De­ba­te de la in­mi­gra­ción im­pul­sa­do por ca­mio­nes de ven­ta de ta­cos

El Diario de El Paso - - Opinión - ru­ben@ru­ben­na­va­rret­te.com

San Die­go— Ha­ce vein­ti­trés años, du­ran­te un al­muer­zo en un res­tau­ran­te vas­co en Fresno, mi vie­jo ami­go y men­tor –el gran en­sa­yis­ta me­xi­coa­me­ri­cano Ri­chard Ro­drí­guez ofre­ció una idea in­tere­san­te so­bre lo que im­pul­sa­ba la trans­for­ma­ción de Es­ta­dos Uni­dos en un país la­tino.

(Eso me re­cuer­da. De­bo in­for­mar­los de que los 54 mi­llo­nes de la­ti­nos tu­vie­ron una reunión y vo­ta­ron. El nue­vo país se lla­ma­rá ‘La­ti­no­lan­dia”. Us­te­des ya se acos­tum­bra­rán)

Ro­drí­guez ha­bló de có­mo ha­bía en­tre­vis­ta­do re­cien­te­men­te a un su­pre­ma­cis­ta blan­co, quien ado­ra­ba ab­so­lu­ta­men­te la co­mi­da mexicana.

‘La gen­te siem­pre pien­sa que la cul­tu­ra lle­ga­rá en un tra­je de no­che’, di­jo. ‘Es­tá vi­nien­do en un ta­co’. Co­mo de­ci­mos en es­pa­ñol, di­cho y he­cho. En los años 40, los es­tu­dian­tes me­xi­coa­me­ri­ca­nos que lle­va­ban ta­cos a la es­cue­la pa­ra el al­muer­zo los co­mían en un rincón, pa­ra que sus com­pa­ñe­ros no les to­ma­ran el pe­lo. Hoy en día, los pa­dres blan­cos de los su­bur­bios co­lo­can en las mo­chi­las de sus hi­jos co­mi­das pre­pa­ra­das, al­gu­nas de las ellas con­tie­nen, chips, sal­sa y sí, ta­cos.

Te­ne­mos una nue­va pa­ra­do­ja en es­te país: Hay mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses a quie­nes no les agra­dan los me­xi­ca­nos, pe­ro que ado­ran la co­mi­da mexicana.

Por eso, no es de es­pe­rar que esos in­di­vi­duos se al­te­ren de­ma­sia­do con la es­ce­na apo­ca­líp­ti­ca ima­gi­na­da por Mar­co Gu­tié­rrez, fun­da­dor de ‘La­ti­nos a fa­vor de Trump’.

¿En se­rio?, ¿por qué no ‘Po­llos a fa­vor del Co­ro­nel San­ders’?

Tras emi­grar a Es­ta­dos Uni­dos de Mé­xi­co sien­do jo­ven, en 1991, Gu­tié­rrez avi­vó las gue­rras cul­tu­ra­les re­cien­te­men­te cuan­do –du­ran­te una apa­ri­ción en el pro­gra­ma ‘All In With Ch­ris Ha­yes’ de MSNBC– ex­pre­só a la lo­cu­to­ra in­vi­ta­da, Joy Reid, que una in­mi­gra­ción des­con­tro­la­da po­dría lle­var a ‘ca­mio­nes de ven­ta de ta­cos en to­das las es­qui­nas’.

Mu­cha gen­te se rió. Otros so­pe­sa­ron una de las gran­des pre­gun­tas de la vi­da: ¿Po­llo o car­ne? Joe Scar­bo­rough di­jo, rién­do­se, que una na­ción in­va­di­da de ca­mio­nes de ta­cos ‘sue­na co­mo el Es­ta­dos Uni­dos en que quie­ro vi­vir’.

Eso mues­tra cuán­to sa­ben los lis­tos de la éli­te me­diá­ti­ca so­bre el de­ba­te mi­gra­to­rio mo­derno, don­de el im­pac­to de la co­mi­da –jun­to con otros as­pec­tos de la cul­tu­ra co­mo la len­gua, los fe­ria­dos ét­ni­cos, la ban­de­ra mexicana, etc.– no es una bro­ma. Lo que la gen­te co­mún ve, oye y sa­bo­rea pro­vo­ca gran par­te de la an­sie­dad que los no la­ti­nos (y, en un de­sa­rro­llo per­tur­ba­dor, in­clu­so al­gu­nos la­ti­nos) ex­pe­ri­men­tan co­mo re­sul­ta­do de los cam­bios de­mo­grá­fi­cos.

Vi la re­vo­lu­ción de cer­ca a fi­nes de la dé­ca­da de 1990. Mien­tras vi­vía en Phoe­nix y tra­ba­ja­ba co­mo co­lum­nis­ta me­tro­po­li­tano pa­ra el Ari­zo­na Re­pu­blic, la quin­ta ciu­dad de la na­ción por su ta­ma­ño se vio em­bro­lla­da en una con­fu­sa pe­lea de co­mi­da.

Fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les co­men­za­ron a res­pon­der a que­jas de gru­pos de ve­ci­nos so­bre ven­de­do­res am­bu­lan­tes de co­mi­da, en su en­torno. La res­pues­ta fue una or­de­nan­za que re­que­ría un cie­rre a las 10 de la no­che y un re­qui­si­to de ro­ta­ción, pa­ra que los ven­de­do­res no per­ma­ne­cie­ran en el mis­mo lu­gar va­rios días se­gui­dos.

Su­pues­ta­men­te, a los re­si­den­tes les preo­cu­pa­ba la ba­su­ra, la mú­si­ca al­ta, las lu­ces bri­llan­tes, las al­tas ho­ras y la clien­te­la des­agra­da­ble. Pe­ro no es coin­ci­den­cia que los gru­pos de ve­ci­nos fue­ran, en su ma­yor par­te, blan­cos y los ven­de­do­res ge­ne­ral­men­te, in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos que ha­bla­ban po­co o na­da de in­glés. Los ca­mio­nes de ta­cos eran el sím­bo­lo de al­go ma­yor.

Te­mien­do que las nue­vas res­tric­cio­nes aca­ba­ran con su ne­go­cio y los de­ja­ran sin for­ma de man­te­ner a sus fa­mi­lias, los ta­que­ros (co­mo se los lla­mó) se de­fen­die­ron. Ca­si cien de ellos se or­ga­ni­za­ron, mar­cha­ron y –con ayu­da de una or­ga­ni­za­ción en pro de los de­re­chos de los in­mi­gran­tes– con­ven­cie­ron a un pro­mi­nen­te abo­ga­do me­xi­coa­me­ri­cano de de­re­chos ci­vi­les, edu­ca­do en Ya­le, pa­ra que pre­sen­ta­ra una ape­la­ción con­tra la or­de­nan­za. Fun­cio­nó. Fi­nal­men­te, la ciu­dad tran­si­gió.

Una de las imá­ge­nes que re­cuer­do más cla­ra­men­te de esos días es la de un ven­de­dor de ta­cos lla­ma­do Jo­sé Mo­reno, que tra­ba­ja­ba 12 ho­ras dia­rias en su so­fo­can­te ca­mión pa­ra man­te­ner a su es­po­sa y sus tres hi­jos. Mien­tras mar­cha­ba fren­te a la mu­ni­ci­pa­li­dad usan­do un de­lan­tal y un som­bre­ro, usó pa­la­bras fuer­tes con­tra los fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les.

‘Quie­ren des­po­jar­nos de nues­tro de­re­cho a tra­ba­jar’, me di­jo Mo­reno. ‘¿Por qué no per­si­guen a los tra­fi­can­tes de dro­gas que ha­cen ne­go­cios en los mis­mos ba­rrios don­de tra­ba­ja­mos?, ¿por qué se me­ten con no­so­tros?’

En par­te, por­que pen­sa­ron que po­dían ha­cer­lo. Y en par­te, por­que los ca­mio­nes de ta­cos se con­vir­tie­ron pa­ra al­gu­nos en un sím­bo­lo ate­rra­dor de lo que es­ta­ba pa­san­do en Phoe­nix, el su­does­te y el res­to de Es­ta­dos Uni­dos, y esos in­di­vi­duos que­rían re­sis­tir.

En 2016, ese te­mor si­gue vi­vo, y ayu­da a ali­men­tar to­do el ho­rror de la cam­pa­ña de Trump. No hay na­da có­mi­co en eso.

Ru­ben Na­va­rret­te Jr. The Was­hing­ton Post Wri­ters Group

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.