Clinton y la in­mi­gra­ción

El Diario de El Paso - - Opinión - Ru­ben Na­va­rret­te Jr. ru­ben@ru­ben­na­va­rret­te.com.

San Die­go – Du­ran­te un re­cien­te dis­cur­so an­te un pú­bli­co en su ma­yor par­te his­pano, en Reno, Ne­va­da, Hi­llary Clinton cri­ti­có a Do­nald Trump por pro­pa­gar “pre­jui­cios y pa­ra­noia”. La can­di­da­ta de­mó­cra­ta, uti­li­zó un re­frán me­xi­cano, que esen­cial­men­te equi­va­le a de­cir que uno es cul­pa­ble por aso­cia­ción.

“Hay un vie­jo pro­ver­bio me­xi­cano que di­ce: di­me con quién an­das y te di­ré quién eres”, ex­pre­só a sus se­gui­do­res.

El ob­je­ti­vo de Trump, di­jo Clinton, es “que Es­ta­dos Uni­dos vuel­va a odiar otra vez”. Des­pués de to­do, agre­gó, ob­ser­ven el malicioso ma­ne­jo del te­ma de la in­mi­gra­ción por par­te del re­pu­bli­cano.

To­do eso es cier­to. Pe­ro el pro­ble­ma es que Clinton no es la per­so­na in­di­ca­da pa­ra juz­gar a los de­más por la com­pa­ñía que es­co­gen –es­pe­cial­men­te en el asun­to de la in­mi­gra­ción, don­de sus ma­nos es­tán le­jos de es­tar lim­pias. Ob­ser­ven só­lo a al­gu­nos de sus aso­cia­dos más cer­ca­nos:

– El al­cal­de de Chica­go, Rahm Ema­nuel es un ami­go de lar­ga da­ta y fue un al­to ase­sor de Bill Clinton. Ema­nuel apo­yó la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Hi­llary Clinton en 2014, an­tes de que se lan­za­ra. No es de sor­pren­der que CNN, es­te año, di­je­ra “po­cas per­so­nas son más alle­ga­das a los Clinton que Ema­nuel.”

En los años 90, mien­tras tra­ba­ja­ba en la Ca­sa Blan­ca, Ema­nuel ur­gió a Bill Clinton a ser du­ro en cuan­to al cum­pli­mien­to de la ley de in­mi­gra­ción, co­mo Ri­chard Ni­xon lo fue­ra con la cri­mi­na­li­dad--con el mis­mo ob­je­ti­vo de atraer vo­tos blan­cos. En 2006, mien­tras ser­vía en el Con­gre­so, Ema­nuel ayu­dó a los de­mó­cra­tas a re­cu­pe­rar la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. To­do lo que los de­mó­cra­tas te­nían que ha­cer pa­ra man­te­ner­la, se con­ven­ció, era pos­ter­gar el te­ma de la in­mi­gra­ción lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra que que­da­ra ol­vi­da­do. Ex­pre­só a le­gis­la­do­res his­pa­nos que el asun­to era “ful­mi­nan­te”. Lo to­cas, y mue­res.

Uno de esos le­gis­la­do­res, el re­pre­sen­tan­te Luis Gu­tié­rrez, de­mó­cra­ta por Illi­nois, más tar­de apo­yó a ad­ver­sa­rios de Ema­nuel en la con­tien­da por la al­cal­día de Chica­go en 2011, y has­ta hi­zo un anun­cio en que acu­sa­ba a su ex co­le­ga por el he­cho de que el Con­gre­so nun­ca lo­gra­ra la re­for­ma mi­gra­to­ria in­te­gral.

Si tu­vié­ra­mos que dar ca­li­fi­ca­cio­nes por la for­ma en que se ma­ne­jó el asun­to de la in­mi­gra­ción, Ema­nuel se sa­ca­ría una “D”.

– Des­pués, es­tá el ma­ri­do de Hi­llary, el ex pre­si­den­te que adop­tó el cí­ni­co con­se­jo de Ema­nuel de es­ca­lar las de­por­ta­cio­nes a fin de atraer a elec­to­res blan­cos.

Bill Clinton tam­bién mi­li­ta­ri­zó la fron­te­ra me­xi­cano-ame­ri­ca­na al au­men­tar la can­ti­dad de cer­cas y agen­tes de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za en tres pun­tos di­fe­ren­tes--en Ca­li­for­nia, Ari­zo­na y Te­xas. Los ac­ti­vis­tas de los de­re­chos hu­ma­nos que tra­ba­jan en la fron­te­ra di­cen que la cam­pa­ña con­du­jo a in­nu­me­ra­bles muer­tes, ya que los in­mi­gran­tes fue­ron en­cau­za­dos a cru­zar por mon­ta­ñas y de­sier­tos.

Fi­nal­men­te, Clinton fir­mó la Ley de Re­for­ma de la In­mi­gra­ción Ile­gal y Res­pon­sa­bi­li­dad del In­mi­gran­te de 1996, que fa­ci­li­tó la de­por­ta­ción de in­di­vi­duos y di­fi­cul­tó su re­in­gre­so le­gal, al prohi­bir el re­in­gre­so en los 10 años pos­te­rio­res a una de­por­ta­ción. Esa te­rri­ble ley es al­go con que los abo­ga­dos de in­mi­gra­ción de­ben ba­ta­llar to­dos los días. La ca­li­fi­ca­ción de Bill Clinton: ‘D-’. – Fi­nal­men­te, es­tá el pre­si­den­te Oba­ma, en cu­ya ad­mi­nis­tra­ción Hi­llary Clinton se desem­pe­ñó co­mo se­cre­ta­ria de Es­ta­do. Oba­ma rá­pi­da­men­te que­bró su pro­me­sa de la cam­pa­ña de con­ver­tir la re­for­ma mi­gra­to­ria en al­ta prio­ri­dad y, en sus dos pe­río­dos, de­por­tó a ca­si 3 mi­llo­nes de per­so­nas, des­tru­yó cien­tos de mi­les de fa­mi­lias y envió a ca­sas de aco­gi­da a de­ce­nas de mi­les de ni­ños na­ci­dos en Es­ta­dos Uni­dos, cu­yos pa­dres fue­ron de­por­ta­dos. Re­sis­tió du­ran­te tres años a los re­for­mis­tas que le im­plo­ra­ban que uti­li­za­ra su po­der eje­cu­ti­vo pa­ra de­te­ner las de­por­ta­cio­nes, ne­gan­do que te­nía ese po­der. Oba­ma mi­la­gro­sa­men­te des­cu­brió esa au­to­ri­dad en 2012, cuan­do se pre­sen­tó a ree­lec­ción y ne­ce­si­tó reac­ti­var a los elec­to­res la­ti­nos; y reali­zó un des­cu­bri­mien­to si­mi­lar en 2014, cuan­do in­ten­tó ayu­dar a miem­bros de­mó­cra­tas del Con­gre­so en las elec­cio­nes de mi­tad de pe­río­do.

El pre­si­den­te tam­bién afir­mó que su go­bierno es­ta­ba de­por­tan­do a de­lin­cuen­tes y “miem­bros de ma­ras” cuan­do la re­vi­sión de sus da­tos mos­tra­ba lo con­tra­rio. Fi­nal­men­te, Oba­ma sa­có del país a de­ce­nas de mi­les de re­fu­gia­dos de Amé­ri­ca Cen­tral--en su ma­yo­ría mu­je­res y ni­ños--y en­car­ce­ló a mi­les más in­de­fi­ni­da­men­te en cen­tros de de­ten­ción, en su ma­yor par­te sin el de­bi­do pro­ce­so. Y Oba­ma tra­tó de cu­brir sus crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad acu­san­do a los re­pu­bli­ca­nos de los ma­les que su go­bierno lle­vó a ca­bo. La ca­li­fi­ca­ción de Oba­ma: ‘F-’. Esos char­la­ta­nes son los ami­gui­tos de Hi­llary Clinton. An­da con ellos. Por lo tan­to –se­gún ese pro­ver­bio me­xi­cano que tan­to le gus­ta– eso de­be­ría de­cir­nos, exac­ta­men­te, quién es ella.

La di­rec­ción elec­tró­ni­ca de Ru­ben Na­va­rret­te es

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.