En­ga­ña mu­jer a guia­dor con ‘au­to ave­ria­do’ pa­ra asal­tar­lo

Es de­te­ni­da tras ave­ri­gua­ción; su cóm­pli­ce es­tá pró­fu­go

El Diario de El Paso - - El Paso - Val­dez) (Kar­la

Ho­ri­zon City— Un au­to­mo­vi­lis­ta tran­si­ta por la ma­dru­ga­da so­bre una ca­rre­te­ra so­li­ta­ria y se de­tie­ne al ver a una mu­jer so­la cu­yo au­to pa­re­ce su­frir al­gu­na ave­ría.

El au­to­mo­vi­lis­ta tra­ta de ayu­dar a la mu­jer, y mien­tras con­ver­san sa­le un ti­po del otro au­to con una na­va­ja, exi­gien­do la car­te­ra y el ce­lu­lar del sa­ma­ri­tano.

Eso fue lo que ocu­rrió en el Ho­ri­zon Bou­le­vard ha­ce unos días, en un in­ci­den­te en que el au­to­mo­vi­lis­ta se de­fen­dió pa­ra no ser apu­ña­la­do, pe­ro no pu­do im­pe­dir el ro­bo de su vehícu­lo.

Ayer, la Po­li­cía de Ho­ri­zon City in­for­mó ha­ber fi­nal­men­te cap­tu­ra­do a la mu­jer e iden­ti­fi­ca­do a su cóm­pli­ce, quie­nes en­fren­tan car­gos de ro­bo con agra­van­tes. Tam­bién apro­ve­cha­ron la oca­sión pa­ra ad­ver­tir a la ciu­da­da­nía de te­ner cui­da­do cuan­do al­guien les ha­ce se­ñas pa­ra que se de­ten­gan en des­po­bla­do.

‘Es pre­fe­ri­ble que si ven un ca­rro tirado en la ca­rre­te­ra nos lla­men a no­so­tros pa­ra que va­ya­mos a ayu­dar y que ellos no se arries­guen’, in­di­có Mi­ke McCon­nell, je­fe del De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Ho­ri­zon City.

El ofi­cial di­jo que la reali­dad es que ya no hay en quién con­fiar.

‘Así sea una mu­jer, es me­nor evi­tar sor­pre­sas por­que pue­de re­sul­tar asal­tan­te, co­mo en es­te ca­so’, ad­vir­tió.

La mu­jer fue iden­ti­fi­ca­da co­mo Kelly Sue Va­nos­dell, de 50 años, y el acom­pa­ñan­te co­mo Za­chary Clay Scott, de 32.

Se­gún la Po­li­cía, el ro­bo ocu­rrió la ma­dru­ga­da del 8 de sep­tiem­bre des­pués de la 1 a.m. en la cua­dra 14100 de Ho­ri­zon Bou­le­vard, cuan­do Va­nos­dell hi­zo se­ñas al des­afor­tu­na­do au­to­mo­vi­lis­ta. Al ba­jar­se el hom­bre de su vehícu­lo, Scott sal­tó de su es­con­di­te en el asien­to de atrás del au­to ‘ave­ria­do’ na­va­ja en mano.

La víc­ti­ma en­tre­ga­ba su bi­lle­te­ra al asal­tan­te, cuan­do un rui­do a la dis­tan­cia dis­tra­jo a Scott y le dio tiem­po a su pre­sa de de­fen­der­se a gol­pes. La víc­ti­ma ga­nó el due­lo e hi­zo que Scott sa­lie­ra co­rrien­do.

Sin em­bar­go, Va­nos­dell apro­ve­chó el mo­men­to pa­ra apro­piar­se del au­to de la víc­ti­ma, pe­ro al re­gre­sar a re­co­ger a Scott, la víc­ti­ma la ja­ló del in­te­rior del ca­rro ha­cia afue­ra, re­cu­pe­ró su vehícu­lo y se ale­jó del lu­gar. Pos­te­rior­men­te bus­có aten­ción mé­di­ca por los gol­pes y re­por­tó el in­ten­to de ro­bo a la Po­li­cía.

McCon­nell di­jo que los de­tec­ti­ves asig­na­dos al ca­so en­con­tra­ron un te­lé­fono ce­lu­lar y una na­va­ja en el lu­gar. Lue­go de va­rios días de in­ves­ti­ga­cio­nes, la Po­li­cía lo­gró iden­ti­fi­car y ubi­car a Va­nos­dell.

La mu­jer per­ma­ne­cía ayer pre­sa en la cár­cel del Con­da­do de El Pa­so bajo una fian­za de 50 mil dó­la­res.

Scott con­ti­núa pró­fu­go.

KElly SuE Va­nos­dell y Za­chary Clay scott

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.