Su ayu­da pa­ra los ne­ce­si­ta­dos ra­mi­fi­có ha­cia otros es­ta­dos

El Diario de El Paso - - Texas Y NM - Sa­rah John­son / Wi­chi­ta Fa­llas / Ti­mes Re­cord News

Wi­chi­ta Falls, Te­xas— El 2 de enero del 2006, los vien­tos avi­va­ron un fue­go que avan­za­ba rá­pi­do a lo lar­go del pe­que­ño po­bla­do Ring­gold. El fue­go de­vo­ró 50 ca­sas y cha­mus­có mi­les de hec­tá­reas de pas­ti­za­les en­tre Ring­gold y No­co­na al Su­r­es­te. Mu­chas ha­bi­tan­tes se que­da­ron sin ca­sa ni pro­pie­dad al­gu­na.

Cuan­do León Green es­cu­chó so­bre la de­vas­ta­ción des­de su ca­sa en Wi­chi­ta Falls, pu­so ma­nos a la obra. Green con­du­jo a la Mi­sión Faith –un asi­lo pa­ra aque­llos sin ca­sa– y pre­gun­tó si po­drían re­ga­lar­le al­gu­nos de los mue­bles que les ha­bían do­na­do. Car­gó su tráiler e hi­zo ocho via­jes de Wi­chi­ta Fa­llas a Ring­gold con un tráiler de pla­ta­for­ma.

“Ese pue­blo ca­si fue bo­rra­do del ma­pa”, co­men­tó Green al Wi­chi­ta Falls Ti­mes Re­cord News.

“Cuan­do pien­so es eso, sus vi­das en­te­ras cam­bia­ron ese día”.

La gen­te es­cu­cha­ba lo que es­ta­ba ha­cien­do Green y le do­na­ba artículos o le da­ba di­ne­ro pa­ra pa­gar por el com­bus­ti­ble.

“Le di­je a mi es­po­sa: ‘aquí hay una ne­ce­si­dad ver­da­de­ra’”, co­men­tó.

Jus­to des­pués del in­cen­dio de enero, Green vi­si­tó el Cen­tro de Ad­mi­nis­tra­ción de Or­ga­ni­za­cio­nes No Lu­cra­ti­vas y co­men­zó el pro­ce­so de con­ver­tir­se en una con to­das las de la ley. Pa­ra di­ciem­bre, Ma­nos que Ayu­dan en Desas­tres era ofi­cial­men­te una fun­da­ción sin fi­nes de lu­cro.

“Creo que se es­pe­ra que ayu­de­mos en la igle­sia, con el diez­mo y lo que po­da­mos”, ex­pre­só Green. “Pe­ro no es­ta­mos li­mi­ta­dos a ayu­dar en la igle­sia. Tam­bién se su­po­ne que ayu­de­mos fue­ra de la igle­sia. De us­ted de­pen­de qué tan­to quie­re ayu­dar”.

Co­men­zó a jun­tar mue­bles y otros artículos y a al­ma­ce­nar­los en va­rios lu­ga­res de la ciu­dad.

En 2015, se re­ca­bó di­ne­ro pa­ra cons­truir una bo­de­ga gran­de pa­ra guar­dar cien­tos de artículos que ha­bía reuni­do. En el edi­fi­cio me­tá­li­co de 7 mil pies cua­dra­dos hay so­fás, re­fri­ge­ra­do­res, si­llas, me­sas, hor­nos de mi­cro­on­das, ven­ti­la­do­res, col­cho­nes, to­ca­do­res, te­le­vi­so­res, vi­deo­ca­se­te­ras y la­va­do­ras.

“Re­cien­te­men­te re­ci­bí un car­ga­men­to aho­ra que el mo­tel Eco­noLod­ge ce­rró cer­ca de la Ba­se de la Fuer­za Aé­rea Shep­pard”, re­la­tó Green.

Nor­mal­men­te no re­ci­be ro­pa, pre­fie­re en­fo­car­se en “lle­nar los hue­cos y rin­co­nes de una ca­sa”.

Con su tráiler o al­guno ren­ta­do, Green en­vía los bie­nes a áreas de­vas­ta­das por desas­tres na­tu­ra­les, des­de inun­da­cio­nes has­ta in­cen­dios, tor­na­dos y hu­ra­ca­nes.

Con su fun­da­ción Ma­nos que Ayu­dan en Desas­tres re­co­pi­la mue­bles y apa­ra­tos eléc­tri­cos pa­ra per­so­nas que han per­di­do sus ca­sas por in­cen­dios u otros fac­to­res

Des­de el 2006, ha vi­si­ta­do áreas des­trui­das por inun­da­cio­nes en Law­ton, King­fis­her, Oklaho­ma, Pla­que­mi­ne Pa­rish, Lui­sia­na, y aquí en Wi­chi­ta Falls.

Ha via­ja­do a Pi­ne Bluff, Ar­kan­sas, y Jo­plin, Mis­sou­ri, pa­ra ayu­dar a víc­ti­mas de un tor­na­do. Es­tu­vo en el Oes­te de Te­xas, don­de la gen­te in­ten­ta­ba re­cu­pe­rar­se de una ex­plo­sión de fer­ti­li­zan­te.

Re­cien­te­men­te Green es­ta­ba lis­to pa­ra lle­var un car­ga­men­to a la de­vas­ta­da Lui­sia­na cuan­do un in­cen­dio avan­zó por un com­ple­jo de de­par­ta­men­tos cer­ca de la Ba­se de la Fuer­za Aé­rea Shep­pard. Ocho fa­mi­lias fue­ron des­pla­za­das.

“Ayu­da­mos a res­tau­rar sus ca­sas y a que vol­vie­ran a co­men­zar”, di­jo. “Ayu­da­mos a los lo­ca­les pri­me­ro”.

An­tes de do­nar bie­nes lo­cal­men­te a tra­vés de su fun­da­ción, in­ves­ti­ga si la ne­ce­si­dad es le­gí­ti­ma.

“Me ase­gu­ro de que ten­gan un nú­me­ro de ca­so de la Cruz Ro­ja”, ex­pli­có.

“Nor­mal­men­te me lla­man des­pués de que la Cruz Ro­ja los ha co­lo­ca­do en al­gún ho­tel. La fa­mi­lia me lla­ma y yo voy y veo las ne­ce­si­da­des. Lue­go re­gre­so a la bo­de­ga y co­mien­zo a to­mar de lo que ten­go. Si hay ni­ños de por me­dio, pue­de que in­clu­ya una vi­deo­ca­se­te­ra y una TV más gran­de”.

Pa­ra los desas­tres na­tu­ra­les en otras ciu­da­des y pue­blos, Green tie­ne una po­lí­ti­ca es­tric­ta. Car­ga un tráiler, con­du­ce ha­cia la co­mu­ni­dad afec­ta­da e in­me­dia­ta­men­te es­ta­ble­ce con­tac­to con el al­cal­de o al­guien a car­go. Nor­mal­men­te lo di­ri­gen a un área con per­so­nal de emer­gen­cia, don­de pue­de en­tre­gar los mue­bles.

“Pue­de que nun­ca vea a la gen­te be­ne­fi­cia­da por las do­na­cio­nes”, co­men­tó Green.

“Pe­ro así es la me­jor for­ma. Yo no sé exac­ta­men­te en cuá­les áreas do­nar, así que de­jo que la gen­te que vi­ve ahí lo dis­tri­bu­ya co­mo se re­quie­ra”.

Los bie­nes son do­na­dos por in­di­vi­duos, ne­go­cios, ins­ti­tu­cio­nes del es­ta­do, fa­mi­lias que es­tán re­du­cien­do su ta­ma­ño o reubi­cán­do­se, y acuer­dos de su­ce­sión. En vez de que le lle­ven los artículos a la bo­de­ga, él pre­fie­re re­co­ger­los.

“Siem­pre me ase­gu­ro que sea al­go útil”, ex­pli­có. “No quie­ro en­tre­gar al­go que no fun­cio­na. Na­da de ba­su­ra”.

Green cree que Dios lo ha ben­de­ci­do de mu­chas ma­ne­ras y ve su fun­ción sim­ple­men­te co­mo el in­ter­me­dia­rio.

“Ha si­do pu­ro go­zo pa­ra mí”, con­fe­só. “Só­lo es­toy ayu­dan­do a mi her­mano. Só­lo soy el que en­tre­ga las co­sas”.

León Green al­ma­ce­na los ob­je­tos que re­co­pi­la en una gran bo­de­ga y de ahí los re­par­te se­gún va co­no­cien­do ca­sos de des­gra­cias

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.