Los días de en­fer­me­dad de Clin­ton

El Diario de El Paso - - Opinión - Frank Bru­ni

Nue­va York— An­tes de que ahon­de­mos en los to­si­dos que se oye­ron por to­do el mun­do y el em­be­le­so que cam­bió la his­to­ria, un po­co de pers­pec­ti­va: Pos­tu­lar­se pa­ra pre­si­den­te no es di­fí­cil. Es bru­tal. Lo ra­ro no es que uno de los can­di­da­tos su­cum­bie­ra a al­gu­na en­fer­me­dad y fue­ra obli­ga­do a sa­lir del tra­yec­to de cam­pa­ña du­ran­te unos po­cos días. La ra­re­za es que no cai­gan co­mo mos­cas to­dos los can­di­da­tos.

Lo que pe­di­mos de ellos es me­nos pre­pa­ra­ción que mor­ti­fi­ca­ción, tan­to fí­si­ca co­mo psi­co­ló­gi­ca. En­tre dis­cur­sos for­ma­les y mí­ti­nes in­for­ma­les y se­sio­nes in­for­ma­ti­vas y re­cau­da­cio­nes de fon­dos, así co­mo lar­gos vue­los y cor­tos re­co­rri­dos en au­to­bús, abra­zos en ca­fe­te­rías y aglo­me­ra­cio­nes en la fe­ria es­ta­tal, ellos so­por­tan días de 20 ho­ras en los que apre­tu­jan el do­ble de ese nú­me­ro de ho­ras de tra­ba­jo. Son mi­la­gros de la per­se­ve­ran­cia, a gra­do tal que cier­to no­mi­na­do de­mó­cra­ta de 68 años pue­de re­ci­bir un diag­nós­ti­co de neu­mo­nía y pro­nun­ciar un gran dis­cur­so (aun­que un tan­to apa­ga­do) en un even­to pa­ra re­unir fon­dos esa mis­ma no­che.

Su vi­gor no es un pro­ble­ma, tan só­lo su cor­du­ra.

No he­mos apren­di­do na­da nue­vo so­bre la pro­pen­sión de Hi­llary Clin­ton a los se­cre­tos. Lo he­mos he­cho con­fir­mar… por enési­ma vez. Su au­to­pro­tec­ción es una perversa for­ma de au­to­des­truc­ción. Ra­ya en lo pa­to­ló­gi­co. Sin em­bar­go, es al­go que la ma­yo­ría de los elec­to­res acep­ta­ron o re­cha­za­ron en al­gún pun­to a lo lar­go del ho­ri­zon­te de un cuar­to de si­glo, des­de el de­no­mi­na­do Tra­vel­ga­te has­ta sus men­sa­jes de co­rreo elec­tró­ni­co. Ni des­plo­mar­se en la ace­ra ni una ron­da de an­ti­bió­ti­cos va a cam­biar eso.

Su fal­ta de trans­pa­ren­cia bien pu­die­ra ser una des­ca­li­fi­ca­ción si su opo­nen­te fue­ra el equi­va­len­te po­lí­ti­co de un vi­drio que aca­ba de ser lim­pia­do con Win­dex. Su opo­nen­te es el equi­va­len­te de un au­to­mó­vil den­sa­men­te blin­da­do.

Do­nald Trump no nos quie­re en­se­ñar sus im­pues­tos. No quie­re arro­jar luz so­bre su ac­ti­vi­dad fi­lan­tró­pi­ca o los pro­ce­di­mien­tos de su or­ga­ni­za­ción de ca­ri­dad, la cual, con ba­se en el mag­ní­fi­co in­for­me de Da­vid Fah­rent­hold en el Was­hing­ton Post, ope­ra de una ma­ne­ra que se exa­ge­ra gro­tes­ca­men­te a sí mis­ma.

Él ha pro­me­ti­do más in­for­ma­ción de­ta­lla­da de sa­lud y sen­tar­se lar­go y ten­di­do con el Dr. Oz, quien es Trump con es­te­tos­co­pio, abor­dan­do cues­tio­nes de gran se­rie­dad con gran es­tu­pi­dez. (Aho­ra vie­ne: La juez Judy oye la de­man­da de la Uni­ver­si­dad Trump.)

Sin em­bar­go, lo que Trump pre­sen­tó an­te­rior­men­te –unas po­cas ora­cio­nes efu­si­vas de un fa­cul­ta­ti­vo que más tar­de re­co­no­ció que las ha­bía pre­pa­ra­do de pa­sa­da– era una tar­je­ta del Día de San Va­len­tín ha­cién­do­se pa­sar por me­di­ci­na. Me sor­pren­de que no hu­bie­ra co­ra­zo­nes y cu­pi­dos en los már­ge­nes.

Apar­te de eso, no exis­te evi­den­cia de Trump co­mo Hér­cu­les. Más co­mo Ne­rón, con una ca­ma­ri­lla de adu­la­do­res aba­ni­cán­do­le y pe­lan­do sus uvas.

Él es el maes­tro de te­le­fo­near a pro­gra­mas no­ti­cio­sos en vez de apa­re­cer en el pla­tó, lo cual re­que­ri­ría de ma­yor es­fuer­zo. Con fre­cuen­cia ha he­cho só­lo un even­to al día, cer­ca de un ae­ro­puer­to, pa­ra que pue­da vo­lar a ca­sa en su lu­jo­so jet pri­va­do y dor­mir en su pro­pia y có­mo­da ca­ma. Es la ra­ra ex­cep­ción a la ar­dua lis­ta que des­cri­bí arri­ba. Du­ran­te las pri­ma­rias, fue to­da una no­ti­cia cuan­do él fi­nal­men­te se que­dó a dor­mir en un ho­tel de ca­de­na en Io­wa y, ese mis­mo fin de se­ma­na, se sen­tó du­ran­te los 60 mi­nu­tos que du­ra un ser­vi­cio en la igle­sia. Ala­ba­do sea el Se­ñor y pa­sen el Ga­to­ra­de.

Aun­que su ca­be­llo se nie­ga a acep­tar­lo, él tie­ne 70 años de edad, y si hay fil­ma­cio­nes de él por ahí ha­cien­do el ejer­ci­cio P90X, me lo per­dí. Yo lo he vis­to ju­gan­do golf, lo cual no es mu­cho más exi­gen­te en tér­mi­nos ae­ró­bi­cos que el back­gam­mon.

To­do es­to lo con­vier­te en un de­trac­tor sin­gu­lar­men­te in­efi­caz de la sa­lud de Clin­ton. Ade­más, sus re­pre­sen­tan­tes y par­ti­da­rios es­tán echan­do a per­der el ar­gu­men­to al exa­ge­rar­lo. Si los oí­mos ha­blan­do, ella es un ca­dá­ver ani­ma­do só­lo es­po­rá­di­ca­men­te, una mez­cla de ‘Wee­kend at Ber­nie's’ y ‘The Can­di­da­te’. Ellos se van a ver ri­dícu­los cuan­do ella se pa­re só­li­da­men­te so­bre el es­ce­na­rio del de­ba­te du­ran­te 90 mi­nu­tos y ha­ble en ora­cio­nes más ple­nas, más cohe­ren­tes y más gra­ma­ti­ca­les que las de él.

Por su­pues­to, los sucesos pu­die­ran desa­rro­llar­se de otra ma­ne­ra. Ella po­dría te­ner un de­ba­te tan te­rri­ble que los ne­ga­do­res de su sa­lud se­rían el me­nor de sus pro­ble­mas. Ella po­dría con­ti­nuar lu­chan­do con una en­fer­me­dad, com­pro­me­tien­do la in­ten­si­dad con la que se plan­ta en pa­ra­das de cam­pa­ña. Po­dría que­dar­se cor­ta con res­pec­to a los re­gis­tros mé­di­cos adi­cio­na­les que, co­rrec­ta­men­te, ha pro­me­ti­do com­par­tir, sa­cán­do­le el men­sa­je a su cam­pa­ña in­clu­so una vez más. Ella po­dría te­ner un pa­de­ci­mien­to la­ten­te… co­mo Trump po­dría.

Sin em­bar­go, no te­ne­mos más prue­ba de su in­ca­pa­ci­dad fí­si­ca pa­ra la Pre­si­den­cia de lo que te­nía­mos ha­ce una se­ma­na. No hay un so­lo víncu­lo cla­ro en­tre el coá­gu­lo de san­gre de 2013 y el des­va­ne­ci­mien­to del do­min­go.

Lo que te­ne­mos es un ejem­plo agra­va­do por el es­trés de fra­gi­li­dad por par­te de uno de dos ciu­da­da­nos de la ter­ce­ra edad par­ti­ci­pan­do en una ma­ra­tón. ¿Real­men­te eclip­sa­rá eso la otra di­ná­mi­ca de la con­tien­da?

En un son­deo re­cien­te del Was­hing­ton Post y el No­ti­cia­rio de ABC, só­lo 36 por cien­to de los en­cues­ta­dos di­jo que Trump es­ta­ba ca­li­fi­ca­do pa­ra ser pre­si­den­te. No pue­do ima­gi­nar a na­die en el otro 64 por cien­to ra­zo­nan­do: ‘Él es ig­no­ran­te, pe­ro tan ro­bus­ta­men­te ig­no­ran­te. Un men­ti­ro­so, pe­ro va­ya que es uno fuer­te. Ol­vi­den esas in­vec­ti­vas lle­nas de odio; mi­ren esos ni­ve­les de co­les­te­rol’.

No pue­do ver los ac­ce­sos de tos de ella ex­cu­san­do las ra­bie­tas de él, que dan más mie­do y es más di­fí­cil cu­rar­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.