La eco­no­mía del go­teo ‘ha­cia arri­ba’ de Oba­ma

El Diario de El Paso - - Opinión - Paul Krug­man

So­lo los auténticos bi­chos ra­ros co­mo yo es­pe­ran con an­sie­dad los in­for­mes anua­les de la Ofi­ci­na del Cen­so so­bre ren­ta, po­bre­za y se­gu­ros mé­di­cos. Pe­ro los in­for­mes so­bre 2015, re­cién pu­bli­ca­dos, jus­ti­fi­can la ex­pec­ta­ción.

Es­pe­rá­ba­mos bue­nas no­ti­cias; pe­ro re­sul­ta que el año pa­sa­do la eco­no­mía es­tu­vo de fies­ta co­mo si fue­ra 1999. Lo cual nos di­ce al­go muy im­por­tan­te: a sa­ber, que un Go­bierno que así lo quie­ra, pue­de ha­cer que la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se sea más equi­ta­ti­va y me­jo­rar la ca­li­dad de vida de las fa­mi­lias co­rrien­tes.

Los in­for­mes mues­tran gran­des avan­ces en tres fren­tes: un rá­pi­do cre­ci­mien­to de las ren­tas de las fa­mi­lias co­rrien­tes (la ren­ta me­dia au­men­tó un lla­ma­ti­vo 5.2%), una ba­ja con­si­de­ra­ble del ni­vel de po­bre­za y una subida adi­cio­nal im­por­tan­te de la co­ber­tu­ra sa­ni­ta­ria tras los avan­ces de 2014. Es un tri­ple­te que no se ha­bía vis­to des­de, pues sí, 1999.

Es cier­to que la subida de la ren­ta me­dia lle­ga tras años de de­cep­cio­nes y que, in­clu­so aho­ra, los in­gre­sos de un ho­gar tí­pi­co, ajus­ta­dos por in­fla­ción, son al­go más ba­jos que an­tes de la cri­sis fi­nan­cie­ra. Pe­ro el por­cen­ta­je de es­ta­dou­ni­den­ses sin se­gu­ro mé­di­co es más ba­jo que nun­ca. Y el com­por­ta­mien­to ge­ne­ral de la eco­no­mía de Oba­ma ha des­men­ti­do mu­chas de las crí­ti­cas lan­za­das con­tra las po­lí­ti­cas del pre­si­den­te.

Acuér­den­se de la cam­pa­ña elec­to­ral de 2012. Ya ha­bía se­ña­les de la po­lí­ti­ca de la in­to­le­ran­cia y las teo­rías cons­pi­ra­to­rias que ca­rac­te­ri­za a las elec­cio­nes de es­te año; Do­nald Trump pro­cla­ma­ba a los cua­tro vien­tos que el cer­ti­fi­ca­do de na­ci­mien­to de Oba­ma era fal­so y Mitt Rom­ney acep­ta­ba en­can­ta­do el apo­yo de Trump.

Pe­ro tam­bién ha­bía al­go de de­ba­te po­lí­ti­co. Los re­pu­bli­ca­nos acu­sa­ban a Oba­ma de ser un ‘re­dis­tri­bu­cio­nis­ta’ que qui­ta­ba el di­ne­ro a los ‘crea­do­res de em­pleo’ pa­ra dar co­sas gra­tis al 47% de la po­bla­ción. Y afir­ma­ban que esas po­lí­ti­cas so­cia­lis­tas es­ta­ban des­tru­yen­do los in­cen­ti­vos e im­pe­dían la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca.

De he­cho, ha­bía una piz­ca de ver­dad en la pri­me­ra par­te de esa acu­sa­ción. Oba­ma no es nin­gún so­cia­lis­ta, pe­ro des­de su re­elec­ción ha apro­ba­do una subida con­si­de­ra­ble de los im­pues­tos a las ren­tas al­tas. De he­cho, el 1% con ren­tas más al­tas pa­ga apro­xi­ma­da­men­te el mis­mo por­cen­ta­je de sus in­gre­sos en im­pues­tos fe­de­ra­les que en 1979, an­tes de que Ro­nald Rea­gan inau­gu­ra­se la era de las gran­des re­ba­jas fis­ca­les pa­ra los ri­cos. Y par­te de la subida de im­pues­tos se es­tá em­plean­do pa­ra sub­ven­cio­nar los se­gu­ros mé­di­cos de las fa­mi­lias con ren­tas me­dias y ba­jas.

Los con­ser­va­do­res pre­di­je­ron un desas­tre co­mo con­se­cuen­cia de es­tas ini­cia­ti­vas. Las subidas de im­pues­tos a los ri­cos, in­sis­tían, pa­ra­li­za­rían la eco­no­mía. Afir­ma­ban que Oba­ma­ca­re, con su com­bi­na­ción de re­gu­la­ción y sub­ven­cio­nes, des­trui­ría mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo sin que au­men­ta­se el nú­me­ro de es­ta­dou­ni­den­ses con se­gu­ro.

En vez de eso, lo que pa­só des­pués de la re­elec­ción de Oba­ma fue que el em­pleo re­gis­tró el ma­yor cre­ci­mien­to des­de la dé­ca­da de 1990. Pe­ro las ren­tas de los ho­ga­res, al me­nos se­gún los cálcu­los del Cen­so, se­guían re­za­ga­das. Así que la de­re­cha se­guía te­nien­do ar­gu­men­tos es­ta­dís­ti­cos pa­ra cri­ti­car a Oba­ma. Aho­ra esos ar­gu­men­tos han des­apa­re­ci­do.

Uno po­dría pre­gun­tar­se si es­tas ci­fras re­fle­jan la reali­dad. A me­nu­do se afir­ma que los es­ta­dou­ni­den­ses no no­tan la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca; y si le pre­gun­ta­sen a Trump, él sin du­da afir­ma­ría que las ci­fras del Cen­so, co­mo cual­quier ci­fra que no le gus­ta, es­tán ma­ni­pu­la­das.

Pe­ro hay que des­con­fiar de los son­deos so­bre es­te asun­to. Cuan­do a los es­ta­dou­ni­den­ses se les pre­gun­ta por la mar­cha de la eco­no­mía, mu­chos se li­mi­tan a re­pe­tir lo que creen ha­ber es­cu­cha­do en las no­ti­cias de la ca­de­na Fox: una am­plia ma­yo­ría de los re­pu­bli­ca­nos afir­man que el pa­ro ha subido y el mer­ca­do de va­lo­res ha ba­ja­do du­ran­te el man­da­to de Oba­ma, jus­to lo con­tra­rio de la ver­dad. Por otro la­do, cuan­do se le pre­gun­ta a la gen­te có­mo le va per­so­nal­men­te, los años con Oba­ma han es­ta­do ca­rac­te­ri­za­dos por una gran me­jo­ría (un au­men­to pro­nun­cia­do del por­cen­ta­je de es­ta­dou­ni­den­ses que con­si­de­ran que les va bien).

Así que las bue­nas no­ti­cias son reales. Y de­be­rían (aun­que no lo ha­rán) aca­bar por fin con el do­mi­nio que ejer­ce la ideo­lo­gía del go­teo so­bre gran par­te de la cla­se po­lí­ti­ca.

Ya co­no­cen el ar­gu­men­to: cual­quier in­ten­to de ayu­dar di­rec­ta­men­te a las fa­mi­lias tra­ba­ja­do­ras, nos di­cen, se­rá con­tra­pro­du­cen­te por­que per­ju­di­ca­rá a la eco­no­mía en ge­ne­ral. Así que, en vez de eso, de­be­mos ba­jar­les los im­pues­tos a los ‘crea­do­res de em­pleo’ y es­pe­rar que la ma­rea as­cen­den­te sa­que a flo­te to­dos los bar­cos.

Se­ría una exa­ge­ra­ción de­cir que el Go­bierno de Oba­ma ha he­cho lo con­tra­rio, pe­ro no ca­be du­da de que la eco­no­mía del go­teo ‘ha­cia arri­ba’ ha es­ta­do pre­sen­te en su res­pues­ta a la Gran Re­ce­sión: gran par­te del es­tí­mu­lo eco­nó­mi­co con­lle­va­ba una am­plia­ción de la red de se­gu­ri­dad so­cial, no só­lo pa­ra pro­te­ger a los vul­ne­ra­bles, sino tam­bién pa­ra au­men­tar el po­der ad­qui­si­ti­vo y apun­ta­lar la de­man­da. Y, en ge­ne­ral, las po­lí­ti­cas de la épo­ca de Oba­ma han ido en­ca­mi­na­das a ayu­dar di­rec­ta­men­te a las fa­mi­lias, más que a col­mar de be­ne­fi­cios a los ri­cos con la es­pe­ran­za de que los be­ne­fi­cios go­teen ha­cia aba­jo.

Aho­ra ve­mos los re­sul­ta­dos de es­te ex­pe­ri­men­to po­lí­ti­co, y no es­tán na­da mal. Po­drían ha­ber si­do me­jo­res: el es­tí­mu­lo eco­nó­mi­co de­be­ría ha­ber si­do ma­yor y más pro­lon­ga­do, y la opo­si­ción re­pu­bli­ca­na frus­tró las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas del Go­bierno tras los dos pri­me­ros años. Así y to­do, las po­lí­ti­cas pro­gre­sis­tas han fun­cio­na­do y se ha de­mos­tra­do que quie­nes las cri­ti­ca­ban es­ta­ban equi­vo­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.