En pi­ca­da, ar­gu­men­to por un mu­ro fron­te­ri­zo

El Diario de El Paso - - Opinión - Eduar­do Por­ter

¿Exis­te efec­ti­va­men­te un ar­gu­men­to pa­ra El Mu­ro?

El alar­de de Do­nald Trump so­bre la cons­truc­ción de un "gran­de, her­mo­so" mu­ro a lo lar­go de la fron­te­ra sur su­mi­nis­tró cla­ra­men­te un im­pul­so a su can­di­da­tu­ra, dis­cu­ti­ble­men­te ge­ne­rán­do­le la no­mi­na­ción pre­si­den­cial de los re­pu­bli­ca­nos. A la par de su pro­me­sa so­bre la de­por­ta­ción de mi­llo­nes de in­mi­gran­tes que es­tán vi­vien­do en Es­ta­dos Uni­dos sin au­to­ri­za­ción le­gal, si­gue sien­do el te­ma re­cu­rren­te de su cam­pa­ña, pe­se a es­ta­lli­dos oca­sio­na­les de re­tó­ri­ca más sua­ve.

Trump no es­tá equi­vo­ca­do en cuan­to a que, en el úl­ti­mo cuar­to de siglo, la in­mi­gra­ción des­de Mé­xi­co y otros paí­ses en el sur más po­bre ha las­ti­ma­do a al­gu­nos tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses que com­pi­tie­ron con in­mi­gran­tes en el mer­ca­do la­bo­ral. No es so­lo su in­quie­tud, te­mo­res si­mi­la­res es­tán sien­do com­par­ti­dos por sin­di­ca­tos la­bo­ra­les y otros a la iz­quier­da en el es­pec­tro po­lí­ti­co. Con lo im­pro­ba­ble que es­to pu­die­ra pa­re­cer, la cues­tión que él sa­ca a co­la­ción es le­gí­ti­ma.

Pe­ro, in­clu­so con­si­de­ran­do la me­jor si­tua­ción po­si­ble, la res­pues­ta si­gue sien­do di­rec­ta: No. In­clu­so si so­lo te in­tere­san los tra­ba­ja­do­res más las­ti­ma­dos por nue­va mano de obra in­mi­gran­te, las pro­pues­tas de Trump sim­ple­men­te no va­len la pe­na el cos­to.

En un ar­tícu­lo en la Re­vis­ta de Pers­pec­ti­vas Eco­nó­mi­cas pro­gra­ma­do pa­ra ser pu­bli­ca­do es­te oto­ño, Gor­don H. Han­son y Craig McIn­tosh de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en San Die­go, ex­po­nen la ra­zón más ob­via de que ais­lar a Mé­xi­co con un mu­ro no ten­dría sen­ti­do: los me­xi­ca­nos ya no es­tán vi­nien­do.

Los que lle­ga­ron en los años 80 y 90 na­cie­ron en los años 60 y 70, cuan­do las ta­sas de fer­ti­li­dad de Mé­xi­co eran de has­ta sie­te hi­jos por mu­jer. Mé­xi­co fue gol­pea­do por re­pe­ti­das cri­sis ma­cro­eco­nó­mi­cas. Pa­ra los me­xi­ca­nos que cre­cie­ron en esa épo­ca, las pers­pec­ti­vas de un em­pleo en la prós­pe­ra eco­no­mía de Es­ta­dos Uni­dos en esa era va­lía la pe­na el re­to de en­fren­tar el desierto de Ari­zo­na y la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za.

Mé­xi­co es un país di­fe­ren­te hoy día. Es más vie­jo des­de 1970, las ta­sas de fer­ti­li­dad han ba­ja­do a jus­to por arri­ba de la ta­sa de re­em­pla­zo de 2.1. Su fuer­za la­bo­ral es­tá cre­cien­do apro­xi­ma­da­men­te al mis­mo pa­so que en Es­ta­dos Uni­dos. Y si bien Mé­xi­co si­gue sien­do mu­cho más po­bre, ya no es pro­pen­so a cri­sis y mar­ca­dos au­men­tos en el des­em­pleo ca­da dos años.

“La con­clu­sión de la tran­si­ción de­mo­grá­fi­ca en la ma­yor par­te del He­mis­fe­rio Oc­ci­den­tal de­ja a uno pre­gun­tán­do­se si los be­ne­fi­cios de con­ti­nuar con gas­to pa­ra la apli­ca­ción de le­yes de EU jus­ti­fi­ca­rán sus cos­tos”, con­clu­ye­ron Han­son y McIn­tosh.

Por su­pues­to, es­to no re­sol­ve­rá la dis­cu­sión a sa­tis­fac­ción de la enoja­da ba­se de Trump, in­te­gra­da por hom­bres blan­cos de cla­se tra­ba­ja­do­ra. Y qui­zá el aná­li­sis de­mo­grá­fi­co tie­ne pun­tos cie­gos. ¿Qué hay de in­mi­gran­tes no au­to­ri­za­dos de Áfri­ca y Orien­te Me­dio, don­de las ta­sas de fer­ti­li­dad aún son al­tas, fre­cuen­tes los con­flic­tos y po­bres las pers­pec­ti­vas la­bo­ra­les?

Qui­zá ellos no sean de­te­ni­dos con un mu­ro li­te­ral; es más pro­ba­ble que lle­guen le­gal­men­te y ex­ce­dan el pla­zo de su vi­sa. ¿Pe­ro, no jus­ti­fi­can ellos un gas­to ma­yor en apli­ca­ción de le­yes de in­mi­gra­ción?

No pue­do pen­sar en na­die en­tre las fi­las de pro­mi­nen­tes ex­per­tos de in­mi­gra­ción que ha­ría un me­jor ase­sor pa­ra la cam­pa­ña Trump que Geor­ge J. Bor­jas. Du­ran­te una lar­ga pro­lí­fi­ca ca­rre­ra, Bor­jas, pro­mi­nen­te economista de Har­vard, ha es­cri­to in­nu­me­ra­bles do­cu­men­tos y li­bros en don­de ex­po­ne un ar­gu­men­to por me­nos in­mi­gran­tes y po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias más res­tric­ti­vas.

Bor­jas re­co­no­ce que el re­pun­te de la in­mi­gra­ción ha­cia Es­ta­dos Uni­dos de 1990 a 2010 pro­du­jo un be­ne­fi­cio ne­to a la eco­no­mía: 50,000 mi­llo­nes de dó­la­res al año, con ba­se en un in­for­me que se­rá pu­bli­ca­do por la Aca­de­mia Na­cio­nal de Cien­cia. De cual­quier for­ma, no­ta, na­da de es­to fue a los tra­ba­ja­do­res. Los tra­ba­ja­do­res que de­ser­ta­ron de la edu­ca­ción pre­pa­ra­to­ria, de­cla­ra, per­die­ron en gran­de.

La in­ves­ti­ga­ción eco­nó­mi­ca de Bor­jas, tra­za­da en su li­bro de 2014, ‘Eco­no­mía de la in­mi­gra­ción’ (‘Im­mi­gra­tion Eco­no­mics’, Har­vard Uni­ver­sity Press) y reite­ra­da en su pró­xi­mo ‘No­so­tros que­ría­mos tra­ba­ja­do­res’ (‘We Wan­ted Wor­kers’, W.W. Nor­ton), con­clu­yó que el ex­ce­so en la in­mi­gra­ción du­ran­te dos dé­ca­das re­du­jo 3.1 por cien­to, a lar­go pla­zo, los sa­la­rios de de­ser­to­res de pre­pa­ra­to­ria na­ci­dos en EU. Es­ta pe­na­li­za­ción, que to­ma en cuen­ta có­mo reac­cio­na­rían ne­go­cios al in­ver­tir más en em­pre­sas que pu­die­ran lu­crar a par­tir de la nue­va mano de obra in­mi­gran­te, equi­va­le a al­re­de­dor de 900 dó­la­res anua­les.

Es­te aná­li­sis ha si­do cri­ti­ca­do por otros aca­dé­mi­cos por ha­cer su­po­si­cio­nes que ha­cen ver la ima­gen más som­bría de lo que es real­men­te. Por ejem­plo, da por he­cho que in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos sin di­plo­ma de pre­pa­ra­to­ria son per­fec­tos subs­ti­tu­tos de tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses sin di­plo­ma de pre­pa­ra­to­ria, in­ve­ro­sí­mil pro­pues­ta tan so­lo con ba­se en el idio­ma.

Ac­tual­men­te, la apli­ca­ción de le­yes de in­mi­gra­ción cuesta 30 mil mi­llo­nes de dó­la­res al año y, a de­cir del pro­pio Trump, la fron­te­ra aún trans­mi­te la sen­sa­ción de un que­so sui­zo. ¿Se de­be­ría du­pli­car eso? ¿Cua­dru­pli­car? ¿Qué hay del cos­to de en­con­trar y de­por­tar a 11 mi­llo­nes de per­so­nas que han he­cho sus vi­das en Es­ta­dos Uni­dos, en mu­chos ca­sos te­nien­do hi­jos que tie­nen el de­re­cho le­gal a que­dar­se?

Qui­zá más sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te es el in­men­so cos­to pa­ra los mis­mos in­mi­gran­tes; me­di­do en opor­tu­ni­da­des per­di­das por al­can­zar una vi­da me­jor. Es­to pu­die­ra no ser del in­te­rés de par­ti­da­rios de Trump. Sin em­bar­go, va­le la pe­na pon­de­rar el cos­to pa­ra la es­ta­bi­li­dad me­xi­ca­na - y sus efectos la­te­ra­les so­bre Es­ta­dos Uni­dos - si Mé­xi­co hu­bie­ra pa­sa­do por las mu­chas cri­sis de los años 80 y 90 sin la vál­vu­la de es­ca­pe de la mi­gra­ción.

La po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción de EU a lo lar­go de las úl­ti­mas dos dé­ca­das pu­die­ra pa­re­cer un desas­tre. De cual­quier for­ma, “si pu­dié­ra­mos re­gre­sar en el tiem­po”, di­jo Han­son, “no es­toy se­gu­ro de que ha­bría­mos he­cho las co­sas de otra ma­ne­ra”.

Y si la eco­no­mía nos en­se­ña al­go, es que bue­na par­te del di­ne­ro po­dría ha­ber si­do in­ver­ti­do me­jor en al­go más. En vez de un nue­vo mu­ro, ¿qué tal un crédito ma­yor al im­pues­to so­bre in­gre­sos per­ci­bi­dos? ¿O qué tal más ca­pa­ci­ta­ción pa­ra tra­ba­ja­do­res con es­ca­sas ha­bi­li­da­des?

“¿Dón­de de­be­ría es­tar la po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción en­tre las op­cio­nes pa­ra ayu­dar­les a los tra­ba­ja­do­res con sa­la­rios es­tan­ca­dos?”, pre­gun­tó Han­son. “Creo que eso de­be­ría es­tar muy aba­jo en la lis­ta”.

Pe­se a to­do su es­cep­ti­cis­mo so­bre los be­ne­fi­cios de la in­mi­gra­ción, es­to es al­go con lo que in­clu­so Bor­jas pu­die­ra coin­ci­dir.

“Qui­zá te­ne­mos que pen­sar so­bre la in­mi­gra­ción en tér­mi­nos más am­plios”, me di­jo. “Qui­zá la dis­cu­sión no de­be­ría ser so­lo so­bre quién ob­tie­ne un car­né ver­de sino so­bre có­mo los be­ne­fi­cios de la in­mi­gra­ción po­drían ser dis­tri­bui­dos más equi­ta­ti­va­men­te. Eso acla­ra­ría lo que es­tá en jue­go”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.