Se re­be­lan los pre­sos por sus con­di­cio­nes la­bo­ra­les

Re­cla­man una pa­ga jus­ta por el tra­ba­jo que rea­li­zan en las pri­sio­nes y pa­ra com­pa­ñías pri­va­das

El Diario de El Paso - - Panorama -

Nue­va York— Los pre­sos es­tán en huel­ga por las cár­ce­les de Es­ta­dos Uni­dos. El pa­sa­do vier­nes em­pe­za­ron a coor­di­nar un plan pa­ra pro­tes­tar por lo que ca­li­fi­can co­mo una ‘for­ma de es­cla­vi­tud mo­der­na’, fru­to de las re­glas que ri­gen la eco­no­mía del sis­te­ma de pri­sio­nes en la ma­yor po­ten­cia car­ce­la­ria del pla­ne­ta. Los in­ter­nos ga­nan por su tra­ba­jo, de acuer­do con la au­to­ri­dad que re­gu­la las cár­ce­les, en­tre 12 y 40 cen­ta­vos por ho­ra en las pri­sio­nes fe­de­ra­les. En Te­xas, Ar­kan­sas y Geor­gia las la­bo­res en­co­men­da­das ni si­quie­ra se re­mu­ne­ran.

Con la pro­tes­ta, coor­di­na­da a es­ca­la na­cio­nal por In­car­ce­ra­ted Wor­kers Or­ga­ni­zing Com­mit­tee, los pre­sos re­cla­man ‘una com­pen­sa­ción jus­ta’ por un tra­ba­jo que, di­cen, en­ri­que­ce a las gran­des com­pa­ñías pri­va­das. La fe­cha que eli­gie­ron pa­ra ha­cer oír sus de­re­chos des­de el otro la­do del mu­ro no era cau­sal. La huel­ga arran­có en el 45º aniver­sa­rio de la in­su­rrec­ción de At­ti­ca, el ma­yor mo­tín car­ce­la­rio de Es­ta­dos Uni­dos, ocu­rri­do en 1971.

En es­ta oca­sión par­ti­ci­pa­ron pre­sos de 40 cen­tros pe­ni­ten­cia­rios en 24 es­ta­dos. ‘No los pue­den ha­cer fun­cio­nar sin no­so­tros’, ase­gu­ra la or­ga­ni­za­ción. De los 2.4 mi­llo­nes de per­so­nas en­tre re­jas en el país, tra­ba­jan unos 900 mil que son ‘mé­di­ca­men­te ap­tos’. Sue­len ejer­cer de pin­to­res, fon­ta­ne­ros o ser­vir co­mi­das en las cár­ce­les aun­que ello no im­pli­ca re­duc­ción de la con­de­na; no tra­ba­jar les con­lle­va­ría re­pre­sa­lias.

Si la po­bla­ción re­clu­sa fue­ra una em­pre­sa, con­ta­ría con una plan­ti­lla pró­xi­ma a los 900 mil asa­la­ria­dos. El ta­ma­ño se acer­ca­ría al de la ca­de­na co­mer­cial Wal­mart, el ma­yor em­plea­dor pri­va­do del país. Gran par­te del tra­ba­jo lo desem­pe­ñan pa­ra las mis­mas pri­sio­nes en las que es­tán re­clui­dos. Pe­ro hay em­pre­sas, co­mo la pro­pia Wal­mart, Ve­ri­zon, McDo­nalds o Star­bucks, que tam­bién los con­tra­tan.

‘El sis­te­ma se en­ri­que­ce del tra­ba­jo gra­tis de los pre­sos’, de­nun­cian des­de Free Ala­ba­ma Mo­ve­ment, ‘y lo ha­cen en nom­bre del cri­men’. La pro­tes­ta bus­ca ge­ne­rar la mis­ma so­li­da­ri­dad en­tre los ciu­da­da­nos que la re­vuel­ta de At­ti­ca. Co­mo en 1971, los pre­sos de­nun­cian los lar­gos pe­rio­dos de ais­la­mien­to, el ac­ce­so inade­cua­do a la sa­lud, la su­per­po­bla­ción, los ata­ques vio­len­tos y las con­di­cio­nes la­bo­ra­les.

Re­des so­cia­les

La coor­di­na­ción de es­ta huel­ga na­cio­nal de pre­sos fue po­si­ble gra­cias las nue­vas tec­no­lo­gías de co­mu­ni­ca­ción que es­tán al al­can­ce de los re­clu­sos. Aun­que el uso de te­lé­fo­nos mó­vi­les es­tá prohi­bi­do en el in­te­rior de los cen­tros pe­ni­ten­cia­rios, es­tos dis­po­si­ti­vos se cue­lan en­tre los mu­ros a tra­vés de las re­des de con­tra­ban­do. Los fa­mi­lia­res y ami­gos apo­yan des­de fue­ra uti­li­zan­do Fa­ce­book y YouTu­be.

El gra­do de se­gui­mien­to de la con­vo­ca­to­ria se des­co­no­ce, por­que los ges­to­res de las pri­sio­nes evi­ta­ron in­for­mar so­bre el al­can­ce de la mis­ma. Sí tras­cen­dió que la pro­tes­ta con­ti­nuó du­ran­te el fin de se­ma­na y que en co­rrec­cio­na­les co­mo el de Hol­man (Ala­ba­ma) los fun­cio­na­rios tu­vie­ron que asu­mir al­gu­nas fun­cio­nes de los pre­sos mien­tras en Kin­ross –Mi­chi­gan–, 400 re­clu­sos mar­cha­ron por el in­te­rior del cen­tro.

No es la pri­me­ra re­vuel­ta de es­te ti­po que se vi­ve du­ran­te los úl­ti­mos me­ses en Es­ta­dos Uni­dos, y tam­po­co se­rá la úl­ti­ma. Hu­bo una en abril en Te­xas y le si­guió un mes des­pués otra en Ala­ba­ma. Los pre­sos tam­bién se re­be­la­ron en Mi­chi­gan la pa­sa­da pri­ma­ve­ra en res­pues­ta a la ma­la ca­li­dad de la co­mi­da que se sir­ve en las pri­sio­nes, tras la de­ci­sión del go­ber­na­dor Ryck Sny­der de pri­va­ti­zar ese ser­vi­cio.

In­clu­so los gru­pos sin­di­ca­les que re­pre­sen­tan a los guar­dias de pri­sio­nes, co­mo la AFSCME, se mues­tran preo­cu­pa­dos por la si­tua­ción en las cár­ce­les. Con­si­de­ran que una co­sa es que tras ser sen­ten­cia­dos, es­tos cri­mi­na­les pier­dan gran par­te de sus de­re­chos co­mo ciu­da­da­nos. Pe­ro otra dis­tin­ta es que los pier­dan to­dos. El des­con­ten­to, ade­más, ha­ce su tra­ba­jo más pe­li­gro­so.

Pro­ble­ma ma­si­vo

Los or­ga­ni­za­do­res de la pro­tes­ta in­sis­ten que no hay que ser ac­ti­vis­ta o te­ner un fa­mi­liar o un co­no­ci­do en­tre re­jas pa­ra en­ten­der que es­ta si­tua­ción es con­se­cuen­cia de que Es­ta­dos Uni­dos tie­ne un pro­ble­ma in­men­so que no de­ja de cre­cer. Sus pre­sos re­pre­sen­tan una cuar­ta par­te de la po­bla­ción re­clu­sa en to­do el mun­do. Eso, co­mo se­ña­la la Pri­son Po­licy Ini­cia­ti­ve, equi­va­le a 716 per­so­nas en­car­ce­la­das por ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes.

Es una pro­por­ción 4.5 ve­ces su­pe­rior a la me­dia mun­dial y que tri­pli­ca la de Mé­xi­co. Las es­ta­dís­ti­cas re­ve­lan, ade­más, que 36 de los 50 es­ta­dos de la Unión Ame­ri­ca­na tie­nen más pre­sos per cá­pi­ta que Ruan­da, que es el se­gun­do país en la cla­si­fi­ca­ción. Por de­ba­jo del país afri­cano, que­dan Nue­va York (ca­si 500 pre­sos por 100 mil ha­bi­tan­tes) o Ari­zo­na, que tie­ne 70 mil per­so­nas en­tre re­jas, las mis­mas que Es­pa­ña; la di­fe­ren­cia es que tie­ne 6.6 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes.

Con es­tas ci­fras co­lo­sa­les, no es una sor­pre­sa que la fac­tu­ra de la ges­tión de las cár­ce­les sea desor­bi­ta­da pa­ra el con­tri­bu­yen­te. El cos­to me­dio por pre­so as­cien­de a 31,300 dó­la­res anua­les, se­gún los da­tos más re­cien­tes de Ve­ra Ins­ti­tu­te for Jus­ti­ce. En Es­ta­dos co­mo el de Nue­va York se du­pli­ca y se dis­pa­ra has­ta los 168,000 dó­la­res en el ca­so de las pri­sio­nes que ope­ran en ciu­dad de los ras­ca­cie­los.

El Na­tio­nal Free­dom Mo­ve­ment ha ela­bo­ra­do una pro­pues­ta le­gis­la­ti­va pa­ra co­rre­gir los pro­ble­mas de­ri­va­dos de la ma­si­fi­ca­ción de las pri­sio­nes, que se en­tre­gó ya al Le­gis­la­ti­vo en Ala­ba­ma pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes de los pre­sos. El boom de las pri­sio­nes, co­mo la­men­tan las di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes en­vuel­tas en la mo­vi­li­za­ción, se co­me el di­ne­ro que nor­mal­men­te de­be­ría ir a ser­vi­cios so­cia­les y edu­ca­ción.

Un cUs­to­dio en el cen­tro pe­ni­ten­cia­rio de San Quen­tin, Ca­li­for­nia

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.