Los her­ma­nos me­xi­ca­nos que fue­ron acu­sa­dos por ase­si­na­to y nar­co­trá­fi­co

El ex agen­te de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za en­fren­ta sen­ten­cia de has­ta tres años; le se­rá dic­ta­da el 19 de oc­tu­bre; los otros dos es­pe­ran jui­cio

El Diario de El Paso - - Texas - Los An­ge­les Ti­mes

Los Án­ge­les— Joel Lu­na pa­re­cía ser el can­di­da­to ideal pa­ra ser con­tra­ta­do por la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za: ori­gi­na­rio del sur de Te­xas, un des­ta­ca­do ele­men­to del Pro­gra­ma de En­tre­na­mien­to de Ofi­cia­les en Re­ser­va en la pre­pa­ra­to­ria y ve­te­rano del Ejér­ci­to. Aho­ra, él y sus her­ma­nos son acu­sa­dos en un ca­so de ase­si­na­to li­ga­do al nar­co­trá­fi­co.

Si es­cu­cha­mos le ver­sión de los fis­ca­les, la cons­pi­ra­ción es la his­to­ria de los tres Lu­na, los her­ma­nos Joel, Fer­nan­do y Eduar­do.

Fer­nan­do, tam­bién co­no­ci­do co­mo “Ju­nior”, es el ma­yor, de 35 años, de com­ple­xión cor­pu­len­ta y con ga­fas. El me­nor es Eduar­do, de 25 años, quien lle­va su ca­be­za ra­pa­da y bar­ba de can­da­do y se ha­ce lla­mar “Pá­ja­ro”, un apo­do que ju­ga­rá un pa­pel cla­ve en el ca­so. El abo­ga­do de Joel di­ce que él no ma­tó a na­die, y que Fer­nan­do y Eduar­do, am­bos ciu­da­da­nos me­xi­ca­nos, que vi­ven en Es­ta­dos Uni­dos de ma­ne­ra ile­gal, son los res­pon­sa­bles del ase­si­na­to.

Re­cien­te­men­te se re­ve­ló en la Cor­te que una fi­gu­ra de al­to ran­go del cár­tel del Gol­fo, quien aho­ra es­tá pre­so en Hous­ton, di­jo a los fis­ca­les que ha­bía fun­gi­do co­mo “co­man­dan­te” del cár­tel jun­to con Eduar­do.

En el 2013, Joel no­ti­fi­có a ofi­cia­les de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za que Eduar­do ha­bía si­do tem­po­ral­men­te se­cues­tra­do por lí­de­res del cár­tel en Rey­no­sa, lí­de­res que sa­bían que Joel era un agen­te y que ha­bían ame­na­za­do a su fa­mi­lia en di­cho po­bla­do, de acuer­do con el sub­pro­cu­ra­dor del con­da­do de Ca­me­ron, Gus­ta­vo “Gus” Garza. Eduar­do, Fer­nan­do y sus fa­mi­lias cru­za­ron ha­cia EU de ma­ne­ra ile­gal pa­ra vi­vir en ca­sa de Joel.

El 16 de mar­zo del 2015, un bal­se­ro que na­ve­ga­ba con sus dos hi­jas a ori­llas de la cos­ta de la is­la South Pa­dre, di­vi­só un cuer­po des­nu­do y par­cial­men­te en des­com­po­si­ción, por lo que lla­mó al 911. Los in­ves­ti­ga­do­res nun­ca en­con­tra­ron la ca­be­za del hom­bre, pe­ro lo iden­ti­fi­ca­ron co­mo uno de los em­plea­dos de Fer­nan­do: Jo­sé Fran­cis­co “Franky” Pa­la­cios Paz, un hon­du­re­ño de 33 años que vi­vía en EU de ma­ne­ra ile­gal.

Los ar­chi­vos de los in­ves­ti­ga­do­res mues­tran que el día que Pa­la­cios des­apa­re­ció, Eduar­do y uno de los tra­ba­ja­do­res de la llan­te­ra via­ja­ron a Port Isa­bel, jus­to al otro la­do de la cal­za­da de don­de el cuer­po de­ca­pi­ta­do fue en­con­tra­do; ahí los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res cap­ta­ron la se­ñal de las to­rres en las cer­ca­nías mien­tras lla­ma­ban a Fer­nan­do.

Un za­pa­pi­co y man­chas en la llan­te­ra re­sul­ta­ron po­si­ti­vas de ser san­gre de Pa­la­cios.

Uno de los otros em­plea­dos les di­jo a los in­ves­ti­ga­do­res que la ca­be­za de Pa­la­cios fue lle­va­da a Mé­xi­co pa­ra ser ex­hi­bi­da de ma­ne­ra pú­bli­ca, o “pa­ra ser mos­tra­da,” un ri­tual del cár­tel, di­jo Garza.

Fer­nan­do fue arres­ta­do mien­tras re­gre­sa­ba de Mé­xi­co, en la ca­mio­ne­ta de Joel. Pe­ro Joel no fue acu­sa­do, y con­ser­vó su tra­ba­jo en la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za.

Cua­tro me­ses des­pués, in­ves­ti­ga­do­res del she­riff y de Se­gu­ri­dad Nacional, lle­va­ron a ca­bo una re­da­da en la ca­sa de la sue­gra de Joel y di­je­ron ha­ber en­con­tra­do la ca­ja fuer­te que con­te­nía lo que se con­ver­ti­ría en la ba­se del ca­so: más de un ki­lo de co­caí­na, más de 89 mil 500 dó­la­res en efec­ti­vo, y una pistola pla­tea­da 1911 ca­li­bre .38 la­bra­da con la ima­gen do­ra­da de San Ju­das, gra­va­da con las pa­la­bras “Cár­tel del Gol­fo” y “Pá­ja­ro”, el apo­do de Eduar­do.

En un li­bro de con­ta­bi­li­dad es­ta­ban re­gis­tra­das las ven­tas de dro­gas, ar­mas y ba­las.

Lo más in­cri­mi­na­to­rio de to­do, se­gún las au­to­ri­da­des, era la in­sig­nia con­me­mo­ra­ti­va de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za y do­cu­men­tos que per­te­ne­cían a Joel Lu­na, in­clu­yen­do su pa­sa­por­te de la es­ta­ción de su tra­ba­jo y un nú­me­ro de cuen­ta de la Coo­pe­ra­ti­va Fe­de­ral de Cré­di­to Se­cu­rity Ser­vi­ce.

Los fis­ca­les le anu­la­ron los car­gos de cons­pi­ra­ción cri­mi­nal y ase­si­na­to, y aho­ra en­fren­ta una sen­ten­cia má­xi­ma de tres años en pri­sión, mis­ma que le se­rá dic­ta­da el 19 de oc­tu­bre.

Eduar­do aún de­be ser juz­ga­do, al igual que Joel.

Joel lu­na, a la de­re­cha

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.