Se­cre­tos pa­ra ba­jar de pe­so ¡com­pro­ba­dos!

El Diario de El Paso - - Opinión -

1. No te en­fo­ques en los car­bohi­dra­tos: De­jar los car­bohi­dra­tos po­dría ha­cer­te ba­jar de pe­so, siem­pre y cuan­do tam­bién le ba­jes a las ca­lo­rías. Si tan só­lo de­jas los car­bohi­dra­tos, pe­ro le agre­gas a tu die­ta acei­tes y nue­ces, no ba­ja­rás ab­so­lu­ta­men­te na­da, por­que re­ci­bi­rás la mis­ma can­ti­dad de ca­lo­rías. En lu­gar de sa­ta­ni­zar los car­bohi­dra­tos, se­ría me­jor que apren­die­ras a co­mer­los.

2. Ol­vi­da la bás­cu­la: Ol­ví­da­te de la bás­cu­la y che­ca tu ta­lla de pan­ta­lo­nes. Sí, ese nú­me­ro pue­de ser im­por­tan­te pa­ra sa­ber al­go de tu sa­lud, pe­ro tam­bién pue­de va­riar de­pen­dien­do del día, con­su­mo de flui­dos y ejer­ci­cio. Lo que te di­ce tu ta­lla y tu ro­pa se­rá mu­cho más efec­ti­vo. 3. Dis­fru­ta lo que co­mes: Si no le po­nes aten­ción a lo que co­mes, nun­ca ba­ja­rás de pe­so. Es de­cir, si co­mes vien­do la te­le y ni si­quie­ra dis­fru­tas la co­mi­da, es ob­vio que ter­mi­na­rás con ham­bre, pues tu ce­re­bro no es­tá pro­ce­san­do lo que co­mes. ¿Y có­mo pue­des cam­biar es­to? Co­me en el co­me­dor en lu­gar de la sa­la.

4. ¿Qué de­bes to­mar? To­dos sa­ben que de­be­rás ba­jar­le al re­fres­co y a las be­bi­das azu­ca­ra­das, pe­ro ¿sa­bías que el agua fría po­dría ayu­dar­te a que­mar más ca­lo­rías? Y no só­lo eso, el ca­fé tam­bién ace­le­ra el me­ta­bo­lis­mo, y po­dría ser una bue­na he­rra­mien­ta pa­ra ha­cer más ejer­ci­cio.

5. Ba­jar de pe­so es un ma­tri­mo­nio,

no un “free”: Las die­tas que pro­me­ten cam­bios rá­pi­dos y dra­má­ti­cos son mu­cho más emo­cio­nan­tes, pe­ro tam­bién son un frau­de. La for­ma más lis­ta de ba­jar de pe­so, es ca­sán­do­te con un es­ti­lo de vida sa­lu­da­ble. Crear há­bi­tos nue­vos es di­fí­cil, pe­ro no im­po­si­ble, y tam­bién son la me­jor es­tra­te­gia pa­ra ser fe­liz, te­ner un buen pe­so, y es­tar sa­lu­da­ble.

6. Siem­pre car­ga con una bo­ta­na: La ma­yo­ría pue­de se­guir la die­ta en su vida dia­ria, pe­ro cuan­do te to­ca via­jar, sa­lir con los ami­gos o es­tar de va­ca­cio­nes… ¡va­lió to­do! Es co­mo to­mar un pa­so atrás cuan­do ya ha­bías to­ma­do uno ade­lan­te, ¡y es sú­per frus­tran­te! Lo peor de to­do es que, cuan­do ha­bla­mos de ba­jar de pe­so, la con­sis­ten­cia es cla­ve, por eso no es­ta­ría de más que car­ga­ras con una bo­ta­na sa­lu­da­ble, al me­nos una man­za­na, ca­da vez que sal­gas de ca­sa.

Sin im­por­tar en dón­de es­tés o con quién, siem­pre te en­con­tra­rás con un li­bro o un plan pa­ra ba­jar de pe­so. Pe­ro ya en se­rio… ¿qué es lo que ver­da­de­ra­men­te fun­cio­na?.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.