La ur­gen­cia de en­se­ñar his­to­ria y ci­vis­mo

El Diario de El Paso - - Opinión - Est­her J. Cepeda The Was­hing­ton Post Wri­ters Group est­herj­ce­pe­da@wa­sh­post.com @est­herj­ce­pe­da

Chica­go— En nues­tro mun­do co­nec­ta­do por In­ter­net don­de lo que pri­ma es lo bo­ni­to y los asun­tos de sus­tan­cia tien­den a dis­cu­tir­se só­lo si hay un me­me pe­ga­di­zo pa­ra com­par­tir, es mu­cho más pro­ba­ble que la gen­te es­té en­te­ra­da de que el 17 de sep­tiem­bre es el Día Na­cio­nal del Dum­pling de Man­za­na y no, que ese día se­ña­la el ini­cio de la Se­ma­na de la Cons­ti­tu­ción.

Me com­pa­dez­co del ilu­so in­di­vi­duo que re­dac­tó la pro­cla­ma­ción ofi­cial del Día de la Cons­ti­tu­ción y la Ciu­da­da­nía de 2016, que la Ca­sa Blan­ca en­vió a su lis­ta de pren­sa el vier­nes pa­sa­do:

‘La vi­sión de au­to­go­bierno ex­pre­sa­da en nues­tra Cons­ti­tu­ción de­pen­de de que los es­ta­dou­ni­den­ses reali­cen la di­fí­cil y a ve­ces frus­tran­te –aun­que siem­pre esen­cial– ta­rea de la ciu­da­da­nía’, de­cía la pro­cla­ma­ción fir­ma­da por el pre­si­den­te Oba­ma. ‘Ser ciu­da­dano es una res­pon­sa­bi­li­dad que nos re­ta a ca­da uno de no­so­tros a man­te­ner­nos in­for­ma­dos, a ha­blar cuan­do al­go no es­tá bien o no es jus­to, y a unir­nos pa­ra mol­dear el cur­so que nues­tro país to­ma­rá. La ciu­da­da­nía es un com­pro­mi­so, que nos lla­ma a de­fen­der lo que cree­mos y a ejer­cer nues­tros de­re­chos pa­ra pro­te­ger los de­re­chos de los de­más’.

Es di­fí­cil ima­gi­nar un mo­men­to en que los jó­ve­nes de nues­tra na­ción es­tu­vie­ran me­nos pre­pa­ra­dos pa­ra las res­pon­sa­bi­li­da­des de la ciu­da­da­nía, da­do el aban­dono de la edu­ca­ción cí­vi­ca en las es­cue­las pú­bli­cas.

En ma­yo de 2015, la Eva­lua­ción Na­cio­nal del Pro­gre­so Edu­ca­ti­vo (NAEP, por sus si­glas en in­glés) dio a co­no­cer su bo­le­tín de ca­li­fi­ca­cio­nes en his­to­ria, edu­ca­ción cí­vi­ca y geo­gra­fía, y ha­lló que só­lo el 18 por cien­to de to­dos los alum­nos de oc­ta­vo gra­do eva­lua­dos al­can­zó o su­peró el ni­vel de com­pe­ten­cia (de­fi­ni­do co­mo de­mos­trar com­pe­ten­cia en el co­no­ci­mien­to de la ma­te­ria, en la apli­ca­ción de di­cho co­no­ci­mien­to en si­tua­cio­nes del mun­do real y en des­tre­zas ana­lí­ti­cas re­la­cio­na­das) en his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos. Só­lo el 23 por cien­to al­can­zó o su­peró el ni­vel de com­pe­ten­cia en edu­ca­ción cí­vi­ca.

Ese he­cho no cau­sa­rá sor­pre­sa a quien co­noz­ca lo que pa­sa por ser una cla­se de ‘his­to­ria’ en dis­tri­tos de to­do el país.

Si us­ted tie­ne hi­jos en la es­cue­la pú­bli­ca, sa­brá que el pro­gra­ma abun­da en en­sa­yos so­bre ‘te­mas so­cia­les’ can­den­tes y es­ca­sea en lec­tu­ra de tex­tos his­tó­ri­cos o en la me­mo­ri­za­ción de fe­chas, ci­fras y acon­te­ci­mien­tos.

En 2015, el Tho­mas B. Ford­ham Ins­ti­tu­te, de ten­den­cia con­ser­va­do­ra, ana­li­zó de­cla­ra­cio­nes de la mi­sión, vi­sión y va­lo­res de las es­cue­las pú­bli­cas pa­ra ver si el sis­te­ma edu­ca­ti­vo con­si­de­ra la pre­pa­ra­ción de los es­tu­dian­tes en la vi­da de­mo­crá­ti­ca co­mo par­te cen­tral de la edu­ca­ción y co­mo un re­sul­ta­do esen­cial.

El Ford­ham Ins­ti­tu­te ha­lló que el 60 por cien­to de los 100 dis­tri­tos ma­yo­res de la na­ción (que re­pre­sen­tan unos 11 mi­llo­nes de es­tu­dian­tes) te­nían de­cla­ra­cio­nes de mi­sión que no men­cio­na­ban el ci­vis­mo, la ciu­da­da­nía ni la de­mo­cra­cia. De to­das las de­cla­ra­cio­nes de mi­sión que exa­mi­na­ron, el tér­mino ‘ciu­da­da­nía es­ta­dou­ni­den­se’ apa­re­ció só­lo una vez.

(Co­mo co­men­ta­rio, la de­cla­ra­ción de la mi­sión en la es­cue­la de mis hi­jos cons­ta de 44 es­ca­sas pa­la­bras que acen­túan las ‘pa­sio­nes in­di­vi­dua­les’ y las ‘co­ne­xio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas’. Bueno, por lo me­nos la es­cue­la de mis hi­jos ob­ser­va dia­ria­men­te la Ju­ra de la Ban­de­ra, que es más de lo que pue­do de­cir de las otras es­cue­las pú­bli­cas de mi zo­na.)

En for­ma pa­re­ci­da, el Ford­ham Ins­ti­tu­te ha­lló que las pa­la­bras ‘pa­trió­ti­co’ y ‘pa­trio­tis­mo’ no apa­re­cían en nin­gu­na de las de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas que exa­mi­na­ron.

En una re­cien­te co­lum­na so­bre las for­mas en que el pa­trio­tis­mo es­ta­dou­ni­den­se pue­de usar­se pa­ra pro­vo­car un cam­bio po­lí­ti­co po­si­ti­vo, Da­vid Brooks, del New York Ti­mes, se la­men­ta­ba de que ‘mu­chas es­cue­las ya no en­se­ñan his­to­ria es­ta­dou­ni­den­se, en­ton­ces los es­tu­dian­tes nun­ca apren­den los he­chos y prin­ci­pios de su cre­do. Una men­ta­li­dad glo­ba­lis­ta en­se­ña a los es­tu­dian­tes que son ciu­da­da­nos del mun­do en lu­gar de ciu­da­da­nos de Es­ta­dos Uni­dos’.

Por ha­ber­me pre­pa­ra­do en un pro­gra­ma pe­da­gó­gi­co cen­tra­do en la jus­ti­cia so­cial y por ha­ber vis­to can­ti­dad de deberes de es­tu­dios so­cia­les co­mo edu­ca­do­ra y co­mo ma­dre, doy fe de la afir­ma­ción de Brooks: Hay can­ti­dad de ins­truc­ción de His­to­ria Es­ta­dou­ni­den­se abier­ta­men­te an­ti­ame­ri­ca­na en las es­cue­las pú­bli­cas.

Exis­te un ar­gu­men­to vá­li­do pa­ra que las es­cue­las pú­bli­cas en­se­ñen his­to­ria y edu­ca­ción cí­vi­ca en for­ma ri­gu­ro­sa y a la vez crí­ti­ca pa­ra pre­pa­rar a los es­tu­dian­tes a to­mar de­ci­sio­nes in­te­li­gen­tes so­bre su pa­pel en una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca.

Pe­ro la ma­yo­ría de los es­tu­dian­tes en el úl­ti­mo exa­men de edu­ca­ción cí­vi­ca de la NAEP no pu­do con­tes­tar co­rrec­ta­men­te pre­gun­tas so­bre con­tro­les y equi­li­brios ni com­pren­der las im­pli­ca­cio­nes pa­ra una po­lí­ti­ca a se­guir de una ten­den­cia, uti­li­zan­do un grá­fi­co. ¿Y se su­po­ne que un día com­pren­de­rán las im­pli­ca­cio­nes de nues­tra ac­tual elec­ción de TV–reali­dad?

‘Las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les siem­pre fue­ron el mo­men­to pe­da­gó­gi­co fun­da­men­tal’, di­jo Ro­bert Pon­dis­cio, se­nior fe­llow en el Ford­ham Ins­ti­tu­te, en un men­sa­je elec­tró­ni­co. ‘Da­dos los fuer­tes sen­ti­mien­tos que Trump y Clin­ton ins­pi­ra­ron, y la am­plia de­cep­ción (pro­vo­ca­da) por am­bos que re­fle­jan las en­cues­tas, se­ría es­tu­pen­do que la elec­ción con­du­je­ra a un ma­yor in­te­rés en la edu­ca­ción cí­vi­ca, o a un re­na­ci­mien­to de la his­to­ria y la edu­ca­ción cí­vi­ca. Sin du­da, nos ven­dría muy bien’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.