Fa­lle­ce he­re­de­ro de ca­de­na fa­mi­liar más gran­de del es­ta­do

El Diario de El Paso - - Texas y Nm - Sam Ro­ber­ts­sept/The New York Ti­mes

Te­xas— Ho­ward E. Butt Jr., el mul­ti­mi­llo­na­rio he­re­de­ro for­zo­so del im­pe­rio te­xano fa­mi­liar de su­per­mer­ca­dos, quien re­nun­ció a la em­pre­sa a efec­to de di­vul­gar el men­sa­je cris­tiano so­bre la dig­ni­dad del tra­ba­jo y los ne­xos de és­te con la re­li­gión y que for­mó una red de se­gui­do­res a ni­vel na­cio­nal, fa­lle­ció el do­min­go en su do­mi­ci­lio en San An­to­nio. Te­nía 89 años.

Su es­po­sa, Bar­ba­ra Dan Butt, se­ña­ló que mu­rió de­bi­do a com­pli­ca­cio­nes con el Par­kin­son.

Butt abo­gó por el pa­pel de lai­cis­mo en el me­jo­ra­mien­to del mun­do a tra­vés de la re­no­va­ción per­so­nal den­tro de las pro­fe­sio­nes, la fa­mi­lia y la igle­sia lo­cal.

“El cris­tia­nis­mo que no nos cam­bia en nues­tros ho­ga­res nun­ca cam­bia­rá el mun­do”, di­jo. “La la­bor de la Igle­sia se ha­ce don­de­quie­ra que ha­ga­mos con ex­ce­len­cia una la­bor que de­mues­tre amor por la gen­te con quien es­ta­mos tra­ba­jan­do”.

Co­mo pri­mo­gé­ni­to del fun­da­dor, Butt he­re­dó la di­ri­gen­cia de la ca­de­na de su­per­mer­ca­dos H-E-B, la cual es la ma­yor fuen­te de em­pleo pri­va­da de pro­pie­dad fa­mi­liar en Te­xas, con cer­ca de 380 es­ta­ble­ci­mien­tos, 96 mil em­plea­dos y ven­tas anua­les su­pe­rio­res a los 23 bi­llo­nes de dó­la­res. La em­pre­sa co­men­zó co­mo una tien­da de ba­rrio fun­da­da por la abue­la pa­ter­na de Butt.

La re­vis­ta For­bes ha con­si­de­ra­do a los Butt co­mo la 23ava fa­mi­lia más ri­ca de EU, con 11 bi­llo­nes de dó­la­res dis­tri­bui­dos en­tre cin­co pa­rien­tes. Pe­ro Butt, un bau­tis­ta su­re­ño que ha­bía en­ca­be­za­do un mo­vi­mien­to de re­na­ci­mien­to ju­ve­nil cris­tiano sien­do es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio y mi­nis­tro lai­co, lu­chó con las pre­sio­nes del ne­go­cio y sus in­tere­ses es­pi­ri­tua­les.

La lu­cha le pro­vo­có una se­ve­ra de­pre­sión, so­bre la cual más tar­de ha­bló abier­ta­men­te.

En la dé­ca­da de los 60 de­jó la vi­ce­pre­si­den­cia y las ope­ra­cio­nes co­ti­dia­nas de H-E-B, ce­dien­do el pues­to a su her­mano Char­les. En 1982, Ho­ward Butt asu­mió co­mo vi­ce­di­rec­tor y pre­si­den­te de la Fun­da­ción de la Fa­mi­lia H.E. Butt, la cual su ma­dre ha­bía fun­da­do co­mo una aso­cia­ción de be­ne­fi­cen­cia pa­ra los me­no­res mar­gi­na­dos. Butt la am­plió has­ta apo­yar hos­pi­ta­les, bi­blio­te­cas y re­ti­ros cris­tia­nos que in­te­gra­ban el cre­do re­li­gio­so y el li­de­raz­go em­pre­sa­rial.

Al mis­mo tiem­po, con­ti­nuó alen­tan­do al mo­vi­mien­to evan­gé­li­co a in­vo­lu­crar a otros cris­tia­nos, in­clu­yen­do a los que no se iden­ti­fi­ca­ran con al­gu­na igle­sia en par­ti­cu­lar.

En el 2000, em­pe­zó a dar por ra­dio una ho­mi­lía de un mi­nu­to de du­ra­ción, seg­men­to ti­tu­la­do “El lla­ma­do de nues­tra vida co­ti­dia­na”, en el cual ha­cía hin­ca­pié en el pa­pel que ha­bía desem­pe­ña­do la fe en las ca­rre­ras exi­to­sas y vi­das per­so­na­les de per­so­nas or­di­na­rias. Sus ho­mi­lías se trans­mi­tían en to­dos los es­ta­dos a tra­vés de tres mil es­ta­cio­nes, lle­gan­do a mi­llo­nes de ra­dio­es­cu­chas.

Ho­ward Ed­ward Butt Jr. na­ció el 8 de sep­tiem­bre de 1927, hi­jo de Ho­ward pa­dre y de Mary Eli­za­beth Holds­worth, en Kerrvi­lle, co­mo a 65 mi­llas al no­roes­te de San An­to­nio. Su abue­lo pa­terno se ha­bía mu­da­do con su fa­mi­lia des­de Ten­nes­see por mo­ti­vos de sa­lud –te­nía tu­bercu­losis– y su abue­la fun­dó la tien­da de­ba­jo del apar­ta­men­to don­de vi­vían.

Ho­ward pa­dre ha­bía pres­ta­do ser­vi­cio en el Co­mi­té pa­ra la Opor­tu­ni­dad de Em­pleo Equi­ta­ti­vo du­ran­te la ges­tión del pre­si­den­te John F. Ken­nedy y tam­bién era mi­nis­tro lai­co bau­tis­ta su­re­ño.

Po­co des­pués de gra­duar­se en 1947 en la Uni­ver­si­dad Bay­lor, en Wa­co, con li­cen­cia­tu­ra en ad­mi­nis­tra­ción, Butt con­tra­jo ma­tri­mo­nio con Bar­ba­ra Dan Ger­ber.

Ade­más de su es­po­sa, le so­bre­vi­ven los hi­jos de la pa­re­ja, Ho­ward III y Step­hen; su hi­ja, De­bo­rah Dan Ro­gers; su her­mano, Char­les; su her­ma­na, Elea­nor Butt Crook; ocho nie­tos; y una bis­nie­ta.

A los 12 años, Ho­ward hi­jo era ca­je­ro de su­per­mer­ca­do y, en 1948, al año si­guien­te de gra­duar­se en la uni­ver­si­dad, es­ta­ba ad­mi­nis­tran­do su pro­pio lo­cal. Sin em­bar­go, ins­pi­ra­do por la re­no­va­ción ju­ve­nil a la cual se ha­bía su­ma­do en Bay­lor, se hi­zo mi­nis­tro evan­gé­li­co lai­co. Sus prio­ri­da­des en­con­tra­das pre­ci­pi­ta­ron una cri­sis ner­vio­sa.

Due­ño de H-E-B lu­chó por dig­ni­fi­car el tra­ba­jo me­dian­te su mi­nis­te­rio cris­tiano; te­nía 89 años

HO­WaRD e. Butt Jr., vi­vió cri­sis ner­vio­sa por la pre­sión de su tra­ba­jo y su in­te­rés es­pi­ri­tual

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.