Los ojos mo­ra­dos en la vi­da de Trump

El Diario de El Paso - - Opinión - Ni­cho­las Kris­tof New York Ti­mes News Ser­vi­ce Fa­ce­book.com/Kris­tof

Nue­va York— Ha­bía una vez, en la ciu­dad de Nue­va York en los años 50, un ni­ñi­to que no sen­tía agra­do por su maes­tro de mú­si­ca, Char­les Wal­ker. Así que, alar­deó el ni­ño más tar­de, le dio un pu­ñe­ta­zo a Wal­ker, de­ján­do­le un ojo mo­ra­do.

‘Cuan­do ese ni­ño te­nía 10 años de edad, re­cor­dó Wal­ker en su le­cho de muer­te, in­clu­so en ese mo­men­to, él era un _____’… Ay, gen­til lec­tor, es ho­ra de se­guir apre­su­ra­da­men­te con la his­to­ria de la vi­da de Do­nald Trump.

El jo­ven Do­nald si­guió la ru­ta de los pe­rió­di­cos pa­ra apren­der el va­lor del di­ne­ro, pe­ro es­to no era ‘Lea­ve It to Bea­ver’; en días llu­vio­sos, Do­nald evi­ta­ba mo­jar­se en­tre­gan­do dia­rios mien­tras era con­du­ci­do cual ha­cen­da­do en el Ca­di­llac fa­mi­liar.

Ac­tual­men­te hay más de 20 li­bros so­bre Trump, y si bien no pue­do ale­gar que ya los leí to­dos –¡No soy ma­so­quis­ta!–, he in­da­ga­do a tra­vés de su his­to­ria de vi­da pa­ra que us­ted no ten­ga que ha­cer­lo.

¡De na­da! Co­mo ser­vi­cio al lec­tor, aquí van los pun­tos sa­lien­tes.

Do­nald asis­tió a la Aca­de­mia Mi­li­tar de Nue­va York, don­de pros­pe­ró a pe­sar de un la­men­ta­ble in­ten­to por arro­jar a un es­tu­dian­te más pe­que­ño por la ven­ta­na del se­gun­do pi­so (es­to vie­ne de una de las me­jo­res bio­gra­fías, la nue­ve­ci­ta ‘Trump Re­vea­led’, por par­te de un equi­po del dia­rio The Wa­shing­ton Post).

Su­fi­cien­te de la ju­ven­tud de Trump; aho­ra pa­se­mos rá­pi­da­men­te por su ca­rre­ra de ne­go­cios. Des­pués de gra­duar­se de Whar­ton, Trump se unió al ne­go­cio de bie­nes raí­ces de su pa­dre y, ejem, fue abrién­do­se pa­so a la ci­ma: Apro­xi­ma­da­men­te a los 25 años fue nom­bra­do pre­si­den­te de Trump Ma­na­ge­ment.

Pa­ra ma­la for­tu­na, to­do pa­re­ce in­di­car que los Trump tie­nen una po­lí­ti­ca en al­gu­nas pro­pie­da­des de no al­qui­lar­le a afro­ame­ri­ca­nos. ‘No ten­go au­to­ri­za­do al­qui­lar’ a fa­mi­lias afro­ame­ri­ca­nas, se di­jo que ha­bía ex­pli­ca­do el su­per­in­ten­den­te de uno de los edi­fi­cios de Trump en esa épo­ca, agre­gan­do que él só­lo es­ta­ba ha­cien­do ‘lo que mi je­fe me or­de­nó ha­cer’.

Si una per­so­na afro­ame­ri­ca­na efec­ti­va­men­te lo­gra­ba lle­gar al gra­do de lle­nar una so­li­ci­tud, se le apli­ca­ba un có­di­go –a ve­ces ‘C’, por ‘co­lor’– pa­ra ase­gu­rar­se de que no fue­ra apro­ba­do ac­ci­den­tal­men­te. La ad­mi­nis­tra­ción Ni­xon de­man­dó a la fa­mi­lia Trump en 1973 por vio­lar le­yes en con­tra de la dis­cri­mi­na­ción.

Al­go si­mi­lar ocu­rrió con con­cur­sos de Do­nald Trump. Em­pe­zó con la Bús­que­da de Mo­de­los de la Chi­ca de Ca­len­da­rio de En­sue­ño de EU, pe­ro eso lle­vó a una de­man­da de una mu­jer que di­jo que Trump la ha­bía ma­no­sea­do y re­te­ni­do en la ha­bi­ta­ción de su hi­ja. La de­man­da tam­bién ale­ga que Trump ha­bía da­do ins­truc­cio­nes de que ‘cual­quier concursante afro­ame­ri­ca­na fue­ra ex­clui­da’ de sus fies­tas. Trump ne­gó los ale­ga­tos.

De vuel­ta en el mun­do de bie­nes raí­ces, Trump se ha­bía mu­da­do a Man­hat­tan. En 1980, pre­pa­rán­do­se pa­ra cons­truir la To­rre Trump, de­mo­lió una tien­da por de­par­ta­men­tos usan­do cien­tos de tra­ba­ja­do­res po­la­cos in­do­cu­men­ta­dos a los que les pa­ga­ron me­nos de 5 dó­la­res por ho­ra, a ve­ces en vod­ka. A al­gu­nos no les pa­ga­ron na­da y fue­ron ame­na­za­dos con la de­por­ta­ción si se que­ja­ban.

En li­ti­gio pos­te­rior, Trump cul­pó al sub­con­tra­tis­ta. El juez di­jo que el sub­al­terno de Trump es­ta­ba en el si­tio y que el mis­mo Trump de­be­ría ha­ber­lo sa­bi­do.

A fi­nal de cuen­tas, la To­rre Trump fue un éxi­to fi­nan­cie­ro, pe­ro no fue cier­to lo mis­mo en la in­cur­sión de Trump en ca­si­nos. Cual­quie­ra que ha­ya in­ver­ti­do en su úni­ca em­pre­sa pú­bli­ca, Trump Ho­tels and Ca­sino Re­sorts, cuan­do apa­re­ció en la bol­sa en 1995, ha­bría per­di­do al­re­de­dor de 90 cen­ta­vos por ca­da dó­lar pa­ra 2005.

Trump co­mo can­di­da­to, por su­pues­to, se ha ne­ga­do a di­vul­gar sus de­cla­ra­cio­nes fis­ca­les. Sin em­bar­go, ha­ce mu­chos años fue obli­ga­do a di­vul­gar­las pa­ra pro­ce­di­mien­tos de re­gu­la­ción de ca­si­nos… y en esa épo­ca él no pa­gó ab­so­lu­ta­men­te na­da del im­pues­to fe­de­ral a los in­gre­sos. De­bi­do a hue­cos fis­ca­les, se las in­ge­nió pa­ra in­for­mar ce­ro in­gre­sos (¡pér­di­das, de he­cho!) tan­to pa­ra 1978 co­mo pa­ra 1979.

¿Co­rro el ries­go de per­der­los con fi­nan­zas? Es mo­men­to de arro­jar un po­co de se­xo, con una mi­ra­da aho­ra a la vi­da fa­mi­liar de Trump.

Me­la­nia Trump di­ce que su ma­ri­do ‘es in­ten­sa­men­te leal… él nun­ca te de­cep­cio­na­rá’. Pe­ro, hay que con­si­de­rar, ella es su ter­ce­ra es­po­sa.

La pri­me­ra fue Iva­na Trump, y des­pués él em­pe­zó un flir­teo con Mar­la Ma­ples, cul­mi­nan­do en un dra­má­ti­co en­fren­ta­mien­to ‘he­cho pa­ra los ta­bloi­des’ en­tre las dos mu­je­res, mien­tras to­dos es­ta­ban es­quian­do en As­pen. Las re­sul­tan­tes ne­go­cia­cio­nes del di­vor­cio fue­ron amar­gas, con Iva­na ale­gan­do en tes­ti­mo­nio leí­do que Trump la ha­bía vio­la­do; más ade­lan­te, ella dio mar­cha atrás de eso.

En­ton­ces, Trump se ca­só con Ma­ples. Ella, a su vez, dio pa­so a Me­la­nia, quien bien pu­die­ra ha­ber lle­ga­do a EU ile­gal­men­te (Me­la­nia Trump nie­ga es­to pe­ro no ha da­do una ex­pli­ca­ción con­vin­cen­te de su in­mi­gra­ción). En­ton­ces, ¿a qué equi­va­le to­do es­to? Ya sea en su ju­ven­tud, en su ca­rre­ra de ne­go­cios o en su vi­da per­so­nal, la his­to­ria de Trump es una de un su­per­fi­cial egoís­ta que uti­li­za a la gen­te a su al­re­de­dor.

In­clu­so en su in­fan­cia, per­so­ni­fi­có el pri­vi­le­gio y la sen­sa­ción de que tie­ne de­re­cho a al­go. En ne­go­cios, él de­mos­tró que era un ge­nio del mar­ke­ting pe­ro acre­cen­ta­ba su for­tu­na más len­ta­men­te que si hu­bie­ra pues­to su ri­que­za en un fon­do in­de­xa­do de la bol­sa. Hi­zo un caos de su vi­da per­so­nal y ha si­do acu­sa­do re­pe­ti­da­men­te de ra­cis­mo, de en­ga­ñar gen­te, de men­tir, de que­dar­le de­bien­do a or­ga­ni­za­cio­nes de ca­ri­dad.

Su vi­da es un va­cío de prin­ci­pios, y nun­ca pa­re­ce que él ha­ya de­fen­di­do na­da ma­yor que sí mis­mo.

A lo lar­go de sie­te dé­ca­das, hay un te­ma con­ti­nuo de la his­to­ria de su vi­da: es un nar­ci­sis­ta que no tie­ne nú­cleo. Las lu­ces es­tán en­cen­di­das, pe­ro no hay na­die en ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.