Reins­ta­lan a po­li­cía im­pli­ca­do en muer­te de fi­si­cul­tu­ris­ta

Fa­vo­re­ce ar­bi­tra­je al agen­te que for­ce­jeó y ba­leó a de­te­ni­do es­po­sa­do afue­ra de Cár­cel del Con­da­do

El Diario de El Paso - - PORTADA - Ro­ber­to Ca­rri­llo Arteaga/El Dia­rio de El Pa­so

El agen­te Jo­sé Flo­res, im­pli­ca­do en la muer­te del fi­si­cul­tu­ris­ta Danny Sáenz en el año 2013, fue re­ins­ta­la­do en su pues­to des­pués de que un ar­bi­tra­je fa­lló a fa­vor del ofi­cial del De­par­ta­men­to de Po­li­cía de El Pa­so (EPPD).

El 8 de mar­zo del año 2013, Flo­res dis­pa­ró y dio muer­te a Sáenz, de 37 años de edad, tras un for­ce­jeo con el po­li­cía en el ex­te­rior de la Cár­cel del Con­da­do.

Se­gún el par­te ofi­cial, Sáenz era con­du­ci­do por Flo­res para re­ci­bir aten­ción médica. En di­cho tra­yec­to el de­te­ni­do es­ta­ba es­po­sa­do, pe­ro tras un for­ce­jeo el ofi­cial dis­pa­ró en una oca­sión, hi­rien­do al fi­si­cul­tu­ris­ta, quien mu­rió en el lu­gar.

Un lar­go pro­ce­so ju­di­cial oca­sio­nó que Flo­res fue­ra des­ti­tui­do de su car­go en oc­tu­bre del 2014, pe­ro un re­cur­so pro­mo­vi­do por la Aso­cia­ción de Agen­tes de la Ley de Te­xas con­si­guió que se le re­ins­ta­la­ra.

El ofi­cial Joe Flo­res tie­ne antecedentes de ser un buen ser­vi­dor pú­bli­co.

Mark Sher­man fue el en­car­ga­do del ar­bi­tra­je, que por un la­do te­nía la acu­sa­ción de fuer­za des­me­di­da ejer­ci­da por Flo­res, sin em­bar­go, el his­to­rial del agen­te de EPPD fue de­ter­mi­nan­te para que fue­ra re­ins­ta­la­do des­de agos­to pa­sa­do a su pues­to.

Has­ta el mo­men­to la Ciu­dad de El Pa­so y EPPD no han da­do una de­cla­ra­ción acer­ca del he­cho, des­pués in­clu­so de que la muer­te de Sáenz ha­bía si­do de­cla­ra­da co­mo ho­mi­ci­dio, en un he­cho que ga­nó no­to­rie­dad cuan­do se hi­zo pú­bli­co el vi­deo del in­ci­den­te.

En di­chas to­mas se muestra a Sáenz, sin ca­mi­sa, sien­do con­du­ci­do a ras­tras al ex­te­rior de la Cár­cel del Con­da­do de El Pa­so.

En di­cho trans­cur­so se ve al ofi­cial Flo­res y al guar­dia de se­gu­ri­dad Ale­jan­dro Ro­me­ro, lle­van­do al ex­te­rior a Sáenz, quien iba a ser aten­di­do por un gol­pe en la ca­be­za.

En cier­to mo­men­to la fuer­za del de­te­ni­do hi­zo que se ge­ne­ra­ra un for­ce­jeo, y que Ro­me­ro fue­ra de­rri­ba­do, por lo que Flo­res de­ci­dió des­en­fun­dar su ar­ma y dis­pa­rar al de­te­ni­do, quien mu­rió pos­te­rior­men­te por la le­sión cau­sa­da por el agen­te de EPPD.

Sáenz era un co­no­ci­do ins­truc­tor y fi­si­co­cul­tu­ris­ta cuan­do fue de­te­ni­do y acu­sa­do de agre­sión a un ser­vi­dor pú­bli­co, agre­sión en gra­do me­nor, agre­sión en gra­do de fe­lo­nía, y le­sión a un adul­to ma­yor.

El 28 de oc­tu­bre del 2014 Flo­res fue ofi­cial­men­te des­pe­di­do de su trabajo, con ba­se a “evi­den­cia de que al dis­pa­rar con­tra Da­niel Sáenz es un he­cho con­tra­rio a las po­lí­ti­cas del De­par­ta­men­to (EPPD), pro­ce­di­mien­tos, re­glas y re­gu­la­cio­nes. Su uso de fuer­za le­tal con­tra Sáenz no fue jus­ti­fi­ca­do ba­jo las pó­li­zas del De­par­ta­men­to”, dic­ta la no­ta de ter­mi­na­ción de em­pleo que se le en­tre­gó en la vís­pe­ra al ofi­cial hoy re­ins­ta­la­do.

En di­cho documento se sub­ra­ya que Flo­res tu­vo un jui­cio po­bre al des­en­fun­dar su ar­ma y dis­pa­rar a una per­so­na es­po­sa­da.

Sin em­bar­go, la de­fen­sa de Flo­res ma­ni­fes­tó que la si­tua­ción que vi­vió era “in­con­tro­la­ble”, y que el dis­pa­ro se dio de for­ma ac­ci­den­tal, ya que el guar­dia Ro­me­ro gol­peó la mano de Flo­res, quien ya em­pu­ña­ba su ar­ma de car­go, ins­tan­tes an­tes de que fue­ra ac­cio­na­da.

Sin em­bar­go, en el ar­bi­tra­je se juz­gó que el ofi­cial Flo­res ac­tuó con ho­nes­ti­dad al dar su de­cla­ra­ción des­pués de los he­chos, con­tra­di­cien­do los ar­gu­men­tos de la ter­mi­na­ción de su em­pleo que fue­ron es­gri­mi­dos por la ciu­dad.

De he­cho, se con­ce­de el he­cho que el per­so­nal de la Cár­cel del Con­da­do de El Pa­so no dio el apo­yo su­fi­cien­te al agen­te Flo­res para trans­por­tar a un de­te­ni­do que era con­si­de­ra­do pe­li­gro­so, ya que la pre­sen­cia del guar­dia Ro­me­ro, de 23 años de edad, no fue la ade­cua­da para una per­so­na con la fuer­za y cor­pu­len­cia de Sáenz.

Ofi­cial ejem­plar

En el ar­bi­tra­je cau­só impacto el his­to­rial de trabajo de Jo­sé Flo­res, quien ha si­do re­ins­ta­la­do des­pués de par­ti­ci­par en un even­to vio­len­to y re­pen­tino, en don­de no se pu­do dic­tar una pre­me­di­ta­ción para des­car­gar su ar­ma con fuer­za le­tal.

En di­cho dic­ta­men se ha­ce cons­tar que Flo­res tu­vo una ma­la de­ci­sión en un ins­tan­te, don­de hu­bo un for­ce­jeo fí­si­co y pá­ni­co, sin em­bar­go, se di­jo que la Ciu­dad de El Pa­so se ve­ría be­ne­fi­cia­da al te­ner­lo re­ins­ta­la­do en su pues­to.

Co­mo an­te­ce­den­te se dio fe de un he­cho acon­te­ci­do el 3 de enero del 2013, cuan­do Flo­res se en­con­tró con un an­ciano sin ho­gar, y que al dar­se cuen­ta que el des­va­li­do no con­ta­ba con za­pa­tos, el mis­mo agen­te de EPPD fue a un ne­go­cio de la lo­ca­li­dad a com­prar­le cal­ce­ti­nes y unos bo­tas con su di­ne­ro.

Di­chas imá­ge­nes fue­ron am­plia­men­te di­fun­di­das, al des­ta­car la con­duc­ta ejem­plar del ofi­cial.

Al mo­men­to de ser re­ins­ta­la­do Flo­res con­ta­rá con sus be­ne­fi­cios, al se­guir vi­gen­te su an­ti­güe­dad en el car­go, co­mo ser­vi­dor pú­bli­co.

IMÁ­ge­neS Del in­ci­den­te, ocu­rri­do en 2013

DannY SÁenZ, el fa­lle­ci­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.