Có­mo Mé­xi­co y EU pue­den so­lu­cio­nar el asun­to mi­gra­to­rio •

El Diario de El Paso - - Portada - Er­nes­to Ze­di­llo y Car­los M. Gu­tié­rrez

Was­hing­ton — Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co com­par­ten una ri­ca his­to­ria. Du­ran­te más de un si­glo, la gen­te ha ido y ve­ni­do a tra­vés de la fron­te­ra para tra­ba­jar. Su tra­ba­jo ar­duo y de­di­ca­ción po­drían ha­ber te­ni­do lu­gar den­tro de un mer­ca­do la­bo­ral bien re­gu­la­do y ven­ta­jo­so para am­bos paí­ses. Sin em­bar­go, en años re­cien­tes la ma­yor par­te de la mano de obra se ha mo­vi­do en un vas­to mer­ca­do ne­gro, afec­tan­do a los tra­ba­ja­do­res, las fa­mi­lias, la se­gu­ri­dad y las fi­nan­zas pú­bli­cas en am­bos paí­ses.

Hay una de­cep­ción jus­ti­fi­ca­ble an­te es­te re­sul­ta­do. He­mos ob­ser­va­do con frus­tra­ción, des­de los más al­tos ni­ve­les de go­bierno de ca­da la­do de la fron­te­ra, có­mo los dos ve­ci­nos han des­apro­ve­cha­do las opor­tu­ni­da­des de ayu­dar­se mu­tua­men­te.

Nues­tros paí­ses de­ja­ron de coope­rar para re­gu­lar la mi­gra­ción de tra­ba­ja­do­res en 1965. Com­pren­si­ble­men­te, re­cha­za­ron la his­to­ria pre­via de los acuer­dos fa­lli­dos de “bra­ce­ros” que se adop­ta­ron des­de 1942, que con­te­nían sal­va­guar­das inade­cua­das para los tra­ba­ja­do­res de am­bos paí­ses. Sin em­bar­go, en lu­gar de tra­ba­jar para re­pa­rar di­chas fallas, des­de en­ton­ces se han ne­ga­do a cual­quier re­gla­men­to coope­ra­ti­vo de flu­jos de tra­ba­ja­do­res no es­pe­cia­li­za­dos.

El tris­te re­sul­ta­do han si­do dé­ca­das de ile­ga­li­dad de­sen­fre­na­da. Hoy, con ba­se en al­gu­nos cálcu­los ra­zo­na­bles, de los 11,7 mi­llo­nes de per­so­nas na­ci­das en Mé­xi­co que vi­ven en Es­ta­dos Uni­dos, ca­si la mi­tad (5,6 mi­llo­nes) ca­re­cen de au­to­ri­za­ción le­gal. La cau­sa de fon­do de es­ta tra­ge­dia es que los go­bier­nos no pro­mul­ga­ron con­jun­ta­men­te un mar­co bien re­gu­la­do para los flu­jos de mano de obra. Exis­te una me­jor ma­ne­ra de ha­cer las co­sas. Cree­mos que am­bos paí­ses de­ben lle­gar a una so­lu­ción du­ra­de­ra, in­no­va­do­ra y coo­pe­ra­ti­va para co­se­char los tre­men­dos fru­tos de di­ri­gir la mi­gra­ción le­gal y bien re­gu­la­ri­za­da ha­cia ac­ti­vi­da­des que com­ple­men­ten y per­mi­tan el bie­nes­tar y po­ten­cial pro­duc­ti­vo de to­dos los tra­ba­ja­do­res y sus fa­mi­lias. Pen­se­mos, por ejem­plo, en los es­ta­dou­ni­den­ses an­cia­nos a los que cui­dan los en­fer­me­ros me­xi­ca­nos, o en los ni­ños es­ta­dou­ni­den­ses que son cria­dos en ho­ga­res que se cons­tru­yen y se man­tie­nen lim­pios gra­cias a tra­ba­ja­do­res me­xi­ca­nos, así co­mo las opor­tu­ni­da­des de que es­to les per­mi­ta a las fa­mi­lias me­xi­ca­nas trans­for­mar sus vi­das, co­mo al­gu­na vez su­ce­dió con la ma­yo­ría de las fa­mi­lias es­ta­dou­ni­den­ses cuan­do sus an­te­pa­sa­dos fue­ron mi­gran­tes.

Es po­si­ble re­gu­lar es­tas ac­ti­vi­da­des en for­mas que ge­ne­re tra­ba­jos nue­vos y me­jo­res para los tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses de to­dos los ni­ve­les edu­ca­ti­vos, pro­mue­van la in­ver­sión y el cre­ci­mien­to en am­bos paí­ses y for­ta­lez­can las le­yes de Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos. Un mer­ca­do la­bo­ral bien re­gu­la­do pue­de dar for­ma a un flu­jo de mano de obra mi­gran­te que com­ple­men­te, en lu­gar de com­pe­tir con los tra­ba­ja­do­res de Es­ta­dos Uni­dos. Un mer­ca­do ne­gro no pue­de ha­cer eso.

Pro­po­ne­mos un nue­vo acuer­do bi­la­te­ral para re­gu­lar fu­tu­ros flu­jos de tra­ba­ja­do­res no es­pe­cia­li­za­dos en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos. Es­ta es la for­ma du­ra­de­ra y prác­ti­ca de des­ha­cer­nos de los mu­chos ma­les del mer­ca­do ne­gro y es esen­cial para for­ta­le­cer el Es­ta­do de de­re­cho y la se­gu­ri­dad na­cio­nal en am­bos paí­ses.

Un acuer­do co­mo ese re­quie­re in­no­va­ción. Nues­tros paí­ses ne­ce­si­tan un acuer­do para el si­glo XXI que rom­pa con los mol­des, no los acuer­dos de­fec­tuo­sos de ge­ne­ra­cio­nes pa­sa­das. Por eso le pe­di­mos a un gru­po de ciu­da­da­nos des­ta­ca­dos de am­bos paí­ses, con una ex­ten­sa vi­sión y ha­bi­li­dad po­lí­ti­ca, que nos ase­so­ra­ran en có­mo Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co po­dían re­gu­lar con­jun­ta­men­te en el fu­tu­ro la mi­gra­ción la­bo­ral no es­pe­cia­li­za­da para be­ne­fi­cio de am­bos paí­ses. Sus an­te­ce­den­tes en se­gu­ri­dad na­cio­nal, sin­di­ca­tos la­bo­ra­les, de­re­cho, co­mer­cio, di­plo­ma­cia y eco­no­mía ayu­da­ron a sus­ten­tar lo que con­si­de­ra­mos un plan rea­lis­ta para el fu­tu­ro.

He­mos re­dac­ta­do un an­te­pro­yec­to in­no­va­dor para una nue­va era de coope­ra­ción. En­tre las pro­pues­tas in­clui­mos un sis­te­ma de aran­ce­les para ga­ran­ti­zar que a los em­plea­do­res es­ta­dou­ni­den­ses les con­ven­ga con­tra­tar pri­me­ro a tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses; una for­ma de por­ta­bi­li­dad de vi­sa en­tre em­plea­do­res que per­mi­ti­ría pro­te­ger los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res me­xi­ca­nos y es­ta­dou­ni­den­ses; un lí­mi­te de sal­va­guar­das para evi­tar un al­za no pre­vis­ta en la can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res que cru­zan la fron­te­ra y nue­vos in­cen­ti­vos para la ca­pa­ci­ta­ción la­bo­ral, re­torno de mi­gran­tes e in­te­gra­ción. Así mis­mo, pro­po­ne un sis­te­ma in­te­gral y bi­la­te­ral para re­gu­lar a los re­clu­ta­do­res de mano de obra me­xi­ca­na, por pri­me­ra vez en me­dio si­glo, a fin de res­pe­tar los de­re­chos la­bo­ra­les y las le­yes de am­bos paí­ses.

Al­gu­nos es­cép­ti­cos po­drán de­cir que el ni­vel de ren­cor po­lí­ti­co aho­ga­rá nues­tro prag­ma­tis­mo coope­ra­ti­vo. Nues­tra res­pues­ta es que ya he­mos es­pe­ra­do mu­cho tiem­po una so­lu­ción du­ra­de­ra a la in­mi­gra­ción ile­gal, y que nues­tra pro­pues­ta es una vía prác­ti­ca y a lar­go pla­zo para eli­mi­nar y re­em­pla­zar al mer­ca­do ne­gro. Otros po­drán se­ña­lar que la mi­gra­ción ne­ta trans­fron­te­ri­za ca­yó enor­me­men­te des­pués de la Gran Re­ce­sión. Ob­ser­va­mos que aque­llos que se cen­tran en es­tos pe­que­ños flu­jos ne­tos ocul­tan la au­tén­ti­ca mag­ni­tud de los flu­jos en am­bas di­rec­cio­nes, los cua­les aún re­quie­re una re­gu­la­ri­za­ción ade­cua­da; cer­ca de 150 mil a 200 mil me­xi­ca­nos cru­zan la fron­te­ra ca­da año ha­cia el nor­te y ca­si el mis­mo número se di­ri­ge ha­cia el sur.

He­mos in­ten­ta­do el uni­la­te­ra­lis­mo du­ran­te dos ge­ne­ra­cio­nes y no ha fun­cio­na­do. Hay al­ter­na­ti­vas bien pen­sa­das y los ve­ci­nos no tie­nen otra op­ción que tra­ba­jar jun­tos. En nues­tra fron­te­ra co­mún, po­de­mos cons­truir un fu­tu­ro co­mún.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.