Ti­ro­teo que sa­cu­dió a Char­lot­te

El Diario de El Paso - - Opinión - Richard Faus­set y Alan Blin­der

Char­lot­te, Ca­ro­li­na del Nor­te— Es­te siem­pre ha si­do un lu­gar que se ha enor­gu­lle­ci­do del or­den, el con­sen­so y la men­ta­li­dad cor­po­ra­ti­va de sí se pue­de, que con­vir­tió a un área sin una ver­da­de­ra ra­zón pa­ra exis­tir en uno de los di­na­mos fi­nan­cie­ros del he­mis­fe­rio.

De igual for­ma, se ha ga­na­do la repu­tación de ar­mo­nía ra­cial, des­de su com­pro­mi­so re­co­no­ci­do na­cio­nal­men­te con el trans­por­te es­co­lar y es­cue­las in­te­gra­das en los años 70 y 80, has­ta la elec­ción de Har­vey Gantt en 1983 co­mo uno de los pri­me­ros al­cal­des afro­ame­ri­ca­nos de pro­mi­nen­cia en el sur del país.

Sin em­bar­go, el ti­ro­teo fatal de un re­si­den­te afro­ame­ri­cano el mar­tes, Keith La­mont Scott, y las pro­tes­tas que han se­gui­do es­tán en­tre di­ver­sos cho­ques y tum­bos que han sa­cu­di­do la sen­sa­ción de sí de Char­lot­te en fe­chas re­cien­tes, a me­di­da que fue pa­san­do de una exi­to­sa ciu­dad pe­que­ña a una más gran­de y com­pli­ca­da.

Tras dé­ca­das en las que se ci­ñó al es­ta­tus de gran ciu­dad, Char­lot­te ha te­ni­do que lu­char en la úl­ti­ma dé­ca­da con una di­ver­si­dad de pro­ble­mas de gran ciu­dad, in­clu­yen­do un es­cán­da­lo de co­rrup­ción que echó por tie­rra a un al­cal­de, una re­ce­sión que sa­cu­dió la in­dus­tria ban­ca­ria has­ta sus ci­mien­tos, un fatal ti­ro­teo an­te­rior de la po­li­cía de un afro­ame­ri­cano en 2013, que lan­zó a ira­cun­dos re­si­den­tes a las ca­lles y, es­te año, una gue­rra cul­tu­ral de al­to per­fil con la le­gis­la­tu­ra es­ta­tal en torno a un de­cre­to en con­tra de la dis­cri­mi­na­ción.

Se ha da­do tam­bién una con­cien­cia en au­men­to aquí so­bre las pro­fun­di­da­des de la po­bre­za, que han lle­ga­do a exis­tir al la­do de la có­mo­da reali­dad del Nue­vo Sur de que go­za la cla­se em­pre­sa­rial de la ciu­dad.

Char­lot­te, con una po­bla­ción es­ti­ma­da de 827 mil, es una ciu­dad de mem­bre­sías de clu­bes de golf, ca­mio­ne­tas de­por­ti­vas de lu­jo de úl­ti­mo mo­de­lo en es­ta­cio­na­mien­tos de igle­sias y pe­que­ñas pla­tos de ño­quis de conejo en el ex­clu­si­vis­ta Woo­den Vi­ne Wi­ne Bar and Bis­tro.

Sin em­bar­go, el Con­da­do Mec­klen­burg, del cual Char­lot­te es la ca­be­ce­ra, tam­bién ca­li­fi­có en el pues­to 99 en­tre los 100 con­da­dos más gran­des de Es­ta­dos Uni­dos en una me­di­ción de 2015 so­bre la mo­vi­li­dad eco­nó­mi­ca de ni­ños pobres.

Fue una de las ra­zo­nes por las que el es­ta­lli­do de frus­tra­ción de es­ta se­ma­na no to­mó des­pre­ve­ni­do a to­dos.

‘No me sor­pren­de’, di­jo la re­pre­sen­tan­te Car­la Cun­ning­ham, quien es afro­ame­ri­ca­na y re­pre­sen­ta al ve­cin­da­rio don­de Scott fue acri­bi­lla­do. ‘Es­tos ma­les so­cia­les, de­be­mos abor­dar­los en al­gún pun­to, ya que eso for­ma par­te de la de­s­es­pe­ran­za que es­tas per­so­nas es­tán sin­tien­do’.

LaWa­na May­field, afro­ame­ri­ca­na que for­ma par­te del Con­ce­jo Mu­ni­ci­pal, di­jo que la se­ma­na ha­bía si­do ‘una lla­ma­da de aler­ta pa­ra al­gu­nas per­so­nas en Char­lot­te’.

Sin em­bar­go, agre­gó rá­pi­da­men­te: ‘Pa­ra mu­cha gen­te en Char­lot­te, no es una lla­ma­da de aler­ta. Es una reali­dad con la que ya he­mos es­ta­do li­dian­do’.

Char­lot­te ha si­do lar­ga­men­te una ciu­dad eri­gi­da so­bre ne­go­cios.

El his­to­ria­dor Tom Han­chett no­ta que es­ta­ba si­tua­da ori­gi­nal­men­te a lo lar­go de una sen­da de co­mer­cio de los na­ti­vos ame­ri­ca­nos. Em­pe­zó a sur­gir co­mo un cen­tro neu­rál­gi­co de la ban­ca en los años 80, en par­te de­bi­do a los es­fuer­zos de Hugh L. McColl Jr., ban­que­ro y ex in­fan­te de Ma­ri­na que, co­mo di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la NCNB Corp., ban­co de Char­lot­te, su­per­vi­só una se­rie de fusiones y ad­qui­si­cio­nes y tra­tos crea­ti­vos.

El pro­duc­to fi­nal fue la gi­gan­tes­ca cor­po­ra­ción Bank of Ame­ri­ca, ac­tual­men­te la sex­ta fuen­te ma­yor de em­pleos. Char­lot­te atra­jo in­clu­so más ban­cos, va­rias ofi­ci­nas cen­tra­les cor­po­ra­ti­vas, así co­mo ca­da vez más gen­te cu­yo in­te­rés prin­ci­pal era el co­mer­cio.

Los re­cién lle­ga­dos que en­tra­ron en tro­pel aquí en bus­ca de nue­vas opor­tu­ni­da­des en­con­tra­ron una ciu­dad su­re­ña que, en los años 50 y 60, ha­bía ele­gi­do una sen­da re­la­ti­va­men­te mo­de­ra­da e in­te­gra­cio­nis­ta, mar­can­do un con­tras­te con lu­ga­res co­mo Bir­ming­ham, Ala­ba­ma.

Sin em­bar­go la ciu­dad, que pro­du­ce 30 por cien­to del pro­duc­to in­terno bru­to de Ca­ro­li­na del Nor­te, tam­bién su­fre de se­rias dis­pa­ri­da­des de ti­po ra­cial en los in­gre­sos.

Ge­ne Ni­chol, pro­fe­sor de De­re­cho por la Uni­ver­si­dad de Ca­ro­li­na del Nor­te en Cha­pel Hill, quien ha es­ta­do es­tu­dian­do la po­bre­za en la ciu­dad, no­tó en un re­cien­te es­tu­dio que el in­gre­so me­dio de los ho­ga­res blan­cos en el Con­da­do de Mec­klen­burg es 86 por cien­to ma­yor que el in­gre­so de un ho­gar de per­so­nas afroa­me­ri­ca­nas e his­pa­nas.

‘Char­lot­te tie­ne al­go si­mi­lar a un pro­ble­ma es­truc­tu­ral que no es po­co co­mún’ en Es­ta­dos Uni­dos, di­jo Ni­chol el jue­ves. ‘Char­lot­te pro­du­ce mu­chos bue­nos em­pleos, hay mu­cho em­pleo de al­tos in­gre­sos así co­mo un nú­me­ro bas­tan­te gran­de de em­pleos de ba­jos in­gre­sos que no su­mi­nis­tran un ni­vel de vi­da apro­pia­do’.

Re­si­den­tes de Char­lot­te co­mo Sa­muel Hen­der­son pue­den sen­tir­se atas­ca­dos en­tre la pro­me­sa de co­mer­cio de la ciu­dad y la reali­dad de la ciu­dad del trabajo mo­nó­tono.

Hen­der­son, de 24 años, es un asis­ten­te de lim­pie­za afro­ame­ri­cano en un ho­tel de Char­lot­te. Tie­ne un po­co de edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria y dos ni­ños pe­que­ños. Él sa­be que hay bue­nos em­pleos aquí, di­jo el jue­ves, ‘pe­ro de­bes asis­tir a la uni­ver­si­dad pa­ra ob­te­ner­los’.

Sue­ña con un fu­tu­ro en el cual pue­da lan­zar su pro­pio ne­go­cio en Char­lot­te. Pe­ro, cuan­do se le pre­gun­tó si ese fu­tu­ro se­rá bri­llan­te, ti­tu­beó. ‘Es una pre­gun­ta di­fí­cil’, di­jo. El elec­to­ra­do ha apo­ya­do a lo lar­go de los años tan­to a Gantt, quien es de­mó­cra­ta, co­mo a Pat McC­rory, re­pu­bli­cano, quien sir­vió co­mo al­cal­de de 1995 a 2009. McC­rory es el go­ber­na­dor de Ca­ro­li­na de Nor­te ac­tual­men­te. La pre­sen­te al­cal­de­sa, Jen­ni­fer Ro­berts, es de­mó­cra­ta.

Sin em­bar­go, esa sen­sa­ción de po­lí­ti­ca discreta, de igual for­ma, al pa­re­cer men­guó con la apro­ba­ción que dio el Con­ce­jo Mu­ni­ci­pal en fe­bre­ro a un de­cre­to que per­mi­tía a per­so­nas trans­gé­ne­ro, en edi­fi­cios de pro­pie­dad pú­bli­ca, ha­cer uso del ba­ño que co­rres­pon­die­ra con su iden­ti­dad de gé­ne­ro.

Pa­ra fi­na­les de mar­zo, la Asam­blea Ge­ne­ral con­tro­la­da por re­pu­bli­ca­nos, res­pal­da­da por McC­rory, ha­bía apro­ba­do una le­gis­la­ción que anu­ló el de­cre­to de Char­lot­te y res­trin­gió el ac­ce­so al ba­ño pa­ra per­so­nas trans­gé­ne­ro en edi­fi­cios pú­bli­cos a lo lar­go del es­ta­do. Des­pués lle­gó una fe­roz tor­men­ta po­lí­ti­ca, le­gal y cul­tu­ral.

Ar­tis­tas co­mo Bru­ce Springsteen can­ce­la­ron con­cier­tos en el es­ta­do. La Con­fe­ren­cia de la Cos­ta del Atlán­ti­co y la NCAA han sa­ca­do del es­ta­do jue­gos de cam­peo­na­to. La NBA de­ci­dió mu­dar el Jue­go de Es­tre­llas de 2017 de Char­lot­te a Nue­va Or­leáns. En ma­yo, el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de EU de­man­dó al es­ta­do por di­cha ley, ale­gan­do que dis­cri­mi­na­ba a per­so­nas trans­gé­ne­ro.

‘Mal­di­ción, es­to ha cau­sa­do pro­ble­mas a nues­tra ciu­dad y es­ta­do’, di­jo Erd­man, in­clu­yen­do una prue­ba del mo­de­lo de con­sen­so de Char­lot­te.

McC­rory, quien fue po­pu­lar en­tre mu­chos de­mó­cra­tas así co­mo re­pu­bli­ca­nos du­ran­te su lar­go pe­rio­do co­mo al­cal­de de Char­lot­te, aho­ra des­cu­bre que es­tá en una di­fí­cil con­tien­da por la re­elec­ción en con­tra de su desafian­te de­mó­cra­ta, así co­mo po­ten­cial­men­te alie­na­do de vo­tan­tes en la ciu­dad más gran­de del es­ta­do.

El ti­ro­teo de la Po­li­cía de es­te mar­tes no lle­gó co­mo una gran sor­pre­sa pa­ra Hen­der­son, el em­plea­do de ho­tel. Él re­cuer­da pro­tes­tas si­mi­la­res des­pués de que un ofi­cial de po­li­cía de Char­lot­te-Mec­klen­burg le dis­pa­ró a Jo­nat­han Fe­rrel, es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio que iba des­ar­ma­do y era ju­ga­dor de fut­bol ame­ri­cano, en 2013.

El ofi­cial en ese ca­so fue acu­sa­do de ho­mi­ci­dio cul­po­so vo­lun­ta­rio, pe­ro el ca­so ter­mi­nó con un ju­ra­do que no lle­gó a un acuer­do y un jui­cio nu­lo.

To­da es­ta com­pli­ca­da his­to­ria es­ta­ba cir­cu­lan­do en la ca­be­za de Hen­der­son el jue­ves mien­tras tra­pea­ba los pi­sos del ho­tel. Pe­ro, mien­tras in­ter­cam­bia­ba co­men­ta­rios ama­bles con es­te vi­si­tan­te en el ves­tí­bu­lo, ha­bló só­lo de los ma­ni­fes­tan­tes más re­vol­to­sos, y có­mo ha­bían com­pli­ca­do la va­lo­ra­da na­rra­ti­va de pro­gre­so aquí.

‘Ellos es­tán em­peo­ran­do la si­tua­ción, no me­jo­rán­do­la’, con­clu­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.