Pi­den me­jo­rar sis­te­ma para re­for­zar de­fen­sas de con­de­na­dos a muer­te

El Diario de El Paso - - TEXAS - As­so­cia­ted Press ous­ton–Un

Hbu­fe­te le­gal que ha re­pre­sen­ta­do a in­ter­nos del pa­be­llón de la muer­te de Te­xas des­de ha­ce más de dos dé­ca­das, es­tá re­co­men­dan­do que el Es­ta­do es­ta­blez­ca un sis­te­ma para que los pri­sio­ne­ros con­de­na­dos re­ci­ban una me­jor ayu­da le­gal du­ran­te la pri­me­ra ape­la­ción que le si­gue al jui­cio.

En es­ta se­ma­na, el Ser­vi­cio de Abo­ga­dos De­fen­so­res de Te­xas dio a co­no­cer un re­por­te que exa­mi­na lo que se co­no­ce co­mo ape­la­cio­nes di­rec­tas en los casos de la pe­na de muer­te.

Ma­ni­fes­tó que exis­ten “de­bi­li­da­des sis­te­má­ti­cas” en la ma­ne­ra co­mo son ma­ne­ja­das esas ape­la­cio­nes, afir­man­do que los abo­ga­dos es­tán abru­ma­dos por la can­ti­dad de casos y no se les pa­ga bien por el tiem­po que in­vier­ten en esos pro­ce­sos, al­gu­nos abo­ga­dos que acep­tan tra­ba­jar en ellos no es­tán pre­pa­ra­dos ade­cua­da­men­te y nin­gu­na en­ti­dad es­ta­tal se ha de­di­ca­do a en­tre­nar o a ase­so­rar có­mo ma­ne­jar las ape­la­cio­nes di­rec­tas.

“El mar­co de las ape­la­cio­nes di­rec­tas para los casos de pe­na de muer­te en Te­xas es­tá lleno de de­bi­li­da­des es­truc­tu­ra­les”, con­clu­yó en su re­por­te el gru­po le­gal, agre­gan­do que esas de­bi­li­da­des au­men­tan las pro­ba­bi­li­da­des de que las con­de­nas y sen­ten­cias de muer­te sean ra­ti­fi­ca­das cuan­do las ape­la­cio­nes son re­vi­sa­das por la Corte de Ape­la­cio­nes Pe­na­les de Te­xas, que es la Corte pe­nal de más al­ta je­rar­quía en el Es­ta­do.

En las ape­la­cio­nes di­rec­tas, los abo­ga­dos re­vi­san los re­gis­tros de la Corte en bus­ca de po­si­bles erro­res.

El bu­fe­te le­gal es­tá ha­cien­do un lla­ma­do a la Le­gis­la­tu­ra para que con­si­de­re el es­ta­ble­cer una ofi­ci­na es­ta­tal de ape­la­cio­nes de la de­fen­sa para que re­pre­sen­te a los con­vic­tos del pa­be­llón de la muer­te en sus ape­la­cio­nes di­rec­tas, un sis­te­ma de de­sig­na­ción es­ta­tal que con­tro­la­ría el número de casos y fi­ja­ría una ta­ri­fa uni­for­me de ho­no­ra­rios, se­rían de­sig­na­dos dos abo­ga­dos –en lu­gar de uno que se re­quie­re ac­tual­men­te– para ma­ne­jar ese ti­po de cues­tio­nes le­ga­les.

“Una re­pre­sen­ta­ción de­fi­cien­te des­apro­ve­cha los es­ca­sos re­cur­sos de la jus­ti­cia, so­ca­va la in­te­gri­dad del sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal de Te­xas y ga­ran­ti­za la in­me­dia­ta aten­ción de las par­tes in­tere­sa­das”, se­ña­la el re­por­te de 56 páginas.

Las re­co­men­da­cio­nes del gru­po es­tán ba­sa­das en la re­vi­sión de do­cu­men­tos de 84 ape­la­cio­nes di­rec­tas pre­sen­ta­das an­te la Corte de Ape­la­cio­nes Pe­na­les du­ran­te un pe­río­do de sie­te años que con­clu­yó el 31 de di­ciem­bre del 2015.

En su es­tu­dio, el Ser­vi­cio de De­fen­so­res co­men­tó que de­tec­tó abo­ga­dos de ape­la­cio­nes di­rec­tas que no tu­vie­ron re­cur­sos ade­cua­dos, que ex­pe­ri­men­ta­ron una ex­ce­si­va car­ga de casos, in­for­ma­ción inade­cua­da y de­mos­tró “evitar la ru­ti­na” en la con­tes­ta­ción de los pro­ce­sos y so­li­ci­tó la re­vi­sión de la Su­pre­ma Corte de Es­ta­dos Uni­dos.

Los acu­sa­dos de ho­mi­ci­dio ca­pi­tal que ne­ce­si­tan ayu­da le­gal –la mayoría de los cua­les son in­di­gen­tes– ya cuen­tan con un de­fen­sor pú­bli­co re­gio­nal para los jui­cios que se lle­van a ca­bo en la mayoría de las áreas ru­ra­les del Es­ta­do.

En el 2009, le­gis­la­do­res es­ta­ta­les crea­ron la Ofi­ci­na de Man­da­tos Ca­pi­ta­les para que ma­ne­ja­ran ape­la­cio­nes pos­te­rio­res.

El Ser­vi­cio del De­fen­sor es­tá re­co­men­dan­do que esa dis­po­ni­bi­li­dad le­gal se ex­tien­da al pro­ce­so de ape­la­cio­nes di­rec­tas, ya que ar­gu­men­ta que la ca­li­dad de la re­pre­sen­ta­ción ha per­ma­ne­ci­do “sin exa­mi­nar­se”.

Roe Wil­son, quien en­ca­be­za el Bu­ró de Servicios Le­ga­les del pro­cu­ra­dor de Dis­tri­to del Con­da­do Ha­rris, que ma­ne­ja los casos ca­pi­ta­les del con­da­do y que ha en­via­do al pa­be­llón de la muer­te a la mayoría de los in­ter­nos, cues­tio­nó la ne­ce­si­dad de que dos abo­ga­dos de la de­fen­sa ma­ne­jen la ape­la­ción di­rec­ta.

“En una ape­la­ción di­rec­ta, uno es­tá li­mi­ta­do a los re­gis­tros en sí, no exis­te una in­ves­ti­ga­ción ex­ter­na”, di­jo Wil­son eL miér­co­les.

“Li­te­ral­men­te se tra­ta de leer el re­gis­tro, iden­ti­fi­car los re­cla­mos, rea­li­zar una in­ves­ti­ga­ción le­gal y re­dac­tar­lo. No sé por qué tie­nen que ha­ber dos per­so­nas para que ha­gan eso”.

Sin em­bar­go, el re­por­te se­ña­ló que la Fis­ca­lía del con­da­do tie­ne más ac­ce­so a los re­cur­sos, por ejem­plo a un staff au­xi­liar.

De los 84 casos del es­tu­dio, las dos ter­ce­ras par­tes fue­ron ma­ne­ja­das por abo­ga­dos prac­ti­can­tes.

Nin­gu­na de las 84 con­de­nas fue re­cha­za­da por la Corte de Ape­la­cio­nes Pe­na­les.

La pier­den en el pri­mer pro­ce­so de ape­la­ción en el es­ta­do por ex­ce­so de casos y mal pa­ga que tie­nen y re­ci­ben abo­ga­dos

ge­ralD elD­riD­ge. Corte di­jo que pu­do ha­ber in­ven­ta­do te­ner una en­fer­me­dad men­tal. Es­tá acu­sa­do de ma­tar a su no­via y la hi­ja de ella ha­ce 23 años en Houston

Bill Dou­glas de 66 años es­tá acu­sa­do de ma­tar a una mu­jer en 1999

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.