces ab­sur­dos— en ca­si to­do lo que los Clin­ton ha­gan.

Pa­ra cuan­to Ba­rack Oba­ma to­mó po­se­sión, lo que Hi­llary ha­bía des­cri­to co­mo cons­pi­ra­ción se ha­bía trans­for­ma­do en una ins­ti­tu­ción per­ma­nen­te. En el in­ter, Hi­llary Clin­ton se ha man­te­ni­do co­mo blan­co de un ti­po par­ti­cu­lar­men­te in­ten­so de vehe­men­cia.

“Con el tiem­po, al­gu­nos miem­bros de la ex­tre­ma de­re­cha la han con­ver­ti­do en ‘la ma­la’ con el fin de des­per­tar te­mor y re­cau­dar fon­dos”, di­jo el es­tra­te­ga re­pu­bli­cano John Wea­ver. “¿Es ella el diablo en­car­na­do? No. Es­tos crí­ti­cos ni si­quie­ra pue­den ex­pli­car por qué la odian. Se tra­ta de al­go mal­sano pa­ra nues­tra po­lí­ti­ca”.

La aver­sión de los Clin­ton a la trans­pa­ren­cia, así co­mo su ten­den­cia a elu­dir las re­glas y ac­tuar cer­ca del lí­mi­te le­gal y éti­co, ha fa­ci­li­ta­do las co­sas a sus enemi­gos.

Apa­ren­te­men­te se ha pro­fun­di­za­do la ten­den­cia de la pa­re­ja a es­tar la de­fen­si­va, lo cual preo­cu­pa a al­gu­nos ami­gos y ase­so­res.

Hi­llary Clin­ton no lo­gra des­ha­cer­se de las pre­gun­tas so­bre la ma­ne­ra co­mo usó una cuen­ta pri­va­da de email cuan­do fue se­cre­ta­ria de Es­ta­do y el ávi­do ape­ti­to de la Fun­da­ción Clin­ton por con­tri­bu­cio­nes de do­nan­tes que tie­nen ne­go­cios con el Go­bierno.

Los sondeos mues­tran que só­li­das ma­yo­rías de elec­to­res no la con­si­de­ran ho­nes­ta o con­fia­ble.

Lo an­te­rior se de­be a que las per­cep­cio­nes han dis­pues­to de mu­cho tiem­po pa­ra asen­tar­se. Exis­ten nu­me­ro­sas lecturas a las po­lé­mi­cas de los años 90 y a las que per­si­guen hoy en día a los Clin­ton.

Por otra par­te, mu­chos de los con­fu­sos ru­mo­res y teo­rías cons­pi­ra­to­rias que han ron­da­do en el trans­cur­so de los años en torno a los Clin­ton han re­sul­ta­do in­fun­da­dos —has­ta ri­dícu­los. Y sin em­bar­go per­sis­ten. “Al pa­re­cer exis­te la creen­cia eter­na de que es­te mé­to­do no fa­lla”, opi­nó Da­vid Brock, quien di­ri­ge un gru­po de or­ga­ni­za­cio­nes alia­das con los Clin­ton y que ha es­ta­do en am­bos ban­dos de las gue­rras con­tra ellos. Cuan­do una no fun­cio­na, agre­gó, “se crea otra cons­pi­ra­ción”.

To­das las con­tro­ver­sias sur­gi­das du­ran­te los ochos años de go­bierno de Bill Clin­ton apro­ve­cha­ron el ci­nis­mo y la sus­pi­ca­cia que se re­mon­tan al pri­mer “ga­te” —Wa­ter­ga­te.

Wa­ter­ga­te desató nue­vas me­di­das le­ga­les con­tra la co­rrup­ción. Mien­tras tan­to, los me­dios se ha­bían vuel­to más es­cép­ti­cos y me­nos dis­pues­tos a creer to­do lo que di­je­ran los fun­cio­na­rios.

Cuan­do Bill y Hi­llary Clin­ton lle­ga­ron a la Ca­sa Blan­ca, ca­zar ca­be­zas ya for­ma­ba par­te de la cul­tu­ra po­lí­ti­ca en Was­hing­ton.

Uno de los gru­pos más obs­ti­na­dos con­tra los Clin­ton ha si­do Ju­di­cial Watch, una or­ga­ni­za­ción con­ser­va­do­ra fun­da­da en 1994. Ac­tual­men­te tie­ne 18 de­man­das pa­ra obli­gar a dar a co­no­cer ar­chi­vos pú­bli­cos co­rres­pon­dien­tes a la ges­tión de Hi­llary Clin­ton en el De­par­ta­men­to de Es­ta­do.

“La in­fra­es­truc­tu­ra per­ma­nen­te al­re­de­dor de la co­rrup­ción gu­ber­na­men­tal em­pe­zó con Wa­ter­ga­te. Has­ta Ju­di­cial Watch, to­dos los gru­pos ob­ser­va­do­res eran de iz­quier­da”, di­jo el pre­si­den­te de Ju­di­cial Watch Tom Fit­ton. “La de­re­cha ca­da vez es­tá usan­do las mis­mas he­rra­mien­tas con gran­des re­sul­ta­dos”.

¿Por qué re­pre­sen­ta­ron los Clin­ton un blan­co tan ten­ta­dor, y por qué han se­gui­do sién­do­lo to­dos es­tos años?

La pa­re­ja te­nía repu­tación de ta­par la ver­dad aun an­tes de al­can­zar la Ca­sa Blan­ca. Ade­más fue­ron los pri­me­ros “baby boo­mers” en lle­gar a la Pre­si­den­cia, tra­yen­do los de­ba­tes sin re­sol­ver que des­de los años 60 ha­bían en­fren­ta­do a iz­quier­da y de­re­cha.

“Re­pre­sen­tan un enor­me cam­bio cul­tu­ral, no só­lo ge­ne­ra­cio­nal­men­te, sino Hi­llary co­mo pri­me­ra da­ma con una iden­ti­dad pro­fe­sio­nal pro­pia y una car­te­ra po­lí­ti­ca. To­do eso ins­pi­ró mu­cho mie­do a los opo­si­to­res de ese cam­bio”, di­jo Brock.

Hay quien ase­gu­ra que lo que mo­les­tó en reali­dad a la de­re­cha fue el he­cho de que Bill Clin­ton re­sul­ta­ra un po­lí­ti­co tan há­bil.

En cier­to mo­men­to, el equi­po Clin­ton reunió un re­por­te in­terno de 332 pá­gi­nas en el cual se ale­ga­ba “un flu­jo de co­mu­ni­ca­ción de co­mer­cio cons­pi­ra­to­rio”.

la can­di­da­ta de­mó­cra­ta a la Pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos 62Fal­tan días

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.