Ca­pa­ci­tan a pres­ta­do­res de ser­vi­cio pa­ra iden­ti­fi­car tra­ta de per­so­nas

El Diario de El Paso - - El Paso - Ara­cely Laz­cano/El Dia­rio de El Pa­so

La iden­ti­fi­ca­ción de víc­ti­mas de tra­ta de per­so­nas se ha con­ver­ti­do en una prio­ri­dad en la zo­na fron­te­ri­za y por pri­me­ra oca­sión, re­pre­sen­tan­tes del De­par­ta­men­to de Sa­lud y Ser­vi­cios Hu­ma­nos del es­ta­do rea­li­za­ron un en­tre­na­mien­to de iden­ti­fi­ca­ción de víc­ti­mas di­ri­gi­do a pres­ta­do­res de ser­vi­cios lo­ca­les.

‘Lo más im­por­tan­te es sa­ber que el pro­ble­ma exis­te y que cuan­do vie­ne una per­so­na a bus­car ayu­da y re­la­ta una his­to­ria que no con­sis­te en sus le­sio­nes, es por­que es­tá es­con­dien­do mu­cho de lo que su­ce­dió’, di­jo Ar­tu­ro Jai­me, quien es vo­lun­ta­rio pa­ra una or­ga­ni­za­ción que tra­ta con per­so­nas adic­tas a dro­gas no re­gu­la­das co­mo sa­les de ba­ño.

De acuer­do a la doc­to­ra Eva Moya, di­rec­to­ra del Co­le­gio de Cien­cias de la Sa­lud de la Uni­ver­si­dad de Te­xas en El Pa­so, en es­ta co­mu­ni­dad exis­te un nú­me­ro no iden­ti­fi­ca­do de víc­ti­mas de tra­ta de blan­cas.

‘Te­ne­mos per­so­nas que es­tán sien­do abu­sa­das de ti­po se­xual, la­bo­ral, y son uti­li­za­das pa­ra tra­ba­jar pa­ra al­guien más, o que su iden­ti­dad se­xual o re­li­gio­sa es usa­da co­mo ar­gu­men­to o car­na­da pa­ra con­tro­lar sus vi­das’.

Di­cha si­tua­ción ha obli­ga­do al sec­tor edu­ca­ti­vo y de sa­lud a ac­tua­li­zar­se en sus sis­te­mas de iden­ti­fi­ca­ción de po­si­bles víc­ti­mas de trá­fi­co hu­mano.

Se­gún Moya, tan­to en el cam­po edu­ca­ti­vo co­mo en el de sa­lud, exis­ten mu­chas opor­tu­ni­da­des pa­ra iden­ti­fi­car a las víc­ti­mas. ‘Ne­ce­si­ta­mos que los pro­vee­do­res mé­di­cos no vean el abu­so co­mo un sim­ple abu­so y que in­ves­ti­guen un po­co más allá de lo que la per­so­na re­por­ta”.

El ga­nar la con­fian­za del in­di­vi­duo y so­bre to­do el sen­si­bi­li­zar­se an­te su si­tua­ción es una par­te esen­cial pa­ra iden­ti­fi­car a po­si­bles víc­ti­mas. ‘De­sa­for­tu­na­da­men­te el con­trol que ejer­cen so­bre las per­so­nas y el mie­do que les in­cul­can es al­go que las pa­ra­li­za y no ha­cen de­nun­cias’, di­jo Moya.

Agre­gó que Te­xas es uno de los po­cos es­ta­dos que cuen­ta con pro­vi­sio­nes le­ga­les pa­ra pro­te­ger a los me­no­res de edad que se han si­do víc­ti­mas no só­lo de mal­tra­to fí­si­co o men­tal, sino tam­bién de coer­ción.

Más de un cen­te­nar de pro­vee­do­res de ser­vi­cios par­ti­ci­pa­ron en el en­tre­na­mien­to que se en­fo­có en la de­tec­ción de pro­ble­mas de sa­lud que pre­sen­tan las víc­ti­mas, ta­les co­mo in­fec­cio­nes de en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual re­cu­rren­tes, frac­tu­ras de hue­sos y tras­tor­nos emo­cio­na­les se­ve­ros de­bi­do a da­ño trau­má­ti­co emo­cio­nal.

Du­ran­te el en­tre­na­mien­to de­no­mi­na­do S.O.A.R. (ver, orien­tar, pre­gun­tar y re­por­tar) se es­tu­dió el ca­so de Jessy, un tran­se­xual que na­ció hom­bre, pe­ro que sus pre­fe­ren­cias siem­pre fue­ron fe­me­ni­nas. La fal­ta de un pa­dre y cre­cer al la­do de una ma­dre adic­ta a la co­caí­na e ines­ta­ble lo hi­cie­ron caer fá­cil­men­te en las re­des de la tra­ta de per­so­nas.

Aun­que fa­lle­ció a cor­ta edad, la con­fian­za que lo­gró ob­te­ner su pro­vee­dor de ser­vi­cios pu­do res­ca­tar­lo de una ca­de­na de abu­sos y ve­ja­cio­nes.

Se es­ti­ma que en es­te país exis­ten 21 mi­llo­nes de per­so­nas vi­vien­do en con­di­cio­nes de es­cla­vi­tud y la tra­ta de per­so­nas es el se­gun­do ne­go­cio más re­di­tua­ble del mun­do. Un to­tal de 32 bi­llo­nes de dó­la­res es ge­ne­ra­do anual­men­te por es­te de­li­to, 3 mil 287 per­so­nas son se­cues­tra­das anual­men­te pa­ra ser for­za­das a rea­li­zar tra­ba­jos con­tra su vo­lun­tad y el pro­me­dio de pa­go por un in­di­vi­duo es de $100 dó­la­res.

Se en­fo­can en de­tec­tar pro­ble­mas de sa­lud de las víc­ti­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.