DESAFÍO SIN PRE­CE­DEN­TES

Clin­ton y Trump se pre­pa­ran pa­ra pri­mer de­ba­te, el lu­nes

El Diario de El Paso - - Portada - Paul Krug­man

Nue­va York— Po­de­mos es­tar bas­tan­te se­gu­ros de que es­to es lo que ocu­rri­rá en el de­ba­te pre­si­den­cial del lu­nes: Do­nald Trump men­ti­rá re­pe­ti­da y gro­tes­ca­men­te, con res­pec­to a una di­ver­si­dad de te­mas. En el ín­te­rin, Hi­llary Clin­ton pu­die­ra de­cir un par de co­sas fal­sas. O qui­zá no lo ha­ga.

Es­to es lo que no sa­be­mos: ¿In­ter­ven­drán los mo­de­ra­do­res cuan­do Trump pro­nun­cie una de sus fal­se­da­des bien co­no­ci­das y fre­cuen­te­men­te reite­ra­das? Si ale­ga, una vez más, que él se opu­so a la gue­rra de Irak des­de el co­mien­zo –lo cual no hi­zo–, ¿se lo ha­rán no­tar?

Si ale­ga que re­nun­ció a la teo­ría del ac­ta de na­ci­mien­to ha­ce años, ¿no­ta­rán los mo­de­ra­do­res que él se­guía con eso ape­nas unos cuan­tos me­ses atrás? (De he­cho, to­do pa­re­ce in­di­car que él es­tá dan­do mar­cha atrás res­pec­to a su re­co­no­ci­mien­to de la se­ma­na pa­sa­da, en el sen­ti­do que el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma efec­ti­va­men­te ha­bía na­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos.)

Si di­ce una vez más que Es­ta­dos Uni­dos es el país con ma­yo­res im­pues­tos del mun­do –lo cual no es cier­to–, ¿le di­rá al­guien apar­te de Clin­ton que no es así? Ade­más, ¿co­mu­ni­ca­rá la co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca tras el de­ba­te la asi­me­tría de lo ocu­rri­do?

Us­ted pu­die­ra pre­gun­tar­se có­mo pue­do te­ner la cer­te­za de que un can­di­da­to se­rá mu­cho más des­ho­nes­to que el otro. La res­pues­ta es que en es­te pun­to, te­ne­mos lar­gos re­gis­tros tan­to pa­ra Trump co­mo pa­ra Clin­ton; gra­cias a ope­ra­cio­nes no par­ti­dis­tas que re­vi­san he­chos co­mo Po­li­tiFact, in­clu­so po­de­mos cuan­ti­fi­car la di­fe­ren­cia.

Po­li­tiFact ha es­tu­dia­do 258 de­cla­ra­cio­nes de Trump y 255 de­cla­ra­cio­nes de Clin­ton, cla­si­fi­cán­do­las en una es­ca­la que va des­de ‘Cier­to’ has­ta ‘Men­ti­ro­ta’. Uno pu­die­ra ob­je­tar al­gu­nos de los juicios, pe­ro es­tán abru­ma­do­ra­men­te den­tro del ran­go es­ti­ma­do. Ade­más, mues­tran a dos can­di­da­tos vi­vien­do en di­fe­ren­tes uni­ver­sos mo­ra­les cuan­do de de­cir la ver­dad se tra­ta. Trump tu­vo 48 ca­li­fi­ca­cio­nes de Men­ti­ro­ta, Clin­ton só­lo seis; el no­mi­na­do del Par­ti­do Re­pu­bli­cano tu­vo 89 ca­li­fi­ca­cio­nes de Fal­so, la de­mó­cra­ta tu­vo 27.

A me­nos que un can­di­da­to su­fra un co­lap­so ner­vio­so o una con­ver­sión re­li­gio­sa en los pró­xi­mos días, el de­ba­te se­gui­rá lí­neas si­mi­la­res. En­ton­ces, ¿có­mo de­be­ría in­for­mar­se al res­pec­to?

Va­mos a dar por he­cho que uno no pue­de in­for­mar ex­haus­ti­va­men­te so­bre ca­da de­cla­ra­ción cues­tio­na­ble que ha­ce un can­di­da­to; el tiem­po, el es­pa­cio y la aten­ción de lec­to­res y es­pec­ta­do­res son li­mi­ta­dos en su to­ta­li­dad. Lo que yo su­gie­ro es que re­por­te­ros y or­ga­ni­za­cio­nes no­ti­cio­sas tra­ten el tiem­po y el pe­rio­do de aten­ción co­mo al­go si­mi­lar a un pre­su­pues­to de ca­pi­tal que de­be ser dis­tri­bui­do a lo lar­go de la co­ber­tu­ra.

Lo que ha­cen los ne­go­cios cuan­do de­ben asig­nar ca­pi­tal es es­ta­ble­cer un ‘ín­di­ce mí­ni­mo’, una ta­sa mí­ni­ma de ren­di­mien­to que un pro­yec­to de­be ofre­cer si es que se va a em­pren­der. En tér­mi­nos de in­for­mar fal­se­da­des, es­to equi­val­dría a de­di­car tiem­po ai­re o cen­tí­me­tros en co­lum­nas a de­cla­ra­cio­nes cu­ya des­ho­nes­ti­dad se al­za por en­ci­ma de cier­to ni­vel de es­cán­da­lo… di­ga­mos, fal­se­da­des di­rec­tas sin un gra­mo de ver­dad que las re­di­ma. En tér­mi­nos de ín­di­ces de Po­li­tiFact, es­to pu­die­ra co­rres­pon­der a de­cla­ra­cio­nes que son Fal­sas o Men­ti­ro­tas.

Ade­más, si el de­ba­te se pa­re­ce un po­co a la cam­pa­ña has­ta aho­ra, sa­be­mos lo que eso sig­ni­fi­ca­rá: un aná­li­sis no­ti­cio­so que de­di­que al me­nos cin­co ve­ces el es­pa­cio a fal­se­da­des de Trump que a las de Clin­ton.

Si su reac­ción es: ‘Ah, no pue­den ha­cer eso, se ve­ría co­mo una par­cia­li­dad par­ti­dis­ta’, us­ted aca­ba de de­mos­trar el des­co­mu­nal pro­ble­ma con la co­ber­tu­ra no­ti­cio­sa du­ran­te es­ta elec­ción. Es­to por­que yo no es­toy ha­cien­do un lla­ma­do a los me­dios pa­ra que asu­man ban­dos; só­lo es­toy ha­cien­do un lla­ma­do pa­ra que ellos in­for­men lo que efec­ti­va­men­te es­tá ocu­rrien­do, sin con­si­de­ra­ción al par­ti­do. De he­cho, cual­quier re­por­ta­je que no re­fle­je con pre­ci­sión la enor­me bre­cha de ho­nes­ti­dad en­tre los can­di­da­tos equi­va­le a en­ga­ñar a los lec­to­res, dán­do­les una ima­gen dis­tor­sio­na­da que fa­vo­re­ce al ma­yor men­ti­ro­so.

Hay, sin em­bar­go, in­ten­sas pre­sio­nes en los me­dios in­for­ma­ti­vos pa­ra par­ti­ci­par de esa dis­tor­sión. Si se des­ta­ca una men­ti­ra de Trump, uno re­ci­be al­gu­nos men­sa­jes de co­rreo bas­tan­te asom­bro­sos; y si de­ja­mos de la­do los ata­ques en con­tra de la pro­pia ra­za o gru­po ét­ni­co, acu­sa­cio­nes de que uno es trai­dor, et­cé­te­ra, en su ma­yo­ría de­cla­ra­rán que uno es­tá sien­do mal pe­rio­dis­ta por­que no cri­ti­có a am­bos can­di­da­tos equi­ta­ti­va­men­te.

Una res­pues­ta de­ma­sia­do co­mún a ese ti­po de ata­ques re­quie­re ab­di­car a la res­pon­sa­bi­li­dad de co­te­jar los he­chos en­te­ra­men­te, y re­em­pla­zar­la por crí­ti­ca de tea­tro: No tie­ne im­por­tan­cia si lo que el can­di­da­to di­jo es cier­to o fal­so, ¿qué efec­to tu­vo?, ¿qué im­pre­sión ‘trans­mi­tió’?, ¿cuál fue la ‘óp­ti­ca’?

Sin em­bar­go, la crí­ti­ca tea­tral es ta­rea de crí­ti­cos tea­tra­les; los re­por­ta­jes pe­rio­dís­ti­cos de­be­rían con­tar­le a la po­bla­ción ge­ne­ral lo que ocu­rrió real­men­te, no es­tar de­di­ca­dos a es­pe­cu­la­ción con res­pec­to a có­mo pu­die­ra reac­cio­nar otra gen­te a lo ocu­rri­do.

Aho­ra bien, ¿qué voy a de­cir si Trump mien­te me­nos de lo que pre­di­go y Clin­ton más? Eso es fá­cil: de­cir­lo co­mo es. Pe­ro, no ca­li­fi­quen con una cur­va. Si Trump mien­te só­lo tres ve­ces más que Clin­ton, la no­ti­cia prin­ci­pal aún de­be­ría ser que él min­tió mu­cho más que ella, no que él no se com­por­tó tan mal co­mo se es­pe­ra­ba.

Una vez más, no es­toy lla­man­do a los me­dios in­for­ma­ti­vos a que eli­jan ban­do; los pe­rio­dis­tas sim­ple­men­te de­be­rían ha­cer su tra­ba­jo, el cual con­sis­te en in­for­mar los he­chos. Pu­die­ra no ser fá­cil, pe­ro ha­cer lo co­rrec­to ra­ra vez lo es.

PRE­PA­RA­TI­VOS Da­ve Gran­lund

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.