Snow­den di­jo que di­vul­ga­cio­nes for­ta­le­cie­ron pri­va­ci­dad en EU

El Diario de El Paso - - Opinión - Ste­ven Er­lan­ger

Ate­nas, Gre­cia– Ed­ward Snow­den, quien fue­ra con­tra­tis­ta de in­te­li­gen­cia en Es­ta­dos Uni­dos y que fil­tró do­cu­men­tos so­bre los pro­gra­mas de vi­gi­lan­cia, di­jo el vier­nes que sus re­ve­la­cio­nes ha­bían me­jo­ra­do la pri­va­ci­dad pa­ra las per­so­nas en Es­ta­dos Uni­dos, y de­cla­ró que “ser pa­trio­ta no sig­ni­fi­ca sim­ple­men­te es­tar de acuer­do con tu go­bierno”.

Snow­den tam­bién di­jo que es­tá agra­de­ci­do por una cam­pa­ña, li­de­ra­da por or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos y li­ber­ta­des ci­vi­les que han lla­ma­do al pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma a per­do­nar­lo, una ac­ción que le per­mi­ti­ría re­tor­nar a Es­ta­dos Uni­dos sin en­fren­tar la po­si­bi­li­dad de mu­chos años en la cár­cel.

En el 2013, des­pués de que The Guar­dian y The Was­hing­ton Post pu­bli­ca­ron ar­tícu­los so­bre una vi­gi­lan­cia ge­ne­ra­li­za­da y se­cre­ta del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Nacional y pro­gra­mas de re­co­pi­la­ción de da­tos, Snow­den se iden­ti­fi­có co­mo la fuen­te de la in­for­ma­ción. Ha­bía pla­nea­do es­ca­par a Amé­ri­ca La­ti­na vía Moscú, pe­ro anu­la­ron su pa­sa­por­te y se que­dó va­ra­do en Ru­sia.

Si no lo per­do­nan, po­dría en­fren­tar car­gos de con­for­mi­dad con la Ley de es­pio­na­je de 1917, por la cual no se per­mi­te una de­fen­sa ba­sa­da en “el in­te­rés pú­bli­co”, ni por ser un “so­plón”, lo cual ha­ce que sea ca­si im­po­si­ble que él pre­sen­te una de­fen­sa apro­pia­da, di­jo Snow­den.

“Le­gal­men­te, ten­go prohi­bi­do si­quie­ra ha­blar an­te un ju­ra­do so­bre mis mo­ti­vos y eso plan­tea la pre­gun­ta: ‘¿Pue­de te­ner un jui­cio jus­to cuan­do no pue­des pre­sen­tar una de­fen­sa?’”, ar­gu­men­tó.

Snow­den di­jo que con­si­de­ra­ría pa­sar un tiem­po en pri­sión co­mo par­te de un acuer­do pa­ra de­cla­rar­se cul­pa­ble y re­du­cir su sen­ten­cia, al que se lle­ga­ría an­tes de sa­lir de Ru­sia.

Los opo­nen­tes a Snow­den han ar­güi­do que sus re­ve­la­cio­nes le han di­fi­cul­ta­do a Es­ta­dos Uni­dos la re­co­pi­la­ción de in­te­li­gen­cia so­bre los te­rro­ris­tas y otras ame­na­zas ex­tran­je­ras. El da­ño a la se­gu­ri­dad nacional, di­cen, fue tan ex­ten­so que no se le de­be per­do­nar, lo cual, de cual­quier for­ma, pa­re­ce po­co pro­ba­ble. El go­bierno de Oba­ma re­cha­zó la idea en an­te­rio­res cam­pa­ñas de pe­ti­cio­nes y di­jo que Snow­den de­be en­fren­tar el jui­cio en Es­ta­dos Uni­dos. El jue­ves, le­gis­la­do­res del Co­mi­té de In­te­li­gen­cia de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes fir­ma­ron, en for­ma uná­ni­me, una car­ta en la que le so­li­ci­tan al pre­si­den­te que no lo per­do­ne.

Al ha­blar por in­ter­net des­de Ru­sia en una se­sión del At­hens De­mo­cracy Fo­rum, pa­tro­ci­na­do por The New York Ti­mes, Snow­den di­jo que man­ten­dría su cen­tro de aten­ción en las po­lí­ti­cas de vi­gi­lan­cia es­ta­dou­ni­den­ses.

“Yo ar­gu­men­ta­ría que es­tar dis­pues­to a di­sen­tir, en par­ti­cu­lar, en una for­ma ries­go­sa, es, en reali­dad, lo que ne­ce­si­ta­mos más hoy”, di­jo. “Cuan­do te­ne­mos es­te en­torno in­creí­ble, a me­nu­do sin he­chos, don­de los po­lí­ti­cos sim­ple­men­te pue­den de­cir al­go y lue­go se in­for­ma so­bre ello sin un análisis crí­ti­co ver­da­de­ro de lo que eso sig­ni­fi­ca, de cuál se­ría el efec­to; ¿có­mo po­de­mos, de he­cho, di­ri­gir a la de­mo­cra­cia?”.

La ma­yo­ría de la gen­te pien­sa en la pri­va­ci­dad en tér­mi­nos de su con­fi­gu­ra­ción en Fa­ce­book, co­men­tó Snow­den. “Pe­ro la pri­va­ci­dad es el ori­gen de to­dos nues­tros de­re­chos, de don­de se de­ri­van to­dos los de­re­chos”, di­jo. “Es lo que ha­ce que seas un in­di­vi­duo”.

La li­ber­tad de ex­pre­sión, di­jo, “no tie­ne mu­cho es­pa­cio, si no tie­nes el es­pa­cio pro­te­gi­do”.

El pe­li­gro es­tá ahí, no­tó, “cuan­do to­do lo que has he­cho, ca­da com­pra que has he­cho al­gu­na vez, a don­de quie­ra que ha­yas via­ja­do con un te­lé­fono ce­lu­lar en el bol­si­llo es­tá dis­po­ni­ble pa­ra ter­ce­ras par­tes”.

Al pre­gun­tár­se­le si ha­bía lo­gra­do al­gu­na co­sa per­ma­nen­te con sus re­ve­la­cio­nes, di­jo: “¿Creo que ya se arre­gla­ron las co­sas? No. ¿Pue­de una so­la per­so­na arre­glar el mun­do? No. Es de­ma­sia­do. ¿Han me­jo­ra­do las co­sas?”.

Snow­den con­ti­nuó: “Sí”. Se han da­do cam­bios im­por­tan­tes en las le­yes es­ta­dou­ni­den­ses y eu­ro­peas, al­gu­nas com­pa­ñías de in­ter­net es­tán res­pon­dien­do con crip­to­gra­fía com­ple­ta y es­tán ha­cien­do que el go­bierno de­je de pre­sio­nar, y la gen­te es­tá más cons­cien­te del pro­ble­ma, no­tó, y aña­dió: “Han me­jo­ra­do un po­co las co­sas”.

Un tri­bu­nal de ape­la­cio­nes fa­lló que es ile­gal el grue­so de la co­lec­ción de da­tos re­co­pi­la­dos so­bre los re­gis­tros te­le­fó­ni­cos de los es­ta­dou­ni­den­ses que ha­bía re­ve­la­do Snow­den. El Con­gre­so rem­pla­zó ese pro­gra­ma con uno en el cual las com­pa­ñías te­le­fó­ni­cas con­ser­van la ma­yor par­te de los da­tos.

En cuan­to a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Es­ta­dos Uni­dos, Snow­den di­jo que vo­ta­ría en au­sen­cia, pe­ro de­cli­nó re­ve­lar por quién lo ha­ría, “en tan­to de­fen­sor de la pri­va­ci­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.