‘In­va­de’ a Fort Bliss ola de ni­ños cen­troa­me­ri­ca­nos

Unos 500 me­no­res lle­gan a nue­vo re­fu­gio para in­do­cu­men­ta­dos de la ba­se, en Cha­pa­rral, N.M.

El Diario de El Paso - - Portada - Luis Her­nán­dez/El Dia­rio de El Pa­so

Cha­pa­rral, N.M.— A dos se­ma­nas de reanu­dar ope­ra­cio­nes, un al­ber­gue tem­po­ral en te­rre­nos de Fort Bliss aco­ge a al­re­de­dor de 500 jó­ve­nes cen­troa­me­ri­ca­nos que bus­can la opor­tu­ni­dad de re­unir­se con fa­mi­lia­res y for­ma­li­zar su es­ta­día en Es­ta­dos Uni­dos.

El re­fu­gio para in­do­cu­men­ta­dos, ubi­ca­do en te­rri­to­rio de la ba­se mi­li­tar en el Con­da­do de Do­ña Ana –Nue­vo Mé­xi­co–, pue­de alo­jar has­ta mil 800 ado­les­cen­tes de 13 a 17 años de edad, pro­ve­nien­tes prin­ci­pal­men­te de Hon­du­ras, El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la. Es­tos paí­ses pa­san por un pe­rio­do de vio­len­cia y aus­te­ri­dad eco­nó­mi­ca que pro­pi­cian la mi­gra­ción.

Es­te es­pa­cio es una co­la­bo­ra­ción en­tre los de­par­ta­men­tos de De­fen­sa y Sa­lud y Ser­vi­cios Hu­ma­nos, así co­mo la Di­vi­sión de Ma­ne­jo de Emer­gen­cias.

El Dia­rio de El Pa­so vi­si­tó –ba­jo es­tric­tas li­mi­tan­tes de mo­vi­mien­to– las ins­ta­la­cio­nes de Cha­pa­rral. Se in­for­mó que la ma­yo­ría de los ado­les­cen­tes que in­gre­san al al­ber­gue ya han ini­cia­do el pro­ce­so de ad­mi­sión con­di­cio­na­da y que pa­san un pro­me­dio de 35 días ahí, mien­tras con­si­guen un pa­tro­ci­na­dor que to­me su cus­to­dia.

Cha­pa­rral, N.M.— El pro­ce­so de los me­no­res no acom­pa­ña­dos den­tro de un al­ber­gue co­mien­za des­de que la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za los de­ja ir de un pro­ce­so de ins­pec­ción, que por ley se li­mi­ta a 72 ho­ras. De ahí son trans­por­ta­dos al al­ber­gue y son en­tre­vis­ta­dos por per­so­nal de la Ofi­ci­na de Re­ubi­ca­ción de Re­fu­gia­dos.

Lue­go re­ci­ben exá­me­nes fí­si­cos y men­ta­les, así co­mo vacunas. Re­ci­ben un ga­fe­te de iden­ti­fi­ca­ción con sus da­tos per­so­na­les y una pul­se­ra que in­di­ca si tie­nen aler­gias. Re­ci­ben una pre­sen­ta­ción so­bre sus de­re­chos e in­for­ma­ción so­bre las re­glas y horarios del al­ber­gue.

Co­men tres ve­ces al día, tie­nen ca­ma pro­pia, un área de jue­go y cla­ses de in­glés, ma­te­má­ti­cas, cien­cias y es­tu­dios so­cia­les.

Vi­da co­ti­dia­na

No le fue per­mi­ti­do a El Dia­rio de El Pa­so ha­blar con los ni­ños mi­gran­tes. Sin em­bar­go, en sus sa­lo­nes y áreas co­mu­nes se ob­ser­va­ron al­gu­nas de sus ac­ti­vi­da­des.

En uno de los sa­lo­nes se lle­va un pro­yec­to ti­tu­la­do “Los Fru­tos del Es­pí­ri­tu San­to”, que con­sis­te en fru­ta que los ni­ños co­lo­rea­ron y acom­pa­ña­ron con men­sa­jes de amor, paz, ale­gría, y pa­cien­cia.

“La ba­se es­tá di­se­ña­da para alo­jar sol­da­dos, pe­ro tra­ta­mos de ha­cer es­te lu­gar más có­mo­do para los ni­ños y ni­ñas”, di­jo Li­zet­te Olmos God­frey, vo­ce­ra de la Ad­mi­nis­tra­ción para Ni­ños y Fa­mi­lias de la Ofi­ci­na para Re­fu­gia­dos.

Los dor­mi­to­rios cuen­tan con 26 ca­mas que los jó­ve­nes han de­co­ra­do con ban­de­ras de sus paí­ses y con men­sa­jes po­si­ti­vos. Es­tas áreas son su­per­vi­sa­das por tres adul­tos en to­do mo­men­to.

Al ama­ne­cer, los me­no­res al­muer­zan en una ca­fe­te­ría y lue­go van a cla­ses en gru­pos de 60, di­vi­di­dos por edad y gé­ne­ro.

La Ofi­ci­na de Re­fu­gia­dos pro­gra­ma even­tos oca­sio­na­les de en­tre­te­ni­mien­to, y los jó­ve­nes or­ga­ni­zan en­tre sí com­pe­ten­cias de­por­ti­vas y ar­tís­ti­cas, di­jo Olmos God­frey.

El 15 de sep­tiem­bre, el al­ber­gue ce­le­bra­rá la In­de­pen­den­cia de El Sal­va­dor con un des­fi­le, y elec­ción de rey y rei­na del festejo in­tra­mu­ros.

El al­ber­gue cuen­ta con un Cen­tro de Ope­ra­cio­nes de Emer­gen­cia que vi­gi­la el cam­pa­men­to. Hay unos 300 em­plea­dos de se­gu­ri­dad en va­rios tur­nos y los ado­les­cen­tes usual­men­te se se­pa­ran en gru­pos de no más de ocho.

Los me­no­res re­ci­ben ase­so­ría so­bre sus de­re­chos co­mo mi­gran­te no acom­pa­ña­do por par­te de or­ga­ni­za­cio­nes de­re­chohu­ma­nis­tas co­mo Gru­po Raí­ces.

Es­pe­ran sa­lir y que­dar­se

Una vez ase­gu­ra­do, el pa­tro­ci­na­dor o fa­mi­liar de­be­rá re­co­ger al me­nor. Des­de su reaper­tu­ra ya se han re­gis­tra­do dos ca­sos de reuni­fi­ca­ción.

Si el ni­ño cumple los 18 años den­tro del al­ber­gue, és­te ya no ca­li­fi­ca­rá para el pro­gra­ma de asis­ten­cia a me­no­res y se­rá pues­to a dis­po­si­ción del De­par­ta­men­to de De­fen­sa.

De acuer­do con la di­rec­ti­va del al­ber­gue, es­tos si­tios tem­po­ra­les pre­sen­tan un cos­to pro­me­dio al De­par­ta­men­to de Sa­lud y Ser­vi­cios Hu­ma­nos de 750 dó­la­res por ni­ño por es­ta­día, en com­pa­ra­ción a 223 dó­la­res en un al­ber­gue fi­jo.

“Es di­fí­cil pre­de­cir los flu­jos mi­gra­to­rios y los pe­rio­dos en que más re­ci­bi­mos a los jó­ve­nes”, di­jo God­frey, ex­pli­can­do por qué se uti­li­zan los re­fu­gios tem­po­ra­les, y no se en­vía a to­dos los ni­ños a un al­ber­gue per­ma­nen­te.

El pe­rio­do de ope­ra­ción de es­te al­ber­gue “de­pen­de del flu­jo en el número de jó­ve­nes”, agre­gó. (Luis Her­nán­dez/El Dia­rio de El Pa­so)

Unos 500 me­no­res lle­gan a nue­vo re­fu­gio para in­do­cu­men­ta­dos de la ba­se, en Cha­pa­rral, N.M.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.