Adiós Oba­ma

El Diario de El Paso - - OPINION - Hum­ber­to Cas­pa hclet­ters@yahoo.com

Los Án­ge­les— Des­pués de es­cu­char el discurso de su le­ga­do an­te los má­xi­mos dig­na­ta­rios de la ONU y los re­pre­sen­tan­tes le­gí­ti­mos de los paí­ses que la com­po­nen, el pre­si­den­te Oba­ma de­jó cla­ro que su idea­lis­mo por la de­mo­cra­cia fue uno de los má­xi­mos te­no­res de su po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal.

Ini­cial­men­te, su discurso es­tu­vo mar­ca­do en con­tra de las vo­ces del mo­vi­mien­to na­cio­na­lis­ta reac­cio­na­rio que em­pie­zan a te­ner un efec­to ne­ga­ti­vo irre­pa­ra­ble en las so­cie­da­des del occidente eu­ro­peo y de Es­ta­dos Uni­dos.

Se­gui­do­res y sim­pa­ti­zan­tes del na­cio­na­lis­mo reac­cio­na­rio, no so­la­men­te han si­do crí­ti­cos acé­rri­mos de la ilu­sión in­te­gra­cio­nis­ta de Eu­ro­pa, sino tam­bién han de­mos­tra­do ser enemi­gos fa­ta­les de la di­ver­si­dad, la glo­ba­li­za­ción, la li­ber­tad de la re­li­gión y los tra­ba­ja­do­res mi­gran­tes.

La in­fluen­cia de es­tos grupos fue tal que cam­bia­ron la te­si­tu­ra de Go­bierno en el Reino Uni­do con el lla­ma­do Bre­xit.

El ais­la­cio­nis­mo, de acuer­do a Oba­ma, es tam­bién otra de las re­per­cu­sio­nes ne­ga­ti­vas del mo­vi­mien­to na­cio­na­lis­ta reac­cio­na­rio. ‘Una na­ción ro­dea­da por una mu­ra­lla lo úni­co que va a lo­grar es re­cluir­se a sí mis­mo’, ma­ni­fes­tó. Tam­bién cri­ti­có la pos­tu­ra cho­vi­nis­ta de Do­nald Trump, cu­ya principal re­tó­ri­ca po­lí­ti­ca ha­cia la Ca­sa Blan­ca ha si­do crear un mu­ro en la fron­te­ra de Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co y de­por­tar a más de 11 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos.

El pre­si­den­te Oba­ma atri­bu­yó a los go­bier­nos dic­ta­to­ria­les el cau­sar pro­ble­mas se­rios en di­ver­sas re­gio­nes del mun­do. No pue­de ser po­si­ble que el ca­pri­cho de un dic­ta­dor co­mo Kim Jung-un de Co­rea del Nor­te ten­ga que po­ner en ries­go la se­gu­ri­dad na­cio­nal de sus paí­ses ve­ci­nos en Asia y del mun­do.

Tam­bién hi­zo re­fe­ren­cia a los pro­ble­mas que crea el hom­bre du­ro de Ru­sia, Vla­di­mir Pu­tin, quien ha si­do di­rec­to cau­san­te de la pro­pa­ga­ción de la gue­rra ci­vil en Si­ria. Ade­más, su em­pe­ño de vol­ver a do­mi­nar el Este de Eu­ro­pa ha con­lle­va­do a la in­va­sión de las fuer­zas mi­li­ta­res ru­sas a te­rri­to­rio de Cri­mea.

En este mo­men­to es­tá ha­cien­do lo im­po­si­ble para que se­pa­ra­tis­tas ucra­nia­nos des­po­jen el po­der al pre­sen­te Go­bierno de Pe­tro Po­ros­hen­ko.

Por otra par­te, el discurso de Oba­ma tam­bién pon­de­ró al­gu­nos pro­ce­sos po­si­ti­vos en el mun­do. En sus mo­men­tos más emo­ti­vos, ma­ni­fes­tó la im­por­tan­cia de que al­gu­nos go­bier­nos co­mo Cu­ba ha­yan cam­bia­do de pos­tu­ra con re­la­ción a las fuer­zas eco­nó­mi­cas del mercado y del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co.

En este mo­men­to Cu­ba no es un país que prac­ti­ca la de­mo­cra­cia, pe­ro con el co­rrer del tiem­po, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de este país ten­drán la opor­tu­ni­dad de ele­gir a sus pro­pios re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos.

Asi­mis­mo, el pre­si­den­te Oba­ma se muestra optimista de que su país siem­pre ha es­ta­do pos­tra­do so­bre un ca­mino de la de­mo­cra­cia. La vía de­mo­crá­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos ha per­mi­ti­do que per­so­nas co­mo él, afro­ame­ri­ca­nas, ten­gan la opor­tu­ni­dad de to­mar par­te de la di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca. En sis­te­mas de corte dic­ta­to­rial, este ti­po de li­de­raz­go es im­po­si­ble, co­mo tam­bién es muy di­fí­cil en­con­trar mu­je­res en po­si­cio­nes de po­der.

Así, en los ojos del pre­si­den­te Oba­ma, la de­mo­cra­cia es el me­jor sis­te­ma po­lí­ti­co de Go­bierno. Este es el sis­te­ma que fi­nal­men­te lo­gra­rá la in­te­gra­ción mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.