CO­MO­DI­DAD EJE­CU­TI­VA

Es­te mo­de­lo de Volks­wa­gen es una bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra un seg­men­to es­pe­cí­fi­co. Es un au­to­mó­vil pa­ra quien bus­ca una sen­sa­ción pre­mium, con la apa­rien­cia e in­clu­so en la ca­li­dad del ma­ne­jo pe­ro en una mar­ca de vo­lu­men

El Diario de El Paso - - Autos - Agen­cia Re­for­ma

Volks­wa­gen de­ci­dió de­jar el nom­bre de Pas­sat de la­do pa­ra la ver­sión CC y só­lo dar­lo a co­no­cer co­mo CC. El nom­bre real­men­te no di­ce na­da; aun­que la mar­ca ase­gu­ra que se tra­ta de “com­fort coupé” pues ase­gu­ran que tie­ne la si­lue­ta de un coupé pe­ro con la co­mo­di­dad de te­ner cua­tro puer­tas.

Fue­ra de la par­te mer­ca­do­ló­gi­ca de su nom­bre, el CC es real­men­te una al­ter­na­ti­va di­fe­ren­te en el seg­men­to de se­da­nes. Si bien no ne­ce­sa­ria­men­te con­si­de­ra­ría­mos es­te au­to tan de­por­ti­vo co­mo un coupé, tam­po­co lo pon­dría­mos en el seg­men­to abu­rri­do de los se­da­nes con­ven­cio­na­les.

Las lí­neas son rá­pi­das y, aun­que tie­ne la ca­ra cla­ra­men­te dis­tin­ti­va de Volks­wa­gen, sí lu­ce más co­mo un vehícu­lo pre­mium que uno de vo­lu­men. Al­go in­tere­san­te en su di­se­ño y que ya no es muy co­mún ver es la aper­tu­ra de las cua­tro puer­tas sin mar­co.

El au­to que pu­di­mos pro­bar es un CC Edi­ción Es­pe­cial. Tie­ne al­gu­nos cam­bios so­bre el CC nor­mal, in­clu­yen­do ri­nes de 18 pul­ga­das, asien­tos de­lan­te­ros en piel de dos to­nos (ro­jo y ne­gro) y al­gu­nos otros de­ta­lles adi­cio­na­les. Los asien­tos bi­to­nos au­na­dos al di­se­ño in­te­rior con­ti­núan con la ex­pe­rien­cia o sen­sa­ción de un mo­de­lo más lu­jo­so que el pro­me­dio.

En don­de la ex­pe­rien­cia de­ja un po­co qué desear es en cues­tión de equi­pa­mien­to. Sí se pue­de ver que se tra­ta de una pla­ta­for­ma más avan­za­da que la del Pas­sat nor­mal en al­gu­nos pe­que­ños de­ta­lles, co­mo el en­cen­di­do de un to­que, pe­ro tam­bién se no­ta que fal­ta al­go de equi­pa­mien­to. Al­go que es­pe­rá­ba­mos ver co­mo par­te del equi­po de se­rie es la cá­ma­ra de re­ver­sa; ade­más de es­to fal­tan ac­ce­so­rios co­mo el in­di­ca­dor de co­che en el pun­to cie­go y sen­so­res de dis­tan­cia ade­lan­te y atrás, que hu­bie­ran si­do desea­dos más con­si­de­ran­do que no trae cá­ma­ra.

En el ma­ne­jo tie­ne la so­li­dez que ca­rac­te­ri­za a los pro­duc­tos de la mar­ca. Aún con los ri­nes de 18 pul­ga­das y neu­má­ti­cos con un per­fil agre­si­vo, si­gue sin­tién­do­se có­mo­do pa­ra un vehícu­lo eje­cu­ti­vo de uso dia­rio. Y, si se le exi­ge pue­de res­pon­der con un com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co, sin lle­gar a ni­ve­les de se­da­nes ver­da­de­ra­men­te de­por­ti­vos. In­clu­so en com­pa­ra­ción al com­por­ta­mien­to del Pas­sat V6, el CC se sien­te más ba­lan­cea­do.

Par­te de la sen­sa­ción pue­de ve­nir del he­cho que ma­ne­ja­mos la ver­sión de 2.0 li­tros tur­bo­car­ga­da, que de­be de ser más li­ge­ra del fren­te que el V6.

El CC se ofre­ce con am­bas mo­to­ri­za­cio­nes, pe­ro la más ac­ce­si­ble es la del ya muy uti­li­za­do 2 li­tros tur­bo. En es­ta apli­ca­ción ge­ne­ra 200 ca­ba­llos de fuer­za y po­co más de 200 lb-pie de tor­que.

Es­ta es su­fi­cien­te po­ten­cia pa­ra mo­ver muy rá­pi­da­men­te a un Jet­ta GLI, pe­ro en el Pas­sat es ape­nas su­fi­cien­te pa­ra ha­cer­lo apro­pia­do en el seg­men­to y que el con­duc­tor no su­fra de­ma­sia­do.

La trans­mi­sión DSG ha­ce un buen tra­ba­jo y pa­re­cie­ra que no tie­ne la mis­ma pri­sa por lle­gar a la más al­ta re­la­ción dis­po­ni­ble pues el CC res­pon­día rá­pi­do a las exi­gen­cias del ace­le­ra­dor. Qui­zá con un po­co de re­tar­do en el tur­bo, pe­ro rá­pi­do en la res­pues­ta de la trans­mi­sión. Nos hu­bie­ra gus­ta­do de cual­quier for­ma las pa­le­tas tras el vo­lan­te, un te­ma tam­bién de equi­pa­mien­to que es­tá au­sen­te en el mo­de­lo cua­tro ci­lin­dros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.