La ad­mi­nis­tra­ción de nues­tro tiem­po

El Diario de El Paso - - Opinión - Fran­cis­co E. Pa­di­lla Ana­lis­ta So­cial glo­ba­li­za­cion.2016@gmail.com

Re­fle­xio­ne­mos que si la vida es una e irre­pe­ti­ble, sa­que­mos lo me­jor de no­so­tros mis­mos pa­ra sa­bo­rear ca­da ins­tan­te de nues­tra exis­ten­cia, ca­da ho­ra de nues­tro dia­rio vi­vir

En nues­tra so­cie­dad –go­ber­na­da por el ha­cer in­me­dia­to–, hay quien no tie­ne mu­chas de las ve­ces al­gún plan es­tra­té­gi­co pa­ra lle­var a ca­bo y ate­rri­zar al­gún ob­je­ti­vo. Es por ello que se ha­ce ne­ce­sa­rio que en un mo­men­to da­do los in­di­vi­duos nos sen­te­mos y de­ci­da­mos qué va­mos a ha­cer en un cor­to, me­diano y lar­go pla­zo.

La pla­nea­ción a cor­to pla­zo nos da­rá la vi­sión in­me­dia­ta de nues­tros queha­ce­res, mien­tras en un me­diano tér­mino se nos va­yan cum­plien­do las an­sia­das ex­pec­ta­ti­vas, pa­ra que fi­nal­men­te en un lar­go pla­zo las vea­mos to­das ya rea­li­za­das.

En con­fir­ma­ción de lo an­te­rior, la au­sen­cia de una pla­nea­ción crea un caos en cual­quier ám­bi­to de la vida: si un ca­pi­tán de un bar­co no ela­bo­ra un “plan de via­je” con el uso de la car­to­gra­fía, irá a cual­quier par­te, me­nos al des­tino co­rrec­to; si se tra­ta­ra de un vue­lo aé­reo, si el “plan de vue­lo” no es ela­bo­ra­do an­tes de ele­var el avión, es muy se­gu­ro que esa aven­tu­ra –igual en la aven­tu­ra de la vida– ter­mi­ne en un ro­tun­do fra­ca­so, si no es que en una bru­tal tra­ge­dia.

La an­te­rior no es una afir­ma­ción gra­tui­ta, pues la épo­ca ac­tual que trae a me­dio mun­do con las pri­sas co­ti­dia­nas, só­lo per­mi­te pen­sar en el aho­ra, lo in­me­dia­to, lo que que­da por ha­cer por el res­to del día.

¿Pa­ra qué po­ner­se a re­fle­xio­nar si lo que hi­ce ayer es­tu­vo bien y se pue­de me­jo­rar? Así vis­to, me­nos se le da im­por­tan­cia a lo que hay que ha­cer en lo in­me­dia­to o a me­diano pla­zo.

Lo que pa­sa es que en los tiem­pos de nues­tros abue­los no se con­ta­ba con las he­rra­mien­tas mo­der­nas con las que aho­ra los jó­ve­nes dis­po­nen, así aho­ra en el ins­tan­te en que se ne­ce­si­ta se pro­ce­de a “goo­glear” y se ob­tie­ne cual­quier ti­po de in­for­ma­ción que se desee.

¿Pa­ra qué pla­near o im­ple­men­tar una in­ves­ti­ga­ción bi­blio­grá­fi­ca pa­ra ob­te­ner el co­no­ci­mien­to que se ne­ce­si­ta al día, o en pos de rea­li­zar un pro­yec­to?

Por tal mo­ti­vo la ju­ven­tud ac­tual ha caí­do a lo que le lla­mo “flo­je­ra aca­dé­mi­ca” en la que se en­cuen­tra en­vuel­ta: y sí, co­mo que to­do se es da­do sin ma­yor de­seo, co­mo que la cul­tu­ra del es­fuer­zo pa­ra ser me­re­ce­do­res de un pre­mio que nos es­pe­re en la me­ta, ha de­ja­do de te­ner im­por­tan­cia pa­ra mu­chos de ellos.

No es mi in­ten­ción afir­mar que las épo­cas an­te­rio­res fue­ron me­jo­res, lo que sí afir­mo es que en ese as­pec­to li­de­ran los lla­ma­dos “Baby Boo­mers” –aque­llos na­ci­dos en­tre 1946 y 1964, con ac­tual­men­te en­tre 52 y 70 años de edad.

Al te­ner me­nos he­rra­mien­tas pa­ra su for­ma­ción aca­dé­mi­ca y hu­ma­na, sin con­tar con tan si­quie­ra con una compu­tado­ra, me­nos con el In­ter­net; pe­ro que, por otro la­do, to­da­vía les “ha­cía­mos ca­so a nues­tros pa­dres”.

En cuan­to al res­pe­to a los va­lo­res, la pla­nea­ción de una vida útil te­nía un sen­ti­do pa­ra to­dos no­so­tros.

Mu­cho ha cam­bia­do en la épo­ca ac­tual con el mo­do de pen­sar de los jó­ve­nes de la ge­ne­ra­ción “X” o “Mi­lle­nials”, no se di­ga la ge­ne­ra­ción jo­ven o “Z”, con otros mu­chos va­lo­res que le ha da­do la mo­der­ni­dad, tal es la ins­tan­ta­nei­dad en su co­mu­ni­ca­ción, no se tie­ne lí­mi­te al­guno pa­ra es­tar en el mo­men­to co­mu­ni­cán­do­se ha­cia cual­quier par­te del mun­do, lo que les ha da­do una es­pe­cie de “so­ber­bia me­diá­ti­ca”, pues se pien­san muy su­pe­rio­res en el ma­ne­jo de los me­dios, y lo de­mues­tran, sien­do unos maes­tros com­pa­ra­dos con las ge­ne­ra­cio­nes de los “vie­ji­tos”.

Los jó­ve­nes, alie­na­dos por el ac­tual uso de los me­dios elec­tró­ni­cos de co­mu­ni­ca­ción, tie­nen un al­to ries­go de per­der ese sen­ti­do hu­mano, ame­na­za­do por la frial­dad de un ce­lu­lar, de una PC o de un IPod y ab­sor­bi­do en la cul­tu­ra me­diá­ti­ca.

Des­gra­cia­da­men­te, con tan­tos me­dios a su al­can­ce, lo que tam­bién les ha al­can­za­do es la pe­re­za, no se les ve ese em­pu­je pa­ra lo­grar un ob­je­ti­vo, que en sí mis­mo es bon­da­do­so, co­mo lo­grar una al­ta ca­li­fi­ca­ción aca­dé­mi­ca (En pro­fe­sio­nal, maes­tría o doc­to­ra­do o más).

Por el con­tra­rio, mu­chas ve­ces se con­for­man con se­guir la co­rrien­te pues ca­si to­do les es da­do sin un ma­yor es­fuer­zo, co­mo que dan la im­pre­sión de que to­do se lo me­re­cen.

Con sus de­bi­das ex­cep­cio­nes. La ver­dad es que en es­ta vida to­do se lo­gra con es­fuer­zo, sea en la épo­ca an­te­rior o en la ac­tual. Y pa­ra ello, pa­ra lo­grar am­bi­cio­sa­men­te a lo que se as­pi­ra, se ne­ce­si­ta pla­near­lo ade­cua­da, in­ten­sa y pro­fun­da­men­te, pa­ra que al lle­gar a la me­ta sea la ba­se del éxi­to pro­fe­sio­nal; en el trans­cur­so de to­do ello el tiem­po de­be ser op­ti­mi­za­do pa­ra que se al­can­ce a cu­brir el con­te­ni­do de di­cho plan.

Los fi­ló­so­fos del co­mu­nis­mo no se can­sa­ban de afir­mar que la “re­li­gión es el opio del pue­blo”. Al re­fle­xio­nar he­mos caí­do en la con­clu­sión de que si los me­dios (Fa­ce­book, What­supp, Twit­ter, et­cé­te­ra), no son uti­li­za­dos en su jus­ta pro­por­ción, dán­do­le su lu­gar e im­por­tan­cia que tie­ne, sin du­da, pe­ro sin des­cui­dar los prin­ci­pios de la ad­mi­nis­tra­ción que no han pa­sa­do de mo­da, lo que es­tá pa­san­do es que to­dos es­tos me­dios que se han men­cio­na­do, si no se les da el co­rrec­to lu­gar, se es­tán con­vir­tien­do día con día en eso: en un opio mo­derno pa­ra sus usua­rios.

Post Scrip­tum

Con una es­tric­ta y dis­ci­pli­na­da ad­mi­nis­tra­ción de nues­tro tiem­po, co­mo de­cía uno de los pa­dres de la ad­mi­nis­tra­ción mo­der­na, Fre­de­rick Tay­lor (1856-1915), que és­ta es cien­tí­fi­ca, y que con sa­la­rios más al­tos se lo­gra la má­xi­ma pro­duc­ción y de­sa­rro­llo de los tra­ba­ja­do­res.

¿Les sue­na mis ami­gos es­to úl­ti­mo? Co­mo que nues­tros em­pre­sa­rios ac­tua­les en la in­dus­tria ma­qui­la­do­ra se han me­ti­do so­li­tos en ca­mi­sa de on­ce va­ras; los sa­la­rios de la ba­se han si­do los mí­ni­mos, y aho­ra la mano de obra es­ca­sea, obli­gán­do­los a au­men­tar no úni­ca­men­te las pres­ta­cio­nes, sino tam­bién el sa­la­rio ba­se pa­ra atraer y re­te­ner la mano de obra ne­ce­sa­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.