De­sa­prue­ban es­tu­dio am­bien­tal que en­fo­ca en­fer­me­da­des de­bi­do a in­dus­tria pe­tro­le­ra

Apun­tan que el es­ta­do en­ca­be­za­rá al país por ma­les que re­sul­ten por emi­sio­nes de ozono

El Diario de El Paso - - Texas - Jim Ma­le­witz/The Te­xas Tri­bu­ne

Aus­tin— En me­nos de una dé­ca­da, Te­xas en­ca­be­za­rá al país en en­fer­me­da­des vin­cu­la­das con los con­ta­mi­nan­tes pro­duc­to­res de ozono ge­ne­ra­dos por la ac­ti­vi­dad pe­tro­le­ra y ga­se­ra, de acuer­do con el nue­vo aná­li­sis que die­ron a co­no­cer dos gru­pos de­fen­so­res del me­dio am­bien­te.

Du­ran­te la “tem­po­ra­da del ozono” 2025, en Te­xas di­chos con­ta­mi­nan­tes pro­vo­ca­rán más de 144 mil ata­ques in­fan­ti­les de as­ma, ca­si 106 mil días per­di­dos de es­cue­la y 313 vi­si­tas a sa­las de emer­gen­cia por as­ma, se in­di­ca en el es­tu­dio. (En la investigación la tem­po­ra­da del ozono se ubi­có en­tre el 1º de ma­yo y el 30 de sep­tiem­bre).

Las con­clu­sio­nes del Equi­po Especial para un Ai­re Lim­pio y de Obras so­bre la Tie­rra –gru­pos eco­lo­gis­tas na­cio­na­les con se­de en Mas­sa­chu­setts y Was­hing­ton, D.C., res­pec­ti­va­men­te– echa­ron le­ña al de­ba­te en torno al gra­do al cual con­tri­bu­ye la ac­ti­vi­dad pe­tro­le­ra y ga­se­ra a los pro­ble­mas de smog que asue­lan a va­rias ciu­da­des te­xa­nas.

“Real­men­te és­ta es la pri­me­va vez que te­ne­mos co­no­ci­mien­to de que al­guien ha­ya vis­to los im­pac­tos na­cio­na­les en la sa­lud del ozo­nos­mog ge­ne­ra­do por la con­ta­mi­na­ción de la in­dus­tria pe­tro­le­ra y ga­se­ra”, di­jo Les­ley Fleisch­man, ana­lis­ta del Equi­po Especial para un Ai­re Lim­pio que di­ri­gió el es­tu­dio.

“Así que creo que re­sul­ta im­por­tan­te se­pa­rar los im­pac­tos para la sa­lud que es­ta­mos vien­do que tie­ne di­rec­ta­men­te es­ta in­dus­tria”.

La re­gión Da­llas-Fort Worth –don­de se en­cuen­tra el es­quis­to Bar­nett ri­co en gas– re­gis­tra­rá apro­xi­ma­da­men­te la ter­ce­ra par­te de los ca­sos te­xa­nos de as­ma, días es­co­la­res per­di­dos y vi­si­tas a emer­gen­cias re­la­cio­na­dos con la ac­ti­vi­dad pe­tro­le­ra y ga­se­ra, se in­di­ca en el es­tu­dio.

Fun­cio­na­rios de la in­dus­tria pe­tro­le­ra in­ten­ta­ron des­acre­di­tar la investigación, la cual no fue re­vi­sa­da por otros ex­per­tos an­tes de su pu­bli­car­se.

Ste­ve Ever­ley, un por­ta­voz del gru­po Te­xa­nos Nor­te­ños a Fa­vor del Gas Na­tu­ral, el cual fue fundado por la in­dus­tria, se­ña­ló otras in­ves­ti­ga­cio­nes y opi­nio­nes de re­gu­la­res am­bien­ta­les de Te­xas don­de se mi­ni­mi­zan las re­per­cu­sio­nes de las per­fo­ra­cio­nes pe­tro­le­ras y ga­se­ras en la sa­lud.

“La ase­ve­ra­ción de que la ex­plo­ta­ción pe­tro­le­ra y ga­se­ra con­tri­bu­ye en for­ma im­por­tan­te a los ni­ve­les de ozono en Te­xas ha si­do re­pe­ti­da­men­te re­fu­ta­da con da­tos es­ta­ta­les, y es­tos gru­pos lo sa­ben”, di­jo Ever­ley.

El ozono se for­ma cuan­do las emi­sio­nes de vehícu­los, plan­tas in­dus­tria­les y otras ac­ti­vi­da­des se mez­clan en el ai­re con otros com­pues­tos ba­jo la luz so­lar.

Pue­de em­peo­rar el as­ma, los pa­de­ci­mien­tos pul­mo­na­res y las con­di­cio­nes car­dia­cas.

Es­te es­tu­dio se con­cen­tró es­pe­cí­fi­ca­men­te en las con­tri­bu­cio­nes del sec­tor pe­tro­le­ro y ga­se­ro: vo­lá­ti­les com­pues­tos or­gá­ni­cos y metano pro­ce­den­tes de la pro­duc­ción, el pro­ce­sa­mien­to de gas na­tu­ral, los oleo­duc­tos con fu­gas y las ins­ta­la­cio­nes de al­ma­ce­na­mien­to, por ejem­plo.

A fin de cal­cu­lar la con­tri­bu­ción del ozono a la in­dus­tria, los in­ves­ti­ga­do­res uti­li­za­ron bá­si­ca­men­te da­tos de la Di­rec­ción de Pro­tec­ción Am­bien­tal de EU, el in­ven­ta­rio de emi­sio­nes de la de­pen­den­cia. Re­cu­rrie­ron asi­mis­mo a las mis­mas he­rra­mien­tas de ma­peo y me­to­do­lo­gía que la ins­tan­cia fe­de­ral usa para cal­cu­lar el im­pac­to de las nue­vas re­gu­la­cio­nes en la sa­lud.

El es­tu­dio su­gie­re que la con­ta­mi­na­ción del ai­re pue­de afec­tar a per­so­nas que ra­di­quen muy le­jos de los cam­pos pe­tro­le­ros te­xa­nos.

“Las emi­sio­nes se li­be­ran en la at­mós­fe­ra, y pue­den per­ma­ne­cer mu­cho tiem­po en la at­mós­fe­ra, y pue­den re­co­rrer gran­des dis­tan­cias”, di­jo Fleisch­man.

Des­de ha­ce lar­go tiem­po en Te­xas se ve ve­nir el de­ba­te en torno a qué tan­to con­tri­bu­ye al ozono la ac­ti­vi­dad pe­tro­le­ra y ga­se­ra, un pro­ble­ma di­fí­cil y ca­ro de abor­dar. Di­chas pre­gun­tas re­sul­tan más ur­gen­tes en la re­gión de Da­llas-Fort Worth, lo mis­mo que al­re­de­dor de San Antonio, el cen­tro me­tro­po­li­tano del es­quis­to Ea­gle Ford.

Ha­ce unos cuan­tos años, en es­tu­dios del Con­se­jo de Go­bierno de la Zo­na del Ála­mo se su­gi­rió que la per­fo­ra­ción del es­quis­to tenía un pa­pel con­si­de­ra­ble en los pro­ble­mas de ozono en San Antonio. Sin em­bar­go, tras la re­cien­te des­ace­le­ra­ción en la zo­na pe­tro­le­ra, los ex­per­tos del gru­po creen que ha dis­mi­nui­do el im­pac­to de la in­dus­tria.

La Co­mi­sión para la Ca­li­dad Am­bien­tal de Te­xas —la cual ha com­ba­ti­do las re­gu­la­cio­nes fe­de­ra­les a efec­to de re­du­cir los lí­mi­tes del ozono, ca­li­fi­cán­do­los co­mo in­ne­ce­sa­rios y una car­ga para la in­dus­tria— ha res­ta­do im­por­tan­cia al efec­to de las per­fo­ra­cio­nes en el ozono, ale­gan­do que el trá­fi­co y las emi­sio­nes vehi­cu­la­res son los ma­yo­res cul­pa­bles.

“Las emi­sio­nes pro­ve­nien­tes de las ope­ra­cio­nes de pe­tró­leo y gas son es­po­rá­di­cas; son de na­tu­ra­le­za con­fi­na­da, no ex­ten­di­da”, di­jo en no­viem­bre pa­sa­do en San Antonio el director de la co­mi­sión Br­yan Shaw, men­cio­nan­do in­ves­ti­ga­cio­nes a las cua­les des­cri­bió co­mo “preliminares”.

An­drew Mo­rrow, vo­ce­ra de la de­pen­den­cia, di­jo no tener co­men­ta­rios acer­ca del es­tu­dio del Equi­po Especial para un Ai­re Lim­pio de­bi­do a que los in­ves­ti­ga­do­res de la ins­tan­cia no tu­vie­ron tiem­po de re­vi­sar­lo.

El miér­co­les, los gru­pos de­fen­so­res del me­dio am­bien­te hi­cie­ron un lla­ma­do para que en la zo­na pe­tro­le­ra se es­ta­blez­can fuer­tes re­gu­la­cio­nes que obli­guen a los ope­ra­do­res a lo­ca­li­zar y re­pa­rar más fu­gas en los oleo­duc­tos, re­du­cien­do las des­car­gas de los po­zos pe­tro­le­ros y de­más equi­po, en­tre otras me­di­das.

Al­gu­nas de di­chas me­di­das se re­que­ri­rían en los nue­vos lí­mi­tes fe­de­ra­les so­bre el metano de la re­gión pe­tro­le­ra. Te­xas las es­tá im­pug­nan­do en los tri­bu­na­les.

Los gru­pos in­dus­tria­les in­sis­ten en que los ope­ra­do­res es­tán ha­cien­do su­fi­cien­te por li­mi­tar el metano y otros con­ta­mi­nan­tes.

ES­TA­CIÓn dE com­pre­so­ra de gas ubi­ca­da en la ciu­dad de La Gran­ge, en el Con­da­do de Fa­yet­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.