Je­fe de Po­li­cía, or­gu­llo­so de sus raí­ces chihuahuen­ses

Ori­gi­na­rio de San­ta Bár­ba­ra, cru­zó in­do­cu­men­ta­do con su ma­dre y her­ma­nas en 1980

El Diario de El Paso - - Portada - An­na Ma­cías/Es­pe­cial para El Dia­rio

Wi­chi­ta, Kan­sas— Jo­sé Sal­ci­do as­pi­ra­ba a ser un agen­te de Po­li­cía des­de los 9 años, cuan­do emi­gró con su ma­dre y dos her­ma­nas de San­ta Bár­ba­ra, Chihuahua a es­ta ciu­dad in­dus­trial del Me­dio Oes­te es­ta­dou­ni­den­se.

El ni­ño to­ma­ba ca­da opor­tu­ni­dad para sa­lu­dar a agen­tes en las ca­lles de su ba­rrio y al mis­mo tiem­po au­men­tar su co­lec­ción de fotos de po­li­cías lo­ca­les, sus ído­los.

Es­ta se­ma­na, Sal­ci­do, de 45 años, fue nom­bra­do sub­je­fe del De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Wi­chi­ta, con lo que co­ro­na una ca­rre­ra de po­co más de dos dé­ca­das con la cor­po­ra­ción. Des­de los 24 años tra­ba­jó de pa­tru­lle­ro, de­tec­ti­ve asig­na­do a ca­sos de trá­fi­co de dro­ga, y va­rios pues­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos.

Lo ex­tra­or­di­na­rio del nom­bra­mien­to es que Sal­ci­do es el pri­mer la­tino en ocu­par un pues­to tan al­to en la cor­po­ra­ción, y que él, su ma­dre y sus her­ma­nas lle­ga­ron a Es­ta­dos Uni­dos co­mo in­do­cu­men­ta­dos.

Al­re­de­dor de 1980 los cru­zó un ‘po­lle­ro’ por Te­xas y su ma­dre tra­ba­jó des­de en­ton­ces en una la­van­de­ría, y pos­te­rior­men­te la­van­do tras­tes. Otros miem­bros de la fa­mi­lia lle­ga­ron des­pués y se asen­ta­ron en Kan­sas.

Wi­chi­ta, Kan­sas— La fa­mi­lia “arre­gló” sus pa­pe­les gra­cias a la am­nis­tía mi­gra­to­ria de 1986, cuan­do Sal­ci­do era es­tu­dian­te de high school.

Ya con su es­ta­tus le­gal, el jo­ven in­mi­gran­te chihuahuen­se pres­tó ser­vi­cio en la Guar­dia Na­cio­nal de Kan­sas, destacando en la pri­me­ra in­va­sión de Irak, co­no­ci­da co­mo Ope­ra­ción Tor­men­ta del De­sier­to. Re­ci­bió me­da­llas por va­lor y mé­ri­to. Re­gre­só a Kan­sas y es­tu­dió una li­cen­cia­tu­ra en la Universidad Es­ta­tal de Wi­chi­ta, en­tran­do lue­go al De­par­ta­men­to de Po­li­cía. Diez años des­pués, en su tiem­po li­bre, re­ci­bió una maes­tría en ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas.

No ol­vi­dó sus orí­ge­nes

Sus raí­ces me­xi­ca­nas le per­mi­tie­ron Sal­ci­do me­jo­rar las re­la­cio­nes en­tre la Po­li­cía con la cre­cien­te co­mu­ni­dad his­pa­noha­blan­te, en la cual to­da­vía ha­bía gen­te re­nuen­te a ha­blar­le a las au­to­ri­da­des cuan­do es víc­ti­ma de un cri­men, por mie­do.

Sal­ci­do ini­ció una aca­de­mia de po­li­cía ciu­da­da­na, la cual edu­có a lí­de­res la­ti­nos y a gen­te co­mún y co­rrien­te so­bre sus de­re­chos co­mo víc­ti­ma, tes­ti­go, e in­clu­si­ve au­tor de un de­li­to. El je­fe de Po­li­cía Gordon Ram­say, quien to­mó po­se­sión de su car­go en enero, di­jo que era ho­ra de cam­biar las co­sas por es­tos la­res.

“Jo­sé es un hom­bre de in­te­gri­dad y nos da­rá un em­pu­jón en la di­rec­ción co­rrec­ta”, di­jo Ram­say, re­fi­rién­do­se a que Sal­ci­do en­tien­de las ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción, in­clu­si­ve aque­llas que se po­drían ha­ber sen­ti­do mar­gi­na­das.

“Jo­sé en­tien­de la im­por­tan­cia de for­mar bue­nas re­la­cio­nes co­mu­ni­ta­rias. No po­de­mos acer­car­nos a la gen­te so­la­men­te cuan­do ocu­rre un pro­ble­ma”, con­clu­yó Ram­say. “Yo bus­qué a al­guien que no te­ma es­tar en desacuer­do con­mi­go y me di­ga cuan­do es­toy equi­vo­ca­do”

Ya ha­bien­do con­tri­bui­do a un acer­ca­mien­to con la co­mu­ni­dad, la si­guien­te ta­rea de Sal­ci­do, aho­ra co­mo sub­je­fe, se­rá mo­der­ni­zar las ope­ra­cio­nes del de­par­ta­men­to, en tér­mi­nos de tec­no­lo­gía y ope­ra­cio­nes de in­te­li­gen­cia, es­pe­cí­fi­ca­men­te có­mo com­pi­lar da­tos para com­ba­tir el cri­men con ma­yor efi­cien­cia.

Sal­ci­do tam­bién es­ta­rá a car­go de re­clu­tar nue­vos po­li­cías, lo cual re­pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad adi­cio­nal de pro­mo­ver bue­nas re­la­cio­nes en­tre la Po­li­cía y gru­pos mi­no­ri­ta­rios, di­ver­si­fi­can­do las fi­las de la cor­po­ra­ción. El nue­vo sub­je­fe di­jo que una de sus me­tas es du­pli­car la pre­sen­cia de agen­tes his­pa­nos en Wit­chi­ta. Só­lo 7 por cien­to de los 660 agen­tes de es­ta ciu­dad son his­pa­nos.

“Sien­do el pri­mer sub­je­fe la­tino, es­pe­ro apor­tar un pun­to de vis­ta dis­tin­to”, di­jo Sal­ci­do, un hom­bre de po­cas pa­la­bras, quien al re­ci­bir su nom­bra­mien­to se con­cre­tó a dar gra­cias a Dios, a su fa­mi­lia por su pa­cien­cia, y al je­fe Ram­sey por te­ner fe en él. (An­na Ma­cías/Es­pe­cial para El Dia­rio)

JO­sÉ saL­Ci­DO es el en­la­ce con la co­mu­ni­dad his­pa­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.