Co­lom­bia: un país mo­no­te­má­ti­co

El Diario de El Paso - - Opinión - An­drés Op­pen­hei­mer Co­rreo de An­drés Op­pen­hei­mer: aop­pen­hei­mer@mia­mihe­rald.com

Car­ta­ge­na, Co­lom­bia – Lo que si­gue a con­ti­nua­ción son cua­tro con­clu­sio­nes de un via­je a Co­lom­bia, don­de en­tre­vis­té al pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos so­bre el re­fe­rén­dum del 2 de oc­tu­bre so­bre el acuer­do de paz con las FARC pa­ra ter­mi­nar con el con­flic­to ar­ma­do de cin­co dé­ca­das en es­te país.

En pri­mer lu­gar, el acuer­do de paz no es ni el pun­to de in­fle­xión en la his­to­ria de Co­lom­bia que con­du­ci­rá a la pros­pe­ri­dad y se con­ver­ti­rá en un mo­de­lo pa­ra la re­so­lu­ción de los con­flic­tos ar­ma­dos a ni­vel mun­dial, co­mo afir­ma San­tos, ni tam­po­co se­rá una ren­di­ción ca­tas­tró­fi­ca ante las FARC que con­ver­ti­rá a Co­lom­bia en un es­ta­do so­cia­lis­ta su­mi­do en la mi­se­ria al es­ti­lo de Ve­ne­zue­la, co­mo opi­nan los crí­ti­cos.

En cambio, se­rá una ho­ja de pa­pel que se fir­ma­rá el 26 de sep­tiem­bre con bom­bos y pla­ti­llos, que re­sul­ta­rá en la des­mi­li­ta­ri­za­ción de mu­chos –pe­ro no to­dos– los apro­xi­ma­da­men­te 7 mil gue­rri­lle­ros de las FARC.

Mu­chos miem­bros de las FARC se uni­rán a los car­te­les del nar­co­trá­fi­co, o cam­bia­rán sus uni­for­mes por los del ELN u otros gru­pos gue­rri­lle­ros.

Re­cha­zan­do la idea de que las FARC se uni­rán a los car­te­les de la dro­ga, San­tos me di­jo que, por el con­tra­rio, el acuer­do de paz in­clu­ye un com­pro­mi­so de las FARC de que “ellos van a co­la­bo­rar con el Es­ta­do en la sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos ilí­ci­tos por lí­ci­tos”.

Los crí­ti­cos de San­tos afir­man que esas no son más que ilu­sio­nes.

En se­gun­do lu­gar, es pro­ba­ble que San­tos ga­ne el re­fe­rén­dum del 2 de oc­tu­bre so­bre los acuer­dos de paz.

Las en­cues­tas mues­tran que el vo­to a fa­vor del acuer­do es­tá ga­nan­do, y una an­da­na­da de pro­pa­gan­da gu­ber­na­men­tal, con el pe­so adi­cio­nal de los lí­de­res ex­tran­je­ros dan­do su ben­di­ción al acuer­do, con­se­gui­rán un apo­yo aún ma­yor al mis­mo.

Los crí­ti­cos de San­tos afir­man que el re­fe­rén­dum es una far­sa, por­que la pre­gun­ta que el go­bierno pre­sen­ta­rá a los vo­tan­tes se­rá si apoyan el acuer­do “pa­ra la ter­mi­na­ción del con­flic­to y la cons­truc­ción de una paz es­ta­ble y du­ra­de­ra”.

Si se pre­gun­ta­ra a los vo­tan­tes si apoyan “el acuer­do de paz con las FARC”, mu­chos más vo­ta­rían con­tra el acuer­do, di­cen los crí­ti­cos.

En ter­cer lu­gar, los co­man­dan­tes de las FARC acu­sa­dos de crí­me­nes de gue­rra, ta­les co­mo se­cues­tro y es­cla­vi­tud de me­no­res, es­ta­rán su­je­tos a con­de­nas re­la­ti­va­men­te le­ves.

Crí­ti­cos co­mo la or­ga­ni­za­ción de de­re­chos hu­ma­nos Hu­man Rights Watch y el ex pre­si­den­te co­lom­biano Al­va­ro Uri­be han exi­gi­do que los res­pon­sa­bles de crí­me­nes de gue­rra cum­plan con­de­nas de cár­cel, y di­cen que –bajo es­tos acuer­dos– po­drán cum­plir con­de­nas bre­ves en lu­ga­res có­mo­dos, co­mo cam­pos de golf.

San­tos me di­jo que los cri­mi­na­les de gue­rra de las FARC cum­pli­rán con­de­nas de en­tre cin­co y ocho años con “una res­tric­ción efec­ti­va de su li­ber­tad”.

Agre­gó que “no es una cár­cel con ba­rro­tes, ni con pi­ya­mas de ra­yas” co­mo desean los crí­ti­cos, pe­ro tam­po­co se­rá en un cam­po de golf.

En cuar­to lu­gar, tal vez el más importante, Co­lom­bia se ha con­ver­ti­do en un país en el cual el acuer­do de paz con las FARC ha do­mi­na­do la agen­da po­lí­ti­ca de los úl­ti­mos tres años.

Y puede que si­ga así, por­que aun­que San­tos ga­ne el re­fe­rén­dum, la im­ple­men­ta­cion del acuer­do se­gui­rá sien­do un te­ma de dispu­tas.

Mi opi­nión: Co­lom­bia de­be­ría de­jar de ser un país mo­no­te­má­ti­co, y em­pe­zar a ha­blar de otros te­mas igual­men­te im­por­tan­tes, co­mo di­ver­si­fi­car su eco­no­mía y me­jo­rar sus ni­ve­les de edu­ca­ción e in­no­va­ción. El 83 por cien­to de las ex­por­ta­cio­nes de Co­lom­bia son ma­te­rias pri­mas.

Y du­ran­te los úl­ti­mos tres años, el país ha cor­ta­do al­gu­nos fon­dos de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo.

Mien­tras que Is­rael y Corea del Sur in­vier­ten más del 4 por cien­to de su pro­duc­to bru­to en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, Co­lom­bia in­vier­te so­la­men­te el 0.2 por cien­to.

Por su­pues­to, re­du­cir el con­flic­to ar­ma­do –no es­toy usan­do la pa­la­bra “ter­mi­nar”, por­que me te­mo que eso se­ría de­ma­sia­do op­ti­mis­ta– es importante. Pe­ro di­ver­si­fi­car la eco­no­mía y me­jo­rar la edu­ca­ción pa­ra au­men­tar sus ex­por­ta­cio­nes de pro­duc­tos so­fis­ti­ca­dos se­ría tan­to o más importante pa­ra re­du­cir la po­bre­za, y muy po­cos es­tán ha­blan­do de eso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.