Se va el ve­rano, lle­gan las lu­ciér­na­gas

El Diario de El Paso - - Texas - Agencias

Vic­to­ria, Tx.- Mien­tras ca­mi­na­ba con su fa­mi­lia a lo lar­go de una ve­re­da en Ri­ver­si­de Park, Zai­ley Flo­res –de ocho años– ob­ser­vó que ha­bía más lu­ciér­na­gas. ‘Son muy in­tere­san­tes’, co­men­tó. El pe­rió­di­co Vic­to­ria Ad­vo­ca­te re­por­ta que Zai­ley y su pri­ma atra­pa­ron bi­chos lu­mi­na­rios en su jar­dín. Era su pri­me­ra vez atra­pan­do in­sec­tos.

‘Lue­go los de­ja­mos ir pa­ra que aga­rra­ran ai­re’, co­men­tó.

Con­for­me el ve­rano ter­mi­na, las lu­ciér­na­gas es­tán ha­cien­do su reapa­ri­ción en Te­xas.

El re­pun­te pro­ba­ble­men­te se de­be a un año hú­me­do, ex­pre­só Ben Pfeif­fer, in­ves­ti­ga­dor de Te­xas. Más al Nor­te, las lu­ciér­na­gas só­lo apa­re­cen du­ran­te la pri­ma­ve­ra. Pe­ro mien­tras un oto­ño más cá­li­do pue­de re­tra­sar el an­he­lo por es­pe­cias de ca­la­ba­za, la tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad del sue­lo traen con­si­go una se­gun­da tem­po­ra­da de lu­ciér­na­gas.

Los años 2015 y 2016 han si­do sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra to­das las lu­ciér­na­gas.

‘Es­te año ha si­do muy fa­vo­ra­ble pa­ra ellas’, agre­gó Pfeif­fer. ‘La bue­na no­ti­cia es que la pró­xi­ma pri­ma­ve­ra pro­ba­ble­men­te tam­bién ten­ga­mos mu­chas lu­ciér­na­gas’.

La es­pe­cie que más so­bre­sa­lió es­te ve­rano fue la pho­ti­nus py­ra­lis, tam­bién co­no­ci­da co­mo la gran cla­va­dis­ta por el pa­trón de su luz.

Las lu­ciér­na­gas emi­ten luz pa­ra atraer pa­re­ja.

Nor­mal­men­te, las hem­bras no vue­lan. Se po­san so­bre una ra­ma u ho­ja de cés­ped, y es­pe­ran a los ma­chos que de­mues­tren bue­na con­di­ción fí­si­ca, lo que se tra­du­ci­rá en mu­chos hi­jos, ex­pli­có Pfeif­fer.

Si a ella le gus­ta la luz de él, le con­tes­ta­rá con la de ella y se apa­rea­rán. La hem­bra pon­drá en­ton­ces los hue­vos fer­ti­li­za­dos en tie­rra hú­me­da y sua­ve. Las lu­ciér­na­gas hem­bras se apa­rean va­rias ve­ces, po­nien­do hue­vos en di­ver­sos lu­ga­res.

Los hue­vos cre­cen y se con­vier­ten en lar­vas. Tan­to los hue­vos co­mo las lar­vas bri­llan, co­men­tó Pfeif­fer. Pe­ro po­dría ser di­fí­cil en­con­trar las lar­vas y los hue­vos de la lu­ciér­na­ga co­mún so­bre la tie­rra.

‘Co­mo que te tie­nes que me­ter al lo­do pa­ra en­con­trar las lar­vas’, acla­ró. ‘Pe­ro al­gu­nas es­pe­cies se arras­tran por la su­per­fi­cie y pue­des ver­las bri­llar’.

La lar­va de la lu­ciér­na­ga se ali­men­ta de lom­bri­ces, ca­ra­co­les e in­sec­tos muer­tos. Son de­pre­da­do­res, co­mien­do lo que pue­dan aga­rrar.

Es­te año, la abun­dan­cia de ca­ra­co­les y si­mi­la­res cau­sa­ron un iti­ne­ra­rio ace­le­ra­do, cau­san­do a su vez una po­bla­ción más gran­de de lu­ciér­na­gas.

Mien­tras que los ha­bi­tan­tes de Vic­to­ria es­tán pro­ba­ble­men­te ob­ser­van­do más la lu­ciér­na­ga cla­va­dis­ta, hay otras es­pe­cies de lu­ciér­na­gas en la re­gión du­ran­te la pri­ma­ve­ra. Un ejem­plo es la pho­tu­ris ge­nus, la cual pue­de imi­tar los pa­tro­nes de emi­sión de luz de otras lu­ciér­na­gas.

La hem­bra pho­tu­ris mi­mics emi­te es­tos pa­tro­nes pa­ra atra­par a los ma­chos de otras es­pe­cies de lu­ciér­na­gas, a los que se co­me pa­ra ob­te­ner es­te­roi­des de­fen­si­vos. Las ara­ñas brin­ca­do­ras no se sen­ti­rán tan atraí­das a co­mer la pho­tu­ris cuan­do tie­ne más de es­te es­te­roi­de.

La pho­tu­ris es ca­si del do­ble de ta­ma­ño que la cla­va­dis­ta y al­ta­men­te vo­raz, ex­pli­có Pfeif­fer.

‘Al­gu­na vez un fa­mo­so in­ves­ti­ga­dor di­jo que si la pho­tu­ris fue­ra del ta­ma­ño de un ga­to ca­se­ro, la gen­te ten­dría mie­do de sa­lir en la no­che’, re­la­tó. ‘Sin em­bar­go, son lu­ciér­na­gas muy in­tere­san­tes. Las lla­ma­mos mie­dos gran­des’.

Es­tas hem­bras fa­ta­les no hie­ren a los hu­ma­nos u otros ani­ma­les y en cam­bio es en­tre­te­ni­do ob­ser­var­las, y pue­den ser atraí­das con una plu­ma­lám­pa­ra, aña­dió.

Pa­ra ob­ser­var es­tos bi­chos mien­tras si­guen por aquí es­te oto­ño, se re­quie­re sa­lir du­ran­te el ano­che­cer, acla­ró el en­to­mó­lo­go de Te­xas, Mi­ke Quinn.

Es­tos in­sec­tos emi­so­res de luz no per­ma­ne­cen a la vis­ta por mu­cho tiem­po. Co­mien­zan a bri­llar cer­ca de las 7 de la tar­de y se de­jan de ha­cer­lo an­tes de las 9 de la no­che.

‘Ya no sa­li­mos tan­to co­mo so­lía­mos ha­cer­lo’, re­cor­dó. ‘Cuan­do cre­cí, ha­bía tres ca­na­les de te­le­vi­sión, y no ha­bía al­go lla­ma­do In­ter­net. Los in­sec­tos aún es­tán ahí. Só­lo tie­nes que sa­lir cuan­do ellos es­tán afue­ra’.

Ge­ne­ral­men­te el re­pun­te en su apa­ri­ción ocu­rre cuan­do el tiem­po es hú­me­do

Re­gu­laR­men­te los lla­ma­dos bi­chos de luz só­lo vi­ven fue­ra de zo­nas ur­ba­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.