¿Por qué aho­ra so­mos to­dos de­plo­ra­bles?

El Diario de El Paso - - Opinión - Fa­reed Za­ka­ria

Nue­va York – Tan­to si los co­lo­ca­mos en una bol­sa o no, la pre­gun­ta de es­ta elec­ción es: ¿quié­nes son los par­ti­da­rios de Do­nald Trump? Una ma­ne­ra de res­pon­der es am­pliar su al­can­ce más allá de Es­ta­dos Uni­dos. Trump for­ma par­te de una am­plia tendencia po­pu­lis­ta que atra­vie­sa el mun­do oc­ci­den­tal. En las úl­ti­mas dé­ca­das, he­mos vis­to el as­cen­so del po­pu­lis­mo, am­bos en las alas izquierda y de­re­cha, des­de Sue­cia has­ta Gre­cia, des­de Di­na­mar­ca has­ta Hun­gría. En ca­da lu­gar, la dis­cu­sión tien­de a en­fo­car­se en las fuer­zas que son par­ti­cu­la­res a ca­da país y a su pa­no­ra­ma po­lí­ti­co. Pe­ro es­tá su­ce­dien­do en tan­tos paí­ses con sis­te­mas po­lí­ti­cos, cul­tu­ras e his­to­rias tan di­fe­ren­tes, que de­ben ha­ber al­gu­nas cau­sas co­mu­nes.

Mien­tras que el po­pu­lis­mo es­tá ex­ten­di­do en el oc­ci­den­te, se en­cuen­tra ma­yor­men­te au­sen­te en Asia, in­clu­so en las eco­no­mías avan­za­das de Ja­pón y Co­rea del Sur. En reali­dad es­tá en re­tro­ce­so en Amé­ri­ca la­ti­na, don­de los po­pu­lis­tas de izquierda en Ve­ne­zue­la, Ar­gen­ti­na y Bo­li­via hun­die­ron a sus paí­ses en la úl­ti­ma dé­ca­da. Sin em­bar­go, en Eu­ro­pa he­mos vis­to un as­cen­so fuer­te y cons­tan­te en el po­pu­lis­mo ca­si en to­dos la­dos. En un in­for­me de in­ves­ti­ga­ción im­por­tan­te pa­ra la Es­cue­la de Go­bierno Ken­nedy de la uni­ver­si­dad de Har­vard, Ro­nalds In­glehart y Pip­pa No­rris cal­cu­lan que los par­ti­dos po­pu­lis­tas eu­ro­peos de de­re­cha e izquierda han ido de 6.7 por cien­to y 2.4 por cien­to del vo­to en 1960, res­pec­ti­va­men­te, a 13.4 por cien­to y 12.7 por cien­to en el 2010.

El des­cu­bri­mien­to más asom­bro­so del in­for­me, que se­ña­la una cau­sa fun­da­men­tal de es­te as­cen­so del po­pu­lis­mo, es el de­cli­ve de la economía co­mo el eje cen­tral de la po­lí­ti­ca. La ma­ne­ra en la cual pen­sa­mos acer­ca de la po­lí­ti­ca hoy en día, es­tá aún mol­dea­da por la di­vi­sión bá­si­ca del si­glo 20 de izquierda-de­re­cha. Los par­ti­dos de izquierda eran par­ti­da­rios de un ma­yor gas­to gu­ber­na­men­tal, un es­ta­do de bie­nes­tar más gran­de, y re­gla­men­tos so­bre los ne­go­cios. Los par­ti­dos de de­re­cha que­rían un go­bierno li­mi­ta­do, me­nos re­des de se­gu­ri­dad y más po­lí­ti­cas lais­sez-fai­re. Los pa­tro­nes de vo­ta­ción re­for­za­ron es­ta di­vi­sión ideo­ló­gi­ca, con la cla­se tra­ba­ja­do­ra que vo­ta a la izquierda, y la cla­se me­dia y al­ta a la de­re­cha.

In­glehart y No­rris se­ña­lan que las an­ti­guas ten­den­cias de vo­ta­ción han ido de­cre­cien­do por dé­ca­das. “Por la dé­ca­da del `80”, ellos es­cri­ben, “la vo­ta­ción de cla­ses ha­bía caí­do a los ni­ve­les más ba­jos ja­más re­gis­tra­dos en Gran Bre­ta­ña, Fran­cia, Sue­cia y Ale­ma­nia Oc­ci­den­tal ... En Es­ta­dos Uni­dos ha­bía des­cen­di­do tan­to (en la dé­ca­da del `90) que vir­tual­men­te no ha­bía lu­gar pa­ra un ma­yor de­cli­ve”. Hoy en día, la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de un es­ta­dou­ni­den­se es un in­di­ca­dor mu­cho peor de las pre­fe­ren­cias de vo­ta­ción que, di­ga­mos, las opi­nio­nes de él o ella acer­ca de los ma­tri­mo­nios de un mis­mo se­xo. Los au­to­res tam­bién ana­li­za­ron pla­ta­for­mas de par­ti­dos en dé­ca­das re­cien­tes y en­con­tra­ron que, des­de la dé­ca­da del 80, la im­por­tan­cia de los asun­tos eco­nó­mi­cos ha dis­mi­nui­do. Ha au­men­ta­do enor­me­men­te la re­le­van­cia de los asun­tos no eco­nó­mi­cos co­mo los so­cia­les y del me­dio am­bien­te.

Me pre­gun­to si es­to se de­be en par­te a que la izquierda y la de­re­cha han con­ver­gi­do más que nun­ca en la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. En la dé­ca­da del `60 la di­fe­ren­cia en­tre am­bos era vas­ta. La izquierda que­ría na­cio­na­li­zar las in­dus­trias; la de­re­cha que­ría pri­va­ti­zar pen­sio­nes y la aten­ción mé­di­ca. Mien­tras que los po­lí­ti­cos de de­re­cha con­ti­núan con el ca­so lais­sez­fai­re, es en gran par­te teó­ri­co. En el po­der, los con­ser­va­do­res se han acos­tum­bra­do a la economía mix­ta así co­mo los li­be­ra­les a las fuer­zas del mer­ca­do. La di­fe­ren­cia en­tre las po­lí­ti­cas de Tony Blair y las de Da­vid Ca­me­ron era real pe­ro his­tó­ri­ca­men­te mar­gi­nal.

Es­te pe­río­do, des­de la dé­ca­da del 70 has­ta el día de hoy, tam­bién coin­ci­dió con una ra­len­ti­za­ción del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en el mun­do oc­ci­den­tal. Ade­más, en las úl­ti­mas dos dé­ca­das, hu­bo una sen­sa­ción cre­cien­te de que la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca no pue­de ha­cer mu­cho pa­ra fun­da­men­tal­men­te re­ver­tir es­ta des­ace­le­ra­ción. Los vo­tan­tes se han da­do cuen­ta que, sin im­por­tar si se tra­ta de re­cor­tes fis­ca­les, re­for­mas o pla­nes de es­tí­mu­lo, la po­lí­ti­ca pú­bli­ca pa­re­ce me­nos po­de­ro­sa fren­te a fuer­zas ma­yo­res. Da­do que la economía de­cli­nó co­mo la fuer­za cen­tral que de­fi­ne a la po­lí­ti­ca, su lu­gar fue ocu­pa­do por una ca­ja de sor­pre­sa de te­mas que po­drían des­cri­bir­se co­mo “cul­tu­ra”. Co­men­zó, co­mo des­cri­ben In­glehart y No­rris, con gen­te jo­ven en la dé­ca­da del `60 que adop­ta­ba po­lí­ti­cas pos­ma­te­ria­lis­tas: au­to­ex­pre­sión, gé­ne­ro, ra­za y am­bien­ta­lis­mo. Más tar­de, es­ta tendencia ge­ne­ró una reac­ción en con­tra de an­ti­guos vo­tan­tes, par­ti­cu­lar­men­te hom­bres, que bus­ca­ban re­fir­mar los va­lo­res con los cua­les ha­bían cre­ci­do. La cla­ve del éxi­to de Trump en las pri­ma­rias, fue dar­se cuen­ta de que los sec­to­res con­ser­va­do­res pre­di­ca­ban el men­sa­je del li­bre co­mer­cio, im­pues­tos ba­jos, des­re­gu­la­ción y re­for­ma de la se­gu­ri­dad so­cial, los elec­to­res con­ser­va­do­res fue­ron con­mo­vi­dos por idea­les muy di­fe­ren­tes: so­bre la in­mi­gra­ción, la se­gu­ri­dad y la iden­ti­dad.

Es­te es el nue­vo pa­no­ra­ma po­lí­ti­co y ex­pli­ca por qué el par­ti­dis­mo es tan al­to, la re­tó­ri­ca tan es­tri­den­te y el com­pro­mi­so apa­ren­te­men­te im­po­si­ble. Se po­dría di­vi­dir la di­fe­ren­cia en la economía; des­pués de to­do, el di­ne­ro siem­pre se pue­de di­vi­dir. No obs­tan­te, ¿Có­mo uno se pue­de com­pro­me­ter con el te­ma fun­da­men­tal de la iden­ti­dad? Ac­tual­men­te, ca­da po­si­ción se sos­tie­ne fuer­te­men­te a una vi­sión de Es­ta­dos Uni­dos y cree ge­nui­na­men­te que lo que desean sus opo­nen­tes no so­lo es equi­vo­ca­do sino, bueno, de­plo­ra­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.