Ma­ni­pu­lan la mano de obra in­mi­gran­te

El Diario de El Paso - - Portada - Die­go Mur­cia/El Dia­rio de El Pa­so

No son los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos, sino los con­tra­tis­tas es­ta­dou­ni­den­ses quie­nes fo­men­tan el mer­ca­do ne­gro de mano de obra mi­gran­te, afir­ma un es­tu­dio bi­na­cio­nal re­cien­te. Es­tos con­tra­tis­tas le dan la vuel­ta a re­gla­men­tos, en oca­sio­nes exa­ge­ran­do la es­ca­sez la­bo­ral en cier­tas in­dus­trias, y en otras ejer­cien­do con­trol in­de­bi­do so­bre el tra­ba­ja­dor, ba­jo la ame­na­za de no res­pal­dar la re­no­va­ción de su vi­sa de tra­ba­jo, se­ña­la el es­tu­dio y ac­ti­vis­tas la­bo­ra­les de El Pa­so.

El re­por­te “Fron­te­ra co­mún, fu­tu­ro com­par­ti­do: Un plan pa­ra re­gu­lar la mo­vi­li­dad la­bo­ral en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co”, del Cen­tro pa­ra el De­sa­rro­llo Glo­bal, tam­bién pro­po­ne so­lu­cio­nes pa­ra aca­bar con es­te mer­ca­do ne­gro la­bo­ral y ase­gu­rar­se de que no ha­ya so­bre­ofer­ta de mano de obra que man­ten­ga ba­jos los sa­la­rios es­ta­dou­ni­den­ses.

El do­cu­men­to es una crea­ción de un gru­po pre­si­di­do por el ex se­cre­ta­rio de Co­mer­cio es­ta­dou­ni­den­se Car­los Gu­tié­rrez, y el ex pre­si­den­te de Mé­xi­co, Er­nes­to Ze­di­llo.

Con­tra­tis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos es­pe­cu­lan en mer­ca­do la­bo­ral pa­ra pa­gar me­nos, re­ve­la es­tu­dio

Ca­sos lo­ca­les

El pa­sa­do 27 de ju­nio en De­ming, Nue­vo Mé­xi­co, se emi­tió una con­vo­ca­to­ria pa­ra 275 tra­ba­ja­do­res agri­cul­to­res que par­ti­ci­pa­ran en la pis­ca de chi­le y ce­bo­lla.

La pis­ca de chi­le se rea­li­za­ría en una re­gión que in­clu­ye El Pa­so, Las Cru­ces, De­ming y con­da­dos del Sur de Nue­vo Mé­xi­co.

El pa­go mí­ni­mo pa­ra es­tos tra­ba­ja­do­res se­ría de 11.20 dó­la­res la ho­ra por una jor­na­da de tiem­po com­ple­to (48 ho­ras) du­ran­te el 75 por cien­to de la tem­po­ra­da de pis­ca (has­ta fi­na­les de agos­to).

Co­mo par­te de la com­pen­sa­ción, los con­tra­tis­tas ofre­cían alo­ja­mien­to gra­tui­to en la zo­na se­ña­la­da.

El em­plea­dor se com­pro­me­tía a pa­gar 13.50 dó­la­res por ca­ja de ce­bo­lla y 95 cen­ta­vos por ca­ja de chi­le.

La so­li­ci­tud de bús­que­da de em­plea­dos se so­me­tió an­te el De­par­ta­men­to del Tra­ba­jo fe­de­ral el 28 de abril, a tra­vés de una con­tra­tis­ta.

Sin em­bar­go, va­rias pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des de es­ta ofer­ta la­bo­ral lla­ma­ron la aten­ción de Car­los Ma­ren­tes, di­rec­tor del Cen­tro de los Tra­ba­ja­do­res Agrí­co­las Fron­te­ri­zos, y que es lo que el do­cu­men­to an­tes men­cio­na­do bus­ca re­me­diar.

“Pa­ra co­men­zar, la con­tra­tis­ta en la so­li­ci­tud de em­plea­dos pe­día 275 agri­cul­to­res, pe­ro so­li­ci­ta­ba a las au­to­ri­da­des que a 73 de ellos se les de­be­ría emi­tir una vi­sa H-2A”, ex­pli­có Ma­ren­tes.

Exa­ge­ran es­ca­sez de mano de obra

Se­gún el De­par­ta­men­to de Ciu­da­da­nía y Ser­vi­cios Mi­gra­to­rios (US­CIS), el Pro­gra­ma H-2A per­mi­te a em­plea­do­res o agen­tes es­ta­dou­ni­den­ses que cum­plen con re­qui­si­tos re­gla­men­ta­rios es­pe­cí­fi­cos traer a ciu­da­da­nos ex­tran­je­ros a los Es­ta­dos Uni­dos con el pro­pó­si­to de lle­nar pues­tos de em­pleos tem­po­ra­les en la agri­cul­tu­ra.

Pa­ra ello, un em­plea­dor, o un agen­te, de­be pre­sen­tar el For­mu­la­rio I-129, Pe­ti­ción de Tra­ba­ja­dor No In­mi­gran­te a nom­bre del po­si­ble em­plea­do.

Es­ta fue la se­gun­da ban­de­ra ro­ja que pu­so en aler­ta a Ma­ren­tes, quien, gra­cias a uno de sus aso­cia­dos se dio cuen­ta del tra­ba­jo ofre­ci­do en De­ming.

“Las vi­sas H-2A se dan só­lo cuan­do se com­prue­ba que hay es­ca­sez de mano de obra ca­li­fi­ca­da en la zo­na y que no se pue­den lle­nar las pla­zas re­que­ri­das, por lo que se de­be im­por­tar esa mano de obra de otro país”.

Esa fue otra de las ban­de­ras de aler­ta.

Pues cuan­do bus­có la re­fe­ren­cia del tra­ba­jo en el De­par­ta­men­to de Tra­ba­jo apa­re­cía lis­ta­do en Las Cru­ces y De­ming, pe­ro no en El Pa­so.

En­ton­ces, se le ocu­rrió una idea: im­pri­mir bo­le­ti­nes y man­dar a ca­si 80 tra­ba­ja­do­res –mano de obra ca­li­fi­ca­da que su­pues­ta­men­te no exis­te en la fron­te­ra– a apli­car por esas pla­zas.

Ma­ren­tes ase­gu­ra no es­tar en con­tra de los tra­ba­ja­do­res que vie­nen a es­te país a bus­car opor­tu­ni­da­des, pe­ro se­ña­la que no es jus­to pa­ra los tra­ba­ja­do­res lo­ca­les que los con­tra­tis­tas tuer­zan de es­ta ma­ne­ra el sis­te­ma pa­ra sa­car­le be­ne­fi­cio pro­pio.

“Des­de lue­go, es­ta gen­te que vie­ne al país lo ha­ce pa­san­do mi­se­rias y sin las ga­ran­tías de ley que los po­drían pro­te­ger.

A la lar­ga, es mano de obra más ba­ra­ta, que no se pue­de que­jar si la de­jan sin su ho­ra de co­mer o sin des­can­so pa­ra ir al ba­ño”, co­men­tó.

El Cen­tro de los De­re­chos del Mi­gran­te (CDM) le da la ra­zón al ac­ti­vis­ta. Di­cha en­ti­dad pu­bli­có, en 2013, el in­for­me ‘Re­ve­lan­do el Re­clu­ta­mien­to’ en el que de­ta­llan que 58 por cien­to de los en­cues­ta­dos di­jo ha­ber pa­ga­do una cuo­ta ile­gal pa­ra ob­te­ner la vi­sa de tra­ba­jo, mien­tras que el 47 por cien­to ma­ni­fes­tó ha­ber he­cho un prés­ta­mo y el 52 por cien­to ase­gu­ró que no se les mos­tró con­tra­to.

Por otro la­do, el 10 por cien­to re­por­tó ha­ber pa­ga­do cuo­ta por un tra­ba­jo inexis­ten­te.

Pa­ra Ma­ren­tes, es­ta es una nue­va for­ma de es­cla­vi­za­ción.

“Los con­tra­tis­tas no les ex­pli­can sus de­re­chos pa­ra que no se que­jen y co­mo la re­no­va­ción de las vi­sas es­tá en ma­nos de los em­plea­do­res, los tra­ba­ja­do­res guar­dan si­len­cio a lo que vi­ven. Si no, la pró­xi­ma tem­po­ra­da no po­drán vol­ver”, ex­pli­có.

Le­yes con ho­yos

En­tre los años fis­ca­les de 2010 y 2015, el Go­bierno ha emi­ti­do un to­tal de 445 mil 260 vi­sas H-2A (pa­ra tra­ba­jos agrí­co­las).

Mien­tras que 869 mil 413 vi­sas H-1B (pa­ra tra­ba­jos de al­to ni­vel de co­no­ci­mien­to y es­pe­cia­li­za­ción, con gra­dos de es­tu­dio su­pe­rior) y 343 mil 624 vi­sas pa­ra ta­reas co­mo jar­di­ne­ría, cons­truc­ción y lim­pie­za, en­tre otras ac­ti­vi­da­des) se han en­tre­ga­do en el mis­mo pe­río­do.

De es­te in­ter­cam­bio con los Es­ta­dos Uni­dos se be­ne­fi­cian 87 paí­ses, in­clui­do Mé­xi­co y 14 go­bier­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

Uno de los prin­ci­pa­les plan­tea­mien­tos que dio ori­gen al es­tu­dio es que Mé­xi­co y es­te país del Nor­te han ca­re­ci­do de un acuer­do bi­la­te­ral pa­ra re­gu­lar la mo­vi­li­dad la­bo­ral trans­fron­te­ri­za des­de el año 1965.

Su in­for­me pro­po­ne un nue­vo acuer­do bi­la­te­ral en­tre tra­ba­ja­do­res de Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos. Si bien re­co­no­ce que la po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción re­quie­re re­for­mas más am­plias.

El do­cu­men­to ase­gu­ra que ca­si la mi­tad de los 11.7 mi­llo­nes de per­so­nas de ori­gen me­xi­cano que vi­ven en Es­ta­dos Uni­dos no tie­ne au­to­ri­za­ción le­gal pa­ra tra­ba­jar.

Es­te vas­to mer­ca­do ne­gro la­bo­ral es lo que ha per­ju­di­ca­do a am­bos paí­ses y no los tra­ba­ja­do­res me­xi­ca­nos be­ne­fi­cia­dos con es­te ti­po de pro­gra­mas.

Al­gu­nas so­lu­cio­nes que plan­tean pa­ra re­lle­nar esos va­cíos le­ga­les in­clu­yen la crea­ción de un im­pues­to de prio­ri­dad que los em­plea­do­res es­ta­dou­ni­den­ses de­ben pa­gar pa­ra con­tra­tar a los tra­ba­ja­do­res me­xi­ca­nos a tra­vés del pro­gra­ma.

Es­to ga­ran­ti­za­ría que los em­plea­do­res con­tra­ten a tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses cuan­do es­tén dis­po­ni­bles.

Otra se­ría li­mi­tar de for­ma trans­pa­ren­te y pre­de­ci­ble los cam­bios anua­les en el nú­me­ro de nue­vos per­mi­sos de tra­ba­jo con­ce­di­dos, te­nien­do en cuen­ta los pe­río­dos de al­tas y ba­jas ta­sas de des­em­pleo.

Tam­bién cer­ti­fi­car al re­clu­ta­dor me­xi­cano pa­ra ga­ran­ti­zar que los tra­ba­ja­do­res vie­nen ex­clu­si­va­men­te a tra­vés de ca­na­les re­gu­la­dos.

Ade­más, de la crea­ción de una ba­se de da­tos trans­pa­ren­te y ac­ce­si­ble al pú­bli­co pa­ra la coin­ci­den­cia en­tre em­plea­dor y em­plea­do, en­tre otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.