El 9/11 y los crí­me­nes de odio con­tra mu­sul­ma­nes

El Diario de El Paso - - Opinión -

Was­hing­ton— Los crí­me­nes de odio en con­tra de los mu­sul­ma­nes es­ta­dou­ni­den­ses han au­men­ta­do a sus ni­ve­les más ele­va­dos des­pués de los ata­ques del 11 de sep­tiem­bre del 2001, se­gún da­tos com­pi­la­dos por in­ves­ti­ga­do­res, en un in­cre­men­to im­pul­sa­do, al pa­re­cer, por los ata­ques te­rro­ris­tas en Es­ta­dos Uni­dos y otros paí­ses, así co­mo por el len­gua­je di­vi­so­rio en las cam­pa­ñas elec­to­ra­les.

La ten­den­cia ha alar­ma­do a los aca­dé­mi­cos que es­tu­dian los crí­me­nes de odio, así co­mo a los fun­cio­na­rios de las fuer­zas del or­den, que han do­cu­men­ta­do cien­tos de ata­ques –in­clui­dos in­cen­dios pro­vo­ca­dos en mez­qui­tas, asal­tos, ti­ro­teos y ame­na­zas de vio­len­cia– des­de prin­ci­pios del 2015.

Si bien no se es­pe­ra que sal­gan las es­ta­dís­ti­cas más re­cien­tes del FBI so­bre los crí­me­nes de odio sino has­ta no­viem­bre, da­tos re­cien­tes de in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ca­li­for­nia en San Ber­nar­dino, mues­tran que los crí­me­nes de odio en con­tra de los es­ta­dou­ni­den­ses mu­sul­ma­nes subie­ron 78 por cien­to en el trans­cur­so del 2015. Los ata­ques con­tra aque­llos a quie­nes se per­ci­be co­mo ára­bes subie­ron to­da­vía más mar­ca­da­men­te.

Los in­for­mes po­li­cia­les y de los me­dios en los úl­ti­mos me­ses han in­di­ca­do una afluen­cia con­ti­nua de ata­ques, con fre­cuen­cia en con­tra de víc­ti­mas que lle­van el atuen­do mu­sul­mán tra­di­cio­nal o que se per­ci­be que son de Orien­te Pró­xi­mo.

Al­gu­nos aca­dé­mi­cos creen que la reac­ción ne­ga­ti­va y vio­len­ta en con­tra de los mu­sul­ma­nes es­ta­dou­ni­den­ses es­tá im­pul­sa­da no só­lo por una se­rie de ata­ques te­rro­ris­tas en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos que co­men­za­ron a prin­ci­pios del año pa­sa­do, sino, tam­bién, por el ve­neno po­lí­ti­co de can­di­da­tos co­mo Do­nald Trump, quien ha lla­ma­do a prohi­bir la in­mi­gra­ción de mu­sul­ma­nes y a te­ner un re­gis­tro na­cio­nal de mu­sul­ma­nes en Es­ta­dos Uni­dos.

‘Es­ta­mos vien­do es­tos es­te­reo­ti­pos y de­cla­ra­cio­nes de­ni­gran­tes que se vuelven par­te del dis­cur­so po­lí­ti­co’, di­jo Brian Le­vin, di­rec­tor del Cen­tro pa­ra el Es­tu­dio del Odio y el Ex­tre­mis­mo en el cam­pus de San Ber­nar­dino. ‘En re­su­mi­das cuen­tas, es­ta­mos ha­blan­do de un in­cre­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en es­tos ti­pos de crí­me­nes de odio’.

Co­men­tó que la fre­cuen­cia de la vio­len­cia an­ti­mu­sul­ma­na pa­re­ce ha­ber­se in­cre­men­ta­do in­me­dia­ta­men­te des­pués de al­gu­nos de los co­men­ta­rios in­cen­dia­rios de Trump.

El ma­yor in­ci­den­te re­cien­te de vio­len­cia an­ti­mu­sul­ma­na se pro­du­jo el fin de se­ma­na pa­sa­do, cuan­do des­de una mo­to­ci­cle­ta un in­cen­dia­rio pren­dió el fue­go que en­vol­vió al Cen­tro Is­lá­mi­co de Fort Pier­ce, en Flo­ri­da, don­de Omar Ma­teen –el ga­ti­lle­ro de la ma­sa­cre de ju­nio en el cen­tro noc­turno Pul­se en Or­lan­do– re­za­ba al­gu­nas ve­ces.

La Po­li­cía, quien ca­li­fi­có al ata­que co­mo ‘una tra­ge­dia te­rri­ble’ pa­ra la co­mu­ni­dad, aprehen­dió a un lu­ga­re­ño que ha­bía cri­ti­ca­do al is­lam en pu­bli­ca­cio­nes en los me­dios so­cia­les.

El in­cen­dio pro­vo­ca­do, jun­to con un asal­to an­te­rior con­tra un con­gre­gan­te afue­ra de una mez­qui­ta y de otros in­ci­den­tes ahí, han pro­vo­ca­do gran te­mor en­tre los fe­li­gre­ses, con­tó Moha­med Ma­lik, de 43 años, un em­pre­sa­rio que ha asis­ti­do a la mez­qui­ta por ca­si una dé­ca­da.

‘Hay mu­cha re­tó­ri­ca ne­ga­ti­va’, di­jo. ‘La re­tó­ri­ca ne­ga­ti­va es­tá cau­san­do el odio y, a su vez, el odio es­tá cau­san­do los ac­tos vio­len­tos’.

En el nue­vo es­tu­dio de la or­ga­ni­za­ción no par­ti­dis­ta de Le­vin, ba­sa­do en re­por­tes ofi­cia­les de la Po­li­cía en 20 es­ta­dos, se es­ti­ma que hu­bo al­re­de­dor de 260 crí­me­nes de odio en con­tra de mu­sul­ma­nes en to­do Es­ta­dos Uni­dos, en el 2015.

Se tra­ta de la can­ti­dad má­xi­ma des­de la ré­cord de 481 crí­me­nes de odio do­cu­men­ta­dos en con­tra de mu­sul­ma­nes en el 2001, cuan­do los ata­ques del 11 de sep­tiem­bre desata­ron olea­das de de­li­tos cu­yos ob­je­ti­vos eran mu­sul­ma­nes y per­so­nas de Orien­te Pró­xi­mo, co­men­tó Le­vin. El enor­me in­cre­men­to del año pa­sa­do tam­bién pue­de ser el ma­yor anual des­de ese mis­mo año, agre­gó.

El in­cre­men­to se pro­du­jo en tan­to que los crí­me­nes de odio en con­tra de ca­si to­dos los de­más gru­pos –in­clui­dos los afro­ame­ri­ca­nos, his­pa­nos, ju­díos, gays y blan­cos– ba­ja­ban o só­lo au­men­ta­ban li­ge­ra­men­te, se en­con­tró con el es­tu­dio. Una ex­cep­ción fue los que se co­me­tie­ron en con­tra de las per­so­nas trans­gé­ne­ro, que subie­ron un 40 por cien­to.

Se le pro­por­cio­nó un ejem­plar de pren­sa del es­tu­dio a The New York Ti­mes.

Es ca­si se­gu­ro que las es­ta­dís­ti­cas sub­es­ti­man la mag­ni­tud del pro­ble­ma, di­cen los in­ves­ti­ga­do­res, por­que es fre­cuen­te que las víc­ti­mas sean re­nuen­tes a in­for­mar de los ata­ques por te­mor a in­fla­mar las ten­sio­nes en la co­mu­ni­dad y por­que, a ve­ces, es di­fí­cil pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res es­ta­ble­cer que la cau­sa fue la re­li­gión o el odio ét­ni­co o ra­cial.

En el ase­si­na­to el año pa­sa­do de tres es­tu­dian­tes mu­sul­ma­nes en Cha­pel Hill, en Ca­ro­li­na del Nor­te, por ejem­plo, las au­to­ri­da­des no le­van­ta­ron car­gos de cri­men de odio en con­tra de un ve­cino a quien se acu­só de ase­si­nar­los, a pe­sar de las lla­ma­das de mu­sul­ma­nes que di­je­ron que hu­bo alu­sio­nes re­li­gio­sas en la vio­len­cia. La Po­li­cía di­jo que la dispu­ta por el es­ta­cio­na­mien­to y no el pre­jui­cio pu­do ha­ber lle­va­do a los ase­si­na­tos. A ve­ces, la evi­den­cia es más cla­ra. ‘¡Odio al IS­LAM!’, es­cri­bió Ted Ha­key, Jr., quien fue­ra un ma­ri­ne, a un ami­go en Fa­ce­book des­pués de los ata­ques te­rro­ris­tas de no­viem­bre en Pa­rís. Ho­ras des­pués, en una tre­men­da bo­rra­che­ra, dis­pa­ró cua­tro ve­ces un ri­fle de al­to po­der con­tra la mez­qui­ta que es­tá jun­to a su ca­sa en Con­nec­ti­cut.

El mes pa­sa­do, un arre­pen­ti­do Ha­key ini­ció una sen­ten­cia de seis me­ses de cár­cel tras ha­ber­se de­cla­ra­do cul­pa­ble de un car­go de cri­men de odio.

En Brooklyn, es­te mes, una mu­jer ata­có a otras dos que ha­bían sa­ca­do a pa­sear a sus hi­jos en sus ca­rrio­las, di­jo la Po­li­cía, y les gri­ta­ba obs­ce­ni­da­des en con­tra de los mu­sul­ma­nes y tra­tó de arran­car­les a ja­lo­nes los ve­los tra­di­cio­na­les. En Queens, tres ex­tra­ños gol­pea­ron a un hom­bre mien­tras gri­ta­ban ‘¡EIIL, EIIL!’.

En Min­nea­po­lis, en ju­nio, un hom­bre que gri­ta­ba ma­ja­de­rías so­bre el is­lam le dis­pa­ró a dos mu­sul­ma­nes que iban ves­ti­dos con el atuen­do re­li­gio­so tra­di­cio­nal, di­je­ron las au­to­ri­da­des.

En St. Louis, aprehen­die­ron a un hom­bre en fe­bre­ro por­que la Po­li­cía di­jo que ha­bía apun­ta­do un ar­ma con­tra una fa­mi­lia mu­sul­ma­na que com­pra­ba en su man­za­na y les ha­bía di­cho que ‘to­dos de­be­rían mo­rir’.

El mes pa­sa­do, en Queens, ma­ta­ron a ti­ros, es­ti­lo eje­cu­ción, a un imán y a su asis­ten­te en la ace­ra. Las au­to­ri­da­des acu­sa­ron del ata­que a un hom­bre de 35 años, pe­ro no han de­ter­mi­na­do el mo­ti­vo, ni si de­be­ría ma­ne­jar­se co­mo un cri­men de odio.

El in­cre­men­to en los re­por­tes de lo que pa­re­cen ser crí­me­nes de odio ha preo­cu­pa­do a los fun­cio­na­rios del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos.

‘Lo vi­mos des­pués del 11 de sep­tiem­bre, y hoy se­gui­mos vien­do un re­pun­te en los ale­ga­tos de in­ci­den­tes re­la­cio­na­dos con el odio des­pués de los trá­gi­cos acon­te­ci­mien­tos del año pa­sa­do’, co­men­tó Va­ni­ta Gup­ta, quien en­ca­be­za la di­vi­sión de los de­re­chos ci­vi­les en el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia.

‘Ve­mos ame­na­zas cri­mi­na­les en con­tra de las mez­qui­tas; aco­so en las es­cue­las, e in­for­mes de vio­len­cia en con­tra de es­ta­dou­ni­den­ses mu­sul­ma­nes, sijs, gen­te de as­cen­den­cia ára­be o su­ra­siá­ti­ca, y per­so­nas a las que se per­ci­be co­mo miem­bros de es­tos gru­pos’, di­jo Gup­ta.

El De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia ha ac­tua­do pa­ra atraer la aten­ción de la po­bla­ción ha­cia el pro­ble­ma y re­unir re­cur­sos pa­ra com­ba­tir­lo co­mo par­te de un es­fuer­zo más am­plio en con­tra de la dis­cri­mi­na­ción re­li­gio­sa.

Di­ver­sos ex­per­tos en crí­me­nes de odio di­je­ron que les preo­cu­pa que el ve­neno de Trump pue­da ha­ber le­gi­ti­ma­do las ame­na­zas o, in­clu­so, las con­duc­tas vio­len­tas en­tre ele­men­tos mar­gi­na­les de sus se­gui­do­res.

En unos cuan­tos ca­sos, la gen­te acu­sa­da de crí­me­nes de odio en con­tra de mu­sul­ma­nes y otros has­ta han ci­ta­do a Trump.

La Po­li­cía aquí, en Was­hing­ton, dio a co­no­cer en ma­yo una vi­deo­cin­ta de una mu­jer que su­pues­ta­men­te ver­tió un lí­qui­do so­bre una mu­sul­ma­na des­pués de ha­ber ser­mo­nea­do en con­tra del is­lam y de de­cir que vo­ta­ría por Trump pa­ra que él pu­die­ra ‘man­dar­los de re­gre­so al lu­gar del que sa­lie­ron’.

El jue­ves, Hi­llary Clin­ton acu­só que Trump ha­bía ‘in­ci­ta­do a la vio­len­cia’ en una cam­pa­ña mar­ca­da por ‘los pre­jui­cios’ y ‘el odio’.

Los par­ti­da­rios de Trump di­cen que él nun­ca ha res­pal­da­do la vio­len­cia en con­tra de nin­gu­na mi­no­ría y al­gu­nos con­ser­va­do­res han cues­tio­na­dos los da­tos que mues­tran un in­cre­men­to en la vio­len­cia en con­tra de los mu­sul­ma­nes es­ta­dou­ni­den­ses di­cien­do que es una crea­ción de los in­ves­ti­ga­do­res de in­cli­na­cio­nes li­be­ra­les.

Trump ha di­cho que no es res­pon­sa­ble por nin­gu­na vio­len­cia de sus par­ti­da­rios.

‘No es­tán enoja­dos por al­go que yo es­toy di­cien­do’, di­jo en ‘Meet the Press’ en mar­zo. ‘Yo soy só­lo un men­sa­je­ro. La gen­te es­tá enoja­da por el he­cho de que du­ran­te 12 años los tra­ba­ja­do­res en es­te país no han re­ci­bi­do un in­cre­men­to sa­la­rial’.

Ja­mes No­lan, ex ana­lis­ta del cri­men en el FBI, quien im­par­te cla­ses so­bre los crí­me­nes de odio en la Uni­ver­si­dad de Vir­gi­nia Oc­ci­den­tal, di­jo que los da­tos pa­re­cen mos­trar ‘un pi­co real’ en los crí­me­nes de odio en con­tra de los mu­sul­ma­nes es­ta­dou­ni­den­ses cau­sa­do, en par­te, por­que los can­di­da­tos ‘plan­tea­ron el es­pec­tro de que el is­lam ra­di­cal es­tá a nues­tra puer­ta’.

Mark Po­tok, un in­ves­ti­ga­dor en el cen­tro su­re­ño de de­re­cho y po­bre­za que mo­ni­to­rea a los gru­pos de odio y ex­tre­mis­mo, fue más le­jos.

‘No ten­go la me­nor du­da de que la re­tó­ri­ca de Trump en su cam­pa­ña ha te­ni­do mu­chí­si­mo que ver’ en el au­men­to en los ata­ques, no­tó.

Eric Licht­ba­lu New York Ti­mes

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.