Trump des­pier­ta el na­cio­na­lis­mo en Mé­xi­co

El Diario de El Paso - - Opinión - An­drés Op­pen­hei­mer Co­lum­nis­ta de El Nue­vo He­rald @op­pen­hei­me­ra

Mia­mi— La vi­si­ta de Do­nald Trump a Mé­xi­co de­mos­tró que el can­di­da­to re­pu­bli­cano es un im­pro­vi­sa­do que no pu­do ni si­quie­ra in­ten­tar dar una ima­gen de se­rie­dad sin pro­vo­car un in­ci­den­te di­plo­má­ti­co. Pe­ro lo más gra­ve es que su ines­ta­bi­li­dad men­tal y emo­cio­nal es­tá ha­cien­do re­su­ci­tar el na­cio­na­lis­mo re­vo­lu­cio­na­rio y el sen­ti­mien­to an­ti­es­ta­dou­ni­den­se en Mé­xi­co.

La vi­si­ta de Trump a Mé­xi­co fue errá­ti­ca des­de el ini­cio.

Pri­me­ro, Trump se reunió con el pre­si­den­te de Mé­xi­co, En­ri­que Pe­ña Nie­to, y lo ala­bó re­pe­ti­da­men­te, mos­trán­do­se ex­tre­ma­da­men­te cor­dial a pe­sar de que du­ran­te los úl­ti­mos 12 me­ses ha­bía pro­me­ti­do que le ha­bla­ría du­rí­si­mo al pre­si­den­te me­xi­cano. Po­cas ho­ras des­pués, Trump re­gre­só a Es­ta­dos Uni­dos e hi­zo un dis­cur­so in­cen­dia­rio con­tra Mé­xi­co en Ari­zo­na.

Pa­ra em­peo­rar las co­sas, Trump afir­mó que no ha­bía ha­bla­do con Pe­ña Nie­to so­bre quién pa­ga­ría por su mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co. El pre­si­den­te me­xi­cano lo des­min­tió po­co des­pués en un men­sa­je de Twit­ter, se­ña­lan­do que él ha­bía di­cho inequí­vo­ca­men­te a Trump que Mé­xi­co no pa­ga­ría por el mu­ro, y tá­ci­ta­men­te des­cri­bien­do al can­di­da­to co­mo un men­ti­ro­so.

Pe­ro el re­sul­ta­do más vi­si­ble de la vi­si­ta fue una ava­lan­cha de crí­ti­cas con­tra Pe­ña Nie­to en Mé­xi­co por ha­ber in­vi­ta­do a Trump, y no ha­ber­le pe­di­do una dis­cul­pa por sus in­sul­tos a Mé­xi­co.

La ma­yo­ría de los me­xi­ca­nos di­cen que Pe­ña Nie­to tam­bién le dio a Trump una opor­tu­ni­dad de oro pa­ra sa­lir en la fo­to jun­to con un pre­si­den­te, dán­do­le la ima­gen de ‘pre­si­den­cial’ que tan­to bus­ca el can­di­da­to es­ta­dou­ni­den­se.

Trump es pro­ba­ble­men­te la fi­gu­ra más odia­da en Mé­xi­co. Só­lo el 2 por cien­to de los me­xi­ca­nos tie­ne una opi­nión fa­vo­ra­ble de él, se­gún una en­cues­ta del dia­rio El Fi­nan­cie­ro.

Y Pe­ña Nie­to, cu­ya po­pu­la­ri­dad ha­bía caí­do ya al 25 por cien­to an­tes de la vi­si­ta de Trump, es aho­ra uno de los pre­si­den­tes me­xi­ca­nos más im­po­pu­la­res en la his­to­ria re­cien­te. Ha­bía una mar­cha con­tra el Go­bierno pre­vis­ta pa­ra ayer 15 de sep­tiem­bre, y va­rios co­lum­nis­tas es­tán pi­dien­do la re­nun­cia del pre­si­den­te.

‘No re­cuer­do un pre­si­den­te tan dé­bil y tan an­ti­ci­pa­da­men­te en su Go­bierno co­mo En­ri­que Pe­ña Nie­to’, di­jo el co­no­ci­do es­cri­tor Héc­tor Agui­lar Ca­mín en el dia­rio Mi­le­nio.

Una gran pre­gun­ta aho­ra es cuán ge­ne­ra­li­za­da, y cuán an­ti­es­ta­dou­ni­den­se se­rá la cre­cien­te reac­ción na­cio­na­lis­ta en Mé­xi­co.

El can­di­da­to opositor po­pu­lis­ta pa­ra las elec­cio­nes del 2018, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, ya le es­tá di­cien­do a su pú­bli­co que si ga­na, Mé­xi­co ya no se­rá una ‘co­lo­nia’ de Es­ta­dos Uni­dos, usan­do el mis­mo len­gua­je de los re­gí­me­nes de Ve­ne­zue­la y Cu­ba.

Eduar­do R. Hu­chim, un co­lum­nis­ta del dia­rio Re­for­ma, su­gi­rió que Pe­ña Nie­to de­be­ría de­cir­le a Trump que, si ga­na, Mé­xi­co ‘pon­dría fin a su co­la­bo­ra­ción en ma­te­ria de nar­co­trá­fi­co’ e in­clu­so po­dría re­vi­sar las in­ver­sio­nes y transac­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos en el país.

Pe­ña Nie­to ‘ha desata­do una ola de fer­vor na­cio­na­lis­ta’ en Mé­xi­co, es­cri­bió el po­li­tó­lo­go Jo­sé An­to­nio Agui­lar Ri­ve­ra en la re­vis­ta Ne­xos. Agre­gó que ‘las im­pli­ca­cio­nes sim­bó­li­cas’ de la vi­si­ta de Trump in­clu­yen ‘imá­ge­nes de en­tre­ga, de ce­gue­ra, enor­mes’.

Mi opi­nión:

La de­ma­go­gia ba­ra­ta de Trump con­tra los me­xi­ca­nos, los mu­sul­ma­nes y otros gru­pos ame­na­za con desatar una ola mun­dial de an­ti­ame­ri­ca­nis­mo. Trump se­ría el pre­si­den­te ideal pa­ra aque­llos que adu­cen que Es­ta­dos Uni­dos es un im­pe­rio ra­cis­ta, y que usan el ‘an­ti­im­pe­ria­lis­mo’ co­mo ex­cu­sa pa­ra agi­tar a las ma­sas.

Mé­xi­co tie­ne una lar­ga his­to­ria de na­cio­na­lis­mo re­vo­lu­cio­na­rio, que só­lo se ate­nuó tras el acuer­do de li­bre co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te de 1994. Ge­ne­ra­cio­nes de me­xi­ca­nos han cre­ci­do con los li­bros de tex­to que se re­fie­ren a Te­xas y Ca­li­for­nia co­mo ‘te­rri­to­rios usur­pa­dos de Mé­xi­co por Es­ta­dos Uni­dos’.

¿Pue­de Es­ta­dos Uni­dos per­mi­tir­se en­friar sus re­la­cio­nes con Mé­xi­co, y per­der la coo­pe­ra­ción de su ve­cino en ma­te­ria de dro­gas y pre­ven­ción an­ti­te­rro­ris­ta? ¿o arries­gar su co­mer­cio e in­ver­sio­nes en Mé­xi­co?

Con su vi­si­ta a Mé­xi­co, Trump de­mos­tró que no só­lo es de­ma­go­go bá­si­co que no pue­de ha­cer una vi­si­ta al ex­te­rior sin crear un in­ci­den­te in­ter­na­cio­nal, sino que pro­bó tam­bién que se­ría una ame­na­za pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos que po­dría des­en­ca­de­nar una reac­ción na­cio­na­lis­ta an­ti­es­ta­dou­ni­den­se en la pro­pia fron­te­ra de Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.