In­ves­ti­gan por ne­gli­gen­cia in­fan­til a pa­re­ja, en tres es­ta­dos

El Diario de El Paso - - Especial - Betsy Bla­ney / As­so­cia­ted Press ub­bock, Tx.—

LU­nos ve­ci­nos se­ña­la­ron que ni­ños su­cios se me­tían con re­gu­la­ri­dad a los bo­tes de ba­su­ra en bus­ca de co­mi­da de­trás de la ca­sa si­tua­da en el po­nien­te te­xano don­de vi­vían 11 me­no­res con sus pa­dres. Otros ha­bi­tan­tes oye­ron gri­tos en la no­che –lle­gan­do uno a des­cri­bir “gri­tos de te­rror”– que pron­to que­da­ron cu­bier­tos por mú­si­ca a al­to vo­lu­men.

“Eso nun­ca ce­só cuan­do es­tu­vie­ron vi­vien­do ahí”, di­jo la se­ma­na pa­sa­da a un juez la ve­ci­na Pai­ge Fig­ge lue­go de que los ni­ños que­da­ron ba­jo el cui­da­do del Es­ta­do.

El tes­ti­mo­nio se dio du­ran­te una au­dien­cia pa­ra Wi­lliam y Clai­re Rem­bis, quie­nes des­de el 2001 han si­do in­ves­ti­ga­dos por ins­tan­cias de bie­nes­tar in­fan­til en por lo me­nos tres es­ta­dos.

Aho­ra la pa­re­ja es acu­sa­da de omi­sión de cui­da­dos en Lub­bock, don­de un po­li­cía su­gi­rió la po­si­bi­li­dad de que la fa­mi­lia se mu­de a efec­to de eva­dir las in­da­ga­to­rias, las cua­les re­sul­tan di­fí­ci­les de ras­trear al cru­zar lí­mi­tes es­ta­ta­les.

La pa­re­ja re­cha­za las ale­ga­cio­nes, di­cien­do que se cam­bió pa­ra bus­car em­pleo y que los fun­cio­na­rios es­ta­ta­les te­xa­nos la tie­nen en la mi­ra de­bi­do a de­ci­dir edu­car en ca­sa a su fa­mi­lia, opo­ner­se a las va­cu­nas y te­ner tan­tos hi­jos.

“No co­men ba­su­ra”, di­jo Clai­re Rem­bis, de 38 años, fue­ra del juz­ga­do en Lub­bock.

Su es­po­so, de 48 años, ca­li­fi­có de “ri­dícu­los” los ale­ga­tos.

No se han le­van­ta­do car­gos pe­na­les con­tra la pa­re­ja, pe­ro en Te­xas ma­ri­do y mu­jer afron­tan un mon­tón de pro­ble­mas: a fi­na­les de agos­to sus hi­jos, cu­yas eda­des os­ci­lan en­tre el año cua­tro me­ses y los 17 años, pa­sa­ron a cus­to­dia del Es­ta­do cuan­do unos tra­ba­ja­do­res so­cia­les des­cu­brie­ron que du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción en Lub­bock 10 de ellos ha­bían si­do lle­va­dos a Co­lo­ra­do. El mar­tes se eje­cu­tó el des­alo­jo de la fa­mi­lia del ho­gar que ren­ta­ba, mien­tras que la se­ma­na pró­xi­ma con­ti­nua­rá la au­dien­cia por la cus­to­dia que se si­gue a los pa­dres.

Dos los me­no­res fue­ron ase­gu­ra­dos bre­ve­men­te de la ca­sa fa­mi­lia en Plano, co­mo a 300 mi­llas al Es­te, y en un ca­so se­pa­ra­do el año pa­sa­do to­dos fue­ron ase­gu­ra­dos en di­cho lu­gar.

En Mi­chi­gan, en­tre el 2007 y el 2012 fun­cio­na­rios de aten­ción a la in­fan­cia re­ci­bie­ron cin­co que­jas, in­clu­yen­do una so­bre ni­ños sin su­per­vi­sión adul­ta que co­mían de la ba­su­ra.

En Nue­va Jer­sey, se in­ves­ti­gó a la pa­re­ja a raíz de que en el 2001 el hi­jo ma­yor, quien en ese en­ton­ces te­nía apro­xi­ma­da­men­te dos años, fue lo­ca­li­za­do deam­bu­lan­do so­lo, se­gún tes­ti­mo­nio del ca­so en Lub­bock.

A ni­vel na­cio­nal no exis­te nin­gu­na ba­se de da­tos don­de se ras­treen di­chos ca­sos que cru­zan las lí­neas li­mí­tro­fes es­ta­ta­les.

Los Rem­bis die­ron a co­no­cer a los fun­cio­na­rios te­xa­nos sus do­mi­ci­lios an­te­rio­res, pe­ro si las fa­mi­lias no di­vul­gan la in­for­ma­ción, los tra­ba­ja­do­res so­cia­les tie­nen que en­con­trar­la, se­ña­ló el por­ta­voz del De­par­ta­men­to de Ser­vi­cios Fa­mi­lia­res y de Pro­tec­ción de Te­xas Paul Zim­mer­man. Aun en­ton­ces, ha­ce fal­ta in­ves­ti­gar mu­cho.

“Es más fá­cil lo­ca­li­zar un vehícu­lo ro­ba­do”, di­jo el ase­sor en bie­nes­tar in­fan­til Ti­mothy Tur­ner, quien ha tra­ba­ja­do en ins­tan­cias es­ta­ta­les de asis­ten­cia so­cial en Te­xas, Nue­vo Mé­xi­co y Ari­zo­na.

“Es al­go muy te­dio­so y que se ha­ce po­co a po­co”, agre­gó Tur­ner, ex­pli­can­do que ubi­car ca­sos en otras en­ti­da­des pue­de to­mar mu­cho tiem­po, cartas y lla­ma­das.

“Y pa­ra cuan­do ocu­rre to­do eso, mu­chas ve­ces des­apa­re­cen”, afir­ma

A me­nu­do las de­pen­den­cias es­ta­ta­les no pue­den dar a co­no­cer los de­ta­lles de di­chos ca­sos, es­pe­cial­men­te si no se to­ma­ron me­di­das.

En Nue­va Jer­sey, don­de la ma­yo­ría de los ar­chi­vos de los juz­ga­dos fa­mi­lia­res son con­fi­den­cia­les,

Un in­ves­ti­ga­dor in­di­ca que la fa­mi­lia pu­die­ra es­tar cam­bián­do­se de ca­sa pa­ra evi­tar esos car­gos

las le­yes es­ta­ta­les prohí­ben al De­par­ta­men­to de Ni­ños y Fa­mi­lias con­fir­mar si­quie­ra que la ins­tan­cia es­tu­vo in­vo­lu­cra­da con la fa­mi­lia Rem­bis, di­jo el por­ta­voz Er­nest Lan­dan­te. El vo­ce­ro del De­par­ta­men­to de Ser­vi­cios Hu­ma­nos y de Sa­lud de Mi­chi­gan Bob Whea­ton di­jo que en tal en­ti­dad tam­bién es­tán se­lla­dos los ar­chi­vos de esos ca­sos.

Di­chos ca­sos se men­cio­na­ron bre­ve­men­te du­ran­te la au­dien­cia so­bre cus­to­dia efec­tua­da la se­ma­na an­te­rior, don­de la in­ves­ti­ga­do­ra de bie­nes­tar in­fan­til Kris­tin Stec­klein se­ña­ló que cuan­do ella vi­si­tó es­te año la ca­sa va­rios de los me­no­res no te­nían ca­ma, in­clu­yen­do una ni­ña de cin­co años quien otro me­nor di­jo dor­mía en una ca­ja en un cló­set. La pa­re­ja da­ba cla­ses a los ni­ños en el ho­gar, pe­ro Stec­klein co­men­tó no ha­ber vis­to “nin­gún in­di­cio” de ma­te­rial es­co­lar —ase­ve­ra­ción que Wi­lliam Rem­bis re­ba­tió el vier­nes.

Unos alum­nos de la Uni­ver­si­dad Te­xas Tech que vi­vían en la ca­sa con­ti­gua a la de fa­mi­lia ates­ti­gua­ron que los me­no­res hur­ga­ban seis días a la se­ma­na en bo­tes de ba­su­ra.

Una es­tu­dian­te, Ma­di­son Burn­ham, in­di­có ha­ber vis­to a un ni­ño co­mien­do de una ca­ja que ella ha­bía ti­ra­do re­cien­te­men­te.

“No creo que de­ba de­jar­se a los ni­ños ha­cer eso”, di­jo Burn­ham al juez.

Otros ve­ci­nos de­cla­ra­ron que cuan­do em­pe­za­ron a oír­se gri­tos en el in­te­rior de la vi­vien­da, se pu­so mú­si­ca de rock pe­sa­do pa­ra cu­brir el rui­do.

Clai­re Rem­bis de­ne­gó la ale­ga­ción re­fe­ren­te al rui­do. Tam­bién acla­ró que sus hi­jos usa­ban ro­pa que les iban pa­san­do sus her­ma­nos y no preo­cu­par­le que an­du­vie­ran des­cal­zos.

“Na­da más soy na­tu­ral”, di­jo. “Pa­ra no­so­tros, eso es nor­mal”.

Stec­klein se­ña­ló que cuan­do ella la vi­si­tó la vi­vien­da fa­mi­lia te­nía un “fuer­te olor pes­ti­len­te” y no ha­bía su­fi­cien­te co­mi­da pa­ra ali­men­tar a 11 ni­ños y dos adul­tos.

Wi­lliam Rem­bis cues­tio­nó asi­mis­mo di­cha ase­ve­ra­ción du­ran­te su tes­ti­mo­nio, in­di­can­do que su fa­mi­lia re­ci­bía al­re­de­dor de mil 100 dó­la­res men­sua­les en es­tam­pi­llas pa­ra ali­men­tos.

“Nun­ca tu­vi­mos nin­gún pro­ble­ma por su­fi­cien­te co­mi­da”, di­jo al ju­ra­do. “Mis hi­jos es­tán bien ali­men­ta­dos”.

Ram­bis ex­pli­có desear mu­dar­se a Co­lo­ra­do por los “me­jo­res em­pleos” des­pués de ha­ber­se que­da­do dos ve­ces tra­ba­jo en Lub­bock des­de abril.

El abo­ga­do de Ser­vi­cios Pro­tec­to­res In­fan­ti­les del Con­da­do Lub­bok Ka­cee Har­vey su­gi­rió otro mo­ti­vo, di­cien­do al juez que mu­dar­se “cons­ti­tu­ye un pa­trón en es­ta fa­mi­lia”.

El juez ra­ti­fi­có la ob­je­ción he­cha por el abo­ga­do de Wi­lliam Rem­bis pa­ra que el tes­ti­mo­nio só­lo se re­fi­rie­ra al ca­so de Lub­bock.

Rem­bis di­jo desear sim­ple­men­te re­cu­pe­rar a sus hi­jos, y “ha­re­mos lo que sea ne­ce­sa­rio”, sen­ten­ció.

Ellos re­cha­zan las ale­ga­cio­nes, di­cen que se mu­da­ron pa­ra bus­car em­pleo y que los fun­cio­na­rios los tie­nen en la mi­ra de­bi­do a que de­ci­die­ron edu­car en ca­sa a su fa­mi­lia, opo­ner­se a las va­cu­nas y te­ner tan­tos hi­jos

Una de las vi­vien­das ha­bi­ta­das por los acu­sa­dos

Wi­lliam y Clai­re Rem­bis

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.