Los la­ti­nos tie­nen una ci­ta en los co­mi­cios

El Diario de El Paso - - Opinión - est­herj­ce­pe­da@wa­sh­post.com @est­herj­ce­pe­da

Chica­go— De­pen­dien­do de los pro­nós­ti­cos po­lí­ti­cos a los que uno pres­te aten­ción, los la­ti­nos no irán a los co­mi­cios en no­viem­bre, ya sea por­que los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les no son acep­ta­bles o por­que los la­ti­nos, sim­ple­men­te, no vo­tan.

Am­bas po­si­bi­li­da­des son plau­si­bles y nin­gu­na de las dos es po­si­ti­va pa­ra la de­mo­cra­cia, en un país en que los his­pa­nos re­pre­sen­tan un por­cen­ta­je de la po­bla­ción que cre­ce cons­tan­te­men­te.

No es un se­cre­to que mu­chos de los his­pa­nos ha­bi­li­ta­dos pa­ra vo­tar fue­ron des­alen­ta­dos por el can­di­da­to re­pu­bli­cano, su es­tri­den­te re­tó­ri­ca an­ti­la­ti­na y sus du­ras opi­nio­nes so­bre la re­duc­ción de la in­mi­gra­ción ile­gal. Pe­ro eso no ga­ran­ti­za que los que es­tán ha­bi­li­ta­dos emi­tan un vo­to a fa­vor de Hi­llary Clin­ton cuan­do lle­gue el mo­men­to.

A prin­ci­pios de agos­to, Chuck Ro­cha, fun­da­dor de So­li­da­rity Stra­te­gies, una fir­ma con­sul­to­ra en po­lí­ti­ca que se cen­tra en los la­ti­nos, reite­ró la cues­tión de la fal­ta de fi­nan­cia­ción pa­ra la mo­vi­li­za­ción de los elec­to­res la­ti­nos: ‘Tra­ba­ja­mos con la ma­yo­ría de las en­ti­da­des la­ti­nas sin fi­nes de lu­cro del país, y los pre­su­pues­tos de to­das pa­ra las ini­cia­ti­vas de re­cau­da­ción de fon­dos y re­gis­tro de elec­to­res son me­no­res de lo que eran ha­ce cua­tro años. Te­ne­mos di­ne­ro só­lo pa­ra re­gis­trar a 20 mil la­ti­nos en Ca­ro­li­na del Nor­te. Ob­tu­vi­mos el con­tra­to ayer. Lo ne­ce­si­tá­ba­mos ha­ce tres me­ses’.

Par­te del pro­ble­ma, sin du­da, ra­di­ca en que las or­ga­ni­za­cio­nes que se in­cli­nan ha­cia los de­mó­cra­tas su­po­nen que los elec­to­res la­ti­nos es­tán tan asus­ta­dos del do­lor que po­dría traer una Pre­si­den­cia de Do­nald Trump pa­ra ellos y sus fa­mi­lias que es­ta­rán su­ma­men­te mo­ti­va­dos pa­ra vo­tar en no­viem­bre. Pe­ro eso no es ne­ce­sa­ria­men­te cier­to. In­nu­me­ra­bles co­men­ta­ris­tas, pe­rio­dis­tas, cien­tí­fi­cos es­pe­cia­li­za­dos en da­tos y gru­pos de in­ci­den­cia han ha­bla­do, du­ran­te años, del ‘gi­gan­te dor­mi­do’ y de des­en­ca­de­nar el po­der de los his­pa­nos en la po­lí­ti­ca elec­to­ral. ¿Al­guien re­cuer­da la ta­pa de la re­vis­ta Ti­me, en mar­zo de 2012, que pro­cla­ma­ba ‘Yo De­ci­do’?

De he­cho, los la­ti­nos no acu­die­ron a las ur­nas en nú­me­ros tan al­tos co­mo se es­pe­ra­ba en la úl­ti­ma elec­ción –su par­ti­ci­pa­ción ca­yó de un 49.9 por cien­to en 2008 a un 48 por cien­to en 2012, se­gún la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Fun­cio­na­rios La­ti­nos Elec­tos y No­mi­na­dos (Na­leo, por sus si­glas en in­glés).

Na­leo re­por­tó re­cien­te­men­te que 27.3 mi­llo­nes de his­pa­nos es­ta­rán ha­bi­li­ta­dos pa­ra vo­tar en no­viem­bre, pe­ro pro­yec­tó que só­lo 13.1 mi­llo­nes –o me­nos de la mi­tad– real­men­te emi­ti­rán un vo­to.

Lí­de­res de gru­pos de in­ci­den­cia me di­cen cons­tan­te­men­te que eso se de­be a la fal­ta de fi­nan­cia­ción di­ri­gi­das a ini­cia­ti­vas a lar­go pla­zo pa­ra lle­var a los elec­to­res a los co­mi­cios y no de­bi­do a una apa­tía in­na­ta o al es­te­reo­ti­po co­mún de que de­bi­do a que al­gu­nos his­pa­nos pro­vie­nen de paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos don­de sus vo­tos ver­da­de­ra­men­te no cuen­tan, vo­tar no es real­men­te una ac­ti­vi­dad arrai­ga­da.

Sin du­da, hay cier­ta ver­dad en ello. Pe­ro no lo su­fi­cien­te pa­ra di­sua­dir a la cam­pa­ña ‘Tell Them To Vo­te’, con ba­se en Wa­shing­ton, di­ri­gi­da a que los la­ti­noa­me­ri­ca­nos alien­ten a sus pa­rien­tes ciu­da­da­nos a vo­tar en es­ta elec­ción.

Aun así, no de­be­ría sor­pren­der a na­die si los la­ti­nos no vo­tan, en la me­di­da en que no los va­lo­ren co­mo elec­to­res, no se los cor­te­je a lar­go pla­zo co­mo se ha­ce con otros gru­pos de in­tere­ses es­pe­cia­les y o bien se les dé por des­con­ta­dos.

‘Lo que su­ce­de en las elec­cio­nes es que las or­ga­ni­za­cio­nes lle­gan a úl­ti­mo mo­men­to con mu­cho di­ne­ro y el ob­je­ti­vo del vo­to la­tino’, me di­jo la lí­der sin­di­ca­lis­ta, Do­lo­res Huer­ta, en una en­tre­vis­ta.

‘Es muy di­fí­cil lo­grar que las gran­des or­ga­ni­za­cio­nes in­vier­tan en las or­ga­ni­za­cio­nes de ba­se (que tie­nen la ma­yor in­fluen­cia so­bre los elec­to­res lo­ca­li­za­dos geo­grá­fi­ca­men­te) por­que la gen­te quie­re ver re­sul­ta­dos rá­pi­dos y se ne­ce­si­ta tiem­po y pa­cien­cia pa­ra edi­fi­car una ba­se’.

Huer­ta di­jo que los la­ti­nos fue­ron de­ci­si­vos pa­ra ga­nar elec­cio­nes se­cun­da­rias y de­ci­dir pro­po­si­cio­nes de al­to per­fil du­ran­te dé­ca­das. Pe­ro cree que el im­pac­to de los his­pa­nos pue­de cre­cer, si se les cul­ti­va a lar­go pla­zo y se los in­for­ma me­jor so­bre el pro­ce­so y sus op­cio­nes.

‘Mu­cha gen­te se sien­te in­ti­mi­da­da por­que no sa­be que su vo­to im­por­ta’, di­jo Huer­ta.

‘Des­pués, si fi­nal­men­te lle­gan a la ca­si­lla de vo­ta­ción, sien­ten que de­ben vo­tar por to­do, pe­ro no quie­ren co­me­ter un error. Es im­por­tan­te que la gen­te se­pa que pue­de vo­tar só­lo por los can­di­da­tos con los que se sien­te có­mo­da’.

Los la­ti­nos de­ben acu­dir a las ur­nas y vo­tar el mar­tes 8 de no­viem­bre. In­clu­so si nin­guno de los dos can­di­da­tos sue­na bien, hay car­gos y asun­tos lo­ca­les que son igual­men­te im­por­tan­tes y que ne­ce­si­tan del vo­to la­tino. Y si al­guien tie­ne la ca­ra de es­tar de­cep­cio­na­do con la par­ti­ci­pa­ción la­ti­na, de­be co­men­zar por in­ver­tir en la pró­xi­ma elec­ción, co­men­zan­do el miér­co­les 9 de no­viem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.