Fin­gió ser ale­ma­na pa­ra es­piar a na­zis

So­bre­vi­vien­te del Ho­lo­caus­to pre­sen­ta­rá sus me­mo­rias en El Pa­so

El Diario de El Paso - - El Paso - De la Re­dac­ción/El Dia­rio de El Pa­so

En ple­na Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, a los 24 años de edad Mart­he Cohn desafió el pe­li­gro pa­ra es­piar al ejér­ci­to de la Ale­ma­nia na­zi, ha­cién­do­se pa­sar por una en­fer­me­ra ale­ma­na, de­bi­do a que ha­bla­ba el idio­ma sin acen­to.

Sien­do ju­día, se tra­ta­ba de una mi­sión de ca­rác­ter sui­ci­da que Cohn reali­zó con va­len­tía en el año de 1944. La in­for­ma­ción que ob­tu­vo al pre­ten­der que in­da­ga­ba el pa­ra­de­ro de su pro­me­ti­do, le per­mi­tió sal­var vi­das de la Re­sis­ten­cia Fran­ce­sa, mien­tras en­tra­ba y sa­lía de las lí­neas de ba­ta­lla ale­ma­nas,

“Cuan­do les con­ta­ba de mis ac­cio­nes na­die me creía”, di­ce la so­bre­vi­vien­te del Ho­lo­caus­to, de 96 años, que re­si­de aho­ra en Ca­li­for­nia. “Pen­sa­ban que eran cuen­tos”.

A 72 años de es­tos he­chos, Mart­he Cohn es­ta­rá en El Pa­so es­te do­min­go 10 de sep­tiem­bre pa­ra pre­sen­tar su li­bro de me­mo­rias, ti­tu­la­do Behind Enemy Li­nes: The True Story of a French Je­wish Spy in Na­zi Ger­many (De­trás de las lí­neas enemi­gas: la ver­da­de­ra his­to­ria de una es­pía ju­día en la Ale­ma­nia na­zi).

“No te­nía ni idea de en lo que es­ta­ba me­tién­do­me”, di­jo Cohn. “No soy men­ti­ro­sa o ac­triz, pe­ro mi su­per­vi­ven­cia de­pen­día de es­to… lo hi­ce por lo que los ale­ma­nes nos hi­cie­ron”, co­men­ta.

Na­ci­da en el seno de una fa­mi­lia ju­día or­to­do­xa, en la zo­na fron­te­ri­za en­tre Fran­cia y Ale­ma­nia, Mart­he fue tes­ti­go de có­mo una de sus her­ma­nas fue en­via­da al cam­po de con­cen­tra­ción de Ausch­witz y nun­ca vol­vió a sa­ber de su pa­ra­de­ro.

En no­viem­bre de 1944, tras la li­be­ra­ción de Pa­rís, Cohn se en­lis­tó en la Re­sis­ten­cia Fran­ce­sa. Pa­ra en­ton­ces, su pro­me­ti­do ha­bía si­do ase­si­na­do por los na­zis.

Apro­ve­chan­do su do­mi­nio de la len­gua ger­ma­na lo­gró in­tro­du­cir­se en te­rri­to­rio ale­mán, des­de don­de en­via­ba re­por­tes de in­te­li­gen­cia militar, pe­ro aún así no fue fá­cil.

“Cuan­do se en­te­ra­ron de que ha­bla­ba ale­mán me pro­pu­sie­ron que par­ti­ci­pa­ra en una mi­sión de es­pio­na­je. La in­te­li­gen­cia fran­ce­sa bus­ca­ba a una mu­jer que hablara ale­mán co­mo es­pía”, di­ce Cohn.

Des­pués de 14 in­ten­tos frus­tra­dos por in­gre­sar a Ale­ma­nia, en el nú­me­ro 15 lo­gró su co­me­ti­do, en­tran­do por la fron­te­ra con Sui­za. En sus bol­sas por­ta­ba una iden­ti­fi­ca­ción ale­ma­na y la fo­to­gra­fía de un sol­da­do ger­mano –su su­pues­to no­vio– a quien de­cía que in­ten­ta­ba lo­ca­li­zar.

Du­ran­te tres me­ses deam­bu­ló por Ale­ma­nia has­ta que co­no­ció a un ofi­cial de las SS que le per­mi­tió in­gre­sar al cam­po de ba­ta­lla. Ahí su­po, en­tre otras co­sas, la po­si­ción de una uni­dad militar ale­ma­na lis­ta pa­ra em­bos­car al Ejér­ci­to de EU; es­ta in­for­ma­ción le per­mi­tió sal­var de­ce­nas de vi­das alia­das.

“Ten­go un sex­to sen­ti­do del pe­li­gro”, di­jo Cohn. “Es por eso que si­go vi­va”.

mart­he cohn

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.